SpiralFrog en abierto

spiralfrog¿Se acuerda alguien de Spiralfrog? Hace algunos meses armaron bastante ruido con sus planes para ofrecer música gratis por internet creando unas expectativas que fueron a menos con la presentación del modelo que obligaba a escuchar publicidad (minuto y medio de anuncios) antes de cada canción. Parecía que iba camino del cementerio a pesar del apoyo de EMI y Universal, pero finalmente ha visto la luz (BetaNews).

Spiralfrog de momento está operativo sólo en Estados Unidos y Cánada, sale con 800,000 canciones y confirma lo que habíamos anticipado: se descarga música con DRM con la obligación de visitar la web y ver anuncios cada 30 días para que podamos seguir escuchándola. El DRM es de Microsoft, así que nada de grabar las canciones en CD o escucharlas en dispositivos no compatibles con él (como el iPod).

Bastante decepcionante el modelo de Spiralfrog. La publicidad como obligación, convierte en visitar su web en un castigo y asocia las marcas anunciadas a esa desagradable experiencia, cuando debería ser al revés, convertir la experiencia en algo tan satisfactorio que los usuarios deseasen volver. A ello hay que sumar las limitaciones que introduce vía DRM, algo que ya empieza a estar obsoleto cuando hay tantos signos del comienzo del fin del DRM. Hay en marcha formas mucho más imaginativas de hacer negocio con la música gratis, con propuestas como FineTune y otras que tenemos pendientes de comentar.

Sitio oficial: Spiralfrog.

SpiralFrog camino al cementerio

spiralfrog¿Se acuerda alguien todavía de SpiralFrog? Por aquí hablamos alguna vez de este proyecto que quería montar un negocio ofreciendo música gratis. Lo que empezó como una idea provocadora, terminó perfilándose como un engendro con DRM por todos lados y unas fechas para su salida que no se han cumplido. A eso hay que sumarle que gran parte de su directiva ha dejado la compañía (News.com), por lo que es probable que dentro de poco asistamos al entierro de SpiralFrog. Un servidor no lo va a lamentar demasiado, aunque creo que habría sido más interesante asistir al fracaso de su fórmula por el rechazo de los usuarios: ficheros con DRM que no se pueden grabar en CD y que caducan si no visitas el sitio para consumir publicidad. Varias compañías bendijeron la estrategia, pero las empresas tecnológicas deberían ir tomando nota (véase Zune) que someterse por completo a sus dictámenes puede derivar en el más completo rechazo por parte de sus auténticos clientes, que son los usuarios.

SpiralFrog obligará a escuchar publicidad por cada descarga

spiralfrogPrometo que no volveré a zurrar la badana al personal con SpiralFrog durante un tiempo prudencial, pero hay datos que no tenía en las entradas anteriores sobre este futuro servicio de música gratuita y que merece la pena reseñar.

Se trata de que – además de las restricciones que ya comentamos en SpiralFrog y su DRM – para descargar una canción habrá que escuchar un minuto y medio de anuncios antes. Y eso sucederá con cada una de ellas, ojo (vía Pbs, AdJab).

Cada vez me convence menos esto de SpiralFrog. Interesante por lo que tiene de movimiento de algunos gigantes de la industria de la música, las enormes restricciones que establecen (ya sabéis, nada de copiar en CD, caducan obligando a visitar su sitio cada mes y de forma permanente a los seis meses) junto a esta publicidad intrusiva dan lugar a una propuesta por momentos cada vez menos atractiva.

En realidad el modelo publicitario de SpiralFrog es lo que lleva haciendo desde hace tiempo RapidShare y similares, sólo que cambiando anuncios gráficos por sonoros. En la era en que el camino de la publicidad es adaptarse a los gustos del usuario y no pecar de exceso de intrusión en los contenidos, este tipo de estrategias parecen sacadas del siglo pasado.

EMI se une a SpiralFrog y Universal compra BMG Music

spiralfrogSpiralFrog va cobrando fuerza, sobre todo tras las dos noticias que han sido publicadas durante el día de hoy: EMI se une a Universal cediendo su catálogo para descarga gratuita (nota de prensa en su sitio web) y la propia Universal se hace con el negocio musical de BMG Music, brazo musical del grupo BMG (El Mundo).

Así de una tacada SpiralFrog ve triplicado su catálogo de salida. Con EMI llegan los excitantes Arctic Monkeys, Depeche Mode, Amaral y el pesado de James Blunt, por BMG (si Universal confirma que va a sumarlos a lo que volcará, que en principio no hay por qué pensar lo contrario) tendrían a gente como Coldplay. Ahí es nada.

