Liberado el tema WordPress de Error 500

No lo he comentado lo suficiente por aquí, pero el nuevo diseño de Error 500 es obra de Jesús Amiero. Tendría en cuenta que parte de lo que ha resultado finalmente viene de mis peticiones de «desnudar» de elementos el blog y casi podría resumir en que a partir de ahí todo lo que ha mejorado es obra de Jesús.

En su blog acaba de anunciar que el tema / diseño ha sido liberado con licencia GNU/GPL v2 y está disponible para descarga en Github. Si a alguien le es útil ya sea como está ya sea trabajando sobre esta base, perfecto.

A vueltas con «Android abierto» y la definición de sistema operativo

Nexus 4 de Google

En los últimos días se ha reavivado el debate sobre si «Android es abierto / libre», algo que sucede cada pocos meses con el ánimo de señalar esta característica como una estrategia de marketing de Google muchas veces.

En esta ocasión tenemos la tesis defendida desde Ars Technica de que «nadie puede hacer un fork de Android» y la noticia de WSJ del acuerdo al que obliga Google a quienes quieran vender un teléfono Android con su tienda de aplicaciones, en el que obligan a llevarse todo el lote de capa de apps y servicios de Google.

El caso es que, por mucho ruido que se genere, nada de esto es nuevo. El artículo de Ars tiene una buena contestación en sus propios comentarios por una desarrolladora de Google y que nos lleva a recordar que la capa de servicios y de aplicaciones no es el sistema operativo. Sobre Android se puede hacer un fork porque su licencia lo permite, con las aplicaciones y servicios de Google, no. De hecho en China es la norma habitual.

De esto hablamos en 2010 cuando decíamos que Android es abierto y libre, el móvil que compras, no. ¿Quieres montar un teléfono Android sin Google? Es factible, pero esa capa software y de servicios si la quieres ofrecer la tienes que conseguir por otro lado. En ello está, por ejemplo, Amazon.

La parte de hacer un paquete indivisible entre la tienda y el resto de aplicaciones y servicios puede ser una práctica discutible, como parece estar estudiando la Unión Europea, pero no es comparable al caso «Microsoft integrando Internet Explorer en Windows». Y no lo es porque nadie podía coger Windows y distribuirlo sin Internet Explorer, algo que sí que se puede hacer con Android.

Lo dicho, esta cantinela es repetida y una otra vez pero las más de las veces parte de una confusión sobre qué es un sistema operativo y qué es la capa superior. Android es tan libre como su licencia Apache indica. Todo lo que añade Google por encima, no lo es.

Relacionado: Los fabricantes no quieren Google en la tele, quieren Android

Sobre Séneca, Maimónides y la Junta de Andalucía

De la página del proyecto Maimónides:

Si la Junta de Andalucía en vez de ponernos trabas, colgarnos el teléfono, ignorarnos, anular citas, etc… hubiese creado una API de manera que cualquier persona hubiera podido crear un software para esto se hubiesen evitado las constantes caídas del servidor en hora punta y época de evaluaciones, no hubiesen tenido que programar la parte del cliente de Séneca (que hemos pagado todos, y no vamos a entrar en la dudosa calidad de la misma) y ahora mismo todos los centros escolares hubieran podido disponer no de un Maimónides si no de quinientas versiones del mismo en constante mejora y auditada por la comunidad.

Es decir si la Junta de Andalucía en vez de impedirnos trabajar gratis nos lo hubiese facilitado se hubiera ahorrado mucho dinero del contribuyente, mucho tiempo del profesorado y las empresas de software locales hubiesen podido personalizar Maimónides para los centros escolares de su zona, instalarlo, mejorarlo, cambiarlo, adaptarlo a necesidades concretas.

Cierto que es sólo la versión de una de las partes, pero cómo me recuerda a lo que profesionales cercanos a la Junta me han dicho muchas veces: por mucho que se hable de licencias y de software libre, la cultura de colaboración, de compartir y de apertura no ha calado nada en la administración. Este parece un ejemplo claro de ello.

