Google: «la piratería es un problema de disponibilidad y precio»

House of cards

Torrent Freak recoge las alegaciones de Google ante el gobierno australiano en el proceso legislativo «anti piratería» en el que se encuentra:

Creemos que hay evidencia significativa y creíble de que la piraetría es sobre todo un problema de disponibilidad y precios. Queremos alentar al Gobierno a promover nuevos modelos de negocio y un mercado libre para la compra legal de contenidos.

No voy a quitar la razón a Google – de hecho es la tesis que muchos llevamos años apuntando – pero creo que aproximación a la variable «precio» es incompleta.

De hecho creo que hay un punto en el que los gobiernos y las industrias que les presionan en la legislación de propiedad intelectual saben de sobra que el futuro en internet pasa por ofrecer el contenido y encontrar una fórmula de servicio y precio que convenza.

¿Dónde está el punto de fricción? En el precio y el mantenimiento de ventanas de explotación. De hecho la industria ya sabe que va a ser casi imposible acabar con las descargas y el intercambio, pero sí que puede empeorar la experiencia de las mismas dificultando el descubrimiento (fin páginas de enlaces, fin de los megavideos, cierre de los Series Yonkis, etc…) o creando una amenaza para quien descargue o copie convirtiéndolo en delito (en España todavía no están proponiendo cárcel, pero sí que están matando la copia privada).

A mayor precio a pagar para conseguir la descarga gratis (precio en tiempo de espera, de búsqueda, de peor experiencia) más posibilidades de que la oferta desde la industria pueda plantear el mantenimiento de ventanas (estreno en cines, pay per view, tele de pago… ídem en series) y precios decrecientes en el tiempo pero empezando en un rango alto.

En resumen, sí, es un tema de precio y disponibilidad, pero eso ya lo saben. Lo que están buscando es la forma de que el precio sea alta en la disponibilidad temprana (primera ventana de explotación) y el esquema de intermediarios heredado de la era pre internet (derechos por países, teles como intermediarias, etc..) no se caiga a pedazos.

Unión Europea y enlaces: bien para agregadores, muy mal para páginas de links de descargas

kim dot com

Llevo desde ayer leyendo sobre la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre el caso Svensson. En Genbeta:

Los enlaces que apuntan a contenido que los autores han publicado libremente en Internet (pensemos en Google News) serían los primeros, los legales, mientras que otros que sirven para saltarse protecciones y acceder a otro material publicado sin permiso (pensemos en las típicas páginas de descargas), ya estarían vulnerando lo dispuesto en las leyes.

En el caso Svensson, la página web demandada enlazaba a contenido protegido, sí, pero contenido a que cualquiera podía acceder desde la página web oficial. Es decir, simplemente redireccionaba a los lectores a la fuente original. Esto con las páginas de enlaces no es exactamente así.

Para empezar, el contenido no se ofrece gratuitamente por el poseedor de los derechos de autor (normalmente el que lo sube es un tercero). En esta situación, y al haber un “acto de comunicación pública”, para que el enlace se considere legal tendría que estar autorizado por el propietario de los derechos. Si no hay autorización, se estarían vulnerando los derechos de autor.

Esta lectura me chirriaba al compararla con la que hace Javier de la Cueva:

La respuesta del TJUE es clara: enlazar no supone una infracción cuando las obras enlazadas «pueden consultarse libremente en otra página de Internet».

Las consecuencias de esta sentencia van mucho más allá que la mera relación entre periodistas y páginas web enlazadoras. La resolución afecta a la reforma del Código penal planteada por el Sr. Gallardón, así como a las relaciones bilaterales entre los EEUU y nuestro país.

Tras leerme los puntos de la sentencia, sobre todo teniendo en cuenta el contexto del caso al que se hace referencia varias veces en ella, mi impresión es que la lectura más acertada es la que hacía Genbeta y que reafirman Andy Ramos y Maeztu: buena noticia para los agregadores (si el propietario de los derechos lo cuelga no hay que pedir permiso para enlazarlo), mala para las páginas de enlaces con links a descargas que no han subido los propietarios de derechos.

