Microsoft y sus patentes frente al software libre

LinuxCada cierto tiempo Microsoft suele recordar su entendimiento de que gran parte de las aplicaciones más conocidas del software libre, especialmenete Linux, violan sus patentes. En una entrevista en Fortune, su «jefe de licencias», Horacio Gutierrez, ha afirmado que el kernel de Linux viola 42 de sus patentes y que el interfaz (¿se refirirá a Gnome o a KDE?) 65. A OpenOffice le acusa de infringir 45 y para otras aplicaciones libres afirma que son 83 las patentes utilizadas. La máxima proveniente desde Redmon es que «el software libre tiene calidad porque viola sus patentes«.

Mariano señala el peligro que tiene para internet y para multitud de empresas el que Microsoft, con su músculo financiero, emprendiera una guerra de patentes contra el software libre. Y es que el objetivo de las demandas serían las empresas que utilizan Linux, como IBM o Google, lo que podría derivar en varios escenarios: contrataque por parte de IBM y cía con su portafolio de patentes contra Microsoft hasta llegar a un acuerdo, todo el mundo pagando a Microsoft por utilizar Linux (un escenario impensable a día de hoy) o una remodelación del sistema de patentes software para evitar casos como este en Estados Unidos.

Por mi parte, me pregunto por qué Microsoft empieza una nueva campaña de FUD contra el software libre. En una etapa en la que parece dispuesto a darle un mayor protagonismo al navegador (Silverlight) y a empezar nuevos modelos de negocio con sus APIs más allá de la venta de licencias de Windows y Office, aparece este tic tan «ballmeriano» de amenazar con llevar a las compañías que usan software libre a los tribunales.

No creo que Microsoft se plantee en serio empezar a demandar a diestro y siniestro, más bien creo que esto es de nuevo un intento de crear inseguridad a las empresas a la hora de apostar por el software libre y de forzar acuerdos como el que tiene con Novell. Y esa es una señal, en todo caso, de suma debilidad, si realmente tuviesen nuevas aplicaciones y servicios superiores, no estarían ahora mismo clamando por los supuestos royaltis que le deberían pagar los que usan Linux y OpenOffice.

Por cierto, para observar cómo este es un tema recurrente, no hay más que mirar este post de hace un año.

Apple pagará a Creative

IPodApple va a cerrar las disputas legales con Creative con un cheque por cien millones de dólares (vía BetaNews). Creative demandó a la compañía de Jobs por infringir su patente sobre el «método para escoger una canción o más en un reproductir portátil a través de una jerarquía de tres o más pantallas». Con el acuerdo, Apple recibe el permiso para utilizar la patente de Creative en todos sus productos y cierra otras demandas que interpusieron contra los creadores del Zen Micro.

Por mucho que uno tenga ciertas reticencias acerca de Apple y su ecosistema cerrado «iTunes-iPod«, no puede dejar de escandalizarme como la extrapolación a los dispositivos portátiles de un mecanismo más que conocido (escoger canciones a través de menús por varias pantallas, por favor), sirva para extorsionar a los competidores en el mercado. La patente de Creative cubre el hecho de pasar de la pantalla del género a la de los grupos y de éstas a la de los álbumes. Uno tiene un Zen Micro, pero esto es una tomadura de pelo.

Así entendidas, las patentes no favorecen ninguna innovación (en este caso no la había) sino sólo otorgan beneficio al primero que va a una oficina a presentar una obviedad y cuenta con un buen equipo de abogados. Si el sistema no es capaz de detectar lo que es realmente innovador de lo que no lo es, resulta en última instancia perjudicial para el nacimiento de nuevos productos y para la competencia.

Eso sí, puede con estos 100 millones los responsables de Creative sientan que han compensado la decisión tomada de rechazar la propuesta de Apple de ser sus socios en la creación de iPod.

Wi-Fi gratis con publicidad de Google

Que tres empleados de Google hayan registrado patentes relacionadas con las conexiones inalámbricas Wi-Fi no quiere decir necesariamente que vayan a ser puestas en práctica como productos en el mercado, pero si al menos indican que Google sigue rondando el tema de las telecomunicaciones.

