Opera en la segunda guerra de los navegadores

OperaOpera es el contendiente más atípico de esta segunda guerra de los navegadores. Junto a Firefox es el único no controlado por una gran compañía (no cuento a Konqueror ni Flock en esta contienda), difiriendo en su estrategia: software propietario y estar presente en todas las plataformas posibles. De hecho, este último aspecto es el gran valor de Opera, en los ordenadores personales (Windows, Linux y Mac, pero también en Solaris y FreeBSD), en los móviles (Mini y Mobile), en las televisiones, en las consolas… la apuesta de Opera es la estar disponible en cualquier «cosa» que pueda navegar por la web.

En lo técnico, hay que reconocer a Opera el hacer productos notables. Opera 9.5 es bastante bueno y Opera Mini es de lo mejorcito para navegar en movilidad. En cumplimiento de estándares suelen ir a la cabeza, acostumbran a ser bastante innovadores a la hora de incluir funcionalidades (integración de cliente para Bittorrent por ejemplo, ser el primer navegador el primer navegador de los grandes que añadió pestañas) y además es un navegador bastante rápido. ¿Se nota que me gusta Opera, verdad?

Ahora bien, en lo que a cuota de mercado se refiere, no puede presumir de ser un producto de masas. En Febrero de este año no llegaba ni al 1% (marketshare.hitslink.com), aunque hay países como Rusia en los es de los navegadores más utilizados.

Pero volvamos al punto clave con Opera, estar en todas las plataformas, por muy cerradas que sean, la que es su gran baza. Esta relacionado íntimamente con su capacidad de hacer negocio: tienes una plataforma cerrada (la tele, una consola) y quieres añadirle navegador ¿con quién puede contar? Firefox y demás proyectos libres no van a entrar, ¿Microsoft, Apple?… pues finalmente optas por Opera, al que siempre ha gustado cobrar por el navegador. De hecho, Opera evolucionó de ser el último que cobraba por licencia a un modelo «adware» y acabar siendo en el navegador de PC gratuito, con ingresos a partir de la publicidad por las búsquedas hechas desde su caja. Con su versión «empotrada» en dispositivos cerrados, Opera puede cobrar al fabricante o ir a modelos como el de la Wii, en la que el navegador no es gratis (aunque al principio lo fuese). Opera intenta reforzar su ubicuidad con funcionalidades que exploten su presencia multiplataforma, como el interesante Opera Link.

En definitiva, un actor muy interesante y con una estrategia algo diferente a la del resto en esta segunda guerra de los navegadores. Confieso que siempre he tenido cierta debilidad por Opera, aunque mi equipo siempre acabe con el rol de «navegador secundario» por mi dependencia del genial ecosistema de extensiones de Firefox.

Sitio oficial, más información y descargas en: Opera.com

Antes en esta misma serie:

Opera contra Microsoft por no seguir los estándares en Internet Explorer

OperaDemanda de Opera contra Microsoft ante la Unión Europea por no seguir los estándares en Internet Explorer y por integrarlo en Windows. El segundo argumento es de sobras conocido, es el mismo por el que la UE condenó a la empresa de Redmon a una fuerte multa y a sacar Media Player de Windows, además de causarles problemas en Estados Unidos por temas de monopolio.

Lo verdaderamente interesante está en la acusación que ha hecho Opera: Microsoft sabotea los estándares forzando la incompatibilidad del navegador dominante en la red, Internet Explorer, y por tanto perjudicando a quienes si los siguen, que observan como los creadores de webs optimizan sus páginas para el navegador de Microsoft y no funcionan correctamente. Los detalles, en la nota de prensa. Lo que Opera solicita a la Unión Europea es que fuerce a Microsoft a sacar Explorer de Windows (algo que dada lo integrado que está no se antoja muy sencilla, aunque se conformarían con que ofreciesen otros navegadores preinstalados) y que obligue a Microsoft a seguir los estándares web.

Uso de estándares abiertos por imperativo legal para asegurar la interoperabilidad. ¿Qué puede argumentar Microsoft en su defensa? Que hay un factor importante a la hora de exigirlos en un navegador: la compatibilidad con la web que ya está hecha. Y no sólo me refiero a páginas para usuarios «de consumo», hay mucha intranet corporativa web que es compatible con versiones antiguas de Explorer… es un mal que se lleva arrastrando desde hace mucho y «cortar por lo sano» es complicado. Es un argumento aceptable, pero cuando se saca una nueva versión como Internet Explorer 7 existe tiempo suficiente mientras es adoptado para que las empresas retoquen sus páginas y se adapten que funcionen en todos los navegadores.