Relacionado: Contra el Kimdotcomismo

Bitcoin en su momento

Bitcoin

Tengo la impresión de que se esté hablando tanto de Bitcoin y de que su valoración esté fuera de control tiene en parte que ver con la sensación de inseguridad frente a las instituciones económicas tradicionales (caso Chipre, ¿me quitarán mis ahorros?) y también con una ideología que poco a poco se va deslizando y que tiene que ver con la presunción de que «lo no controlado» es mejor porque «no está manipulado a favor de los poderosos».

No correría demasiado rápido para invertir en Bitcoins, de hecho sólo se lo aconsejo a quien se considere un inversor de riesgo o a alguien con mucha curiosidad por la tecnología. Para saber un poco más de lo que hay alrededor de esta «moneda P2P» estamos desarrollando un especial lo más completo posible en Weblogs SL.

Empezaría por la economía alrededor de Bitcoin, donde se fijan los conceptos de qué es una moneda y qué tipo de moneda tenemos entre manos; luego leería sobre lor primeros pasos con ella visto desde un usuario novel, acabaría con el análisis técnico de la seguridad y el anonimato, sólo para los que estén interesados en las tripas tecnológicas

Mañana rematamos con tres nuevos artículos en Genbeta, Xataka y El Blog Salmón este especial sobre Bitcoin, uno de ellos creo que va a interesar mucho (ya actualizaré este post para recogerlo).

Actualización:

El caso Pablo Soto

El caso Pablo Soto está consiguiendo gran atención en los medios y en la red, no todos los días discográficas y Promusicae piden una indemnización de 13 millones de euros a un creador de software P2P. En Soitu publican una crónica detallada del mismo, incluida la tesis de la acusación: si el uso mayoritario de tu herramienta es la de compartir obras con derechos, entonces te estás lucrando de ellas.

Más allá de la búsqueda de un chivo expiatorio – entiendo que han demandado a Pablo Soto porque es más fácil que demandar a las telecos, culpables bajo la misma lógica de la acusación – lo que resulta preocupante es que…. lo tienen ahí, Pablo Soto debería ser una referencia en este país, uno de los mayores expertos en tecnologías P2P por el que la industria de los contenidos debería estar dándose de tortas por fichar para dibujar sus sistemas de distribución de contenidos en internet. Y sin embargo prefieren demandarle para hacerle desaparecer, no sé si buscando intimidar a otros agentes del mundillo del P2P o simplemente incapaces de sumar a sus filas por resentimiento a quienes ven «culpables de su ruina». En definitiva es seguir buscando empeorar la experiencia del P2P, en lugar de plantear fórmulas para ofrecer experiencias de usuario y de valor añadido por las que la gente esté dispuesta a pagar.

Relacionado: Animersion cierra, demanda contra Pablo Soto.

Objetivo: empeorar la experiencia en el P2P

Que la experiencia del P2P de contenidos con derechos se convierta en algo farragoso, obtuso, un gueto en el que lo complicado sea buscar y encontrar. Con eso sería suficiente – piensan los de la «Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos» – para conseguir sus fines y el camino para ello es ir contra las páginas que ofrecen enlaces a estos contenidos. Estas páginas se salvan con el código penal actual porque, aunque tengan ánimo de lucro, no distribuyen ni albergan contenido, sólo enlazan. El objetivo de la Coalición es que haya sentencias tipo Pirate Bay en España y que los operadores corten el acceso a las que se encuentren fuera del país. Desaparecido el modelo centralizado-Napster a Bitorrent se le «mata» acabando con las páginas de enlaces y los buscadores. No hay más que leer las soluciones para seguir descargando contenidos que dan los usuarios de Menéame: todas sonarían a marciano a la mayoría de los usuarios de internet.

