Office para iPad, una de esas encrucijadas estratégicas

iPad Air

En ZdNet:

Oficina para iPad – que según he oído recientemente tiene el nombre en clave de «Miramar» – no está muerto. De hecho, lo más probable es que salga al mercado antes que la versión táctil para dispositivos Microsoft (nombre en clave «Gemini») de acuerdo con un par de mis fuentes.

Todavía no sé exactamente cómo Microsoft comercializará Office para iPad. He oído que es probable que necesiten algún tipo de suscripción a Office 365

Lo de sacar Office para iPad es una de esas encrucijadas estratégicas difíciles de resolver. Por un lado Office era la gran baja para los tablets Windows RT, por otro no salir en iPad es renunciar al líder del mercado, que además no ha sido dañado por la plataforma de tablets de Microsoft.

O priorizas el éxito de uno de tus productos estrella como Office a la vez que lo defiendes del flanco que se ha abierto porque no has sacado versión para iPad, o sigues cortándole las alas para transferir valor a tu propia plataforma. Mi impresión es que el debate ya no existe, Microsoft debería sacar su Office para iPad si no quiere que cada vez su solución ofimática ofrezca peor experiencia a muchos profesionales que han elegido iPad como solución de movilidad.

Relacionado: Nuevo iPad, revoluciones y mejoras incrementales

Google Cloud Connect, integración de Office y Google Docs

Habíamos comentado por aquí la buena pinta que tenían los esfuerzos de Microsoft por abordar «la nube», especialmente Office Web Apps y Office 365. Con ellos trata de apalancar los usuarios que tiene en el escritorio y evitar la sangría hacia soluciones software como servicio en el navegador, especialmente Google Docs.

Por eso es tan interesante el movimiento de Google con Cloud Connect: plugin de Microsoft Office para sincronizar los ficheros que trabajamos en local con el servicio online de Google Docs. Llevo un rato jugando con él y tiene muy buena pinta, sobre todo para los que mantenemos ese perfil de «trabajo en local con Office, pero los compartidos los tengo en Google Docs porque la gente usa Gmail»… y así nos evitamos la preocupación de tener cada presentación y propuesta sincronizada a través de Dropbox.

Office 365, un office como servicio de cloud computing

Office Live

Microsoft anuncia Office 365 apenas un día después de la salida de Ray Ozzie, el principal impulsor de su estrategia en el cloud computing, de la que Office 365 es su mayor exponente hasta la fecha.

¿Por qué es tan relevante este producto? Porque la apuesta consiste en llevarse directamente a «la nube» uno de sus dos productos estrella en ingresos. Al final lo que ponen sobre la mesa es un servicio para empresas, pagando por suscripción (desde seis dólares por usuario) y que permite el uso desde navegador, aplicación instalada o móvil, escala todo lo que se necesite y no precisa despliegue como la versión tradicional y permite el trabajo en grupo con una fuerte integración de Office con Exchange Online, SharePoint Online y Lync Online. No se trata sólo de replicar funcionalidades en una versión «como servicio», se trata de cómo el cloud computing transforma el modo en que se va a ofrecer y comercializar software.

Cuando Office 365 esté en el mercado – 2011 – lo que tendremos es un giro de Microsoft como proveedor de software hacia el modelo de proveedor de servicio. Con esta oferta empiezan a competir en serio en el terreno del cloud computing en todo tipo de empresas, defendiendo su dominio histórico en la ofimática de propuestas como las de Google Apps, cuya versión de pago es más barata de entrada: 50 dólares al año por usuario por los 60 que cobraría Microsoft para empresas de menos de 25 empleados (sin incluir en ese precio el uso de versión instalada, sólo abría acceso online a Office web apps).

A falta de ver el producto en acción, creo que Microsoft ha hecho lo que tenía que hacer. Las soluciones ofimáticas – y de otros campos – que no tengan en cuenta las ventajas que ofrece el cloud computing tanto en el entorno personal como profesional, quedarán anticuadas en poco tiempo si no lo están ya. Lo discutíamos en «OpenOffice 3 y el software libre ante la nube» y aplicaba también a Office. Si Office 2010 apuntaba al comienzo de una nueva era, este invento del 365 es el único camino que tiene Microsoft para seguir haciendo negocio en ella.

