Open XML planteado como estándar ISO

logo_office_2003.jpgUno de los debates más interesantes de las últimas semanas es acerca de si el formato de Microsoft, Open XML, debe ser considerado un estándar ISO, como ya lo es OpenDocument. El tema no es trivial, cada vez hay más decisiones – acertadas – tanto en las administraciones públicas como en la empresa privada que apuestan por usar estándares «de iure», es decir, aprobados por una organización como ISO. Los formatos de la Office de Microsoft llevan años siendo los estándares «de facto» y hasta ahora no les ha ido mal para dominar el mercado de la ofimática.

Yo no tengo dudas de que el paquete Office es muy superior a todos sus rivales. Y lo digo muy claro, además, me encanta el interfaz de Office 2007, me resulta innovador y muy bien resuelto. Pero también sostengo que las administraciones públicas deben apostar por estándares abiertos, aquellos que cualquiera puede utilizar e incorporar a sus herramientas software y que están controlados por una organización independiente. El conseguir la certificación ISO sería el instrumento que utilizaría Redmon para intentar mantener a los usuarios dentro de sus soluciones, usando un formato cuyo control seguirían manteniendo. En cuanto una administración se planteara exigir el uso de Open Document, los portavoces de Microsoft pondrían el grito en el cielo afirmando que su software implemtena un estándar ISO.

Y es que ya existe un estándar abierto para documentos ofimáticos certificado ISO, y es Open Document. Hay motivos para que Open XML no lo sea también: desde el hecho de que el control del formato seguiría estando en manos de Microsoft hasta la no seguridad de que otras implementaciones no serían demandadas por violación de patentes (Groklaw. La situación deseable es que sólo exista un único estándar ofimático, que podamos intercambiar todos nuestros documentos y que la competencia se establezca a nivel de suite ofimática.

Actualización 01/04/08: Microsoft consigue que Open XML sea estándar ISO.

Más información en Estándares abiertos.

Windows Vista y Office 2007 para descarga

Lo siento si llegas desde un buscador, esta no es una de esas webs que ofrecen links para descargar software, sólo quería comentar la iniciativa de Microsoft de ofrecer la compra de Windows Vista y Office 2007 mediante descarga directa. Lo cuentan en Information Week, se hará a través de los servidores de Windows Marketplace para Estados Unidos y no se aplicará ningún descuento por el hecho de no traer caja y el DVD.

No está mal, sin dejar de ser un simple cambio de modelo de distribución. Eso sí, lo que uno desearía es que Windows Vista permitiese una especie de Synaptic: instalar bajo demanda las funcionalidades que uno necesite y no tener que ceñirse a una de las versiones disponibles. Sería el camino para sacar partido al modelo de venta de software mediante descarga. Con Office 2007 se podría aplicar lo mismo: ya que siguen con el modelo de pagar por lciencia, podrían ofrecer la instalación de sólo parte del paquete ofimático a cambio de reducir el precio.

Zoho, office en el escritorio y la web

zoho logoSi hablamos de ofimática 2.0 o de ofimática a través de la red sin duda hay que hacer referencia a Zoho, que tiene la «suite» más completa del mercado, incluyendo algunas herramientas de productividad. Personalmente no me impresiona demasiado, he intentado a veces usar su servicio para presentaciones tipo PowerPoint y la verdad es que – al menos en aquél momento – era lento y no muy usable.

Pero Zoho hoy ha presentado tres lanzamientos interesantes que pueden dibujar el futuro y los límites de estos servicios ofimáticos en la web. Para empezar tenemos una API para poder usar sus herramientas desde otros servicios por internet o desde aplicaciones. Luego han puesto a disposición de sus usuarios un plug-in para Microsoft Office, con lo que podríamos recuperar y guardar los documentos de Word o Excel (PowerPoint todavía no) en la cuenta de Zoho. Por último han sacado una versión «instalable» con Desktopize, una herramienta para llevar al escritorio servicios de internet (ver su blog).

Hay bastantes movimientos alrededor de las aplicaciones web y nuevas formas de entender el escritorio (Parakey puede ser un ejemplo de ello). Lo que de momento parece claro es que el navegador constituye un límite para lo que se puede hacer y tanto estos movimientos de Zoho como el hecho de que propuestas como Second Life corran fuera del navegador son muestra de ello. Por cierto, que lo del plug-in para Office tiene mucho sentido, es lo que pensaba uno cuando oía hablar de Office Live, que finalmente ha acabado siendo una cosa muy diferente.