En todo caso, vamos a tener caso «Opera contra Microsoft para rato».

Más información en R/W.

Opera 9.5 y Opera Link

OperaEscribo esta entrada desde el flamante Opera 9.5 beta, que desde ayer está disponible para descarga. Opera tiene dos ventajas respecto a sus rivales: un motor bastante bueno gracias al que ofrece un rendimiento bastante bueno (rápido y sin que se coma la memoria) y una apuesta radical por la multiplataforma, desde Linux hasta los Sony Bravia, la Wii y los distintos sistemas operativos para móvil.

De hecho, es esta cualidad la que quieren explotar con Opera Link, un sistema mediante el cual podemos sincronizar online los marcadores, el speed dial y la barra personal. A priori la idea no es mala, pero tampoco adolece de puntos débiles. De entrada es cerrada para ser sólo usada desde navegadores Opera y la segunda es que las webs que son importantes para mi en el escritorio de mi ordenador personal no son las mismas que las que prefiero tener accesibles desde el móvil.

En las primeras horas con Opera 9.5 beta sólo he echado de menos dos funcionalidades que tenía integradas en mi Firefox: la herramienta de traducción que ofrecía la barra de Google y el corrector ortográfico automático. A pesar de que Opera es también extensible, lo cierto que no hay color entre la comunidad que desarrolla extensiones para Firefox y la que lo hace para el navegador noruego.

Por lo demás, merece la pena echarle un vistazo a este gran navegador. La descarga se puede hacer desde Opera.com (recordar que es una beta y está solo en inglés) y hay una explicación a fondo de las novedades en Genbeta.

Opera en los Sony Bravia

Sony Bravia

Ya hemos hablado por aquí del Sony Bravia Internet Video Link, un módulo que permite a los televisores de gama alta de Sony acceder a vídeo procedente de internet, de momento en Estados Unidos. Opera ahora anuncia (opera.com) que proveerá de tecnología de navegación para el acceso a los vídeos desde los Sony Bravia.

El negocio de Opera

Hay algo que realmente han hecho bien los nórdicos de Opera y es el pasar de un modelo de negocio de pago por uso de su navegador (hasta hace un par de años la versión gratis venía con publicidad) a otro en el que se ha especializado en llevar el navegador a cualquier dispositivo. Desde móviles hasta consolas, passando por electrodomésticos: si mañana la nevera incorpora un navegador para comprar en el super lo que vaya escaseando, a buen seguro que Opera estará ahí.

La apuesta de Sony

la pugna es convertirse en el interfaz entre el usuario y los contenidos de vídeo. Lo que la fórmula «iPod + iTunes» ha conseguido en la música, aunque en este caso no es tan sencillo. Los usuarios consumen televisión en el salón de cada, por lo que una fórmula 100% internet no vale. Por otro lado no es posible ignorar el «fenómeno Youtube», los vídeos generados por los usuarios y el vídeo bajo demanda como tendencia para los internautas. Sony Bravia Internet Video Link intenta un equilibrio entre los distintos factores, está en el salón y a la vez permite acceder a un listado cerrado de proveedores de vídeo por internet. Este último factor – el ser un conjunto cerrado y controlado por Sony – es lo que en el futuro podría permitirle «rentabilizar» la apuesta y lo que hace que uno no vea con buenos ojos el intento.

Opera 9.2 con Speed Dial

OperaLa verdad es que la principal novedad de Opera 9.2 no es que sea demasiado estimulante. Se trata de Speed Dial (Genbeta), consistente en tener una colección de nueve página faritas a las que podemos acceder cada vez que abrimos una nueva pestaña (aparecen con una imagen de las mismas) o siempre que queramos con Ctrl+Número. También podemos escribir en la barra de navegación el número de la página dentro de la colección y voilá, Opera 9.2 nos lleva a ella.

Una vez cogido el truco, Speed Dial resulta bastante usable, aunque tampoco es nada que Firefox no pueda tener dentro de dos semanas en forma de extensión (de hecho veo esta funcionalidad más interesante para los móviles, donde es más fastidioso escribir direcciones). Eso sí, es una buena excusa para recomendar otra vez ese excelente navegador que es Opera 9: rápido, respetuoso con los estándares, limpio, estable y con un consumo moderado de recursos.