Office 2010, la primera edición de Office de una nueva era

Office 2010

Hoy es el día de lanzamiento oficial de Office 2010, el que probablemente sea el del comienzo de una nueva era: una en la que la ofimática ya no consistirá tanto en instalar software y utilizar recursos locales y en la que dejará de suponer gran parte de los ingresos de la compañía de tecnología más importante del planeta. Y es que, aunque a día la realidad apunta a que Microsoft hará un gran negocio con Office 2010, a medio plazo apostaría a que la irrupción de actores a través de la modalidad software como servicio acabará trastocando el modelo de las últimas décadas. A medio plazo va a ser difícil que Office siga ostentando el rol de «vaca lechera» para Microsoft, al menos en el orden de magnitud actual.

La propia Microsoft se ha visto forzada a mover ficha y ofrecer Office Web Apps en modalidad gratis en la web y confiar el negocio a la mejor experiencia del software instalado y a la integración de ambos entornos. Es la filosofía del software más servicios que llevan años preconizando, pero a la que han tenido que añadir una versión online pura, porque lo que no consiguieron OpenOffice o StarOffice, sí lo empieza a lograr Google Docs: una amplia base de usuarios para los que algo básico funciona y un esquema a medio plazo que incluye mejoras en el servicio para acabar cobrando por uso.

Sobre Office 2010 nada demasiado excitante además de esta integración con internet. En Genbeta publicaron un «Office 2010 a fondo», que básicamente apunta a una renovación interesante (mejor interfaz, mejor rendimiento) y una versión Office Starter con vocación de venir instalada en los equipos y a la que añaden publicidad. Seguramente, una forma de mantener esa base de usuarios que estaba con Office y no pagaba licencia, pero ayudaba a que fuese un estándar de facto.

Office Web Apps sobre Skydrive ya está aquí, y no tiene mala pinta

Office Live

Las dudas de Microsoft sobre qué modelo debían adoptar para su Office en internet parecen haberse disipado y la visión de que sólo se editen los documentos con un «super software» local, relegada por una aproximación mucho más completa. En Office.live.com se puede probar la versión de Office online, que delega el almacenaje de los ficheros en Skydrive (que da gratis nada menos que 25 gigas de espacio) y subir ficheros de Word, PowerPoint, Excel o OneNote.

Se pueden crear desde cero, editar en el navegador (y no sólo Explorer, servidor lo ha probado con Chrome) y editar de forma simultánea por más de un usuario. Llevo jugando con el invento una horas y la verdad es que tiene muy buena pinta, más allá de que sólo soporta el estándar Open XML y todavía no le he metido «caña de verdad» con hojas de cálculo pesadas, de esas con las que Google Docs se «engancha» tan a menudo».

Queda pendiente la integración con Office 2010 para entender como plantean la experiencia y, sobre todo, como se posicionan a la hora de proteger el negocio de la entrada en la empresa de soluciones como Google Docs, que juegan fuerte la baza de un coste mucho menor por puesto de trabajo.

Microsoft ya muestra sus «Microsoft Office Web Applications»

2010 va a ser el año del desembarco de Microsoft en la ofimática como servicio, llevando el paquete Office a la web para competir con las Google Apps. Hoy han presentado beta cerrada con vídeo incluido de sus Microsoft Office Web Applications. A primera vista tienen buena pinta y, sobre todo en hojas de cálculo y presentaciones, hay mucho terreno para mejora de la experiencia que ofrecen las actuales aplicaciones online. Os dejo con el vídeo:

Artículos relacionados: Office 2010, gratis en la web y el negocio en la ofimática

