Diez sorpresas tecnológicas del 2010

Angry Birds

¿Cansado de leer artículos sobre lo mejor del año o de la década? Bueno, aquí viene otro más pero con vocación de diferenciarse un poco: Diez sorpresas tecnológicas del 2010. Noticias y tendencias fuera de las quinielas hace doce mese pero que han cobrado un protagonismo indudable. Ahí van mis candidatos:

  • Groupon perfila un modelo alternativo a Adwords para la publicidad por objetivos en internet. Y por eso tenemos a este servicio de cupones descuento en boca de todo el mundo, rechazando ofertas de Google y con valoraciones de inversión por las nubes. Véase La amenaza del modelo Groupon sobre Adwords y todo lo que hemos comentado en Error500 sobre Groupon.
  • Tetris ya tiene un sucesor: Angry Birds, gran conquistador de los móviles, las nuevas plataformas para juegos por excelencia con permiso de los juegos online. Sobre Angry Birds queda la duda de, si como Tetris, se quedará en un gran juego y mil clones o tendrá mayor desarrollo como saga. Artículos sobre Angry Birds y también en Vida Extra.
  • Microsoft saca la cabeza, no en cifras de negocio donde le sigue yendo muy bien sino en concitar aplausos de crítica y público. Kinect y Windows Phone 7 encabezan este giro, al que hay que sumar el crecimiento de Bing, la calidad de su servicio de mapas y productos con un planteamiento atractivo en el cloud computing, como Azure y Office 365.
  • Nos localizamos más, pero es una batalla que no está ganada por nadie. 2010 ha sido el año de FourSquare para el público geek, pero compartir la localización sigue fuera del foco de los usuarios normales. Facebook Places es quien parece tener más posibilidades, pero hemos visto lanzamientos importantes por parte de Google y Tuenti, sin olvidar a Twitter y sus clientes.
  • El libro electrónico está aquí y su presencia es ineludible para el sector. No dentro de cinco años ni de diez, el momento de abordarlo bien ya ha pasado y quien no haya hecho los deberes tendrán que intentar subirse con urgencia. Por aquí hemos hablado mucho de libro electrónico y de los movimientos comerciales alrededor de él.
  • La fiebre de las plataformas de aplicaciones. Pronto no sería de extrañar que nuestra lavadora trajera tienda de aplicaciones: el éxito de la App Store ha calado en el sector y tanto en móviles como en otros ámbitos (ordenador personal, navegador, televisor) se tomado el concepto de Apple (tan deudor de los repositorios de Linux por otro lado). La vocación de ser «marketplace» de contenidos, software y servicios va a ser una de las grandes disputas de 2011.
  • Cultura del descuento. El modelo Vente Privee de descuentos se consolida mientras aparecen los «groupones», acelera la adopción del comercio electrónico en España y nos impulsa a la compra de ropa y complementos online.
  • Facebook es el campeón de la web social, refrendándose varias de sus decisiones estratégicas, sobre todo de Open Graph y su intento de conquista de la web y dar menos protagonismo al tiempo real. Google fracasa en sus intentos, Tuenti resiste en su público en España contra muchos pronósticos y sólo Twitter parece tener un crecimiento que pueda inquietar al gigante. Tres nombre propios más en 2010: MySpace sigue camino al cementerio, Apple con Ping ofrece una primera versión irrelevante y Tumblr se postula como una alternativa muy relevante.
  • La suscripción como vía al pago por contenidos en internet. Spotify y Netflix se llevan los aplausos, a pesar de que los números no acompañan al primero y las grandes productoras no son muy amigables respecto al segundo. Quien se lleva el gato al agua en muchos casos acaba siendo Megaupload, mientras las teleco acechan buscando su enésima entrada en el mercado de los contenidos.
  • Los tablets resucitan con iPad. Apple vuelve a revolucionar un sector, al igual que hizo con los móviles, este año lo ha hecho con el moribundo mercado de los tablets. De nuevo cobra más de un año de ventaja respecto a la competencia, que sólo ha reaccionado con Samsung y su Galaxy Tab. En 2011 se espera la llegada del resto, sobre todo de algunos actores que no se pueden quedar fuera como son Intel, Microsoft y HP.

Han pasado muchas más cosas, pero con estas diez podemos tener una foto interesante del sector tecnología / internet en 2010 y empezar ya a especular con las tendencias de 2011.