Tornado Web Server, Facebook libera código de Friendfeed

Al margen de otras consideraciones, Friendfeed es un proyecto muy solvente tecnológicamente y el anuncio de que Facebook – sus nuevos dueños – van a liberar el código de Tornado, una de las tecnologías clave del proyecto, una buena noticia. Bret Taylor, padre de la criatura, comparte una explicación técnica del mismo.

Facebook ha liberado código muy valioso antes de Tornado, por ejemplo FbOpen, pero no he podido acordarme de Jaiku por el paralelismo de ambas situaciones: empresa grande compra proyecto de calidad, con equipo brillante, pero escasa comunidad de usuarios… el resultado es que el comprador se queda con los ingenieros y acaba liberando el producto.

Microsoft y el GPL

Ray Ozzie

La historia de Microsoft liberando código bajo GPL puede tener muchas lecturas. Alkar en Genbeta explica la historia y pone en contexto la liberación tres drivers para el kernel de Linux por parte de Redmond: el motivo final es la necesidad de que mejorar el rendimiento de ejecución de Linux al ser virtualizado sobre Windows Server 2008 Hyper-V.

Más que pensar en una «conversión de Microsoft» sobre temas de software libre y licencias (algunos pasos dan, pero para eso todavía nos faltan años), creo que lo más interesante es constatar hasta qué punto entienden estratégico virtualización y la interoperabildiad con otros sistemas. La visión de Windows y el resto de sus soluciones como «todo lo que necesita la empresa» se diluye ante una realidad en la que están condenados a entenderse con muchos otros actores para hacer negocio. Y si ahí entra el publicar drivers bajo licencia GPL, lo harán.

Relacionado: Microsoft anuncia interoperabilidad y apertura.

OpenGoo y hospedar tu solución de software como servicio

Opengoo

Opengoo se plantea como una alternativa libre para los que quieran varias de las ventajas del software como servicio (disponibilidad desde cualquier conexión, facilidad para compartir documentos) pero evitando algunos de sus inconvenientes (depender de un tercero que albergue tus datos, sobre todo). La idea es básicamente que el usuario se hospede una solución saas para el webmail, el calendario y la ofimática. Se puede acceder a una demo en demo.opengoo.org y descargar desde Sourceforge.

Opengoo es una buena solución si se asimila la visión de Stallman sobre el software libre y el cloud computing, los datos no pasan a ser custodiados por otra empresa, no se depende de una solución propietaria y el software con el que se gestiona sigue siendo libre. Claro que todo esto tiene un precio, Opengoo requiere un hosting (que si es de un tercero lastra has cierto punto la independencia buscada), la experiencia de usuario es bastante limitada y como producto para la empresa… pues todavía está lejos de las necesidades de estas. Hoy por hoy las extranets con acceso VPN siguen siendo el camino más seguro para las empresas celosas de sus datos. En todo caso, me resulta una propuesta más atractiva que la de Ulteo y su OpenOffice en el navegador.

Artículos relacionados:

Webkit en Explorer y el software libre en Microsoft

navegación privada en Explorer 8

Se ha armado un poco de revuelo ante unas declaraciones de Steve Ballmer en las que apuntaba a que el software libre es «interesante» y ponía como ejemplo el caso de Webkit y su uso por parte de Apple. Hasta ahí creo que las reacciones han sido bastante exageradas, lo que más remarca Ballmer en su charla es que la innovación vendrá – en su opinión – por parte del software propietario. La posibilidad por tanto de un Internet Explorer que use Webkit (el motor libre sobre el que funcionan Safari, Chrome y hasta el navegador de los S60 de Nokia) es más bien remota, por mucho que los desarrolladores web se froten las manos ante la reducción a dos motores para navegadores web que supondría (el otro sería Gecko, usado por Firefox).

