Samsung Galaxy S, el campeón en teléfonos Android del año

Samsung Galaxy S

Si en 2010 tenemos que hablar de un campeón entre los teléfonos Android, tenemos que hablar del Samsung Galaxy S: más de 7 millones de unidades vendidas, consiguiendo llegar a smartphone más vendido en Japón durante algunas semanas (9to5mac).

Si bien la marca que se ha erigido en líder en teléfonos Android es HTC (y en Estados Unidos también Motorola), Samsung es quien se puede apuntar el haber puesto en el mercado a la referencia de su gama, con una ligera ventaja sobre HTC Desire y Nexus One. Lo interesante es que parte del argumento de venta de estos terminales es el sistema Android y la competencia por posicionarse como el fabricante de referencia en la plataforma va a ser una constante en 2011: HTC, Motorola, Samsung, LG, Sony Ericsson, Dell, Acer… y todo esto sin entrar en terreno de los tablets.

Relacionado: Samsung Galaxy S, uno de los mejores Androids para el verano

Samsung Galaxy S, uno de los mejores Androids para el verano

Samsung Galaxy S

Aunque son otras compañías las que suelen copar las publicaciones de tecnología, Samsung es probablemente quien más peso tiene hoy día para decantar la balanza en la competencia entre plataformas. Es el segundo fabricante mundial y el primero de los que no sólo apuestan por un sistema operativo propio como hacen Nokia, RIM o Apple. De hecho la noticia de que lanzaban Bada en Samsung Wave hacía que quienes cuentan con el apoyo del fabricante coreano (Android y el futuro Windows Phone Series 7) tengan que empezar a plantearse un futuro en el que sean una opción secundaria para Samsung.

No es el caso del terminal que hoy nos ocupa, tras haberlo podido probar, el Samsung Galaxy S se presenta como uno de los «tres Androids» más potentes del mercado en la modalidad «intento de iPhone Killer». Si en algo destaca Galaxy S es en una pantalla, tanto por calidad (Super AMOLED) como por tamaño (cuatro pulgadas), que lo diferencia del resto de competidores en su gama. Tal como mueve el sistema, entra dentro del «top 3» de móviles Android junto al HTC Desire y al Nexus One, en lo que podemos considerar los terminales más interesantes del momento a la espera de los lanzamientos de cara a la campaña de Navidad. Poco más respecto al Galaxy, un gran pedazo de hardware y una buena experiencia de Android (2.1 de momento, eso sí), que intentan reforzar preinstalando varias aplicaciones con vistas a aportar más valor al perfil de comprador de Samsung (que típicamente viene de gamas más bajas). También me reafirma en que para el iPhone 4 diferenciarse sólo en hardware no es suficiente, la carrera frente a un montón de distintos fabricantes tiende necesariamente a igualarse y el Galaxy S es un ejemplo de ello.