Queda tiempo para analizar con más calma el modelo de SpiralFrog. No creo que se queden en lo que inicialmente plantearon (véase SpiralFrog, Universal y la música gratis y Más sobre SpiralFrog y su DRM), obligar a visitar una web para mantener la música descargada y rentabilizar la publicidad en ella me parece a priori que peca de querer «comprar la atención». Si el sitio de SpiralFrog no ofrece nada más, difícilmente esa publicidad va a ser efectiva ¿quién va a querer mostrarla en un sitio al que el usuario va a regañadientes y deseando cerra para seguir escuchando música?

Más sobre SpiralFrog y su DRM

spiralfrogBueno, parece que se van sabiendo más cositas de la noticia del día, que no es otra que el anuncio de que Vivendi-Universal va a volcar todo su catálogo en SpiralFrog, del que se podrá descargar de forma gratuita.

En Le Figaro (gracias Diego) ya mencionan que las canciones vendrán con DRM. Será muy restrictivo, en TechCrunch se habla de que permitirá escuchar las canciones en un equipo y en dos dispositivos portátiles. Aunque claro, en el otro equipo también podremos descargarlas a su vez. De copiar en CD nada, y el iPod se queda fuera de la jugada, aunque de esto hablaremos luego.

Las archivos por tanto con DRM, casi seguro de Microsoft y con fecha de caducidad. El negocio de SpiralFrog está en que los usuarios vean los anuncios del sitio, por lo que si no visitamos la web, el software que permite la escucha de las canciones nos impedirá oirlas. Habrá que ver si exigen navegar un rato, ver x anuncios o algo similar.

De momento (ojo, en principio sólo para Estados Unidos y Canadá) está el catálogo de Universal, pero el resto de las grandes discográficas están invitadas a sumarse al invento. El gran daminificado de la operación es Apple, por un lado porque iTunes es el líder de la venta de canciones y por otro porque las canciones descargadas no serán reproducibles en iPod. Alguien en Universal debe estar sonriendo después de los pulsos que le ha echado Jobs a la industria.

El negocio. Universal pasa de vender música a convertirse en un medio que da contenidos gratis y cobra por publicidad. Bueno, no es así del todo – seguirán vendiendo compactos, claro – pero van a probar a ver qué tal les va. Según Tech Trader el 50% de los ingresos en SpiralFrog por publicidad irá a los músicos, de forma proporcional al número de descargas. Al menos es más justo que el reparto canon que imagina supuestas compras no hechas en función de las que si se han realizado.

Uno siempre ha despotricado contra el DRM porque limita el uso de unas canciones que has comprado, por lo que este escenario (canciones gratis pero con DRM) no deja de ser una hipótesis no contemplada. SpiralFrog puede ser el primer síntoma de cambio y como tal hay que tomarlo, por lo que a mí respecta es una muy buena noticia. Pero eso no significa que no vea lo que es: si apenas se puede escuchar en el PC y en un par de reproductores, no se puede grabar en CD, no se puede escuchar en Linux (si hablan de un cliente, mucho me temo), no puedo copiarlo ni compartirlo y caduca si no entro a ver anuncios a SpiralFrog… no están dando música de balde, lo que ofrecen es una muestra gratuita, como en los supermercados.

Sitio oficial: SpiralFrog

SpiralFrog, Universal y la música gratis

universal¿Descargas de música gratis a cambio de ver publicidad? Pues de eso va SpiralFrog una start-up que verá la luz en Diciembre y que tiene detrás a Universal, una de las discográficas más importantes (Ft.com, vía El Mundo).

Con los escasos detalles que se dan sobre SpiralFrog se hace difícil saber si esto va a ser una auténtica revolución de la industria musical o un bluf que haga más ruido que otra cosa. Y todo dependerá de un montón de preguntas que están por responder.

  • ¿La publicidad se mostrará en la web de descarga, en un cliente tipo iTunes o cómo? El caso más intrusivo sería añadir una cuña a las canciones… pero no creo que se atrevan en una discográfica a modificar una canción de esta manera.
  • ¿Vendran los archivos cargados de DRM para impedir que sean compartidos con otros usuarios que no verían los anuncios en SpiralFrog?
  • ¿Pondrá Universal a sus grandes estrellas en SpiralFrog o dará gratis sólo la música de los «grupos noveles»? No estaría mal poder bajarte a los Scissor Sisters a los Yeah Yeah Yeahs ¿convencerán a Sony, EGM y demás…?
  • ¿no querrán decir streaming cuando dicen «descarga»? En el segundo caso estaríamos ante un modelo de publicidad en la web mientras descargas tipo «RapidShare», en el primero ante un modelo «Youtube». El problema que tendrían de querer apostar por éste último es la cantidad de hacks que habría al día siguiente de salir SpiralFrog para descargar las canciones.

Muchas preguntas y pocas respuestas, habrá que seguir de cerca a este SpiralFrog.