Televisión por internet: streaming

Open Screen Project

Stage6 fue un servicio online que demostró que los usuarios, en la televisión por internet, a poco que se lo pusieran más fácil, serían capaces de aparcar los sistemas P2P. A pesar de su anunciado fracaso, Stage6 consiguió ganarse al perfil de usuario habitual del eMule y de los sitios de torrents, hasta el punto que para muchos supuso una faena el volver a la experiencia de buscar, tardar mucho en descargar y ser capaces de discriminar entre fakes y ficheros buenos.

Hablar de televisión por internet es hablar hoy en día de streaming, con el que comenzamos la serie de Televisión e internet, apuntes sobre una convergencia inevitable. Gracias a las mejoras de las conexiones y el abaratamiento del almacenamiento y el ancho de banda, han aparecido cientos de servicios de vídeos por internet que se postulan como alternativa a los sistemas basados en P2P o en descarga directa de archivos.

Ventajas de la televisión por internet con streaming

Para empezar, la inmediatez. Muchos se quejan de la escasa calidad de los vídeos de Youtube, pero en mi opinión su apuesta es acertada: asegurarse siempre de que el vídeo empieza de inmediato es clave para el éxito de la propuesta. Para el usuario, la facilidad con que se accede al contenido respecto a otros sistemas es otra de las claves que explican la adopción de este tipo de soluciones. ¿Más elementos interesantes? Capacidad de regular la calidad del vídeo en función de la conexión (con Flash 10) y capacidad para el proveedor de añadir publicidad sin tener que preocuparse de que el usuario sea capaz de eliminarla.

AdnStream

Peligros de la televisión por internet con streaming

El sreaming significa más control para el proveedor y menos para el usuario. Determinar desde qué regiones se puede ver un vídeo, en qué fechas y momentos se puede acceder a él y durante cuanto tiempo. El usuario cede todo este poder que atesora en soluciones P2P a cambio de que le hacen la vida más fácil, así no es de extrañar los cientos de soluciones que han surgido para descargar vídeos de Youtube.

Luego hay otras desventajas, tales como la necesidad de estar siempre conectados para acceder al contenido y otra todavía más importante, la dificultad para llegar al televisor del salón de cada, elemento clave para erigirse como un proveedor de televisión por internet. Una más: el llegar a los dispositivos móviles que en la mayoría de las ocasiones ni tienen conexiones como para hacer streaming ni la capacidad de usar la tecnología (Flash casi siempre) necesaria.

Algunas propuestas basadas en streaming:

  • Youtube: sin duda el referente en lo que respecta a contenidos creados por los usuarios. Ya no se puede entender la web sin este colosal repositorio de vídeos online, paradigma también de las dificultades para conseguir ingresos cuando no se tiene un control de la calidad del vídeo y de la autoría de las obras que almacenas, a pesar de los esfuerzos de Google. Youtube tiene cientos de clones.
  • Hulu: es el ejemplo contrario, control de la calidad y de qué contenidos hay en la plataforma, todos procedentes de los grandes estudios norteamericanos. Hulu ha conseguido una experiencia de uso notable y un éxito importante en lo que respecta a los ingresos. Hulu es un ejemplo de la televisión por internet con streaming tal como la van entendiendo los grandes del sector: vídeo bajo demanda para ver cuando el usuario quiera, gratis con publicidad, pero control del lugar de acceso y del embeber en otros sitios.
  • Adnstream: no quería dejar pasar la ocasión de recordar a la propuesta española más interesante. Su punto fuerte son una experiencia de uso muy buena, una calidad de vídeo notable y un sistema de recomendaciones a lo Last.fm. Su interfaz recuerda mucho al de Joost, que a su vez parece que dará el paso al streaming. Han logrado algunos acuerdos interesantes como el de tener películas gratis de Filmax. AdnStream.
  • Propuestas como la de la Sexta, cercanas al concepto de Hulu pero con su propia web.

El streaming para la televisión por internet permite lo mejor y lo peor en esta integración entre la red y el vídeo; por un lado la posibilidad de acceder de la forma más fácil al contenido y a distribuirlo en otras webs, por otro, el permitir fórmulas más cercanas a la televisión tradicional – en la que todo el poder está en el emisor – que a la visión mítica que se tiene de la «web 2.0» en la que «el poder es del usuario». Al final se están equilibrando las distintas varibales, siendo el objetivo el dar una propuesta de valor al usuario suficientemente interesante para que lo prefiera a las descargas y, a la vez, permita un modelo con ingresos para los creadores de contenidos.

Algunos comentarios interesantes al respecto los recopiló Hector Milla.la televisión por internet

El fracaso de Stage6

stage6Lo veníamos comentando hace mucho (por ejemplo, en los comentarios de esta entrada sobre AdnStream) y al final le ha llegado la sentencia: Stage 6 ha cerrado. Aunque apareció hace casi dos años (Stage6, el Youtube de Divx), no fue hasta pasado bastantes meses cuando «explotó» al descubrirlo los aficionados a las series por su calidad para servir contenidos en streaming.