Es lo que se desprende de lo filtrado hoy por los medios – Público, Expansión, hace más tiempo en El País – que añaden la solicitud de ir contra los usuarios en sus conversaciones con los proveedores de conexión Redtel. Lo segundo, hasta cierto punto, es una mera pose: al final el gobierno vendrá y nos dirá que ha sido ecuánime puesto que no ha atendido todas las peticiones de la industria y no ha decidido perseguir a los usuarios. De paso, se ahorraría el pequeño problema del derecho al secreto de las comunicaciones. En todo caso, parece que los que negocian el futuro de internet en España – la susodicha coalición y Redtel – están de acuerdo en constituir un órgano inquisitorial llamado «Comisión de Control de Contenidos Digitales», dedicado a decidir a qué páginas se niega el acceso desde España, sin necesidad de orden judicial.

Esta semana ha dado mucho que hablar un artículo de Casciari, terriblemente optimista. El optimismo de Casciari está en creer en que la industria de los contenidos y su ministra trabajan en la mejora de la experiencia del usuario en los servicios que le ofrece para acceder al contenido pagando, algo que parece bastante alejado de la realidad, la apuesta está por empeorar la experiencia a la hora de compartir contenidos en P2P. De hecho me gustaría estar de acuerdo con Casciari – hace tiempo hablábamos que para luchar contra el todo gratis del P2P la clave es ofrecer mejor experiencia al usuario – pero en realidad la nueva ministra no viene a lo que dice ni aunque viniese, está realmente en su mano. Otros comentarios al respecto los han formulado Gonzalo, Gallir o Dans.

Eso sí, el movimiento tendría un coste. No porque haya un operador fuera de Redtel – Jazztel – puesto que al final el gobierno legislará en función de lo que acuerden este grupo de operadoras y la industria de los contenidos (por cierto, curiosa manera de legislar, en una mesa dos partes interesadas y ninguna que defienda los intereses de los ciudadanos); el coste vendría dado por el hecho de que con un marco en el que enlazar a contenido con derechos de autor con ánimo de lucro convertiría a Google en delincuente. A Google y a muchos más servicios online, en fin, la «Comisión de Control de Contenidos Digitales» tendrá mucho trabajo para filtrar la red a la que podemos acceder. A los ISP lo de que haya menos P2P no les preocupa, el que más y el que menos, tiene interés en hacer negocio con contenidos (desde los Imagenio hasta el P4P) y piensan – con buen criterio – que la mayoría de los usuarios no renunciará a internet aunque no haya P2P.

Esta es la disputa que creo que vamos a tener los próximos meses. Gobierno, Redtel e industria de los contenidos jugando a una especie de «poli malo y poli bueno», en el que al final se perdonaría a los usuarios – clientes de todos, votantes – y se perseguiría a las webs de enlaces, que son muchos menos y a los que sólo – entienden – daría apoyo una minoría internauta, preocupada por aquello tan irrelevante de que un órgano administrativo cierre páginas y de que sean dos industrias las que realmente legislen.

Pirate Bay condenados

The Pirate BayLos responsables de The Pirate Bay declarados culpables, cada uno de los cuatro sentenciados a un año de prisión y a una indemnización cercana al millón de dólares. Habrá que esperar a saber si cabe recurso, si deberán cumplir las penas directamente o qué pasará con tracker tras esta condena al estar algunos los servidores fuera de Suecia. Más información al respecto en la BBC y en Torrent Freak.

Es seguro que esta condena será utilizada por las gestoras de derechos y la industria como una bandera de la «ilegalidad» en la que incurren los trackers como The Pirate Bay. Por mucho que hablemos de una sentencia en el sistema jurídico sueco, asistiremos a una mezcla de esto con el canon, la ley Hadopi y las condenas en nuestro país tal como un penoso artículo de El País, empeñado en su campaña particular a favor de la criminalización de los ciudadanos que usan P2P, ha hecho hoy. En todo caso, un duro golpe para los trackers que, ante todo, puede reforzar el efecto intimidatorio de las demandas del que ya vemos algunos ejemplos, como es el caso del autoinculpado en España que analizó David Bravo.