Como curiosidad añadir que Speed Dial tiene su propia caja de búsqueda, aunque esta vez es de Yahooo y no de Google como el buscador integrado en el navegador. Nuevos ingresos para Opera…

Sitio oficial y descarga, Opera.com.

Deepfish, navegador web para Windows Mobile

DeepFish

Nuevo navegador de Microsoft para Windows Mobile, lo han bautizado como Deepfish y la información está en Labs Live (requiere invitación para descarga y es un software que no llega ni a beta). Apenas unos días de que anunciaran ese «spin off» de su tecnología Zenzui, ponen en el mercado este navegador cuya objetivo es acercarse a la experiencia de navegar desde el ordenador apostando por el zoom en las páginas web para ello.

Al igual que iPhone con Safari, la idea tras Deepfish es la de páginas web no adaptadas al teléfono, sino adaptar el navegador en el celular para acceder a las páginas web originales. Una pantalla de gran tamaño (al menos para un móvil) y la posibilidad de hacer zoom sobre las partes que nos interesan son las dos vías que se utilizan para ello. Y no sólo se trata de visualización, Deepfish no carga la página completa al principio, sino que ofrece un «thumbail» inicial y va descargando según hacemos zoom.

Con Deepfish para Windows Mobile podemos asistir a una «guerra de los navegadores en el móvil». El otro contendiente sería, en este caso, Opera, aunque tampoco debemos olvidarnos de Camino ni de Safari, aunque éste como en los ordenadores sólo esté disponible en los productos de Apple. Nokia mantiene su propio navegador sólo para Symbian.

Una objeción respecto a Deepfish que no es trivial: en Microsoft afirman que requiere uso de su tecnología en el servidor para poder aprovechar sus características. Esto lleva a que no es un «navegador neutral» sino que necesita imponer tecnología Microsoft en el servidor de páginas para funcionar. Mientras esto sea cerrado y de pago, Deepfish juega en contra del usuario y de los creadores de contenidos, no es un navegador web, es una navegador para sitios realizados con un determinado software.

Lo comentan también wwwhatsnew y Genbeta. En on10 tienen un vídeo.

Firefox 3 y las aplicaciones web offline

firefoxLa última generación de navegadores – Firefox 2, Explorer 7 y Opera 9 – no ha sido lo que se dice una revolución. Firefox 2 traía más novedades en las tripas que de cara al usuario, con una moderada mejora del rendimiento y del consumo de memoria; Opera 9 ha dado algunos pasos más para confirmar que es un gran navegador y, finalmente, Explorer 7 ha supuesto la puesta al día del navegador de Microsoft en lo que a funcionalidades básicas se refiere.

Pero de la próxima generación sí que hay que esperar grandes cosas. El navegador como plataforma sigue siendo un factor de limitación respecto a lo que se puede hacer en la web: son fuente de problemas de seguridad, no permiten trabajar desconectados con los nuevos servicios y limitan mucho los interfaces de usuario. Ante eso ha surgido el tema de las Rich Internet Applications con WPF/E y sobre todo Apollo como alternativas al navegador desde el escritorio. En los planes de Firefox 3 está el dar soporte a las distintas aplicaciones web tipo Google Docs para permitir el trabajo «offline», poder descargar los datos y modificarlos en local de manera que no haga falta estar siempre conectado para utilizarlas.

Esta propuesta de Firefox 3 se habilitará merced a la integración en el navegador de la base de datos SQL Lite y mediante una API (lo que implica que los servicios que quieran aprovechar el trabajo offline con Firefox 3 deberán ser adaptados para utilizar dicha API).

Permitir aplicaciones web offline en Firefox 3 trae varias discusiones consigo. La primera de ellas es el debate del «sistema operativo en la web» (expresión que no me gusta nada, en la web no hay sistemas operativos, hay emulaciones de escritorio). Con el refuerzo de un software multiplataforma como Firefox 3 como centro de la actividad para los proveedores de soluciones basadas en SaaS – Software as a Service – el sistema operativo pasaría a ser menos relevante (si lo puedo hacer en Firefox, lo puedo hacer en cualquier sistema operativo). Tenemos también el problema de la compatibilidad y la estandarización, que el resto de navegadores que deseen incluir trabajo offline no obliguen a los creadores de servicios en la web tener que reprogramarlos dos veces.

