El cambiante rostro de los ordenadores en cine y televisión

Alien ordenador

¿Qué paso entre los 80 y la actualidad en las películas y programas de televisión a la hora de representar la tecnología?

El cambio fue profundo, algo que mucha gente no lo he notado en absoluto: se pasó de representar hardware para pasar a representar software.

Más en «The changing face of computers on screen«, que hace un repaso a la imagen de los ordenadores en los 80 y a su futurista representación actual… con algunas conclusiones con las que no acabo de estar del todo de acuerdo, pero que merece la pena leer.

¿Hay espacio para Apple en la tele o Samsung y cía ya han corrido suficiente?

Smart tv Samsung

Hoy publico en Xataka una reflexión sobre el estado actual de las «smart tv» y su proyección en 2013, profundizando en lo que es su asignatura pendiente: ofrecer más valor sin añadir complejidad, algo que todavía no están consiguiendo.

Simultáneamente en Applesfera Miguel Michán busca responder a si será 2013 el año del Apple TV y cuáles son las claves para revolucionar la industria. No está claro cómo Apple planea entrar en el sector ni cómo ni cuándo, pero para mi la gran pregunta es si Samsung y compañía le han dejado espacio para marcar una gran diferencia tal como hizo con el móvil y el tablet en su momento.

Mi impresión es que hay mucho que mejorar en lo que hoy llaman «smart tvs»: añadir inteligencia en la integración de contenidos, acertar con el sistema de interacción y, sobre todo, simplificar la experiencia. A fin de cuentas, parte de lo mejor de la tele es el caso de uso «me repanchingo en el sofá, pulso un botón y listo»

Si no mejora la ventana de explotación, no vamos a tener un Spotify de cine y tele

Hoy publico en Xataka, «Por favor, desmitifiquemos Netflix«, un artículo que engancho con una infografía de Actibva sobre el cine, su negocio y las ventanas de explotación.

Al final creo que la llave para el éxito de un servicio de suscripción por internet de cine y tele no es tanto el precio y el fondo de catálogo – que también – sino que las ventanas de explotación permitan un estreno temprano de series y películas. Mientras la industria no relaje las condiciones ahí, los pioneros tipo Youzee, Wuaki o Filmin van a tener que seguir luchando muy duramente por crear este mercado.

XBox es la mejor colocada para la batalla del ocio familiar

interfaz xbox

La conferencia de ayer de Microsoft en el e3 probablemente decepcionaría a muchos que esperaban grandes anuncios hardware, no hubo ni rastro de nueva consola. Sin embargo creo que fue un ejemplo de como mantener la inteligente línea estratégica que llevan desde hace años, hasta el punto de que creo que ahora mismo tienen la mejor posición para el ocio familiar en casa.

Si resumimos lo que han hecho los últimos años tenemos una situación de liderazgo para el «hardcore gamer», un paso decidido y tecnológicamente brillante hacia el juego casual y familiar (con Kinect) y la muy esperada integración de contenidos de terceros (ahora le tocará a Wuaki y Youzee). A eso hay que sumar su capacidad para integrar el interfaz de voz y de gestos para manejarlo todo.

¿Qué han sumado con los últimos anuncios? El más interesante probablemente sea SmartGlass, la integración de la consola con la segunda pantalla, que no es otra que la del móvil / tablet Android, Apple o Windows. Complemento del juego, mando a distancia, desplazamiento de la interactividad o ampliación de información sobre contenidos. Una lectura inteligente de como ampliar la experiencia del juego (aunque aquí vamos a ver qué pone sobre la mesa Nintendo) y, sobre todo, de como funcionamos en el salón de casa, donde cada vez más tenemos esa segunda pantalla para complementar de forma individual lo que muestra la tele común.

El ocio familiar en el salón de casa gira sobra varias variables que Microsoft y Xbox están ejecutando de maravilla: juegos (hardcore y más casuales), contenidos (ahí están dando pasos) e integración multipantalla. ¿hasta aquí hemos llegado? Por supuesto que no, la inteligencia sigue siendo un espacio por completar, pero de momento, y como apunta Mariano, XBox es quien mejor ha hecho los deberes.

Televisión tróspida, esa segunda audiencia de Twitter que se ríe de tu programa

«Hijos tróspidos» es una expresión debida a hematocrito y que va camino de incorporarse a la subcultura de los memes de internet, al menos el adjetivo que se utiliza cada vez más. Su salto a la popularidad tuitera ocurrió con el programa ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, para el que muchos los usuarios del servicio adoptaron «hashtags» inspirados en el trospidismo: «hijos tróspidos», «madres tróspidas», «lunes tróspido», etc… siempre con el afán de no repetir y que eso le reste opciones de que Twitter le otorgue la visibilidad extra en los «Trending topics».

