Opera Unite, un servidor en el navegador

Opera Unite

Opera había prometido que hoy iba a «reinventar la web» y lo que ha presentado es, ciertamente, digno de ser comentado. Se trata de Opera Unite, una versión de su navegador web que no es sólo un cliente «para navegar» sino que ofrece también un servidor y que me está encantando. ¿Para qué puede servir eso? Tal como lo han planteado en Opera, para poder ofrecer desde nuestro equipo servicios e intercambiar información con otros usuarios ¿Quiero enseñar fotos a contactos o públicamente? ¿Compartir música, trabajar en un documento compartido? Si para todo ello preferimos no subirlo a ningún servicio en la web, podemos utilizar nuestro equipo local como servidor a través de una dirección tipo http://my.opera.com/antonello/unite/ y gestionar qué servicios y datos queremos ofrecer y a quién.

Opera Unite es una especie de «monta un servidor web con limitaciones sin tener conocimientos técnicos». Las limitaciones vienen dadas por las aplicaciones que se desarrollen sobre Unite, que viene con algunas preinstaladas (reproductor multimedia, intercambio de ficheros, compartir fotos, un servicio para que los contactos nos dejen notas), pero que también permite que terceros lo extiendan. Ahora mismo se encuentra en versión alpha y tiene bastantes errores y no resulta nada intuitivo a la hora de configurarlo, pero funciona y se puede descargar en labs.opera.com.

Opera Unite

Una primera lectura sobre Opera Unite sería que es una apuesta decidida en pro de una internet distribuida, más similar al modelo P2P que a los grandes concentradores que han tenido éxito en la web 2.0: Youtube, Flickr, Facebook, Digg, Twitter. Claro que hay aspectos centralizados – todo funciona con usuario y con URLs de Opera – por lo que puede existir cierto control de lo que se hace e intercambia (habrá que leer atentamente las condiciones del servicio cuando sea definitivo). Las conexiones finales sí que parece que son punto a punto, pero no hay posibilidades de momento de salir del control de los dominios de Opera.

¿Qué puedo decir sobre Opera Unite? El planteamiento me gusta mucho y abre infinitas posibilidades de montar cosas interesantes sobre él. En términos prácticos trae varios problemas consigo: seguridad será un elemento crítico y tenemos las limitaciones de tener que mantener el ordenador encendido y de ancho de banda de subida, un suplicio en nuestro país. Esperaba que al meter un servidor en el navegador, Opera Unite fuese una apuesta por ampliar el modelo cliente-servidor de HTTP, algo del tipo Gears pero más ambicioso; la opción de Opera ha sido ampliar lo que puede hacer su navegador, así que estamos más que ante una revolución de la web, ante una revolución de Opera. Que no es poco.