Ahora bien, resulta interesante ver como se posiciona Ray Ozzie (entrevista en eWeek) ante la posibilidad de utilizar software libre por parte de Microsoft en un proyecto clave como es Internet Explorer. «Una elección pragmática», «habría que considerar el software libre si existe algún tipo de beneficio, por ejemplo, para el usuario»… son algunas de las afirmaciones del «arquitecto de software jefe» de Microsoft. Claro que sería fácil contestar a esto que una licencia propietaria difícilmente va a beneficiar al usuario, pero lo más interesante es el cambio de postura ante el software libre de Microsoft, que hasta ahora ha consistido en ataques infundados, amenzas de patentes y algún proyecto marginal liberado.

¿En qué consistiría esta nueva mentalidad que dejan entrever Ballmar y Ozzie? Básicamente en lo que hace Apple, uso de proyectos software libre para crear productos con código de varias licencias, con Safari como ejemplo: uso de un motor libre como Webkit (con lo que todos las aportaciones y cambios que hagan en él se aportan al proyecto como código libre), sobre el que construyen otras capas con licencia propietaria. De momento es pura especulación y movimientos como Bizspark auguran muchos años de apuesta por el software propietario por parte de Redmond, pero si va a haber algún acercamiento importante al software libre por parte de Microsoft (y soy de los que piensa que eso es algo inevitable), a buen seguro que será de esta forma.

También lo comenta Abadía digital.

Artículos relacionados:

BizSpark, Microsoft regala licencias software a startups

BizSpark

¿Conocéis a alguna startup de marcado carácter tecnológico que tuviese en mente adoptar software de Microsoft para ser la base de su andadura? Que gran parte de las compañías llamadas a innovar y a crecer los próximos años no te tengan en mente y no te lleguen siquiera a considerar, apostando por soluciones basadas en software libre es lo que ha llevado a Microsoft a anunciar el programa BizSpark. A él se pueden acoger startups que cumplan ciertos requisitos (menos de tres años, dedicarse al desarrollo software, menos de un millón de dólares de facturación) y recibir licencias software para producción de Microsoft Office SharePoint Portal Server, Windows Server, SQL Server, Microsoft Dynamics Live CRM y Visual Studio, acceso a Windows Azure y suscripción a MSDN profesional. Cuando la compañía cumple tres años o llega al millón en ingresos, se acaba la etapa gratuita. Toda la información en BizSpark, vía ZdNet.


Luchar contra el software libre con el software gratis para intentar conseguir ser «apetitosos» para los emprendedores tecnológicos. BizSpark es un gesto más en la línea del «developers, developers, developers» de Ballmer, habida cuenta de que por mucho que inviertan en I+D, gran parte del valor de una plataforma está en lo que otros construyen sobre ella. No faltará quien sostenga que este paso de Microsoft va a suponer una prueba importante, que compitiendo en la gratuidad en la adquisición será el momento de vislumbrar cuanto pesan el resto de ventajas del software libre en la balanza y cuánto de su éxito es debido a que su adquisición es gratuita. Lo cierto es que esas ventajas son tan patentes por la riqueza del ecosistema que han permitido crear alrededor de las más importantes soluciones libres, que BizSpark resulta desde su nacimiento como un paso interesante pero completamente insuficiente para competir en adopción por parte de startups.

Microsoft tiene muy buenas herramientas de desarrollo y productos notables en el servidor, pero en las soluciones que valen a emprendedores tecnológicos (otro debate son las grandes empresas donde habría que hablar de IBM, Sun, Oracle como sus competidores), las soluciones libres existentes llevan años de ventaja en los que se han articulado un gran ecosistema de soluciones a medida, compañías de servicios y comunidades de desarrolladores. Demasiado tarde en el tiempo, demasiado superficial el movimiento.

Relacionado: Visual Studio 2008 gratis… para estudiantes

OpenOffice 3 y el software libre ante la nube

Open Office

Descargado e instalado OpenOffice.org 3, el paquete ofimático libre por excelencia que viene renovado. Versión nativa para Mac OS, soporte de la ultima versión de Open Document y de Open XML, mejoras en los interfaces y algunas novedades técnicas interesantes. Con algo más de detalle las tenéis en Genbeta.