De las patentes (solicitadas en 2004 y publicadas ahora), la más interesante es una según la cual se modifica la apariencia del navegador en el dispositivo del cliente, cuando se conecta a un punto de acceso. En esa modificación puede ser insertada publicidad, con lo que se llegaría a un modelo de Wi-Fi gratis a cambio de anuncios en el navegador (más detalles en News.com, gracias buceador).

Muy fino debería andar Google para que este tema funcionase. Robar parte de la pantalla con un banner, más en dispositivos de pequeño tamaño como muchos de los que van a utilizar estas conexiones wifi, a cambio de la conexión es pedir demasiado. Recuerdo modelos similares (¿por qué entonces se le concede una patente?) para conexiones tradicionales que quedaron en nada. No es que uno reniegue de la publicidad y prefiera que le cobren la conexión, pero articular un mecanismos no demasiado intrusivos para este modelo se antoja bastante difícil, incluso para Google.

Si hay, sin embargo, potencial publicitario en las conexiones Wi-Fi. Estar asociado con un hotspot significa tener muy acotada la posición física del usuario y poder presentarle anuncios muy ligados (como van a hacer con Google Maps) a la situación geográfica, tema muy interesante a la hora de publicitar restaurantes y muchos otros servicios. Publicidad contextual no asociada al contenido, sino al lugar de conexión, tendría mucho sentido para bastantes temáticas.

Entradas relacionadas:

Etiquetas: , wifi gratis

Microsoft y sus patentes contra Linux

LinuxCada cierto tiempo, vuelve a ser comentado uno de los viejos temores en la comunidad del software libre, que Microsoft (o cualquier otro gigante) comience una guerra de demandas por infringimiento de patentes contra Linux. Esta vez toca porque Steve Ballmer declaró a Forbes que estaría dispuesta a ello «en defensa de sus accionistas».

Aunque de momento parece que las declaraciones de Ballmer están encaminadas a generar Fud, es difícil prever el impacto que tendría una decisión de este tipo. Para empezar, no dejaría de señalar una debilidad a la hora de competir de Microsoft, ante el empuje (tibio eso sí) de distribuciones Linux en el escritorio y su afianzamiento en el servidor.

Además, de ganar alguna demanda de este tipo, podríamos asistir a que en Estados Unidos las distribuciones tendrían que estar «capadas», mientras que en el resto del mundo con sistemas de patentes software más exigentes (a la hora de concederlas) tendrían más competencia en el mercado de sistemas operativos. Un punto interesante a sumar al debate de las patentes software.

Entrada relacionada: HP esparaba un ataque Microsoft contra el software libre con patentes.

Vía Slashdot.

Google y la patente de los anuncios Click-to-call

Google continúa su preparación para el nuevo «terreno de juego», la telefonía móvil. Por un lado tenemos la salida de una versión de su Google personalizado para móviles (vía Telendro) y por otro su solicitud de patente de los anuncios Click-to-call. La idea es publicidad contextual según lo que estemos viendo en el móvil (ya sea una página con contenidos, una dirección en Google Local) y que al «pinchar» no veamos una página web como en las AdWords sino que realicemos una llamada a la empresa o establecimiento anunciante.

Se trata de extrapolar el mecanismo del Pay per call al mundo inalámbrico, lo cual tiene todo el sentido del mundo: ¿qué mejor sitio donde poner un anuncio que se transforma en llamada que en el teléfono móvil?. Ahora bien, podríamos debatir mucho acerca de lo que es patentable y de lo que no con estos anuncios Click-to-call, ¿extrapolar algo que ya existe y adaptarlo a un terminal de teléfonos es una innovación a proteger?…

Lo cuentan en Clickz, vía Memeorandum.

Más de Google y el teléfono móvil:

Etiquetas: google, pay per call, click to call

Microsoft consigue la patente de FAT

Parece que se resuelve un viejo culebrón, Microsoft ha conseguido que le concedan la patente del sistema de ficheros File Allocation Table (FAT) en Estados Unidos (vía News.com). FAT era el viejo sistema de archivos de Dos que se convirtió en un estándar de facto gracias a la omnipresencia de los sistemas operativos Windows, que lo continuaron utilizando. Así encontramos FAT en tarjetas de memoria, en los pendrives y compatibilidad con el mismo en casi todas las distribuciones Linux.

