De la escasez de programadores y estudiar informática

Interesante el debate que se ha montado acerca de la escasez de programadores en España, con un artículo de Dans y comentarios, entre otros, de Javier Pérez y Galli. Estoy completamente de acuerdo con el punto de partida, es difícil encontrar profesionales cualificados en el desarrollo software y hay multitud de empresas y proyectos «hambreando» encontrar unos cuantos.

Ando en contacto tanto con emprendedores como con los antiguos colegas de la consultoría informática y mi percepción (sería genial contar con un estudio serio sobre esto, ¿dónde están las administraciones cuando se les necesita?) es que hay mayor urgencia y necesidad en los primeros, que buscan un perfil más escaso en España (desarrollo Php o Ruby), que en las grandes empresas y sus granjas de programadores en Java o .Net. También porque los emprendedores buscan más la excelencia (nada de eso de «titulados sin experiencia») y porque existe la percepción en muchos universitarios que lo mejor es «meter la cabeza» en una multinacional y no en compañías que aparentan menos estabilidad (el antológico temor al riesgo patrio).

Aún así, el fantasma del Offshore (el coco hace cuatro años) parece que poco a poco se desvanece: si la tecnología forma parte del «core» de tu negocio, más te conviene tener cerca (las nearshore) al equipo encargado, cuando no en tu plantilla.

Eso sí, cuando algún incauto me pregunta acerca de estudiar ingeniería informática, últimamente siempre le digo lo mismo. Si aspiras a ser un profesional muy cualificado, que aporte muchísimo valor, más allá de controlar un lenguaje e ir tirando, hay toda una carrera por delante. En otro caso, la labor de programador junior/senior puede ser externalizada con facilidad (o al menos ese es el entendimiento desde el «management») si no ya a la India, si a una consultora que no valora y trata a los empleados como se merecen.

¿Están los profesionales del software poco valorados? Al final, es oferta y demanda y el estado del mercado de las TI. Ahora que escasean y el dinero vuelve a internet, todos empezamos a hablar de lo importante que es tener buenos programadores. Hace unos años, los que estábamos aguantando el chaparrón de la caída de las .com, llorábamos las penas en solitario.

Prefiero hablar de «profesionales del desarrollo software» para evitar el manido debate sobre ingenieros, programadores y quién realiza qué en un proyecto. Hasta hace no demasiado me dedicaba al desarrollo software (Java, Oracle, Weblogic, Sybase, algo de web) y programaba al igual que hacía análisis y diseños técnicos. En realidad me consideraba más programador que otra cosa y, la verdad, echo de menos hacer algunas tareas más técnicas ahora que llevo la dirección editorial en WeblogsSL. A ver si encuentro un hueco para no oxidarme.

IBM se hace fuerte en la India

No es un secreto que el mercado laboral informático no levanta cabeza desde el estallido del boom de Internet. A dicha crisis se le ha unido durante los últimos años la llamada deslocalización u OffShore que consiste sucintamente en que las grandes multinacionales del sector se están llevando gran parte de los trabajos de desarrollo software a países como India o China. AOL, Google, Yahoo o IBM son algunas de ellas. En Estados Unidos es de tal magnitud la crisis del sector informático que el offshore se está convirtiendo en uno de los temas estrellas de la campaña por la presidencia entre Bush y Kerry.

Sin embargo parece que el éxodo de puestos trabajos no tiene vuelta atrás. Sin ir más lejos, IBM ha comprado Daksh eServices, una de las mayores compañías indias de outsourcing o externalización de servicios. Este tipo de empresas realizan trabajo subcontratado por otras empresas que son sus clientes. Daksh eServices tiene más de 6000 trabajadores y tiene en su cartera de clientes a empresas de la relevancia de Amazon.

Aparte de análisis macroeconómicos liberales que hablan de la bondad del offshore, lo cierto es que los trabajadores del sector cada vez tienen el futuro más complicado. La consultora Gartner predijo hace poco que para el 2010 el 25% de los trabajos de tecnologías de la información en Estados Unidos habrá sido deslocalizado a un país en vías de desarrollo, con preferencias para la India o China.

IBM augura crecimiento de plantilla

Hasta 15,000 nuevos empleados preveé IBM que contratará en este 2004. La mayor parte irán destinados a las áreas de software y a la de servicos, alcanzando el gigante azul la cifra de 330,000 empleados, la más alta en dicha empresa desde 1991. De ellos ha garantizado que 4500 serán en Estados Unidos, evitando la mala imagen que se están granjeando las empresas que practican el offshore.

Con llevarse 4500 puestos de trabajo a la India, IBM ahorró del orden de 168 millones de dólares anuales. La práctica seguida por otras grandes empresas como Google, Yahoo o AOL ha suscitado una importante reacción en contra y una honda preocupación en el sector, todavía no recuperado de la crisis tras el «Boom de Internet».

