Surface Pro ¿cuándo el multiusos igualará a los especializados en portátil y tablet?

Surface Pro

Me ha tocado lidiar con el análisis del Surface Pro en Xataka y la verdad es que el dispositivo me ha gustado mucho. El símbolo de la nueva etapa de Microsoft como fabricante, que está ayudando con sus ventas a que les salgan los números a pesar de la aceleración del descenso de ventas del PC merecía dedicarle tiempo (y no se si 4000 palabras pero es que uno tiende a enrollarse).

A fuerza de simplificar mucho el análisis el problema del producto es que buscando ser una síntesis es sensiblemente inferior como portátil a las referencias en esa categoría, algo que es un poco más acusado como tablet. Tienen una propuesta de valor importante reuniendo en un sólo dispositivo más funda algo que nos puede valer para ambos contextos, pero todavía el multiusos no iguala a los especializados en portátil y tablet.

Hay categorías en que esto ha llegado a suceder (los reproductores MP3 engullidos por los móviles) y otras en las que tecnológicamente parece muy complejo que suceda (las cámaras de fotos frente a los propios teléfonos). ¿En portátiles y tablets es plausible esperar que un actor como Surface Pro sea capaz de ser tan buen portátil como el referente de la categoría y a la vez consiga lo mismo en tablet? Mi impresión es que en los próximos años, por la distancia que separa la arquitectura Intel de ARM en aspectos como espacio, calor, autonomía y la que hay entre marketplaces y sistemas operativos, no va a suceder.

Pero es posible que Microsoft no lo necesite para que Surface funcione. Consigue estimular su plataforma con un gran producto icónico, acelera la innovación sobre ella y atiende a una parte del mercado que estaba insatisfecha con la oferta de «tablets sin un sistema de PC para la productividad». De hecho servidor está tentado de hacerse con un Surface Pro a poco que alguna oferta lo ponga a tiro… eso o esperar a la siguiente generación que debería paliar algunas de sus limitaciones y que debería estar para final de año.

PS: es los comentarios discuto con Manu si Macbook Air o Surface Pro. Si tuviese que recoemndar a alguien me quedaría con Macbook Air: es un producto excepcional, mucho más maduro y en precio y peso se queda cerca. Ahora bien, la primera generación de Surface Pro me ha gustado más que la primera generación de Macbook Air y para mi, que me gusta más la idea de tener algo diferente y jugar al civ con los dedos es posible que me compre el Pro

Surface RT: Microsoft es un gran fabricante pero…

Tuve la oportunidad de jugar un par de días con el Surface RT de Microsoft, del que ahora hemos sacado el análisis en vídeo. Mis impresiones durante esos dos días es que es un dispositivo muy muy bueno, bien construido y en el que se ha trabajado hasta el último detalle para ofrecer un producto de calidad. Microsoft ha vuelto a demostrar que es un gran fabricante.

¿Y el «pero»? Tiene más que ver con Windows RT que con el hardware. La gran ventaja competitiva de Surface es que es mejor aproximación para ser productivo con un tablet (de hecho con el teclado «no de tela» el cacharro ofrece una experiencia muy buena), pero el sistema operativo no acompaña en esa tarea a pesar de tener el Office.

Y claro, como tablet puro parten de una posición de clara desventaja respecto a iPad y hasta de Android en cuanto a riqueza del ecosistema. Mis miras están ahora mismo dirigidas más hacia el Surface Pro que hacia este tablet, que para mi es de notable alto… y que a poco que se anime el mercado de aplicaciones (problema que el Pro no tiene por ser un Windows completo) va a ser realmente competitivo.

Microsoft empieza a volar sola

Tablet Surface

Esta semana publiqué en Xataka un artículo – «Aunque lo llamen Pc, lo de Microsoft con Surface es un cambio de estrategia en toda regla» – analizando el movimiento de la empresa de Redmond al anunciar tablets con Windows 8 fabricadas por ellos mismos.

¿Qué fue de la visión de que en productos de consumo como ordenadores y móviles la estrategia correcta era licenciar el sistema a una pléyade de fabricantes que aportarían soluciones diferentes para un público que así lo demandaba? Surface supone un cambio de rumbo de Microsoft, que además podría estar a punto de trasladarlo a los smartphones, con un planteamiento de ser a la vez fabricante y proveedor de sus, ahora, competidores.

De hecho, el nuevo Windows Phone 8 supone un gran avance para un sistema que ya de por sí es – en mi opinión – bastante bueno. Sin embargo también viene con una carga inesperada, los terminales que hay ahora en el mercado no podrán actualizarse a él, lo que no deja de ser una circunstancia fatal para todo el ecosistema que está intentando vender móviles con Windows Phone 7.5, especialmente Nokia.