Google Docs, Zoho… la Office 2.0

googledocsGoogle Docs es el resultado de integrar Writely y Google Spreadsheets, ofreciendo un punto único de entrada para utilizar las herramientas ofimáticas (textos y hojas de cálculo) de Google. Con la integración no han añadido gran cosa, al margen de tener un buscador único para ambos tipos de documentos que comparten el poder ser compartidos, etiquetados… ya se puede acceder en Google docs, vía Uberbin.

El anuncio lo han hecho coincidir con la conferencia Office 2.0, en la que una de los momentos más esperados será la salida de la beta cerrada de Zoho Virtual Office (web oficial, vía TechCrunch), que promete integrar los más de diez servicios que ya ofrece Zoho y que van desde un editor de textos hasta otro de presentaciones, pasando por «un basecamp» para la gestión de proyectos. La idea es ofrecer un entorno de colaboración en la red para el trabajo en grupo con un punto de acceso común. Probablemente es, de todos los que se han metido en esto de la ofimática online, el que más ha avanzado, aunque no todo el monte es orégano, crear una presentación con Zoho Slide es muchísimo más lento que hacerlo con software instalado.

Uno que está en camino, Google Docs y otro que lleva más camino andado. Lo interesante será ver si el primero imita el modelo de negocio del segundo, cobrar por más espacio y funcionalidades extras que no trae la versión gratuita. Para Google sería una modificación de su tendencia a ofrecer productos gratuitos universalmente y conseguir ingresos por publicidad. Sin embargo, mucho queda por mejorar en las «office online» para esperar cobrar a los usuarios. Sin soporte, sin una solución técnica sobresaliente y sin aportar más valor, difícilmente van a lograr que muchos pasen por caja.

Google Office para las empresas

Google Apps for Your Domain es el nombre de paquete en el que están GMail, Google Calendar, Talk y Pages Creator y que se presenta como una solución para la empresa (bueno y para particulares u organizanciones con dominio propio) en la que las herramientas y los datos están en servidores de Google.

Google se adentra así en los terrenos de Microsoft, no ya por la naturaleza de su solución (compite más con Office Live que con la Office o un SharePoint Server, que hoy por hoy son muchísimos más potente que Google Apps for Your Domain) sino por el segmento al que se dirige: compañías que precisan de herramientas de colaboración y por el modelo de negocio, de entrada es gratuito pero anuncian que habrá versiones más potentes de pago.

Esto es sólo un tímido comienzo, en pocos meses se espera que integren Writely y Google Spreadsheets. Este servicio hoy por hoy es adecuado apenas para pequeñas empresas y organizaciones poco exigentes en cuanto a necesidad de herramientas, le faltan todavía mucha integración y una API que permita integrar el resto de los sistemas de la compañía con él. Sin embargo apunta a algo realmente interesante, el final de la época del monopolio de Microsoft Office en la empresa.

La información está en google.com/a/ (vía Uberbin)

Massachusetts usará OpenDocument con Microsoft Office

logo_office_2003.jpgY parece que con ello pone fin al culebrón del uso de Open Document en el estado de Massachusetts. Hasta cierto punto, Microsoft se sale con la suya, no ha conseguido imponer su formato (el Microsoft Office Open XML), pero sí que su paquete ofimático sea el elegido para los documentos en formato ¡Open Document! (ZdNet).

La razón que se ha esgrimido para seguir optando por Microsoft Office (compatible con Open Document gracias a un plug-in) es que ofrece mejores prestaciones para discapacitados, frente a las otras dos opciones barajadas, OpenOffice y StarOffice.

En cualquier caso es una victoria para OpenDocument y los estándares abiertos. Precisamente ahí radica la ventaja de optar por ellos, en la posibilidad de elegir entre múltiples proveedores. Si el paquete ofimático debe ser libre o, como en este caso, deben primar otros aspectos, es otra discusión que se puede tener a posteriori de elegir un formato abierto. De hecho han renunciado a la ventaja que podría suponer el ofrecer OpenOffice al resto de usuarios y Microsoft Office a los discapacitados que lo necesitasen.

Open Document en Microsoft Office

logo_office_2003.jpgA pesar de que estaba anunciado (incluso lo iban contando por ahí), confieso que algo me ha sorprendido el movimiento de Microsoft al anunciar el patrocinio del Open XML Translator. Se trata de un proyecto alojado en SourceForge.net bajo licencia BSD que servirá para convertir documentos en su Microsoft Office Open XML a Open Document y viceversa. Comenzarán con los de Word, que anuncian para comienzos de 2007, y seguirán con los del resto de la suite ofimática (Vía News.com).