Tendencias 2010, repasando lo que a principios de año pensábamos

Cada año hacemos una serie de artículos sobre «tendencias tecnológicas«, con los que intentar discernir las claves del sector en los siguientes doce meses. 2010 no fue una excepción y estos días más tranquilos son un buen momento para repasar la apuesta y comprobar cuánto nos acercamos a lo que finalmente ha sucedido.

  • HTML5, Flash y la lucha por los estándares en la web: sin duda uno de los temas del año, gracias a la batalla comenzada por Apple en sus dispositivos, con la que se empieza a dibujar un futuro en el que HTML5 será el único estándar multiplataforma en web y RIAs.
  • Los nuevos intermediarios en la televisión y el cine por internet: aquí creo que nos hemos quedado a medias. Si bien han aparecido muchos actores que quieren colocar su dispositivo junto a la tele del salón y otros muchos que ofrecen acceso a contenidos (Apple, Google, Blusens, Telefonica, Samsung, etc…), el grado de adopción todavía es bajo. En todo caso, el escenario para la competencia está sobre la mesa y la batalla ya ha empezado.
  • El regreso de los tablets: sobre esto hay poco que añadir, ha sido un año «muy tablet», pero también «sólo el comienzo». Apple ha vuelto a revolucionar un sector y es de esperar que 2011 sea cuando el resto de la industria ponga sobre la mesas propuestas importantes que sigan a productos como el Samsung Galaxy Tab.
  • La lucha por ser el interfaz en el internet móvil y la búsqueda por localización: de las tendencias más interesantes. La batalla por estar en la mano del usuario para la localización en el móvil no se ha saldado todavía con un ganador, pero sí con muchas propuestas. Google, Facebook, Twitter, los clientes de Twitter y otros, los nuevos actores como Foursquare, los servicios tipo 11870… todos intentando captar el valor comercial de quien busca servicios cercanos.
  • Internet en el coche: ya apuntábamos que era una tendencia «muy a futuro», a desarrollar durante los próximos años, y que en la industria del automóvil los cambios suceden mucho más lentos que en la electrónica de consumo. En todo caso, en 2011 habrá que estar mucho más atentos a qué sucede en el mundo del motor, cada vez más cercano al de la tecnología.

Y eso es todo, pronto empezaremos con los artículos de «tendencias en 2011«, que siempre son divertidos de hacer y repasar. Se aceptan sugerencias.

Internet en el coche, tendencia 2010 y….

Internet en el coche

Internet en el coche es una de las «tendencias tecnológicas» más interesantes que se está produciendo y al que las páginas de tecnología están prestando más atención, quizás por esa disociación que se produce entre los públicos amantes del motor y los enganchados a la electrónica de consumo. El hecho de que las novedades en automoción se producen de forma mucho más gradual puede haber camuflado los fenomenales cambios que va a producir la conexión a internet en el coche. Sobre el tema, algunos apuntes y enlaces que he ido recopilando:

  • Quien más atención debería prestar en primer lugar son los fabricantes de navegadores. Ya castigados por la integración de sistemas en el automóvil y por el empuje de los nuevos servicios gratuitos desde el móvil (Nokia, Google), un coche conectado constituye un nuevo problema. ¿Por qué? Porque añade un valor adicional al navegador integrado, que servirá para muchas más cosas, en detrimento de comprar el dispositivo especializado.
  • En segundo lugar, la industria del entretenimiento y los medios de comunicación. Con internet en el automóvil el acceso a contenidos que se disfrutan desde él va a cambiar notablemente: las radiofórmulas tendrán un duro contendiente en la música bajo demanda de sistemas como Spotify, Last.fm, Yes.fm y compañía; por otro lado se podrá pasar del DVD en los asientos de atrás al acceso a cualquier sistema de vídeos de internet.
  • Todo esto en teoría porque no está muy claro que experiencia van a ofrecer los fabricantes de automóviles. Obviamente, la idea no es tener un browser en la consola de navegación o en el parabrisas mediante HUD. La variable de seguridad y no interferencia con con el control del coche se antepondrá, aunque es posible que más de un fabricante aproveche para apalancar los servicios de sus socios: acceso a contenidos pero bajo su control, a navegación pero con su sistema, etc…
  • A largo plazo creo que se impondrán las fórmulas del tipo «coche con su propia tarjeta integrada» y que permitan compartir la señal Wifi con todos los dispositivos que utilicen otros pasajeros. A corto y medio veremos fórmulas basadas en coger la conexión del móvil mediante bluetooth, al menos mientras el coste de mantener dos sea alto.
  • Tener conectado el coche tiene un valor per sé, hablamos de la muy anticipada internet de las cosas. Casos como encontrar el coche tras un robo o tras olvidar donde lo aparcaste (algo que para un servidor siempre fue un infierno hasta que tuve un móvil con cámara) son ejemplo de para qué nos va a servir que nuestras «cosas» se conecten a la red. Eso sí, si sólo lo queremos para eso, hay que tener en cuenta que el flujo de datos es mínimo y no merece la pena contratar una conexión convencional con tarifa plana.
  • Se abre la puerta a servicios «futuristas». Desde que el coche te informe de en qué parking quedan plazas libres, hasta avisar a quien te está esperando cuánto queda para que llegues basado en tu localización, distancia, estado del tráfico y meteorología.
  • Todo esto añade un problema habitual para los usuarios de internet, el de la privacidad. Tenemos ya casos de aseguradoras como Mapfre que proponían trazar todo lo que hacían clientes. «Donde estamos» sigue siendo un dato muy sensible y hasta ahora los servicios basados en localización que han alcanzado cierta aceptación han evitado la automatización.

Os dejo con un buen puñado de enlaces sobre este internet en el coche, de lo más interesante que esta pasando este 2010… y los próximos años.

  • Qualcomm integra conectividad en el coche. Con los compañeros de Xataka estuve echando un vistazo a la propuesta de Qualcomm, que pivota sobre algunos de los conceptos que hemos comentado.
  • También del MWC, ZdNet muestra la integración de internet en un flamante Toyota Prius (coche que, a pesar de los problemas de seguridad que han tenido los Toyota, sigue siendo el que me compraría a día de hoy).
  • Audi y Ford, Peugeot, Mini, Pioneer… algunos de los productos que veremos en el mercado en los próximos meses.

HTML5, Flash y la lucha por los estándares en la web. Tendencia 2010

Open Screen Project

El anuncio del iPad ha puesto la lucha por los estándares en la web, Flash y HTML 5 bajo el foco del «hype» que siempre rodea a los lanzamientos de Apple. Lo cierto es que aunque ahora esté en su momento de apogeo en lo que a cobertura informativa se refiere, la toma de posturas respecto a qué tecnologías se utilizarán para la web del futuro viene sucediéndose en los últimos años. En esta película hay varios actores y, aunque Apple va a tener su peso, lo cierto es que apostaría por Google y Microsoft – además de Adobe – como principales protagonistas de la trama. «El bueno, los feos y los malos», versión estándares web

El bueno, HTML5

El rol de bueno de película está siendo otorgado casi sin discusión a HTML5, el nuevo estándar que trae la vaga promesa de librarnos de los runtimes propietarios en la web. Y es que aunque Adobe ha hecho esfuerzos liberando herramientas, el runtime de Flash sigue siendo código propietario y no está en las quinielas que lo liberen. Su apuesta es que los algoritmos de procesamiento de gráficos vectoriales siguen siendo una ventaja competitiva y guardan las patentes como oro en paño.

HTML5 trae la posibilidad de que el vídeo – terreno dominado casi por completo por Flash – pueda distribuirse sin pasar por el aro de Adobe. Curiosamente esto hace que otro debate sobre estándares abiertos en los codecs cobre mayor actualidad, Youtube y otros actores están apostando por la fórmula «HTML5 + H.264 como códec», algo que Mozilla entre otros no aceptan al no ser un codec abierto (JaviPas lo resume). Aquí tenemos otra batalla económica, quienes han optado por codecs abiertos como Theora+Vorbis+Ogg no pagan las patentes de H.264, pero pueden sufrir los costes de mayor coste de ancho de banda al perder en compresión (más información al respecto en el blog de Dailymotion y aNieto2K.

No se trata en todo caso, sólo del vídeo, HTML5 es muy relevante en otros aspectos del desarrollo web, desde las RIA (aplicaciones ricas), como soporte offline, gestión de errores, unificación del renderizado de la página… Víctor hace tiempo hizo un especial con las novedades de HTML 5 en Anexom.