Por último está la competencia entre dos paradigmas, el que presenta Apollo para llevar la web al escritorio o esta tendencia ya existente – y que Firefox 3 vendrá a reforzar – de llevar el escritorio a la web. Este último parte con la ventaja de que ya hay millones de Firefox instalados, el primero con la de mayor integración con elementos del sistema operativo y – presumiblemente – permitir interfaces más complejos. Se espera la primera versión Alpha beta de FF3 para primavera.

Más sobre FF3: OpenId en Firefox 3.

Fuentes y más información: Yahoo News, R/W web, TechAddress, 901am.

Opera en la Wii

Nintendo Wii

Opera en la consola Nintendo Wii. Se trata de una versión de prueba, con bastantes limitaciones pero interesante por muchas razones. Para empezar porque es una buena noticia que un excelente navegador como Opera tenga su sitio y demuestre su calidad en dispositivos «no PC». Además postula a la Nintendo Wii como algo más que una consola, camino tomado por Sony (PS3 como alternativa al ordenador personal) y por Microsoft (descarga de alta definición en XBox). Y por último, en lo que llevamos llamando desde hace tiempo «la guera por el salón de casa, la Wii permite acceder a los sitios para compartir vídeos de la red (Youtube) y similares.

Navegar desde la consola no deja de tener sus dificultades: la ausencia de teclado para el usuario, la ausencia de disco duro para el que desarrolla el navegador. Además de que una cosa es navegar y otra el uso normal de internet (P2P, otros servicios como last.fm, mensajería instantánea). Desde luego que la Wii tenga navegador no es para pensar en la jubilación del ordenador, pero sí que añade funcionalidades interesantes a la máquina más cercana al televisor de casa.

Más información en : deambulando, PyD y unos vídeos de como funciona en VidaExtra.

Opera 9 final

OperaPues ya tenemos Opera 9 final, la última versión del mejor navegador que hay hoy por hoy en el mercado (vía Genbeta).

Personalmente algunas de las novedades a mí me sobran, como el hecho de ser un cliente de BitTorrent o los «widgets» o miniaplicaciones para el escritorio. Lo que encuetro más valioso de este Opera 9 final es conseguir un navegador respetuoso con los estándares (test Acid 2, CSS 2 y parte de CSS3, SVG…), rápido, ligero y muy usable. De hecho Firefox 2.0 integra muchos elementos ya presentes en Opera y que en el navegador libre sólo se conseguían mediante extensiones.

Precisamente es en las extensiones donde Firefox es muy superior a Opera. Éste las tiene (las llaman user.js y puedes encontrar un buen montón en Userjs.org), aunque hay reconocer que no hay color y ahora con Google trabajando ¿para? Firefox…

En cualquier caso un producto software excelente este Opera 9.

Descarga: Opera.com.

Entradas relacionadas:

Opera 9 viene pisando fuerte

OperaOpera 9 es software propietario. Hasta ahí las objeciones que algunos (quienes creemos que el modelo de software libre tiene ventajas intrínsecas para el usuario) podemos hacer a esta estupenda beta de Opera 9.

¿Qué encontramos en ella? Un navegador rápido, qué digo rápido, un bólido a la hora de renderizar las páginas. Y ligero. Con las mismas pestañas abiertas, ocupa dos tercios de la memoria que exige Firefox 1.5 en Windows (medido a ojo tras algunas observaciones, no es un estudio serio). Falta por comprobar la estabilidad, con apenas unas horas de uso no puedo sacar demasiadas conclusiones, pero Opera ha sido tradicionalmente estable.

Pero eso no es todo. Opera 9 trae un montón de funcionalidades interesates integradas. Desde el soporte de BitTorrent, hasta su muy útil «salvado de sesiones», sin olvidar el anti-pishing integrado, el lector de canales RSS y la novedad de incorporar Widgets.

Cierto que todo esto se puede hacer con Firefox 1.5 utilizando extensiones (hasta Explorer 7 el navegador de Microsoft juega en segunda división), y que el tema de los widgets no lo encuentro demasiado interesante, existiendo Netvibes, Windows Live, Konfabultor y Google Home Page, pero Opera 9 es el mejor navegador sobre Windows que hay en el mercado (única plataforma en la que he podido probarlo, descargas en la página oficial). El problema de este gran producto es que cualquier característica que presenten como novedosa acaba apareciendo más tarde o más temprano en Firefox en forma de extensión, merced a la impresionante comunidad que éste tiene detrás.

Por velocidad, consumo de recursos y usabilidad en el manejo merece la pena echarle un vistazo. Sólo queda esperar que Firefox 2.0 esté a la altura.