Nokia N95 y el GPS en el móvil más cerca

Nokia N95

Más cerca el Nokia N95 un terminal más que interesante y que por aquí bautizamos como el «teléfono total«: una cámara muy potente con resolución de cinco megapíxeles, óptica Carl Zeiss y grabación de vídeo QVGA; dispositivo multimedia portátil gracias a una pantalla TFT de 2.6 pulgadas, capacidad de hasta dos gigas con tarjeta y conectividad Wi-Fi y hsdpa.

Sin embargo, el punto fuerte del Nokia N95 será la integración del GPS. De la experiencia que consigan ofrecer dependerá que empiezce a desplazar a los GPS de gama baja, Tom Tom y similares seguirán estando bastante por encima y las soluciones actuales para usar el teléfono móvil como GPS basadas en conectividad bluetooth con un receptor externo más la instalación de software requieren demasiado del usuario común. Este punto creo que va a ser clave: en 2007 el GPS y la información georreferenciada van a ser protagonistas y muchos de los servicios relacionados con la telefonía móvil van a estar relacionados con ellos, incluidas las búsquedas.

De momento no hay fecha de salida para el Nokia N95, aunque en Xtk Móvil informan de que ya se están repartiendo unidades de prueba, lo que hace pensar que podrán cumplir con salir en el primer trimestre de 2007.

Blusens G14, Wi-Fi sin limitaciones

blusens g14
Mucho hablar del iPhone, ese pretendidamente «teléfono revolucionario» que viene con un buen montón de limitaciones de serie, cuando hay nuevos productos que sí que aportan novedades más que interesantes para los usuarios. Hablo del Blusens G14, un reproductor de música portátil del que ya hablamos por aquí, y cuya apuesta principal es la de ofrecer conectividad Wi-fi sin limitaciones, por lo que permite a sus usuarios el intercambio de contenidos.

El mayor error de Zune fue la de infectar de DRM las canciones que sus usuarios se pasan a través del Wi-Fi. Los responsables del Blusens G14 (es una empresa española fundada en Santiago de Compostela en 2002) aseguran que el reproductor permite «compartir archivos multimedia sin limitación alguna entre múltiples dispositivos», tanto a través del Wi-Fi como de Bluetooth. Si a eso le sumamos que soporta Divx de forma nativa, la verdad es que el Blusens G14 es de lo mejorcito que se puede encontrar en el mercado de los reproductores MP3 y vídeo portátiles. Le falta reproducir archivos «.flac», aunque con MP3, OGG Vorbis y WMA tampoco va mal (además de radio FM).

Vale, tengo que probarlo, quiero saber cuan fácil es intercambiar contenidos con otros usuarios, si realmente este Blusens G14 puede servir de base para las redes de intercambio personales, basadas en la cercanía física y no sistemas a través de internet. Sus responsables (que amablemente han respondido a mis correos, gracias David) aseguran que Blusens G14 permite la conexión del dispositivos con otros equipos, no sólo reproductores MP3, sino con capacidades WiFi y Bluetooth de manera que es posible interactuar con un PC, un reproductor de música, el autorradio…).

En definitiva, sería un reproductor centrado en los usuarios y no en deseos de los sectores más reaccionarios de una industria que insiste en criminalizarlos. Algo que hoy en día es noticia, aunque resulte absurdo.

Canciones sin DRM para vender más

Lo comentan en un buen montón de blogs, Versvs, Andy y lo tenemos en los medios como 20 Minutos: Virgin y FNAC van a quitar el DRM que añaden a 350.000 canciones de las que tienen en catálogo para aumentar las ventas en su página online en Francia (Fnacmusic.fr). Eliminar restricciones para vender más, lo cual tiene todo el sentido, una canción sin DRM se compra, pagar por una canción con DRM no es comprar, es adquirir algunos derechos para escucharla según las circunstancias que impone la discográfica. En el catálogo de Virgin tenemos grupos tan estimulantes como Bloc Party o Morcheeba y compositores de la fama de Morricone.