Los malos, Flash de Adobe y Silverlight de Microsoft

A Microsoft y a Adobe les toca el papel de malos en esta película. Ambos tienen una apuesta firma por runtimes propietarios como motor de la web, algo que rompe la propia naturaleza de la red: acceso desde cualquier nodo, sea cual sea la tecnología cliente. Flash ha logrado un nivel razonable de calidad multiplataforma y como explica Enrique un porcentaje de instalaciones brutal en ordenadores personales. Su frontera más significativa son los móviles (a pesar de ofrecer «Flash de verdad») y las plataformas cerradas, donde no es ni de lejos tan relevante. En vídeo se han convertido en la tecnología por excelencia, con un gran negocio de licencias y herramientas de desarrollo, pero los últimos movimientos hacen aparecer negros nubarrones en su visión de ser el nuevo Java.

En el lado de Microsoft, llevan años con lo misma tónica con Silverlight, maravilla técnica que casi nadie utiliza. Apostar por una tecnología propietaria de Redmond para construir el futuro de la web es algo que muy pocos están considerando una buena idea, a pesar de que como producto Silverlight es brillante. Aunque parezca un disparate, veo antes a Microsoft liberando Silverlight que a Adobe, que tiene mucho más que perder.

Los feos, Google, Apple… y de nuevo Microsoft

Apple lleva años rechazando Flash en iPhone y vuelve a poner el debate sobre la mesa con iPad. Sin embargo, los actores principales en la lucha entre HTML5, Flash y Silverlight son, en mi opinión, Google y Microsoft. El primero con una apuesta decidida por HTML5 desde hace años como explica este artículo de O´reilly, a pesar de lo cual algunos como Scoble le señalan como posible salvador de Flash atendiendo a su competencia con Apple. No lo creo, Google lleva mucho tiempo detrás de HTML5 en cuyo desarrollo ha influido y rechazando Flash y Silverlight a la hora de construir sus aplicaciones web.

Pero quien tiene gran parte de llave que puede acelerar la adopción de HTML5 es Microsoft con el soporte en Internet Explorer actor sin el cuál no se puede pensar en llegar al gran público en la web «de verdad». Apple puede restringir qué tecnologías se ejecutan en sus dispositivos cerrados, Google y otros pueden intentar empujar HTML5, pero hoy día desarrollar una aplicación web que no funcione en Explorer es renunciar a gran parte de los usuarios… y no sólo a los poco expertos, también a muchos corporativos en cuyas empresas sólo está hmologado el uso del navegador de Microsoft.

El desenlace de la película

Todavía no sabemos el final, pero sí mucho de los intereses que se entretejen en ella. En 2010 probablemente no sepamos cómo acaba, pero sí es probable que asistamos al continuo acose y derribo de Flash, para el que Adobe no parece encontrar socios de garantías que lo defiendan. Si no hay un giro inesperado en el mercado de los navegadores – que tiende de una forma pausada al fin de la hegemonía de Explorer – será Microsoft quien tenga la llave para acelerar un proceso en el que parece que tiene poco que ganar: imponer Silverlight se antoja muy complicado y salvar a Adobe tampoco es su sueño hecho realidad.

Los nuevos intermediarios en la televisión y el cine por internet. Tendencia 2010

Open Screen Project

La integración entre televisión, cine e internet no sólo se va a saldar con nuevas formas de consumo (bajo demanda, ver la tele y navegar a la vez) y de distribución (por internet frente a la TDT) sino también está comenzando a trastocar el poder de los intermediarios actuales como ya sucedió con la música. Si empezamos a ver a los canales actuales como lo que son – agregadores de contenidos de otros, con un pequeño porcentaje de producción propio, a los que el estado concede un mercado acotado – podemos entender que en el entorno de la TDT se encuentren muy cómodos, pero que el escenario del vídeo por internet les aterre: tanto por la aparición de nuevos intermediarios mejores conocedores del medio como por la comercialización directa de los productores de contenidos que no los acaben necesitando para la distribución.

