Auge, caída y nuevo auge de la realidad virtual

Oculus Rift

En Verge tienen una gran pieza – por narrativa y por contenido – sobre el inicio «prometedor» de la realidad virtual, su caída en desgracia y el nuevo resurgir tras la aparación de Oculus Rift.

Una delicia leer a Lanier, Kevin Kelly, Krueger y otros pioneros, así como acceder a Ondrejka de Facebook (ex Second Life), a Yoshida de Sony… gran pieza para todos los que compramos el hype de Oculus y el regreso de la realidad virtual desde el minuto uno en que lo probamos.

Relacionado: Si la realidad virtual es la “nueva pantalla”, Facebook ha hecho la compra del siglo

Oculus y Morpheus de Sony, la realidad virtual que se hace esperar

Project Morpheus

Esta semana Oculus ha presentado nuevo kit de desarrollo, a la vez que Sony ha mostrado por primera vez Project Morpheus, su alternativa de realidad virtual que algunos han podido probar en la GDC y que está recibiendo muy buenas críticas en las primeras impresiones (véase Ars Technica)

Desde que probé por primera vez Oculus hace casi un año en el E3 tengo asumido que «yo sí creo en el hype / expectativas sobre el regreso de la realidad virtual»… pero la espera no hace sino crear sentimientos encontrados. Por un lado el deseo de comprar el kit de Oculus para poder jugar y probar cosas con él desde ya, por otro la certeza de que este 2014 parece que no toca que veamos producto para el consumidor en la calle.

En Vidaextra tienen una comparativa entre los dos candidatos

Crystal Cove, un Oculus todavía más espectacular

Oculus Rift Cristal cove

Ha gustado – mucho – Crystal Cove, el nuevo prototipo de Oculus en el CES. En Verge:

Este sucesor tiene una resolución mucho mejor, está construido con una pantalla OLED de alta definición que hace bajar la latencia considerablemente. Oculus también está utilizando una técnica llamada de baja persistencia-de-visión, que altera cómo se muestran las imágenes de la pantalla para reducir aún más la falta de definición. En la práctica, eso significa que el desenfoque de movimiento es prácticamente invisible en comparación con el original.

Con muchas ganas de probar el nuevo prototipo de Oculus, un producto en el que confío mucho después de probarlo y considerarlo mi estrella del E3.

Relacionado: Oculus y el hype

Oculus y el hype

Oculus Rift

Si hay un proyecto que he colocado en mi lista de «candidatos a estrellas a seguir en 2014» ese es Oculus Rift. Ya fue – para mí – lo mejor del E3 y desde que lo probé no he dejado de recomendarlo. Además ha sido la estrella en Games Week y también en los premios Xataka, donde se quedó con el galardón a la mejor innovación.

Las noticias se han ido sucediendo este año, agrandando el hype sobre Oculus: el gran John Carmack dejaba Id Software para centrarse completamente en el proyecto de realidad virtual, han vuelto a recibir inversión y han clarificado estrategia, apostando por plataformas abiertas y móviles en detrimento de las consolas.

En 2014 el desafío es responder con un producto comercial competitivo en experiencia y precio a las expectativas creadas. Oculus Rift ya no puede ir de tapado – todos hemos hablado ya demasiado bien de esa primera experiencia, ha robado demasiada atención – y los más audaces como Valve ya han anunciado respuesta.

Eso no es todo, Oculus Rift no sólo compite con otras formas de entretenimiento o con dispositivos similares, su mayor competencia va a ser el recuerdo del naufragio de la primera generación de realidad virtual.

Relacionado: Crowdfunding y el hype tecnológico