Los tablets con Android Honeycomb empiezan a llegar a España

Samsung Galaxy Tab

Como estaba cantado, empezamos con el aterrizaje masivo de tablets con Android Honeycomb en España, con dos destacados liderando la marea. Por un lado tenemos el Acer Iconia, con el que el fabricante de ordenadores se sube al vagón con bastante más agilidad de lo que ha hecho en el móvil. Por el otro tenemos el tablet Android de referencia del momento, el Samsung Galaxy Tab 10.1 que sale con Vodafone y a quien Google ha señalado desde su conferencia al darlo como regalo a los asistentes (en lugar de sacar uno propio como hace con los Nexus).

Con la salida del Galaxy Tab y de Motorola Xoom (siguiente en llegar), podremos tener una foto por fin de hasta donde van a ser capaces los tablets Android de competir con iPad, de hacer crecer el mercado y de ofrecer propuestas diferenciadas. También veremos si el canal de venta de la teleco funciona con los tablets, algo para lo que a día de hoy tengo mis dudas cuando está aparejado a la contratación de tarifa de datos exclusiva: gadget que se utiliza sobre todo en casa y para el que se puede aprovechar el tethering del smartphone en movilidad.

Relacionado: Nuevo iPad 2: hay competencia en los tablets de 2011

Las ventas del Samsung Galaxy Tab: hay un mercado para tablets

Samsung Galaxy Tab tablet

Tengo hacer un análisis tipo «una semana con un tablet realmente portátil» con el Samsung Galaxy Tab, que, aunque por debajo de las cifras de iPad, con las 600000 unidades vendidas en su primer mes, resulta un perfecto indicador de que hay una demanda fuerte en el mercado de tablets. Refuerza además su apuesta por los tablets de siete pulgadas y el riesgo de haber elegido un sistema operativo, Android, todavía no optimizado para tablets.

¿Iremos a algún sitio con un tablet de siete pulgadas?

Samsung Galaxy Tab tablet

Por fin he podido probar el Samsung Galaxy Tab, el tablet Samsung que de entrada parecía pequeñito al apostar por las siete pulgadas. Y sobre el tamaño y las posibilidades de comunicación gira la estrategia de Samsung, una vez que iPad se ha erigido en un gran éxito de ventas y está el sector de la informática clásica temblando ante la posibilidad de la «canibalización de las ventas de ordenadores». Galaxy Tab se posiciona como un dispositivo más portátil, que se puede llevar en el bolsillo del abrigo o la chaqueta (en verano más complicado, claro) y que puede sustituir al móvil para las comunicaciones ofreciendo una mejor experiencia a la hora de trabajar.

Sobre el papel, los planteamientos de Samsung tienen sentido, de hecho es el mejor producto que podían sacar. Hoy por hoy no tienen un sistema operativo que pueda competir en «una experiencia tablet«, por lo que sus posibilidades estaban entre sacar un dispositivo como el Galaxy Tab o esperar al año que viene como van a hacer otros fabricantes, por ejemplo, LG. Claro que, al igual que uno tenía sus serias reservas sobre iPad, cuando se propone una nueva experiencia de usuario y contexto de uso, la adopción por parte de la gente es incierta. Al final la ecuación es que se gana en consumo de contenidos respecto al móvil pero sin llegar al nivel de las «nueve pulgadas y su experiencia de revista multimedia», con más tamaño, peso y un universo de aplicaciones no adaptadas especialmente para él. Si a todo eso añadimos que en España se vende con Vodafone y una tarifa de datos, tenemos que su posicionamiento es el de sustituto del móvil o, al menos, como segundo terminal. Complicado

El tablet Samsung Galaxy Tab: algo pequeñito

Samsung Galaxy Tab tablet

Entre la avalancha de tablets que veremos los próximos meses, uno que creo que puede ser especialmente interesante es el de Samsung, el Galaxy Tab. En contraposición al iPad, ofrecen un dispositivo más pequeño y ligero (siete pulgadas, 380 gramos), que por un lado ofrece una experiencia algo peor para disfrutar contenidos (en la resolución esperaba algo más especialmente, 1024 × 600 píxeles) pero también amplía los contextos en los que es utilizable el tablet (más cómodo para ser sostenido con una mano).

Dos aspectos que habrá que analizar: el Galaxy Tab sí que es un teléfono «gigante», ya que permite llamadas, por lo que podría considerarse como «el móvil para los que no lo sacan mucho de casa» (si es que eso tiene sentido, claro) y vendrá con Android 2.2, que tendrá que afrontar un nuevo desafío en el mercado de aplicaciones al tener que considerar si separa las «optimizadas para tablet».

En Xataka ofrecen los datos oficiales del Samsung Galaxy Tab, a falta de que se confirmen precio y fecha de salida.