Que Microsoft haya conseguido la patente de FAT es un problema. Microsoft ya ha anunicado que van a licenciar su uso por terceros y que la cantidad que va a cobrar a los fabricantes no es desmesurada (en el sitio oficial informan de que serán 25 centavos de dólar por unidad). Queda el tema de Linux, claro. Si no recuerdo mal (por favor, recticaciones serán bienvenidas) el soporte de FAT en Linux se hace en el kernel (el vFat) y el Kernel de Linux es GPL y la GPL es incompatible con tecnologías sujetas a patentes. ¿Conclusión? Pues que el soporte de FAT deberá ser sacado del núcleo de Linux, al menos en Estados Unidos.

En fin, pocas veces queda tan claro por qué es importante el uso de estándares abiertos y evitar los monopolios. Que FAT se convirtiera en un estándar de facto hace que todos los fabricantes de tarjetas de memoria tengan que pasar por caja de Microsoft, el uso de otro sistema de ficheros hoy día no es una opción real (exigiría a los usuarios instalar un soporte adicional para ext si este fuese el elegido). Para los fabricantes puede que no sea un gran descalabro visto lo que van a pagar a Microsoft (bueno, al final lo pasarán al precio del consumidor final), pero para el software libre – no sólo Linux, pensemos en la cantidad de liberías GPL que usan FAT – las patentes se siguen mostrando mortales de necesidad.

Etiquetas: microsoft, fat, linux

Google Automat y los anuncios clasificados

google-basePues parece que el rumoreado servicio de anuncios clasificados de Google tiene visos de hacerse realidad y encima está ¡pendiente de patente!. La idea es un servicio que se llamaría Google Automat y que permitiría crear anuncios de productos al usuario, creando una página única para el producto y anuncios «AdWords» asociados a él. Para redondear la jugada, entraría en escena su sistema de micropagos «Google Purchases» (del que ya hablamos cuando se pensaba que se iba a llamar Google Payment).

La verdad es que leyendo la patente (upsto.gov) y la información que se ha publicado sobre este Google Automat (Internet News, vía Telendro), no me queda demasiado claro donde Google va a poner el negocio. ¿Cobrar al anunciante? Lo veo difícil existiendo ebay, ¿cobrar al anunciante si genera AdWords? Lo mismo que antes, la mayoría de los usuarios no estaría dispuesta a desembolsar dinero por un servicio que es gratuito en el resto de páginas del sector. Queda la fórmula de situar publicidad contextual en los anuncios clasificados, pero eso equivale a plagar la página de mi producto con ¡información de la competencia!. El último eslabón es cobrar comisión por los pagos con Google Purchases como hace Paypal. Esto sí que tendría más sentido y permitiría a Google diversificar ingresos más allá de la publicidad.

Etiquetas: google purchases, google base, google automat

Google y la patente de la búsqueda personalizada

Google Reader¿Sigue siendo los chicos de Google los buenos de internet? ¿Qué buscan realmente con su acercamiento al escritorio y con productos como Google Reader sin un modelo de negocio claro? Quizás la patente solicitada por Google podría ayudarnos a responder a estas preguntas. Podemos leerla completa en uspto.gov y en una primera traducción trata de «personalización de la ordenación de resultados de búsqueda basada en el perfil del usuario». Este perfil del usuario Google lo contruiría mediante los anuncios en los que pincha y el uso de aplicaciones de la casa (Google Reader, Google Desktop, Google Earth), además de su histórico de búsquedas y clicks en resultados (ya utilizados en el Search History).

Múltiples aplicaciones y servicios de los que extraer el perfil del usuario. Ya comentamos hace bastante que un agregador de canales RSS podía ser la llave en la búsqueda personalizada (Google y el agregador RSS en GMail II), pero pasado el tiempo el arsenal de Google ha ido mucho más allá de lo que podríamos imaginar, ¿qué tal un openoffice modificado para seguir los enlaces en textos que pinchamos?.

