Ponga Samsung donde ponía Nokia, ¿Nokia donde ponía Sony Ericsson?

Samsung Galaxy S2

Ayer empezamos con el precalentamiento del MWC 2011 de Barcelona, con duelo de eventos entre Samsung, Sony Ericsson y Nokia, que se disputaban el primer gran titular de la cita. Dicho titular, si queremos recogerlo todo, lo resumiría en el de este artículo, «Ponga Samsung donde ponía Nokia, ¿Nokia donde ponía Sony Ericsson?» que creo que refleja la actual situación del mercado de la telefonía móvil para estas tres compañías: una Samsung que está «en un momento dulce» como me comentaba uno de sus responsables (mi pregunta era si estaban «muy subidos tras el 2010») y que se siente fuerte y capaz de tomar el rol que antaño ostentara Nokia. Los finlandeses, por su parte, algo a la defensiva, con perfil bajo y agazapados, firmes en la defensa de su elección de Windows e intentando templar gaitas.

Samsung Galaxy S2 es el nuevo Nokia N95

Si a algo se parece el lanzamiento del Samsung Galaxy S2 es al del Nokia N95 allá por 2006, un teléfono total que lleva a la generación actual de terminales a su máxima expresión en conectividad, pantalla, procesador, memoria y diseño. Como el año pasado, el primer semestre de 2011 parece marcado por una Samsung que repite apuesta y lo hace sobre seguro. Es el rol que hace años ostentaba Nokia y con el que marcaba el estado del mercado de la telefonía móvil, un camino hacia el liderazgo que posicionamientos (Apple sólo con un teléfono al año y de gama alta no puede ser el líder del sector) y errores ajenos (no vamos a insistir en lo de Nokia), unidos a una estrategia propia de Samsung acertada han posibilitado.

Nokia en el espejo de Sony Ericsson

El mayor temor respecto a la compañía finlandesa está en la historia de Sony Ericsson, que en el paso de 2007 a 2008 protagonizó uno de las mayores derrumbes del sector, fruto de una pésima gestión, elección de platataformas y ejecución de terminales. ¿Está Nokia ante ese momento? Por un lado parece difícil de creer que un gigante pueda asomarse de esta manera al precipicio y la elección de Windows Phone 7 no es tan mala como se apunta desde diversos frentes (al menos en mi opinión), pero sí que creo seguro que 2011 va a ser un infierno para Nokia. Con la incertidumbre de si serán capaces de ofrecer un smartphone este año con la tecnología Windows y con la desconfianza por parte de los desarrolladores y los usuarios hacia su plataforma OVI y la apuesta muy secundaria que hacen por Symbian y Meego.

Por su lado Sony Ericsson en el MWC 2011 empieza a demostrar que está muy viva, que vuelve a jugar en la liga de los grandes y que tienen una oferta diferenciada para competir como fabricante Android. Hoy le toca el turno a otras tres, Motorola, HTC y LG, que también aspiran a ser la marca «Android» por excelencia. Y los tablets, claro, pero eso será en la crónica de esta noche.

Malos tiempo para Symbian

Nokia N8

Samsung y Sony Ericsson se han despedido de Symbian en los últimos días, por lo que el sistema operativo en móviles más popular se queda con Nokia como gran valedor. De las dos deserciones sin duda la más significativa es la de Samsung, segundo fabricante del mundo y en crecimiento con una estrategia basada en ofrecer terminales para todos los sistemas. Su abandono de la plataforma es síntoma de que ya no tienen nada que ganar con Symbian y que seguirán apostando por Android y por Windows Phone 7 Series, al menos hasta que Bada haya madurado lo suficiente. Si a eso sumamos que la propia Nokia tiene la baza de Meego, definitivamente corren malos tiempos para Symbian.

Relacionado: Nokia N8 desde el N95: GPS, centro multimedia y cámara compacta absorbidos