Un ejemplo de repetición del fenómeno fue el sábado pasado, con Eurovisión, que en Twitter volvió a cobrar una visibilidad «especial»: miles de usuarios que comentaban el festival en torno al hashtag «eurotróspido». Hasta aquí podríamos decir que nada demasiado nuevo, la gente en twitter habla de lo que está haciendo y muchos programas de televisión animan a ello proponiendo hasta el hashtag con visos de aumentar la visibilidad y aumentar audiencia. Pero creo que lo interesante del fenómeno tróspido es como algunos programas consiguen audiencias poco o nada afines a priori, que tienen una experiencia muy diferente del mismo gracias a comentarlo en Twitter.

Básicamente, como decía Rafa Gil de «Mujeres Ricas», la gente ha convertido estos shows en programas de humor. ¿Quiénes comentaban Eurovisión y «Quién quiere…» alrededor de los hashtags tróspidos? Desde luego no enganchados a los «realities interpretados» o fans del festival de toda la vida, sino un perfil de espectador «más alto»: avanzado tecnológicamente y de cierto nivel cultural, que utiliza estos programas como un momento de evasión que sólo tiene sentido cuando además cumplen la función de reírse y hacer reír a los demás. El resultante es que suman dos audiencias, la habitual y ya fidelizada (que además hace también uso de medios sociales pero conversa aparte, con el hashtag oficial) y la nueva más irreverente.

Es curioso en todo caso como este fenómeno más espontáneo supera siempre que se produce los propios intentos de las cadenas televisivas de dinamizar los programas en redes sociales. De hecho eurovisión llevaba un par de años con iniciativas de crowdsourcing que, aparentemente, querían acercarle a un público más joven y conectado… con resultados más bien desastrosos (Chikilicuatre, John Cobra). Al final lo han conseguido, gran éxito de audiencia y un público mucho más amplio del que se podían esperar, pero con el precio de que para el sector tróspido de sus expectadores el objetivo era más bien reírse con y del festival más que el de apreciarlo musicalmente.

Todo lo que ha sido necesario para poder arreglar mi televisor

Hace algo más de un par de meses se estropeó la televisión de casa, merced a un alargador de corriente que nos jugó una mala pasada y a punto estuvo de cargarse también a la consola. Ha sido una temporada bastante agradable de dieta televisiva – servidor era quien menos la veía de casa, apenas algún informativo – pero que tocaba su fin para recuperar al menos su rol de visualizador de series (tengo pendiente tanto: Juego de Tronos, Mad Men, Boardwalk Empire…) y de películas infantiles.

El caso es que desde el momento de la avería apostamos en casa primero por arreglarla evitando entrar en la dinámica de querer estar a lo último en todo lo electrónico cuando una tele debe tener un ciclo de vida de muchos años y segundo por hacerlo nosotros, regateando los 200 euros con que nos amenazaban desde el servicio técnico.

Para conseguirlo han hecho falta un montón de elementos que reflejan muy bien como internet y la evolución tecnológica han cambiado todo desde que, por entonces en casa de mis padres, viví la última avería de una tele hace años. Ahí va como lo hemos hecho:

  • Lo primero que hice fue documentar la avería, grabando en vídeo y subiendo a Youtube lo que pasaba. Mi tele tardaba minutos en encender y cada vez que lo hacía esta espera era más larga, lo que presagiaba una muerte inminente. Instrumentos: móvil con cámara de vídeo, banda ancha en casa con 3Mbps de subida y una plataforma de alojamiento y distribución de vídeos gratuita.
  • Lo siguiente que necesitaba era darle visibilidad a mi problema en busca de ayuda. Podría haber optado simplemente por usar un buscador e intentar localizar gente con mi mismo problema, o tirar de foro, pero esta vez preferí compartir el vídeo en Google Plus con la esperanza de que el perfil de usuario con el que estoy conectado en esta red me podría echar un cable. ¿Resultado? Voilá, ayudado por Unai Zuluaga y más contactos de esta red no sólo me explican la avería, sino que me indican vídeos de gente que se la ha arreglado y donde comprar repuestos para ello. Instrumentos: servicio de redes sociales que dicen que usa muy poca gente, pero la que lo usa tiene el perfil perfecto para este caso. Podría haber usado el blog, pero me dio pereza hacer un artículo sólo porque se me había averiado la televisión.
  • Llego al vídeo de otro de mis benefactores y es perfecto: mismo problema y se curra un tutorial con todos los pasos. Ya sólo me queda comprar los condensadores por eBay a un precio bastante ridículo importados desde Reino Unido y buscar las herramientas para la intervención de mi tele Samsung. Instrumentos: Youtube de nuevo y eBay como marketplace de comercio electrónico entre particulares y pequeños negocios.
  • Último paso, el arreglo de la tele. Aquí tengo que confesar que tome un atajo, jugar la carta del cuñado manitas con todo el equipo para desoldar los condensadores rotos y soldar los nuevos componentes, que junto a mi pareja es quien remata toda la operación (en mi casa hay una estricta división de las tareas, las mías son digitales y las analógicas se reparten). Instrumentos: la carta familiar, nunca falla.