Office 2010, gratis en la web y el negocio en la ofimática

Office 2010

Office 2010 era el secreto a voces que Microsoft iba a anunciar hoy. Lo más interesante de la nueva versión del paquete ofimático era comprobar cómo, por un lado, Microsoft se iba a defender de la gratuidad de los servicios online mientras que, por otro, conseguía que mereciese la pena a las empresas pagar por Office 2010. Para lo primero, confirman aquél anuncio de que Office llega al navegador con una versión gratuita en modalidad software como servicio. Para lo segundo presentan una batería de novedades en las versiones de escritorio, que serán más potentes que las accesibles online. Hay un buen resumen de ellas en TechCrunch (la edición de vídeo en Powerpoint era algo que pedía a gritos, interesantes las novedades en Outlook y Excel).

Ya hay alguna versión filtrada de Office 2010, del que empieza ahora la beta cerrada y que verá la luz a mediados del año que viene. Para avaluar si Microsoft se mueve a tiempo de que los usuarios migren a soluciones web, cabe recordar que la ofimática sigue en el escritorio, Google Docs sólo llega al 1% de usuarios, por lo que podríamos pensar que sí. Si la semana pasada era Google quien se movía hacia el mercado de Microsoft, la lectura de este anuncio podría ser que Microsoft sigue moviéndose hacia la web, casi siempre secundaria en su estrategia y que empieza a ser central tal y como está planteado este Office 2010.

También en el movimiento se pueden adivinar algunas características que han forzado actores como Zoho o Google, los servicios básicos serán gratuitos, los avanzados para empresas sí que seguirán siendo de pago. Office sigue siendo un software que mejora en mucho la experiencia de usuario de otros paquetes de ofimática, pero para un uso básico resulta totalmente desproporcionado y caro. Y, aunque se podría pensar que los usuarios de Office que lo usaban para tareas simples no pagaban porque utilizaban el «Office eMule», sí que debería haber impacto económico en las instituciones educativas y pequeñas administraciones, algunas de las cuales todavía no se han dado cuenta de la gran cantidad de alternativas gratuitas que había.

Artículo relacionado: Probando Office Live Workspaces.

La ofimática sigue en el escritorio. Google Docs sólo llega al 1% de usuarios

googledocsSólo el 1% de los usuarios encuestados en un estudio de mercado – algo contestado, eso sí – de Clickstream Technologies en Estados Unidos, ha utilizado Google Docs en los últimos seis meses. Lo que es todavía mas clarificador del actual estado de la «ofimática online», la mayoría de sus usuarios continúa complementando con paquetes ofimáticos de escritorio, sobre todo con Microsoft Office. OpenOffice por su parte se queda con el 5% por ciento del mercado ofimático, a lo que hay que sumar que sus usuarios son más independientes de herramientas de Microsoft que los de Google Docs. Los datos los ofrece Ars Technica.

El cuadro de la situación se completa con el grado de actividad, mucho menor en el caso de los usuarios de Google Docs (40 acciones por sesión) que en el de soliciones en el escritorio (548 por sesión en OpenOffice, 1797 por sesión en el paquete de Microsoft). ¿conclusión? Pues que de momento la ofimática online es cosa de un porcentaje muy pequeño de usuarios – early adopters – que además la complementan con software de escritorio y la utilizan sólo para las tareas más básicas. De momento, la experiencia de usuario y la potencia de las aplicaciones de escritorio prevalecen sobre la disponibilidad de los documentos en cualquier equipo y la facilidad para compartirlos.

Esto tampoco nos debería llevar a conclusiones precipitadas. Hay tecnologías que se quedan en el círculo de los «early-adopters» y otras que no, la ofimática online está empezando y tiene mucho recorrido por delante. Lo que sí es interesante observar es como los grandes actores de la ofimática en el escritorio tienen mucho margen todavía para articular sus propuestas y reaccionar antes que los Google Docs o Zoho lleguen al gran público.