Una ministra del siglo pasado cuando necesitamos innovación

Baner anti Sinde

Aunque me preocupan mucho más los temas relacionados con otros ministerios, lo cierto es que la elección de Ángeles González-Sinde como ministra de cultura ejemplifica el despropósito de este y otros gobiernos a la hora de afrontar y asumir lo que significa internet.

Desde que tengo uso de razón llevo oyendo a políticos – locales, regionales, nacionales – hablar de «apuesta por la innovación y el I+D+I», «por internet y la sociedad del conocimiento», traduciéndose ello – en los mejores casos – en la subvención de eventos y programas en los que lo más importante era la foto. El problema fundamental que tenemos con internet y con el P2P, en contra de lo que piensa este gobierno, es que Napster, eDonkey, Kazaa o Bittorrent no se crearon en España. Como tampoco lo hicieron Youtube, Joost, Skype, Last.fm o Spotify.

Ese es el problema con el P2P en España, que las grandes innovaciones que está permitiendo este conjunto de tecnologías y las ideas que hay detrás de ellas, así como los nuevos negocios que están engendrando nos llegan de fuera; el problema es que la industria de los contenidos ante un cambio radical e inevitable acude al poder para perseguir modificar leyes y subvenciones en lugar de adaptarse, que a los pocos que se atreven a hacer propuestas realmente innovadoras, no se les ayuda.

Claro que deberíamos preocuparnos más por la educación y la economía, pero la incorporación de Ángeles González-Sinde al gobierno ya basta para entender en qué manos estamos. Y con este panorama, se incorpora una ministra de Cultura que quiere llevarnos al siglo pasado.

Algunos enlaces sobre el tema:

Francia aprueba la ley Hadopi de los tres avisos

Apenas un breve apunte para confirmar que Francia ha aprobado la ley de los tres avisos, por la que se creará la «alta autoridad de protección de derechos sobre internet» (Hadopi, Haute autorité pour la diffusion des œuvres et la protection des droits sur Internet). Será la encargada de notificar a los «sospechosos de descargas de contenidos con copyright» de que cesen en dicha actividad y de decretar la cancelación de su conexión a internet en caso de entender que su petición no ha sido atendida.

A pesar de la tibia oposición del Parlamento Europeo, que aprobó un informe contra la ley de los tres avisos pero no ha legislado en el mismo sentido, el gobierno Sarkozy no ha tenido peros en instaurar la monitorización de las comunicaciones, que una entidad administrativa juzgue y resuelva sin derecho a la defensa y la cancelación del derecho a la información y la expresión a través de internet. En España, el gobierno ya ha afirmado «estar estudiando» la adopción de esta ley Hadopi.

Más información en El Mundo, Ars Technica

Wuala, almacenamiento P2P y Lacie

La verdad es que cuando probé Wuala quedé algo decepcionado, el cliente local hacía aguas en usabilidad y diseño (ahora está bastante mejor), su apuesta por una aplicación local y un applet de Java a estas alturas resulta una rara avis y además no encontré ningún usuario «amigo» con el que compartir ficheros. Ahora que se ha anunciado la adquisició de Wuala por parte de Lacie (TC UK), he vuelto a darle una oportunidad y estoy cambiando de opinión a marchas forzadas: mejor experiencia, mejor usabilidad y mayor convencimiento por mi parte de la validez de su propuesta.

Wuala va de almacenamiento de archivos online mediante un sistema P2P. Funcionalmente está en la liga de Dropbox o Live Mesh, subes tus ficheros desde el cliente local y puedes acceder a los mismos desde cualquier equipo con conexión y un navegador, con la posibilidad de compartirlos con tus contactos. La tecnología que hay por debajo es pariente de los sistemas P2P «personales», la información se reparte entre el resto de nodos del sistema, pero no se comparte indiscriminadamente, sino con una lista de contactos que gestionamos.