Para entender la jugada al completo recomiendo echar un vistazo al análisis de Asymco que apunta a las razones que están detrás de este cambio. En tablets y teléfonos quien está haciendo el gran negocio es Apple, fabricando y vendiendo hardware en el que integra su propio software, mientras que los números para Microsoft se antoja muy complicado mantener los márgenes del ordenador personal si no cambia de modelo.

Lifebook t580, mitad netbook, mitad tablet

Fujitsu lifebook t580

Tengo cierta querencia por los gadgets «híbridos» que intentan converger varios dispositivos en uno sólo. Me interesaron bastante Atrix y el Eee Pad de Asus y también tenía curiosidad por este Lifebook t580 que llevo probando un par de meses y que supone un nuevo intento de la visión tradicional del tablet PC de Microsoft. Se trata de un portátil de 10.1 pulgadas que nada un poco a contracorriente de la tendencia marcada por Air y los ultrabooks: más bien anchote, con pantalla giratoria y táctil y algo pasado de peso comparado con los netbooks.

La clave del producto está en su pantalla táctil, que al darle la vuelta a la pantalla y dejarla sobre el teclado, lo convierte en una suerte de tablet cuya pantalla responde bastante bien al tacto y al uso de un lápiz (lo cual es una novedad respecto a los viejos tablets «pre iPad»). El problema está en que como tablet no ofrece una buena experiencia de usuario: Windows 7 no es un buen sistema para este tipo de dispositivo, resulta algo grueso y pesado y faltan aplicaciones especializadas; como portátil puede resultar interesante en el balance entre peso, autonomía y rendimiento, pero hay que tener en cuenta que se va algo de precio (lo he visto fuera de España por cerca de 1000 dólares). El resultado es que o te convence el «combo» o es un producto que no tiene sentido para sólo disfrutar una de sus dos caras por su precio, creo que lo tiene difícil: su parte portátil no justifica actualizarse con su compra y como tablet tiene competidores de todo signo bastante mejores.

En la página oficial están las especificaciones con algún detalle interesante en materia de seguridad antirrobo, como mecanismo para localizar el portátil si lo hemos perdido y desactivarlo en remoto. En general creo que es un producto demasiado adelantado a su tiempo, probablemente con Windows 8 y consiguiendo algo un poco más ligero es probable que tengamos un portátil-tablet más redondo. Eso sí, un hallazgo es usarlo con niños pequeños, a los que hace mucho más fácil el empezar a usar un ordenador, dibujar, jugar, etc… con la pantalla táctil que con los viejos ratón y teclado. Si a eso sumo que hace las veces de cliente multimedia junto a la tele (tiene salida HDMI y mueve alta definición sin problemas, se conecta a los altavoces con Spotify), el Lifebook t580 ha conseguido hacerse un hueco en casa.

Windows 8 y el nuevo intento de Microsoft de tablets con sistema de PC

Para todos los interesados en el hacia dónde va la informática personal merece la pena echar un vistazo al vídeo del interfaz de Windows 8 que acaba de presentar Microsoft. A bote pronto lo primero que llama la atención es que es tan deudora de Windows Phone 7 que difícilmente alguien la va a reconocer como una evolución del Windows clásico de PC. En ese punto en Microsoft han sido muy valientes, gran parte del valor de su sistema es no requerir curva de aprendizaje, la mayoría de los usuarios de ordenadores ya saben como manejarse en Windows.

Y luego tenemos un debate interesante sobre los tablets y los sistemas que los van a gobernar. La apuesta de Microsoft con Windows 8 es de nuevo un mismo sistema para PCs y para tablets, como ya hiciese en la primera era de las tabletas que empujó. Claro que desde entonces han aprendido mucho, con aspectos como aplicaciones basadas en HTML5 que se integran en el sistema o haber nacido con lo aprendido con Windows Phone 7 (que es muy buena) en lo que a interfaces táctiles se refiere… pero la apuesta sigue incidiendo en lo fundamental: las aplicaciones de PC, el motor y sus exigencias de máquina de PC, el sistema, en definitiva, de PC. Microsoft nada así contracorriente respecto al resto de la industria en los tablets (Apple, Android, HP) y, de entrada, creo que invita a un fuerte escepticismo respecto a que logren una buena experiencia de usuario con este planteamiento

Los tablets Acer llaman a la puerta

tablet de Acer

En Xataka publican información y primeras impresiones sobre los tablets Acer que están por venir en 2011, basados en Android y en Windows 7. Con estas fechas se confirma que, de nuevo, Apple ha conseguido una ventaja de más de un año respecto al resto de la industria (con los tablets de nueva generación de la competencia en el mercado sabremos si es un año o vuelven a ser dos, como con iPhone), pero también que todos los fabricantes acabarán entrando en los tablets, que están canibalizando las ventas de portátiles. Y al final, que los Acer, Asus, Samsung y compañía entren en el sector vendrá muy bien para introducir competencia y bajar los precios. La pregunta es si los sistemas operativos por los que apuestan – Android y Windows 7 – estarán en condiciones de competir en 2011.