Finalmente hubo final feliz, tele arreglada. Uno siempre intenta medir bien cuánto es el coste real en horas propias de un arreglo de este tipo frente a buscar un profesional que te ayude, y en este caso no estoy seguro de la rentabilidad de todo el trabajo. Sí lo estoy en que una cultura de arreglar los dispositivos y aumentar al máximo su vida útil tiene mucho más sentido y es más satisfactoria que la de tirar y volver a comprar.

SeriesYonkis y PelículasYonkis en el camino de Napster

Comentando con Jonan el anuncio de la salida de los fundadores de SeriesYonkis y PelículasYonkis , coincidíamos que probablemente el camino que en su día marcó Napster. Una vez que la la justicia americana apuntaló los sistemas P2P con nodos centrales, tanto Napster como otras referencias de la época (hace siete años de esto) tipo iMesh cambiaron de dueños e intentaron la reconversión en servicios de pago que a su vez abonaban los derechos.

Con la amenaza de la ley Sinde en el horizonte, el futuro de SeriesYonkis y PelículasYonkis pasa porque se conviertan en una suerte de servicio que paga por los derechos que emite. Al menos, es desde la única lógica desde la que se entiende que se haya invertido / comprado estas dos webs.

Actualización: como indican en los comentarios, Burn Media apunta a que salieron hace más tiempo (gente del sector me lo confirma) y los desmiente como fundadoras. En todo caso, creo que la tesis fundamental del artículo se mantiene

Lo que puede impulsar a Google TV: el miedo a la llegada de Apple a la televisión

LG con Google TV

El relanzamiento de Google TV va a contar con socios de excepción: los dos grandes fabricantes coreanos apostarán por él. Tanto Samsung como LG mantendrán por un lado su tecnología propia de «smart TV», pero por otro ofrecerán televisores con Google TV para la integración de internet (por cierto, merece la pena echar un vistazo a las televisiones presentadas por LG en el CES 2012).

¿Por qué van a jugar los fabricantes a dos barajas, dividiendo esfuerzos, empujando a Google que fracasó en su primer intentó y restando protagonismo a su propia tecnología que necesita de desarrolladores que la completen? Por un lado porque tienen la incertidumbre de quién puede ser quien logre una buena experiencia en esto de internet y la tele, pero por otro yo contaría con que el miedo a Apple tiene su peso en esta estrategia. Sin la sombra de quien ha revolucionado los mercados de móviles y tablets, es probable que Samsung y LG se atreviesen a seguir en solitario sin ayuda de los creadores de Android, pero con esa amenaza, refugiarse en Google no parece un mal plan.

Relacionado: todo sobre Google TV

El dudoso futuro de HbbTV

Open Screen Project
RTVE anuncia la adopción del estándar HbbTV de una manera un tanto confusa. Hablan del desembarco en televisores de varios fabricantes y en consolas, para algunos de los cuales han tenido que desarrollar una aplicación específica, por lo que las presuntas ventajas de un estándar para la convergencia entre televisión e internet quedan desdibujadas.

La falta de apoyo de fabricantes que apuestan por una solución propia – Samsung, Sony y Panasonic son un ejemplo – más la aparición de múltiples plataformas como Google TV, XMBC, Apple TV y, sobre todo, que no está nada claro cómo y donde se producirá la interactividad (más bien, cada vez está más claro que será en otro dispositivo y no dentro de la propia tele) hacen que HbbTV tenga un futuro bastante dudoso. Al menos esa quimera de desarrollar una vez y poder estar en todos los sistemas en los convergen internet y televisión no puede estar más lejos en un mercado hiperfragmentado.