Pero el tema que me preocupa es el de la patente. Obviamente lo que quieren patentar es el algoritmo, algo que podría derivar en un monopolio de las búsquedas personalizadas. Obviamente si Google posee la patente de reordenar los resultados según el perfil de usuario, le es concedida y la usa contra sus rivales (ese sería el paso «más evil de todos»), apaga y vámonos, adiós a la competencia: de Google serían los servicios y productos encargados de «modelarnos» y la misma empresa la única encargada de encontrar resultados adaptados a nuestros intereses. El resto de competidores deberían pagar a Google o resginarse a la época de los algoritmos genéricos para todos los usuarios, que en pocos años tocará a su fin.

Vía Search Engine Journal, vía Scoble.

Tags: google reader, google, google personalizado

Microsoft pierde frente a Eolas

internet_explorerY es una muy mala noticia. Se hace necesario refrescar la memoria para recordar el muy comentado «caso Eolas«. Eolas es una empresa nacida del seno de la Universidad de California que patentó una tecnología que permite a los usuarios acceder a programas interactivos incluidos en páginas web, a través de plug-ins o applets ejecutados desde su navegador. El problema estaba en que al concederse esta patente, todos los navegadores la infringían: Mozilla, Konqueror, Opera, Safari, Firefox… e Internet Explorer. Los muchachos de Eolas pusieron el ojo, idiotas no son, en la empresa de Gates y le sacaron en un juicio 521 millones de dólares. Claro que la historia no acabó ahí. Microsoft, que va camino de tener más abogados que ingenieros, recurrió y consiguió que se invalidara la patente de Eolas y con ella el pago de la indemnización, pero es no era el final feliz de la historia. La patente pasó a un estado de «estudio en profundidad» y ayer se hizo público que la oficina de patentes de Estados Unidos le había otorgado validez (News.com).

¿Qué pasara ahora? Probablemente Eolas intentará sacar más dinero a Microsoft, pero también puede comenzar a pedir royalties a otras empresas: Opera, Apple… y Mozilla. Todos los navegadores infringen su flamante patente y la amenaza se cernirá a partir de ahora sobre todos ellos. Y es que la patente de Eolas es un ejemplo de lo que no debería estar permitido patentar, consiste en los mecanismos para gestionar objetos embebidos en documentos web y tratarlos con el plug-in adecuado en función del tipo de objeto. Se trata de una sofisticación, concretada eso sí en el marco de la navegación web, del concepto de librería o software modular, en el que una aplicación, en este caso el navegador, utliza código externo según distintas circunstancias. Un ejemplo claro de por qué las patentes software aniquilan la innovación y estrangulan a los proyectos que realmente suponen un progreso.

internet explorer,eolas, microsoft

Prohibido rellenar los cartuchos de impresora Lexmark

… en Estados Unidos. Un tribunal norteamericano ha fallado a favor de Lexmark en su demanda contra una empresa dedicada a la reutilización de cartuchos de tinta para impresoras (véase Corante vía Hispamp3). En este caso confluyen diversos aspectos que muestran a las claras la cada vez mayor tendencia a decidir por los usuarios finales con vista a abortar posibles usos de la tecnología que no redunden en mayor facturación.

Así en el caso de reutilizar un cartucho de tinta Lexmark según la sentencia se incumple el acuerdo que se establece al aceptar sus condiciones de uso, que vienen a ser que sólo puede ser utilizado una vez y por lo tanto no cabe relleno posible. Es más, el usuario comete una violación de patente y la empresa de reciclaje en inducción de la misma.

Al igual que ocurre con las canciones con DRM o con los equipos hardware que son una plataforma cerrada, el objetivo es que quien haya comprado un producto ya no sea su dueño, sino que posea una licencia restringida de su uso, idea proveniente del mundo del software. Así, ya no compramos discos, alquilamos canciones; no compramos una consola de videojuegos, tenemos una máquina que ejecuta sólo lo que el fabricante controla. Y esto sólo es el principio, los candidatos a sustituto del DVD (Blu-Ray y HD-DVD) tienen esta idea como primer principio de diseño.

Como siempre, no hay que importar conclusiones: la ley norteamericana sólo es válida allí, pero las multinacionales que nos regalan estas prácticas no van a parar hasta conseguir globalizarlas.