Su tabla de salvación estaría – cómo no – en cambios legislativos que extendieran el status quo al vídeo en la red, salvaguardando la escasez ficticia de las licencias de TDT. Si esto no sucede o la intervención del estado no es lo suficientemente protectora – crucemos los dedos por que así sea – el paulatino acercamiento a la «tele del salón» de nuevos actores hace que el aspecto del futuro del negocio de la televisión no se parezca demasiado a lo que hemos venido viviendo en nuestro país. Los nuevos intermediarios en la televisión y el cine por internet pivotan sobre los tres elementos clave para hacer negocio en este ámbito: experiencia de usuario, cambios en la distribución y control sobre el canal. Según conjuguen estas variables, serán capaces de hacerse con un espacio en el salón de casa y articular un negocio a partir de él. Veamos

Control sobre el canal

Cuando hablamos de nuevos intermediarios nos referimos tanto a los que ofrecen un dispositivo para conectar a la tele del salón, como a los que son un servicio de distribución de contenidos online. En el primer caso, tenemos quienes apuestan por un control más fuerte de qué puede hacer el usuario como las consolas de videojuegos, a partir del cual ofrecen el acceso a contenidos de pago y quienes sólo quieren favorecer a la tienda propia pero permiten que existan otras opciones. A más control, menos posibilidades de que el usuario te escoja como opción preferente, pero también más posibilidades de que ofrecer el dispositivo te permita hacer negocio; por contra, quienes dejan la puerta abierta a cualquier fuente de internet dan más valor al usuario de entrada, pero tienen complicado que no sea un servicio online quien haga las ventas / alquileres.

Sezmi

Experiencia del usuario en la televisión por internet

La tele tradicional ofrece una experiencia de usuario inigualable, es sentarse en el sofá, pulsar el botón y listo. Si se quiere competir en la distribución de contenidos, todo lo que sea alejarse del estándar pone más difícil el ocupar el papel de intermediario. Aquí también hay que tener en cuenta el valor del «enchufar y listo» frente a opciones en las que uno se monta un ordenador, lo configura y lo mantiene. Las soluciones actuales basadas en «descargo por P2P/descarga directa en el ordenador y luego lo paso al disco duro multimedia» o «enchufo un ordenador a la tele del salón para hacer lo mismo», son escogidas por la libertad que ofrecen de utilizar el contenido bajado de la red, pero probablemente sean cada vez más farragosas de ejecutar.

También deberíamos esperar que crezca la demanda de contenidos de nuevos creadores del vídeo por internet, de los Nikodemo, Balzac.tv, Malviviendo y compañía. El poder ofrecer acceso a los mismos y un escenario donde estos hagan negocio debería ser también una variable a considerar.

Los nuevos distribuidores del cine y la tele por internet

Desde hace años asistimos a una dura pugna por liderar este terreno. Con Hulu la industria de los productores de televisión ya demostró que no quiere otro iTunes, pero es un modelo que tiene varias asignaturas pendientes como es decidir si cobrar y qué hacer con los intermediarios que quieren llevarlo al salón donde competiría con la televisión por cable americana.

En un escenario intermedio entre Hulu y los Megaupload / Megavideo tenemos a Youtube, que seguirá siendo un actor ineludible: todo el mundo quiere tener al servicio universal de vídeos en su solución, pero el negocio pasa por acuerdos con los productores que todavía no están resueltos, los grandes no quieren quedar en manos de Google y para los pequeños no escala el negociar uno a uno. Finalmente Megaupload / Megavideo y similares tienen un futuro a largo plazo poco claro, con tanta presión por parte de la industria y unos gobiernos animados a imponer mayor control en internet, tienen difícil hacer una transición hacia servicios con acuerdos con los creadores de los contenidos.

Televisor Philips

Candidatos

Candidatos a nuevo intermediario hay muchos, sólo glosar algunos destacados y sus posibilidades.

  • Las consolas: parten de una posición privilegiada al estar ya conectadas al salón de casa y tener un índice de penetración muy importante. Sony y Microsoft llevan años teniendo esto más o menos claro y ofreciendo soluciones bajo demanda de contenidos audiovisuales, incluida la alta definición. Su punto débil frente a otras soluciones más abiertas es el control de lo que puede hacer el usuario a la hora de acceder a servicios online.
  • Los fabricantes de set-top boxes: entre los que hay de todo, completamente abiertos a quienes son clientes de su propio servicio. Dentro de este grupo podemos destacar a Boxee, Telebision, BluBrain, Roku o AppleTV. Todos comparten su escasa penetración en el mercado de momento (algunos ni siquiera han salida) y la dificultad de encontrar la solución a la ecuación «apertura / negocio».
  • También tenemos a quienes optan por tener un HTPC completo, tanto hecho a medida (seremos la minoría) o soluciones de fabricantes como el Acer Aspire Revo.
  • Los propios fabricantes de televisores, como Sony o Phillips.