Uno sube ficheros que son troceados, encriptdos y distribuidos en los equipos del resto de usuarios de Wuala. Las ventajas de ser P2P es la de articular un sistema por el que se puede conseguir almacenamiento extra «en la nube» a cambio de espacio local y tiempo con el cliente abierto, de forma que otros usuarios puedan aprovechar nuestro equipo. Tampoco tiene las limitaciones de tamaño de fichero de otros basados en streaming puro o mixto como hace Mesh y su lado P2P, va realmente rápido y permite streaming de los archivos. Ofrece también la posibilidad de hacer públicos a todos los usuarios los archivos que subamos, pero antes de que nadie corra a usar esto para compartir los episodios de Lost, comentar que está muy vigilado.

Lacie probablemente juegue una doble carta con la compra de Wuala, reforzar su servicio de almacenamiento online como valor añadido para sus discos duros – ya no compras un cacharro de 1000 gigas, además te haces con bastantes más online – y extender su negocio a servicios, cobrando por almacenamiento extra en Wuala a un coste mucho menor que usando servidores centralizados. No es en el mercado de consumo – un disco duro ahora de un tera no es caro y sufiente a día de hoy para la mayoría de los usuarios – donde creo que tienen posibilidades, sino en el de empresa, con soluciones más completas de sincronización entre equipos. En todo caso, merece la pena echar un vistazo a Wuala, el streming puro, tiene sus ventajas, pero también sus limitaciones y la descarga no está reñida con el acceso desde cualquier sitio.

Redtel ante los internautas y las bajas del ADSL

Las telecos que forman parte de Redtel están ante un problema un problema grave: grupos de internautas capaces de hacer mucho ruido se están organizando ante sus flirteos con las entidades gestoras de derechos y su predisposición a aplicar el modelo de tres avisos francés, basado en espiar las comunicaciones de sus clientes para luego eliminarles el derecho a las mismas si comparten contenidos con derechos (El confidencial / EFE).

Y no lo digo porque un blog o un vídeo articulado sobre los mensajes que ha dejado un pequeño grupo en Twitter sean por si mismos capaces de movilizar, sino porque en muchas comunidades de usuarios avanzados de ADSL, en muchos blogs de tecnología y en todas las redes sociales está corriendo el mensaje como la pólvora: las operadoras de Redtel (Telefónica, Vodafone, Orange, Ono), están dispuestas a aplicar el modelo por que perseguirán y espiarán por usar P2P. Y todos estos a los que llega el mensaje son auténticos influenciadores y prescriptores en el tema del ADSL, son «el amigo que configura el router», el hijo que explica como usar internet a sus padres y el vecino que te explica en el ascensor cual proveedor es mejor y más barato.

Las operadoras de Redtel tienen un problema serio, estratégico ante todo, de comunicación en segundo término. Tienen que decidir si se convierten en la policía de la SGAE, cumpliendo aquello de que los ISP traicionarán a los internautas en cuanto puedan entrar en el negocio de los contenidos. Ante esto hay dos salidas para ellos, echar atrás y renunciar a acuerdos con SGAE y cía o presionar al gobierno para que legisle a favor de éstas y poder decir «que les obligaron». Un escenario por el que sólo ellas cuatro apliquen el sistema de tres avisos sería un suicidio en toda regla.

El problema de comunicación tampoco es baladí, lejos quedan los tiempos en que los grandes medios escondían posicionamientos como la llamada de exgae a darse de baja de los operadores de Redtel. Los esfuerzos de publicaciones como el País para crear un clima favorable a establecer medidas de control de las comunicaciones de los ciudadanos han resultado infructuosas. Teléfonica corrió en dar marcha atrás en su campaña «contra las descargas ilegales», consciente del daño que le estaba haciendo posicionarse en el discurso de la SGAE. En definitiva, lo más probable es que ahora tengamos la callada por respuesta a la espera de que el Ministro de Cultura venga a solucionar «el problema» vía ley de avisos.