Es una manera de proveer interoperabilidad a través un plug-in instalable en su futura versión de Office 2007. Indudablemente el «caso Massachusetts» ha pesado en que Microsoft coja las riendas de la compatibilidad con Open Document. Ya había un plugin en marcha desde la OpenDocument Foundation, pero en Redmon la posibilidad de ser incompatibles no ya con el estándar ISO sino con el que puede llegar a ser el estándar de facto de muchas administraciones (y ojalá esto ocurra más pronto que tarde) se debe ver como el peor escenario posible.

Ahora ya se puede plantear la competencia entre Microsoft Office y Open Office como un duelo de programas, de paquetes ofimáticos no adulterado por problemas de compatibilidad ni hacia atrás, ni hacia adelante.

Sitio oficial del proyecto: odf Converter.

Sin PDF ni XPS en Office 2007

logo_office_2003.jpgMicrosoft eliminará su anunciado soporte para Windows Office 2007. Es más, tampoco incluirá la posibilidad de grabar en su propio formato XPS. El motivo son las amenazas de demandas «antimonopolio» recibidas por parte de Adobe, que no ha visto con buenos ojos que los usuarios de la suite ofimática más utilizada graben sus archivos en su formato PDF (BetaNews).

Hay algo que no me cuadra. Si PDF es un estándar abierto no debería haber problemas para que cualquier pudiera integrarlo, de hecho ya está en OpenOffice y otras suites. Pero al final Adobe no quiere ver como se esfuma de un plumazo la cuota de mercado de su Acrobat. Una postura curiosa la de esta compañía «queremos que PDF sea un estándar abierto, pero que no lo implemente ninguna compañía grande». Al fondo, me da a mí, el temor a que Microsoft ponga su propio DRM sobre PDF y ahí es donde está la pasta (o al menos eso creen ellos). Uno comparte la idea de que Microsoft abusa de su posición dominante para establecer una competencia injusta (Netscape, ICQ, ahora los programas anti-spyware), pero un estándar abierto debe serlo con todas las consecuencias.

Al final, el soporte para PDF estará en Office 2007 en forma de plug-in, aunque en realidad no hace falta complicarse mucho para generar este tipo de archivos. Ahí está PDF Creator y, por supuesto, OpenOffice.

Open Document como estándar ISO

logo_office_2003.jpgYa no debería haber excusa para las administraciones públicas, Open Document es un estándar ISO. A partir de ahora lo razonable, lo sensato para no mantenerse presos de un proveedor software determinado, es exigir que los programas a utilizar admitan el uso de Open Document (vía Tochismochis).

Sin embargo, en el otro lado del cuadrilátero, Microsoft no se duerme. Sabe que de momento Open Document es un estándar de iure (aquel aprobado por las organizaciones dedicadas a estos temas), pero que los formatos de Office son el estándar de facto (lo que se usa de verdad en la industria). Mientras sigue negándose a soportar el estándar de OASIS en su Office, lanza a la carrera por la estandarización su Open XML.

Personalmente, por historia de ambas organizaciones, siente uno mayor simpatía por el estándar de OASIS (Open Documento) que por el Open XML de Microsoft, a los que separa la distancia entre quien cree y apuesta por estándares abiertos y quien se ve empujado a utilizarlos. Si al final ambos acaban siendolo (estándares abiertos controladados por una organización independiente), los beneficios para todos serán los mismos se use uno u otro, aunque Redmon salvará a su Office de ser expulsada de los organismos que, como Massachusetts, decidan no ser presos de su tecnología.

Entradas relacionadas:

Office Live no es ofimática vía web

officeliveImagino que a estas alturas todo el mundo ya sabe que esto del Office Live de Microsoft no va a ser ofimática vía web al estilo Writely con su excel y el powerpoint en el navegador. Va a ser (ya lo es en beta) un conjunto de servicios web que permitirán administrar el correo electrónico y la página web de una pequeña organización, facilitando herramientas de colaboración.

Lo comento porque he recibido una invitación para probar este Office Live (sin ninguna para repartir) y me estoy pensando redirigir un dominio para jugar un rato con él, al menos con la opción Office Live basics, que seguirá siendo gratuita tras la beta (resto de opciones en Genbeta y Denker), aunque es algo farragoso, no sólo te pide desbloquear el dominio sino también el código del registrador.

Sitio oficial: OfficeLive.