Flash en la televisión

Y dejamos algunas variables a evaluar. En la experiencia de usuario también pensará en cómo se plantea y qué valor aporta internet en el salón de casa, si pensamos en una televisión social a lo Boxee, si el usuario demandará experiencias interactivas o querra una web reducida a la recepción de datos a través de widgets.

En este 2010 apostaría a porque todo este ecosistema de nuevos intermediarios va a poner toda la carne en el asador para hacerse con hueco cerca de la televisión del salón. Si lo consiguen y la legislación lo permite, los actuales agregadores – también conocidos como canales de televisión – deberían empezar a pensar en que es una batalla en la que lo tienen complicado a largo plazo.

El regreso de los tablets. Tendencia 2010

Joo joo

Apuntar que el 2010 va a ser el año de los tablets en el terreno de la informática personal es a todas luces ventajista, después de la serie de lanzamientos de este año y de la multitud de anuncios y rumores cuya cristalización se espera para los próximos meses. Merece la pena subrayar que fue Microsoft el gran propulsor del concepto y de los primeros modelos que salieron a principios de siglo, aunque también que la primera generación de estos modelos no consiguió la experiencia que se prometía un dispositivo tablet: más ligero y autónomo que un portátil, interfaz efectivo alternativo al ratón / teclado (tanto la voz como la experiencia tácil o de escritura dejaban bastante que desear) y una ergonomía que abriese otros casos de uso del ordenador como leer en la cama.

Todo apunta a que será en este nuevo cuando algunas de estas promesas estén más cerca de hacerse realidad. Para ello será necesario que los avances en interfaces de pantalla táctiles sean llevados a pantallas de mayor tamaño, que el equilibrio autonomía / peso / calor desprendido esté mucho más ajustado que en ultra portátiles (todavía pesados para ser usados con una mano) y que en los móviles (se quedan sin batería con uso intensivo de inmediato) y, sobre todo, software que se adapte y explote los tablets. Porque de lo que se trata es de abrir el ordenador a nuevos hábitos de uso – esa revista que leemos tumbados en el salón – que están siendo colonizados por otros dispositivos como los móviles y los lectores de libros electrónicos.

¿Candidatos? Con la salida de Windows 7 la mayoría de fabricantes ha visto la puerta abierta a retomar el lanzamiento de tablets, pero desde la propia Microsoft se habla de utilizar un sistema específico. También tenemos los rumores sobre el «iSlate» de Apple y algunos nuevos actores nuevos que pugnan por hacerse un hueco. Algunos destacados:

  • Asus T91, como era de esperar en este fabricante, una solución aceptable a bajo precio. Basado en XP, no pasará a la historia pero servirá de base para que Asus aprenda sobre el tipo de dispositivo. Otros fabricantes – HP, Dell, Lenovo – tienen también sus modelos, pero todavía no han presentado nada que se pueda entender como un giro respecto a lo que han sido siempre los tablets PC.
  • Archos 5 Internet Tablet. Archos lleva años haciendo buenos productos hardware y éste no es una excepción, bien colocado como reproductor multimedia / navegador GPS / cliente web aunque con una pantalla más pequeña que la de lo que se entiende habitualmente por tablet.
  • Nokia también ha sido un desarrollador histórico de mini tablets como el 770. Con un año complicado por delante, es posible que veamos aproximar su línea Maemo a los tablets, con dispositivos a caballo entre el N900 y su portátil.
  • Joo joo, el que iba a ser «CrunchPad» tiene un sorprendente buen aspecto estético y funcional, al menos los vídeos que se han mostrado de su funcionamiento. Su sistema parte del mismo concepto que el sistema operativo de Google, un entorno para ejecutar el navegador y acceder a aplicaciones web.
  • Microsoft Courier es la esperada renovación del concepto de tablet que se viene anunciando desde Redmond. El vídeo que ilustra Courier resulta muy prometedor, aunque no hay fechas de lanzamiento ni de la estrategia de Microsoft para esta posible gama de productos. Si lo ven como consumo (XBox, Zune), realizarían el producto por completo (hardware + software), si lo encuadran en informática personal, estaríamos en un escenario en que su filosofía de siempre ha sido muy clara: buscar partners entre los fabricantes.
  • Y, por supuesto, tenemos el rumor que nos acompañará las próximas semanas, el supuesto tablet de Apple y su posible lanzamiento en Enero.