Buena noticia por fin con la que empiezan a confirmarse los buenos augurios para el sector de las telecos y las empresas informáticas emitidos a principios de este año. Esperamos que sea la primera de una serie de noticias esperanzadoras para los trabajadores del, cada vez más, alicaído sector de la programación.

Más información: The Register

AOL se lleva el trabajo a la India

Cuando AOL anunció 450 despidos de empleados técnicos en California el pasado 10 de Diciembre, argumentando «movimiento de proyectos a otras instalaciones», todo el mundo sabía que era un plan de offshore para llevar el centro de producción a la India y eso es lo que admitió varios días después el portavoz de la empresa, Jim Whitney.

Añade que el despido de 450 y la apertura del centro de desarollo en Bangalore no tienen ninguna relación, en un intento un tanto ridículo de salvar la imagen de la empresa en norteamerica. AOL se une así a empresas como IBM, Yahoo o Google que han llevado departamentos técnicos a países como India o China.

Una más, y las que están por venir. Esto tendrá un efecto a corto plazo de mayor paro en el sector en Estados Unidos, país productor de software por excelencia, y es un peldaño más en la globalización que permite vender productos producidos en un país empobrecido por una multinacional con mínimos costos e inmensos beneficios a mercados del primer mundo donde a la vez se destruye el empleo de calidad.

Fuente: InfoWorld.com

Reacciones políticas al OffShore

El OffShore consiste sucintamente en llevar el volumen de actividad de un sector al exterior. Típicamente ha sido muy habitual en el sector financiero buscando reducciones contributivas o privacidad en las cuentas, facilitando entre otras cosas el lavado de dinero y otras actividades ilegales. En el sector informático no obstante es un fenómeno reciente: es en los últimos años cuando los gigantes del software se llevan sus centros de desarrollo al tercer mundo, buscando una reducción de costes. Algunos países están comenzando a reaccionar.

De hecho es en Estados Unicos, el mayor perjudicado, donde se está librando la batalla al ser el país donde más trabajo se va a destruir. Para empezar Indiana ha desestimado un contrato de 15 millones de dólares con una compañía india para la provisión de servicios tecnológicos. En Nueva Jersey hay una propuesta de ley para limitar el número de empleados «offshore workers» que puede tener una empresa que trabaje para el estado.

La consultora Forrestes predice que del 2002 al 2015 se moverán alrededor de 3.3 millones de puestos de trabajo de Estados Unidos a otros países. La causa está clara: un programador norteamericano gana alrededor de 80.000 dólares al año, uno indio nunca más de 20.000. Si nos vamos a Rusia o China la diferencia es mayor. Con ello se ahorran costes de alrededor del 40% según la consultora Gartner.

El cambio parece irreversible: el paso lógico en este sistema capitalista-globalizado. El fututo para los trabajadores del primer mundo del sector tecnológico pasa por una especialización en algún otro sector concreto y en el uso de la tecnología por parte de este, o ascender a mandos medios en las empresas pero, lógicamente, no habrá sitio para todos. Las medidas proteccionistas de algunos estados norteamericanos serán apenas una gota en el agua y es que el grueso del trabajo se encuentra en el sector privado, con muy pocas posibilidades reales de que se legisle en contra del offshore.

Más información: New York Times

IBM, Yahoo y Google se llevan el trabajo a Asia

Si primero fue Yahoo que se llevó un centro de I+D a la India, hace poco Google anunció la apertura de un centro de desarrollo también en la India y ahora IBM prepara llevarse 4500 trabajosa Asia, sobre todo a China y la popular India. Mientras que en el primer mundo continúa la crisis del marcado laboral de las nuevas tecnologías, se está produciendo el «boom» asiático.

Sin duda el «paraíso» para estas multinacionales se encuentra en la India, país que además de contar con una alto nivel de informáticos, es angloparlante, lo que da un valor añadido a su mano de obra buena, barata y con pocas exigencias sindicales. China ocupa el segundo lugar en la lista de preferencias a la hora de externalizar el desarrollo de aplicaciones. Estos países, a pesar de contar de algunos peros como la censura de contenidos en la India y también en China.

En España la crisis del sector es algo de sobra conocido para todos los que vivimos de él: temporalidad, sueldos muy bajos e infinitas horas extras. El efecto de la globalización ha sido el contrario del que muchos preveían: en lugar de nuevos mercados a los que exportar tecnología, han surgido productores de la misma ante los que es imposible competir en cuanto a salarios y productividad.

El problema se puede plantear desde muchas perspectivas. Sin caer en xenofobias ni en el egoísmo insolidario, es una situación preocupante. En otros sectores, los gobiernos protegen a sus productores vía subvenciones y restringiendo las cuotas de importación. El hecho de que estas multinacionales aprovechen mano de obra con menos derechos y en muchos casos en países con dictaduras represoras – cuyos pueblos parece ser que no tienen que ser liberados – plantea un debate ético adicional.

El sector informático siempre ha sido conocido por quejarse mucho y por luchar poco, con un grado de docilidad ante el empresariado inédito hasta ahora, quizás vaya siendo hora de que algo cambie.