Artículos relacionados:

Office Live, Microsoft Office en el navegador

office live

Habrá versión en el navegador de Microsoft Office y se llamará Office Live, es el anuncio del día en la PDC de Los Ángeles. Será el equivalente de las Google Apps o Zoho para Word, Excel, PowerPoint y OneNote, permitiendo crear documentos online, editarlos y compatirlos. Lo más sorprendente es que, según se comenta en R/W (no demasiado fiable, un comentarista que afirma ser desarrollador en el proyecto), será una versión realizada con Javascript + Ajax, en lugar de apostar por la tecnología de Microsoft para las aplicaciones ricas en internet, Silverlight. Hasta fin de año no habrá una versión de prueba en cerrado, la final acompañará al nuevo paquete Office para pc.

Aunque en la nota de prensa afirman lo contrario, este movimiento (anunciado hace tiempo) va más en la línea del software como servicio que en el de software más servicios, sobre el que tanto vienen insistiendo. Ahora mismo ofrecen Office Live Workspaces, por el que los usuarios del paquete de Microsoft puede guardar sus documentos en servidores remotos (de la propia compañía) y acceder a ellos desde el navegador.

La clave en este movimiento de Microsoft es ver qué modelo proponen. Si lo que plantean es ofrecer Office Live sólo a los usuarios con licencia o desean cobrar algún tipo de suscripción, van a tener muy complicado competir con las opciones gratuitas. De hecho lo que plantean Google Apps o Zoho es una canibalización del mercado de Office a través de versiones muy básicas y sin coste en versión básica. En principio Office Live se espera como gratuito en versión básica y de pago para empresas, con funcionaldiades extras. Otro escenario sería difícil de defender, siendo esta la única vía a través de la cual Microsoft puede intentar proteger su liderazgo en el negocio de la ofimática.

Tecnológicamente el no utilizar Silverlight puede significar dos cosas: o están realmente preocupados por las alternativas existentes y el mercado que van ganando, por lo que no querrían interponer ninguna barrera de entrada a Office Live o, por el contrario, no quieren utilizar una tecnología más potente como Silverlight para competir lo mínimo posible con la versión de escritorio. Probablemente esté en sus planes captar usuarios con esta primer versión y, más adelante, exigir el plugin de Silverlight.

Microsoft siempre llega, ya tenemos sobre la mesa dos apuestas fuertes para un mundo que está dejando de ser «Pc-céntrico» y pasa a ser «Red-céntrico». Windows Azure supone la evolución natural hacia el modelo de cloud-computing, Office Live es un movimiento defensivo ante el acoso de los nuevos actores que ofrecen versiones básicas en el navegador de software ofimático. En ambos se observa como el dinosaurio está dispuesto a moverse y a utilizar todas las armas a su alcance para adaptarse a los neuvos tiempos.

Equipt, alquilar Office 2007

Microsoft Equipt

Finalmente Microsoft se lanza al modelo de software por suscripción en el mercado de consumo, ofreciendo un paquete – Equipt – que incluye OneCare, Microsoft Office Home y algunas herramientas de Windows Live. La propuesta se pone en marcha en Estados Unidos en Julio y supone pagar 70 dólares al año por alquilar Office un año, pudiendo instalarlo en tres equipos.

Equipt, cuyo nombre en clave era Albany, apunta a que resulta más barato alquilar Office por dos años que comprar una licencia, incluyendo OneCare por el que empezaron pidiendo 50 dólares al año. Además se apuesta por la intergación de Windows Live Workspace, por lo que los usuarios podrán guardar sus ficheros en servidores remotos de Microsoft y acceder a ellos desde cualquier lugar.

Lo más interesante del movimiento es como Microsoft reacciona a la tendente gratuidad en el mercado doméstico de sus rivales con una solución que se puede ver como una bajada de precios, a la vez que intenta contrarrestar el valor adicional de soluciones web con su filosofía de software más servicios. La pregunta es si por el valor adicional que ofrece Office 2007 la gente se seguirá rascando el bolsillo (y me refiero el perfil de quien pagaba por paquetes como el de Microsoft) o las soluciones gratuitas acabarán siendo lo suficientemente potentes como para no hacerlo.

Más información en Venture Beat