Ya comentamos por aquí nuestro pronóstico-deseo de que 2007 fuese el año del comienzo del fin del DRM, y este es el primero de los movimientos que vamos a ver – seguro – en este sentido. Eso sí, que haya movimientos como este de divorciarse del DRM para aumentar las ventas no significa que a los reyes de las soluciones cerradas les vaya mal (Apple bate records de ganancias), pero es que precisamente planteamientos como el de la compañía de la manzana empujan al resto a apostar por soluciones abiertas e interoperables.

Sansa Connect, de Zing y el Last.fm en el reproductor MP3

Sansa Connect

Aunque he comentado por aquí que mi esperanzas de reproductor MP3 con Wi-Fi estaban puestas en el Blusens G14, lo cierto es que en el CES ha surgido otro candidato con fuerza: Sansa Connect de Zing.

De Zing llevamos tiempo hablando al hilo de sus proyectos de música en movilidad. Su apuesta es la de una aplicación en el dispositivo móvil que permita a éste conectarse a diversos servicios de música. Para ello hace falta añadir conectividad al cacharro en cuestión y ahí tenemos al Sansa Connect, que viene equipado con Wi-Fi.

Gracias a esta conectividad lo que permite Sansa Connect – cuando tiene cobertura Wi-Fi, claro – es acceder a servicios de suscripción (con DRM, tipo Yahoo Music Unlimited), escuchar la radio por internet y descargar información de las canciones. Y ahora la pregunta clave ¿Permite intercambiar ficheros con otros usuarios a modo de redes de intercambio personales? Pues no, nada de redes ad-hoc para obtener canciones de otros usuarios. Sí permite, como función «social», ver si los contactos están conectados y qué escuchan.

Sansa Connect tampoco se atreve con lo que no se atrevió Zune, como no hizo Gremlin. Eso sí, dibuja una filosofía que me agrada y que puede ser muy interesante: acceso a servicios de una forma más abierta, pudiendo elegir proveedor. Y es que lo que a uno realmente le gustaría es poder acceder a Last.fm y tener su radio personalizada en el reproductor MP3. Esa sí que sería una killer-app, incluso si no nos dejaran compartir las canciones.

En Xataka tienen un vídeo del Sansa Connect.

iPhone, un teléfono antiguo e innovador

iPhone Apple

Tras todo el revuelo de ayer con el iPhone, hoy toca analizarlo más en detalle. Veamos.

El interfaz

Es junto al diseño y la marca, la mayor baza del iPhone va a ser su interfaz. Difícil valorarlo sin haberlo probado, pero conociendo Mac OS X y el iPod es de esperar que superen lo que tenemos hoy día con Symbian y Windows Mobile. El hecho de no tener botones – todo en la pantalla – puede ser un obstáculo a la hora de escribir correos e interactuar con la web, habrá que ver si la solución de teclado en pantalla y la pantalla táctil multipunto.

En cuanto a la marca, sólo con buzz generado más el arrastre de iPod, ya tienen el marketing hecho. ¿El diseño? iPhone resulta, sobre todo, un gadget elegante.

Innovación

Hay algunas cosas que me parecen estupendas en iPhone relativas a la experiencia de usuario, como por ejemplo los sensores de luz y movimiento utilizados para calcular el brillo necesario y la orientación. Un ejemplo de esto es que cuando el usuario se acerca el terminal a la cara, desaparece el teclado (NYT).

Safari

No un navegador WAP que se traga «versiones para móviles», en iPhone se ve la web como se ve en un ordenador. Esto incluye la publicidad, claro, por lo que todo que hemos estado hablando de publicidad en el móvil podría dar un giro importante en los próximos meses.

Sin 3G, pero con WI-Fi

Limitación muy importante, con la tendencia a la baja en los precios de las conexiones (HSDPA Vodafone, Yoigo), renunciar a la 3G es dejar de lado la posibilidad de la conexión en cualquier parte.

No es extensible por terceros

He estado buscando más información relativa a este tema y sólo he encontrado este apunte en Jupiter Research. ¿Sólo Apple puede actualizar / instalar / desarrollar el iPhone? Esto si que sería una máquina cerrada, con control completo por parte del fabricante de qué se puede ejecutar en ella. Sin duda, lo peor del iPhone.

¿Y la VoIP?