¿Puede Windows 7 competir en los tablets con los sistemas tipo iPad?

¿Puede ser un tablet con Windows 7 un candidato aceptable en el mercado de los tablets tras el éxito del iPad, toda vez que Windows ya fracasó en la primera era de este tipo de dispositivos? Ballmer confía en que sí, en que un sistema operativo para ordenadores personales es la mejor alternativa para los tablets en lugar de un sistema evolucionado desde los móviles tal como plantea Apple.

Aunque hay quien plantea soluciones en la capa de interfaz como Macallan para adecuar el interfaz a lo táctil en lugar de al uso de ratón / trackpad + teclado físico habitual en los ordenadores (con una optimización que recuerda a Windows Media Center), los problemas no terminan ahí: es un sistema que exige una máquina mucho más potente, las aplicaciones son muchas… pero no están pensadas para el interfaz táctil en su inmensa mayoría y Windows 7 es un sistema que necesita ser administrado, no como el iPad. La suma de todos estos factores desemboca en la dificultad para construir una experiencia de usuario que, a pesar su limitaciones (o tal vez, gracias a ellas), ofrece iPad, y para crear un sistema en el que los desarrolladores tengan fácil la comercialización de sus creaciones.

Los tablets con Windows 7 llegarán este año, según Ballmer

tablets windows

A pesar de la deserción de Hp y el desvanecimiento de Courier, Ballmer asegura que tendemos tablets con Windows 7 este año. Mj Foley recoge las declaraciones del dirigente de Microsoft, en las que apunta como socios a algunos de los habituales: Asus, Dell, Samsung, Toshiba y Sony.

Lo cierto es que tras la salida al mercado del iPad de Apple, el resto de fabricantes están huérfanos de un sistema operativo que les permita entrar en este nuevo mercado. Algunos apuestan por Android, otros esperan a Chrome OS, hay quienes trabajaban adaptando distros Linux y los hay con sistema propio (HP, RIM, Nokia)… pero todavía no hay sobre la mesa un producto final solvente alternativa a la tableta de Apple. La duda con Microsoft es sí un sistema pensado para el ordenador personal como Windows 7 podrá rivalizar en experiencia de usuario, rendimiento y autonomía en equipos más ligero y menos potente. Lo cierto es que tras todos los años que lleva Microsoft trabajando en los tablets, no lo han conseguido.

Relacionado: El regreso de los tablets. Tendencia 2010

Slate, Courier…. los tablets con Windows podrían perder un año

Hp Slate

Creo que uno de los temas clave para calibrar las posibilidades de éxito de iPad y de la nueva generación de Phone es saber cuantos años de ventaja se han cobrado esta vez. Si con la generación de iPhone estábamos hablado de entre dos y tres, hasta la llegada de la última generación de móviles Android, mi sospecha era que la irrupción en los tablets iba a ser anticipada por muchos rivales y, por tanto, no hablaríamos de años sino de meses hasta ver a rivales en un estadio similar. Puede ser que me equivoque. Los proyectos que hay sobre la mesa no parecen haber cuajado – véase Joo Joo o las tablets de Archos – y asistimos a una especie de crisis entre los que apostaron por Windows 7 como sistema operativo.

Gizmodo recoge la cancelación de Microsoft Courier, del que apenas habíamos visto vídeos conceptuales. El mensaje es más negativo de lo que podría parecer para Microsoft, tras amagar con un producto muy en la línea de la «filosofía Apple» – controlando hardware y software, con el diseño como uno de los principales atractivos, con pretensiones de experiencia única – renuncian a intentar ejecutar la idea. A eso hay que sumar los rumores de que Hp Slate iba a correr igual suerte, algo que fuentes de la compañía han desmentido a posteriori. El Hp Slate con Windows 7 debería ver la luz por tanto en Julio. Y eso sitúa a Microsoft en el rol de siempre, partner proveedor del sistema operativo que deja la mitad de la experiencia – el hardware y la integración de ambos – en manos de un tercero. En este caso, HP, cuyas anteriores propuestas con pantallas táctiles apenas han rozado el aprobado….

En definitiva, puede que los tablets con Windows hayan perdido 2010, será necesario esperar a ver qué son capaces otros fabricantes con Linux, Android o sistema propio.