En 2010 también seguiremos hablando de smartphones, de lectores de libro electrónicos y de cámaras reflex que graban vídeo, pero apostaría por los tablets como tendencia a seguir en lo que a dispositivos se refiere.

La lucha por ser el interfaz en el internet móvil y la búsqueda por localización. Tendencia 2010

Vodafone 360

La lucha por el interfaz en el internet móvil y por localización es el primero de los temas de la habitual lista de «tendencias tecnológicas para el próximo curso» de cada fin de año en este blog. ¿A qué me refiero cuando digo «interfaz»? A la aplicación / web / servicio que usaremos en el móvil para hacer consultas, ya sea de índole personal o buscando información. Ambos aspectos están relacionados, como hemos comentado respecto a Askaro; aunque muchas veces querremos sólo datos, hay casos de uso en los que nos interesará mucho más preguntar a nuestros contactos (o preguntar sobre nuestros contactos). ¿Qué están diciendo? ¿Dónde están? ¿Qué opinan de esto que tengo delante?

La experiencia del usuario

Este tipo de servicios los venimos barruntando desde hace años, las búsquedas desde el móvil tienen un componente geográfico que las convierten en un servicio diferente al de los buscadores clásicos. ¿Dónde está xxx? ¿Cómo llegar a zzz? ¿Servicios cerca de aquí? ¿Más información sobre esto que tengo delante?. A eso hay que sumar el componente social como funcionalidad, algo que aquí tiene mucho sentido: me interesa saber quién de mis contactos ha compartido información relativa / ha estado aquí, lo que haya dicho él es mucho más valioso que lo que haya dicho cualquier otro.

El negocio

Y alrededor de este tipo de servicios hay un gran gran gran negocio en ciernes. Si la publicidad de servicios está dejando las páginas amarillas para migrar a esquemas tipo Adwords, mucha de ella – sobre todo la de restauración – puede entra en un nuevo nivel de efectividad: el lanzamiento de ofertas y cupones a quien esté cerca y pueda estar interesado en su oferta. Es publicidad en el móvil asociada a la localización del usuario, el contexto de la publicidad en el móvil no es sólo el contenido que esté consultando el usuario, sino, sobre todo, su localización.
Google Maps críticas

Google como gran candidato a dominar este mercado

Si pensamos en la web de siempre, Google es el gran líder del mercado como intermediario entre los usuarios y la información. Eso le ha permitido ser el gran líder de la publicidad online, con el sistema por excelencia para publicidad por objetivos, AdWords. Los pasos que han dado en los últimos tiempos apuntan a que tienen muy claro que quieren repetir en este nuevo mercado de búsquedas desde el móvil:

  • Google Maps, probablemente el mejor servicio de mapas que uno puede llevar en el bolsillo. Firme candidato a ser ese interfaz entre el usuario y la localización, pero con un problema: resuelve fantásticamente el encontrar sitios y rutas, pero carece del componente de «contacto con la gente que me interesa» que sí tienen otros.
  • Latitude: para compartir la posición geográfica con los amigos, a priori complementaría a Google Maps, pero su experiencia de uso exige demasiado, que sus usuarios compartan su posición geográfica.
  • La compra de Panoramio, servicio de geoposicionamiento de imágenes, que enriquecen Google Maps y permiten habilitar búsquedas visuales.
  • Google Voice, como servicio intermediador entre el usuario y la operadora de telefonía. No incide directamente en el caso que nos ocupa, pero sí que sumerge más al usuario en su ecosistema para reforzar otros servicios de la compañía.
  • Android, la exitosa apuesta en sistemas operativos para el móvil, que le abre la puerta a venir preinstalado e integrado, algo que también había conseguido con acuerdos como el de iPhone.
  • Google Maps Navigation, servicio de navegación GPS gratis con vistas a que sea un nuevo facilitador en el negocio de la publicidad.
  • ¿Su propio teléfono móvil? Con Android el control se desplaza al fabricante, con el supuesto Nexus One cierran el círculo de un dispositivo ligado al universo Google.
  • ¿Algo más? Tenemos otro rumor, la posible compra de Yelp, el servicio de opiniones de usuario más popular en Estados Unidos (TC). ¿Qué sentido tiene? Ser el propietario de los contenidos y no sólo el intermediario hacia ellos (sabedores de que muchos usuarios van directamente a Yelp en lugar de pasar por el buscador antes), además de hacerse con una comunidad muy participativa.

