Compartir sin fricción en Facebook, ¿le ha salido rentable a The Guardian?

Compartir sin fricción

Tiene uno escrito que lo de Facebook con la industria de los contenidos es una trampa, que la propuesta de que los usuarios los consuman dentro de la red social no es sino la construcción de una relación de poder: los usuarios son de Facebook, que controla la relación y a medio/largo plazo podrá comisionar, censurar, controlar…. pero he aquí que llega The Guardian y afirma que han aumentado y mucho el tráfico a su web después de dar el contenido para ser leído dentro de Facebook.

Merece la pena analizar cómo funciona la aplicación, qué ha sucedido que pueda justificar que ofrecer todos los contenidos dentro de Facebook provoque más tráfico a la web del periódico. Sicrono tiene mucha información al respecto, con enlace al responsable de arquitectura de la información y experiencia de usuario de The Guardian. Entre los puntos más destacables: intento de solventar el patrón de visita desde Facebook (leo y me vuelvo a la red social), llegada a una nueva audiencia que en todo caso no iba a leer The Guardian y control propio de la publicidad que se muestra. Ingresos, por tanto.

En todo caso, merece la pena volver sobre la experiencia planteada por Facebook para estos «lectores sociales», que tiene bastante culpa de que «viralicen» tan bien: el compartir sin fricción. Una vez que el usuario acepta los términos y condiciones de la aplicación de The Guardian, las lecturas que haga son compartidas por defecto con sus contactos. De hecho ahora mismo Facebook está empeñado en darles bastante visibilidad a estos «compartidos sin fricción«, sin la fricción de ir tener que marcando uno a uno los «me gusta» o «compartir».

A pesar de todas las críticas y de que desde muchos sitios – este humilde blog incluido – se les advierte de que lo de Facebook es una trampa, es invertir en un intermediario artificial, en The Guardian ahora se van a ver reforzados. Es probable que veamos además más medios siguiendo su estela, aunque hay una variable de negocio que sería fantástico conocer: coste de desarrollo para la aplicación de Facebook, ingresos publicitarios en ella (cómo los comparten con Facebook, a qué precio, si «canibalizan» en precio los que venden en su página propia) y rentabilidad con el tráfico obtenido.

The Guardian: por favor, copiad mis artículos

The Guardian Open Plataform

Casi todos los que tienen publicaciones en internet conocen cierto género consistente en copiar el contenido de terceros (típicamente del RSS), añadirle publicidad propia y conseguir algo de tráfico vía buscadores. Al final tienen un tráfico poco significativo (depende sobre todo de sus dotes en SEO) y – barrunto – escasos ingresos, pero con coste cero son muchos los que se animan con este «modelo de agregación» poco respetuoso con las licencias Creative Commons. Muchos medios optan por combatirlos vía amenaza de demanda, otros optan por dar los RSS con sólo titular más entradilla para dificultar la copia y hay a quienes prácticamente les da igual. The Guardian ha tomado una opción bien interesante: potenciarlo, pedir que copien sus artículos, ofreciendo un plugin para WordPress que facilita el copiado de los mismos, pero añadiendo descripción de la autoría y publicidad propia.

De esta forma convierten un problema – gente que compite en posicionamiento en buscadores y en lectores con tu propio contenido – en una oportunidad de ganar visibilidad, ingresos por publicidad y SEO. El movimiento me parece de levantarse el sombrero, aunque ya hay muchos generadores de contenidos que son abiertos de forma explícita a través de la licencia de sus contenidos, el esfuerzo por encontrar un modelo que conjugue los intereses de las tres partes (productor, agregador y lectores) resulta esperanzador. Incluso se podría profundizar en él: compartir ingresos publicitarios entre quien produce y quienes agregan o que se pueda copiar el artículo a partir de un código «a lo Youtube», sin necesidad de utilizar WordPress como plataforma (aunque habrá plugins para otras).

El modelo de negocio del API de The Guardian

Open Plataform es la iniciativa por la que «The Guardian» ofrece sus contenidos a terceros mediante un API de forma gratuita. De esta forma otras webs podrán acceder y utilizar el repositorio de artículos y datos del periódico inglés con algunas limitaciones: no más de 5000 consultas diarias mediante el API, no se puede modificar el contenido y no almacenarlo más de 24 horas (se puede volver a acceder mediante una nueva consulta, claro).

Por un lado tenemos que este API de The Guardian es un paso más en la dirección opuesta a la mantenida por los medios hasta no hace demasiado: no sólo elimina barreras de entrada sino que anima y potencia que usen y distribuyan su contenido. Un paso más en la dirección que emprendieron hace meses al ofrecer canales RSS con todo el contenido y no sólo con la cabecera. Lo más interesante está en, como apuntan en Sicrono, el modelo de negocio de su API. En principio los clientes pueden acceder y utilizar el contenido gratis y añadir publicidad, pero en el futuro The Guardian les obligará a formar parte de su red publicitaria si quieren seguir accediendo. Al menos avisan de entrada de lo que supone montar un servicio sobre APIs de terceros y deja claro cual es su vía para hacer negocio en la era de la abundancia en la información: buscar socios que ayuden en la distribución de tu contenido.

Más información en The Guardian