OpenOffice.org 3 reafirma mis dudas sobre la relación entre software libre y el cloud computing, es una suite para trabajar en local, sin posibilidad de almacenar en remoto, compartir los ficheros y acceder a ellos desde cualquier equipo. Al igual que Lotus Symphony, OpenOffice.org 3 me resulta decepcionante en este aspecto, diseñado para el mercado de hace unos años. Google Docs desde el primer día compite con el software gratuito, con menos valor en lo que a potencia y experiencia de usuairo se refiere, pero muy versátil para trabajar en grupo y movilidad. Podemos tener muchas dudas respecto al software más servicios de Microsoft y propuestas como Office Live Workspace, pero al menos es un movimiento respecto al software como servicio que propugnan desde «la ofimática 2.0».

Hay dos vías para sortear estas limitaciones. Una es gracias a que OpenOffice.org 3 permite extensiones que añadan funcionalidades, de hecho hay una para la versión anterior que permite integrarlo con Google Docs o Zoho. El otro camino es utilizar Dropbox o similares para sincronizar ficheros entre equipos, requiere más esfuerzo pero también funciona.

¿Como adaptar proyectos libres tan necesarios como OpenOffice a la era del cloud computing? ¿Cómo reconciliar el avance en prestaciones con la libertad del usuario que dejaría su información en servidores de terceros sin caer en maximalismos como los de Stallman? ¿Son las extensiones un mecanismo suficiente para competir en este entorno? Muchas dudas y la impresión de un software que va por detrás y no parece dispuesto a reinventarse para los tiempos del cloud computing.

Sitio oficial y descarga, Open Office.

El software libre en los tiempos del cloud computing

Stallman ataca el cloud computing en sus dos vertientes: la correspondiente a su naturaleza de nuevas «palabrejas del marketing» con las que llamar a casi cualquier cosa y por ser una trampa el que los datos del usuario y el software que utiliza residan en el servidor de una compañía con una fórmula de software propietario. «Indefenso» es el calificativo que utiliza para referirse a este nuevo escenario que se aleja del control que proporciona ejecutar software libre en el equipo de uno y teniendo los datos en local. Las declaraciones, en The Guardian, están siendo muy comentadas tanto en los blogs especializados como en Barrapunto.

Ciertamente con el software como servicio y otras variantes de lo que se viene llamando «cloud computing» asistimos a un regateo del acceso al código y del control de los propios datos que otorgan el software libre funcionando en local. Existen licencias – como la Affero GNU – para software como servicio libre (Menéame la tiene), pero la desconfianza de Stallman parece ir más allá: no podemos estar al 100% seguros de qué código se está ejecutando en el servidor y además estamos permitiendo que se queden nuestros datos.

En cualquier caso, afronta Stallman el debate desde una postura maximalista que tiene las de perder: tanto por ahorro de costes, como por funcionalidades, como por integración entre ellas, las aplicaciones web van a tener un amplio recorrido. De hecho, el webmail hace años que existe y la tendencia es hacia su crecimiento y no al contrario: la percepción de ventajas por parte del usuario es tan clara que pretender detener la tendencia resulta algo menos que imposible. Incluso con modalidades mixtas como el software más servicios, los datos se van al servidor aunque el cliente se encuentre en local y pudiese ser libre.

Claro que hay una preocupación razonable en lo que apunta Stallman: la propiedad y seguridad de los datos y la posibilidad de quedar atrapados en servicios de este tipo. Pero ahí la respuesta debe estar en el derecho a la portabilidad de datos y que se adopten los nuevos estándares abiertos que nos permitan migrar entre proveedores. Son las nuevas batallas en las que está en juego la libertad del usuario, porque la de mantener todo el software y los datos en local está, al menos en apariencia, perdida.

Relacionada: GPL3, versión final.