Aún así, hay una pieza que no acaba de encajar en el puzzle de Google para hacerse con la interfaz en el internet móvil y por localización, el componente social, ese pulso que hace que la mayoría de los usuarios enciendan el móvil para abrir Facebook o Twitter.

Motorola Dext

Otros candidatos

Aproximaciones a este mercado tenemos muchas y de lo más variopintas. De hecho hace un par de años la visión que se imponía en el marketing de proximidad estaba ligada al empleo de bluetooth, una propuesta de valor que cada vez veo menos clara. En modelo de servicio / aplicación web tenemos a:

  • Los clientes de Twitter: Seesmic, Twitdeck y compañía tienen la ventana a través de la cual muchos usuarios se asoman a su servicio preferido en movilidad. Cabe resaltar que hace muy poco que Twitter ha comenzado a soportar localización de los usuarios vía API, algo que facilitará la integración de publicidad asociada a este dato y a funcionalidades del tipo «twits escritos desde aquí». Por contra, tienen dos problemas, carencia de información estructurada valiosa (algo que sí hay en Google Maps y en los sitios de opiniones de usuario) y que en algún momento en Twitter querrán ganar dinero… y claro, no es creíble un escenario en el que lo haga Twitdeck y no el servicio del que es cliente.
  • Los sitios directorios de servicios y con opiniones de usuario, tipo Yelp, 11870, Salir.com, Páginas Amarillas (que las tiene, por cierto en la categoría restaurantes). Casi todas están evolucionando a integrar un componente social.
  • Facebook, aunque no parece que lo tengan como una gran prioridad, está en su mano dado el gran uso que se da a su aplicación en movilidad.
  • Agregadores, con aplicaciones del tipo «Around me». No tienen un servicio de opiniones de usuario del que partir, sino que agregan las de otros servicios.
  • «Juegos» tipo Foursquare, poco extendidos de momento, pero con una dinámica que favorece algo que cuesta mucho, que un usuario diga donde está y comparta algo sobre el sitio.
  • Apple y otros fabricantes. ¿Acaso no habrá cruzado por la mente de Apple integrar algo directamente en el iPhone, ya sea con Google o de forma independiente? Sería desde luego un mazazo para todos los demás players, que lo primero que hacen siempre es su aplicación para iPhone. Nokia con Ovi y con sus mapas, entra también en esta liga, al igual que Motorola y su Motorblur.
  • Las telecos, hambrientas de aumentar ingresos. Casos como el de Vodafone 360 son un paso más a ser un gran intermedario a lo social y a lo local. Tengo pendiente una revisión más a fondo, pero no lo tienen nada fácil.

¿Realidad aumentada?

Tampoco hay que perder de vista esta tendencia y como encajará en la lucha por quedarse con el interfaz entre el usuario y la localización. Aplicaciones como Layar son muy atractivas, espectaculares, aunque mi impresión es que en todo lo relacionado con la realidad aumentaba vamos a tener que ir separando el fondo (lo valioso) de la forma (en la que iremos a interfaces visuales sólo si logran una experiencia de usuario sobresaliente, algo que todavía está pendiente).

Every Scape

2010 en la competencia por el interfaz en el internet móvil y por localización

Con el crecimiento del mercado de smartphones y de uso del internet móvil, 2010 se perfila como un año en el que vamos a ver muchos movimientos. Si tuviese que apostar, lo haría por Google, sobre todo porque parte de tener un sistema armado de contratación de publicidad muy solvente, pero queda la incógnita de cuánto será de importante el componente social en estos servicios, algo que Google nunca ha acabado de ejecutar bien.