¿Qué ha pasado con Stage 6? Pues varios elementos han contribuido a empujarlo al abismo, veamos:

  • Mucha calidad implica mucho ancho de banda, lo que equivale disparar los costes. Vale que tanto el ancho de banda como el hosting siguen bajando, pero el problema es que para Stage6 no han llegado los ingresos y las inversiones no se pueden estirar eternamente.
  • Mucha calidad implica hoy por hoy, más tiempo de carga y buffering del vídeo. La apuesta de Stage6 lo hacían más adecuado para los vídeos de larga duración en los que se acepta mejor esperar un poco, pero no para los vídeos «de usuario», generalmente más cortos.
  • Esos vídeos «más largos» suelen ser producidos por los grandes del sector, no muy felices de que otros hagan negocio con su contenido sin llevarse su parte.
  • La publicidad en el vídeo online no ha explotado todavía, si a eso sumamos que no tienes un acuerdo con los creadores del contenido, aún es más difícil que alguien llegue a contratar publicidad en tu servicio.
  • Por último, otros factores no ha ayudado: los set-top-boxes conectactos a la red tampoco son de uso común todavía; el tener que instalar un codec tampoco lo hacía el sistema más amigable para que los usuarios subieran su contenido.

En definitiva, la historia de Stage 6 creo que se puede ser resumir en dos factores que lo han condenado: adelantarse a su tiempo con el vídeo de alta calidad y que para hacer negocio en la industria de los contenidos tienes necesariamente que llegar a acuerdos con los creadores de los mismos.

Stage6 extirpado de Divx

stage6Problemas para Stage6, y no son legales, como también cabría esperar, sino de costes. Son tan altos que Divx – la compañía que lo alumbró – ha decidido segregarlo en una empresa aparte con el objetivo de que no les hunda. Eso sí, lo dicen de otra manera: es un plan para maximizar el valor y potencial de Stage6 (businesswire).

Mantener un servicio para compartir vídeos es muy caro, y si además lo haces con la mayor calidad del mercado, desmarcándote de la tecnología que ha hecho posible la aparición de tus rivales a bajo coste (Flash), el resultado son unas facturas desproporcionadas. A eso hay que añadir que, de momento, no se generan ingresos y que Stage6 sirve como proveedor a multitud de webs tipo Yendit que están causando furor.

Stage6 entiendo que aparecía más que para ser Youtube, para mostrar las excelencias de Divx como formato también para la web, superando con creces la calidad de Flash. Sin embargo no parece que su adopción haya ido más allá del sitio original y además le han salido nuevos competidores como Silverlight. No tiene buena pinta.

Joox, Yendit y la explosión de Stage6

YenditTengo seis correos en la bandeja de entrada hablándome de las excelencias de Joox, Yendit y peliculasonline, eso sin contar el revuelo que están armando en multitud de blogs (blogpocket, release, iptv, hay hasta un blog especializado). Se trata de directorios que se dedican a recopilar películas o series colgados en Stage6, el clon de Youtube de la gente de Divx, que apareció hace un año, pero es ahora cuando está eclosionando.

Al margen del escaso futuro que pueda tener la iniciativa – en cuanto se llegue a un volumen importante, empezarán a llover las demandas – me parece interesante destacar como Stage6, Joox y Yendit demuestran que es posible una televisión bajo demanda por internet y con una calidad aceptable (ideal para descargar y llevar los vídeos en el teléfono). Algo similar a lo que pretende ADNStream, pero permitiendo a los usuarios subir contenidos.

Joox y compañía son lo más parecido a una versión del intercambio de ficheros en la redes P2P utilizando herramientas de la web 2.0 (sitios para compartir vídeos, tags). Usuarios que suben y comparten contenidos, otros que agregan y clasifican y una gran cantidad que los ve en la web o los descarga. Los sitios de venta de contenidos siempre han contado con la ventaja de la mejor experiencia respecto a las redes P2P: de inmediato tienes la canción o el vídeo con gran calidad y sin tener que esperar. Mejorar la eficiencia de Joox y sus clones se antoja complicado.

Sitios oficiales: YendIt, Joox

Stage6, el Youtube de Divx

stage6Lo ví hace un par de días en el blog de yonmacklein y aunque uno tampoco está por la labor de comentar cada clon de Youtube que sale al mercado, la verdad es que a este Stage6 merece echarle la pena un vistazo.

Stage6 se diferencia en que los vídeos están en formato Divx (no en vano es de los creadores de Divx), lo cual es su principal valor y su principal problema.

Es un problema porque exige la instalación de un plug-in en el navegador para poder ver los vídeos (descargable desde Divx.com). Esto supone una barrera de entrada para muchos usuarios que pasan de tener que ponerse a instalar nada cuando ya tienen un servicio de vídeos que les funciona (como Youtube y similares en flash).

Pero también es su principal ventaja. Un vídeo en Stage6 puede tener una calidad muy superior a cualquiera de los que encontremos en otra plataforma de vídeo en la web.

También tardan más en cargar (sin ADSL mejor pasa de él), aunque en mi opinión han optado por la mejor opción que es la de cargar un buffer amplio para que no se pare el vídeo durante la reproducción. Como ejemplo basta echar un vistazo a este vídeo de mi admirado Thom Yorke, una maravilla de nitidez y resolución. Además Divx es un codec soportado por multitud de dispositivos portátiles y reproductores de sobremesa, lo que no deja de ser una ventaja al salvar problemas de compatibilidad con los mismos. Lo descargas y ya puedes verlo en cualquier otro cacharro sin tener que ejecutar diez trucos antes. Otro punto a favor es que Divx no está en manos de Adobe lo que a los usuarios de sistemas minoritarios (léase Linux) es una ventaja. Vale, no es XviD, pero al menos no es Flash.

También tienen lo que han llamado canales, que vienen a ser comunidades temáticas en las que se comparten vídeo y fotos. Ahí están el de cocina, el de trailers, el de vídeos musicales…

Sitio oficial: Stage6.