Android: la tele no es el móvil

LG con Google TV

Que la tele no es el móvil es algo que Google ha aprendido con los años, primero en la experiencia buscada y valor añadido por la parte smart que se llevó por delante el experimento Google Tv, y ahora en la postura de los fabricantes que han decidido que necesitan menos a Android en el televisor que en el teléfono.

En Los fabricantes no quieren un Android tan fuerte en la tele como en el móvil nos dan la foto. Sony y Philips sí que parece que van a entrar por la solución de Google, mientras que LG, Samsung y Panasonic se quedarán con WebOS, Tizen y Firefox respectivamente:

La acogida de Android TV ha sido, más que fría, helada. Los anteriores experimentos de Google en este segmento no juegan a su favor, pero tampoco lo hace el hecho de que durante ese lanzamiento tampoco se vieran claras las ventajas de esta nueva plataforma de Google. O no nos las supieron vender, o no las entendimos entonces.
Seis meses después las cosas no son muy distintas. Muy pocos son los fabricantes que han decidido apostar por Android TV en sus televisores o set-top-boxes, y en este CES hemos visto propuestas como las de Sony y sus televisores ultradelgados, y una singular oferta de Razer, que vuelve al terreno de las «miniconsolas» Android con Forge TV, que a ese apartado le suma el hecho de utilizar también Android TV como plataforma de funcionamiento.
En Google parecen haber querido tratar de maquillar la escasez de anuncios de una plataforma que está teniendo una acogida demasiado tímida con uno de esos típicos anuncios de «mucho ruido y pocas nueces». En el blog oficial de Android los responsables de Android TV nos explicaban que en realidad nos esperaba un año vertiginoso con productos de Sony (ya desvelados), Sharp, Huawei (que lanzará un set-top-box) y TP Vision, la subsidiaria de Philips dedicada a este segmento.

Los reinos de taifas de la smart tv

WebOs en la tele LG

Tenía muchas ganas de ver qué era capaz de hacer LG con webOS en el televisor y el resultado tiene realmente muy buena pinta. De hecho ya me gustaba su «magic control» y ver cómo han integrado las cartas de webOS.

Y si bien la presentación de LG era esperada, el anuncio de que Panasonic utilizará Firefox Os en la televisión ha sido toda una sorpresa. A eso hay que sumar que Samsung tiene su propia plataforma de SmartTv y que además tiene pendiente decirnos que hará con Boxee, uno de los pioneros en lo que a integración de televisión e internet se refiere.

A esta terna hay que sumar Android, al que muchos fabricantes han preferido frente a Google TV, no podemos olvidar Apple con Apple TV y Airplay sobre la mesa y, con otro enfoque, a Microsoft y Sony que rondan el salón de casa con las consolas (y con tele este último también).

¿Sólo pueden quedar…. 2, 3, 4?

Demasiados actores, mucha diversidad para los desarrolladores que además cuentan con la incertidumbre de qué tipo de aplicación funcionará en la smart tv y quién acabará integrando internet en la tele de casa. De hecho sigo pensando lo mismo que hace un año cuando compartía lo de «smart tv o no smart tv: demasiado aumento de la complejidad para el valor que añade el tener aplicaciones y una capa software sobre la tele.

De momento LG me está gustando con webOS a falta de poder probarlo a fondo. En realidad me convencerá quien me de inteligencia, se olvide de tanta interactividad en la tele y mantenga el aparato como algo razonablemente simple. Y eso es algo que no he visto sobre la mesa en ninguna plataforma de smart tv, por lo que me tocará seguir siendo un escéptico del concepto.

Tanta plataforma incompatible no parece viable, no ha sucedido en ninguna otra categoría de la electrónica de consumo. Discutía ayer con Jordi Miró cuántas son razonables que queden y él apostaba por tres: Google, Apple y Samsung. En mi caso no lo tengo tan claro, de hecho sería una pena que webOS se volviese a perder y LG es un gran vendedor… pero a la vez tengo claro que la apuesta de quienes no tienen un opción muy clara de ser líderes e imponer su solución pasa irremediablemente por aliarse y compartir sistema.

Actualización: Opera para Bang y Olufsen, por si faltaba alguien más (sin olvidarnos de Philips claro)

Ese televisor ultradelgado de última generación que se oye tan mal

Smart tv Samsung

En ¿Por qué los televisores modernos delgados tienen tan mal sonido? explican bastante bien la paradoja de los televisores de última generación «ultradelgados»: hay que verlos más como un monitor al que añadir sistema de sonido que como un televisor a la antigua usanza que se oía con calidad.

Hay quien dice que no deja de ser una estrategia de los fabricantes para intentar crear la necesidad de comprar más productos (home cinemas, barras de sonido), pero detrás también hay un compromiso técnico al que se llega: o calidad de audio o delgadez de la pantalla. Es un aspecto que muchas veces se deja fuera del proceso de compra y al final te encuentras con gente que compra gama bastante alta, se lleva un gran televisor con un precio muy alto… y lo deja con un sonido muy pobre.

Pantallas con curvas

Pantalla curva de teléfono Samsung

Una de las tecnologías más espectaculares – aunque no tengo claro que sea útil o práctico en producto final – del CES 2013: la de las pantallas con curvas. En la impresionante cobertura de The Verge tenemos un vídeo y primeras impresiones sobre un protoripo de Samsung de teléfono móvil con pantalla OLED curvada, aunque no de una forma tan espectacular como la que presentaron en la conferencia y que ilustra este artículo.

Tele con curvas y pelirroja

En las teles parece que la tecnología está más cerca de producto final, véase lo presentado por LG y la propia Samsung

Escépticos 3D, no estamos solos

Hoy publica El País los números de GFK para los televisores 3D: solo un 2% del total del mercado en España, mientras que en Estados Unidos es del 5%.

El artículo plantea las posibles razones, desde la confusión acerca de la experiencia hasta la falta de contenido pasando por el sobrecoste en muchos casos de las gafas. Yo añadiría la existencia de un perfil claro de escépticos 3D entre los que se encuentra un servidor, que ante la compra de un televisor seguimos recomendando (y eso que los fabricantes lo ponen difícil) buscar el modelo en la gama elegida que no traiga 3D para intentar rebajar el coste.

Será un tema a seguir en 2013 pero mi impresión es que los Samsung, LG, Panasonic, Phillips, Bosé, Sony… se están equivocando añadiendo mucha complejidad a la tele, en espera de «ver qué funciona» en lugar de un mayor foco, más simplicidad y ahorro de costes para ser más competitivos.

Relacionado: Un escéptico 3D ante la Nintendo 3DS