¿Por qué Jobs no habla de VoIP sobre Wi-Fi? Da la impresión que Apple abraza a la teleco (Cingular) y no quiere nada que pueda impactar en las cuentas de la misma (iPhone sale con un contrato de permanencia). Si lo anterior (no aplicaciones instalables en iPhone) se confirma, tenemos el teléfono Wi-Fi sin voz IP, qué bien.

Lock-in con iTunes

Se podrá reproducir música comprada en iTunes, pero no la adquirida en otras tiendas que también usen DRM. Se repite la filosofía de iPod, una practica monopolística que altera la competencia en este mercado.

Memoria no ampliable

De juzgado de guardia. Si unimos esto a la ausencia de 3G tenemos que dentro de un año tendremos el iPhone segunda generación, con más memoria y soporte la tercera generación de telefonía móvil. Hay que vender nuevos terminales todos los años.

Sin soporte de ofimática

Esto deja fuera al iPhone de los usuarios corporativos.

Conclusión

Pues que iPhone presenta un aspecto sobresaliente, su interfaz probablemente estará por encima de lo que hay en el mercado y presenta algunas innovaciones a tener en cuenta (me resulta especialmente interesante la versión completa de Safari), pero es un modelo «antiguo», por detrás de lo que otros muchos terminales ya tienen (sin 3G, sin Office). Si a todo eso sumamos el control de Apple, la imposibilidad de ser extendido por terceros, queda por completo fuera de lo que uno desea en un terminal móvil.

Sitio oficial: Apple.

iPhone

iPhone

Actualización: un análisis más a fondo en iPhone, un teléfono antiguo e innovador. Más artículos en Apple-iPhone.

No soy muy amigo de comentar las keynote de Steve Jobs, sobre todo las últimas que habían sido un soberano «bluf». En esta ocasión, y a pesar de que esta noche toda la blogosfera tecnológica lo va a hacer, creo que merece la pena detenerse en lo que están presentando (Applesfera). A falta de más datos, necesarios para un análisis mínimamente decente, todo indica a que el iPhone puede ser el producto estrella de los próximos meses: es un iPod, además de teléfono, además de dispositivo portátil con alta conectividad… todo gobernado con Mac OS X.

Al margen de los detalles técnicos – esta noche toca actualizar con los mismos – el caballo de batalla va a ser el interfaz. Justo hoy comentaba al hilo del Nokia N800 que el problema que encontraba en la HTC Tytn es, sobre todo, de interfaz: las acciones no están donde uno espera, muchas veces es lento y farragoso.. y realmente Apple con el Iphone puede hacer un buen trabajo ahí. Otro cantar sea el DRM y el lock-in con iTunes, que habrá que mirar con lupa, pero de momento, el Iphone apunta maneras (que, ojo, parte con una tara evidente que es la de no ser 3G. Wi-Fi sí y BlueTooth también, pero necesitar de otro teléfono para conectarse mediante UMTS / HSDPA es una limitación importante).

Más datos en Xataka, foto de Engadget.

Blusens G14, reproductor MP3 con Wi-Fi

blusens g14
Dentro de unos días se celebra la CES en las Vegas y uno de los «cacharros» más interesantes que se va a presentar es un reproductor de música portátil BluSens con conectividad Wi-Fi y Bluetooth y cuyo precio de venta en España estará entre los 180 y los 199 euros (La voz de Galicia, vía Menéame).

En la web podemos encontrar algo de información del reproductor BlueSens G14 (blusens), y, aunque no es demasiada, sí que hay algunas características la mar de interesantes: autonomía de batería de 20 horas en reproducción, conectividad Bluetooth, soporte de OGG (si hiciese lo mismo con FLAC, sería perfecto), pantalla LCD-TFT de 2″ 256K colores…

Pero lo mejor de los BlueSens G14 es lo que – a priori y por la información que he estado mirando en su web – no tiene: limitaciones artificiales respecto a lo que puedes hacer con la conectividad Wi-Fi o bluetooth como si traen los Zune. Y es que poder conectarse de manera inalámbrica con otros reproductores otorga a estos gadgets la capacidad de articular redes sociales móviles y sistemas P2P personales (lo que cabía esperar de Zune, 1, 2 y no cumplió). Por cierto BlueSens es una compañía española, más concretamente de Galicia.

Demanda contra el monopolio Apple-iTunes-ipod

IPodSi alguien – que no sea Apple – quiere vender música que se pueda escuchar en el iPod debe hacerlo sin protección DRM. Y por mucho que uno rechace el DRM, se crea una situación de abuso de posición dominante por parte de Apple: aprovechar su supremacía en el mercado de los reproductores de música portátiles para desequilibrar el de la música online. En Francia se atacó este «lock in» de iTunes – iPod, posteriormente ha sido imitada por Microsoft con Zune y ahora se ha sabido que hay una causa federal en Estados Unidos contra ella (Yahoo News).

En realidad este «lock in» de iTunes – iPod es consecuencia de aceptar DRM y formatos propietarios. ¿Hay que dejar en manos del mercado el que comprar en iTunes sea quedar atado a los designios de Apple sobre qué se podrá hacer con esos ficheros y dónde se podrá escuchar esa música? Por supuesto que hay otros sitios donde comprar música, pero soy de los que entiende que la ley debe prevenir la creación de monopolios. No se trata de atacar a Apple y su iTunes, sino de establecer unas reglas en las que el empleo de estándares cerrados derive en abusos y la posibilidad de extender el dominio de los reproductores de música a las tiendas online.

Entrada relacionada: DVD Jon y la ingeniería inversa del DRM de Apple.

Zune a la venta y el compartir vídeos

ZuneA la venta Zune en Estados Unidos desde hoy (Xataka) con no demasiados elogios. Todo el mundo ha ido a compararlo con iPod en términos de diseño, usabilidad y prestaciones y – hasta donde uno ha podido leer – el combate se decanta por el reproductor de Apple, que por cierto lleva cinco años en el mercado.

Pero al margen de análisis basados en lo bien o mal que se instala, si el marrón es «cool» o si el interfaz es más sencillo o no, creo que hay algunas consideraciones sobre Zune que justifican que lo que empezó con un planteamiento innovador e interesante se haya desinflado a la mitad:

  • Incompatibilidad con Play for Sure. Microsoft ha dejado tirados a todos los que han sido sus socios en el mercado de la música con DRM. Para el usuario el mismo perjuicio que el monopolio «iTunes – iPod».
  • Wi-Fi capado. Servidumbre a la industria musical, la funcionalidad estrella de Zune – compartir música con otros usuarios de forma inalámbrica – hundida por las limitaciones del DRM impuesto.
  • Pago a Universal por cada Zune vendido. Cobrar más al usuario para dárselo a quien no aporta a priori nada al producto, lo que nunca debería hacerse.

Por todo ello, el que ahora anuncien que esta salida al mercado del Zune es sólo el comienzo y que lo próximo será la posibilidad de compartir vídeos (Bloomberg) tampoco es para ilusionarse demasiado. Y eso que tecnológicamente podría derivar en una red social móvil de gente que comparte contenidos por la calle, una «P2P física» de un potencial más que interesante… pero las pleitesías hacia la industria con que se planeado el Zune harán que – de nuevo – todo quede abortado por las limitaciones DRM que vendrá impuestas.

Cada Zune vendido dará dinero a Universal

ZuneLo cuentan en NYT, Microsoft entregará a Universal Music un dólar por cada Zune que vendan (y que se espera que cueste 250 dólares).

¿Qué significa esto? Pues que se han plegado a una de las viejas aspiraciones de las discográficas, obtener dinero por los dispositivos que sean capaces de reproducir música sin DRM, y a la que Apple (ni Creative, ni otros) había accedido. En esto – por una vez – estoy con Apple, si las discográficas ya ganan con el pago por descarga ¿cómo se justifica el que ingresen también por el dispositivo que ni fabrican, ni diseñan?

Lo más parecido que se me ocurre a lo que Microsoft va a hacer con Zune es nuestro «querido canon por copia privada», esa presunción de lo que vamos a hacer con un soporte o aparato que deriva en un impuesto que administra una entidad privada. Lo de Zune y Universal no deja de ser un acuerdo entre empresas privadas, que allá ellos, pero también es un síntoma que unido al DRM, la incompatibilidad y la Wi-fi capadas de Zune retratan una iniciativa en la que prima no el beneficio del usuario (que no puede compartir con Wi-Fi, no puede comprar en otras tiendas y ahora paga de más a cambio de nada) sino en contentar a la industria.