Office para iPad, una de esas encrucijadas estratégicas

iPad Air

En ZdNet:

Oficina para iPad – que según he oído recientemente tiene el nombre en clave de «Miramar» – no está muerto. De hecho, lo más probable es que salga al mercado antes que la versión táctil para dispositivos Microsoft (nombre en clave «Gemini») de acuerdo con un par de mis fuentes.

Todavía no sé exactamente cómo Microsoft comercializará Office para iPad. He oído que es probable que necesiten algún tipo de suscripción a Office 365

Lo de sacar Office para iPad es una de esas encrucijadas estratégicas difíciles de resolver. Por un lado Office era la gran baja para los tablets Windows RT, por otro no salir en iPad es renunciar al líder del mercado, que además no ha sido dañado por la plataforma de tablets de Microsoft.

O priorizas el éxito de uno de tus productos estrella como Office a la vez que lo defiendes del flanco que se ha abierto porque no has sacado versión para iPad, o sigues cortándole las alas para transferir valor a tu propia plataforma. Mi impresión es que el debate ya no existe, Microsoft debería sacar su Office para iPad si no quiere que cada vez su solución ofimática ofrezca peor experiencia a muchos profesionales que han elegido iPad como solución de movilidad.

Relacionado: Nuevo iPad, revoluciones y mejoras incrementales

Office 365, un producto clave para el futuro «en la nube» de Microsoft

Office Live

Ya tenemos disponible Office 365, el Office como servicio de cloud computing con el que Microsoft parece que por fin va a dar una respuesta razonable a Google Apps, Zoho y el resto de «suites» en modalidad software como servicio para la pequeña empresa.

Microsoft tiene algunas ventajas, como son la integración en el software de escritorio (ahí Google intentó anticiparse con Cloud Connect) y también el tratamiento de los formatos antiguos de Office (curioso que a pesar de que ahora hablen mucho de estándares abiertos e interoperabilidad, esta incompatibilidad con sus anteriores formatos propietarios siga siendo una ventaja competitiva); también tiene elementos en contra, por un lado que soluciones como Google Apps tenga una penetración importante (sobre todo usuarios que vienen del consumo) y que sigan empecinados en hacer servicios en internet «al estilo Microsoft», sin ser verdaderamente multiplataforma y con mucha más complejidad que las soluciones de la competencia.

En todo caso Office 365 es realmente competitivo, tanto por el producto como por el valor en forma de soporte que puede aportar Microsoft tras muchos años de experiencia en la empresa. Merece la pena echar un vistazo al análisis de Office 365 de Genbeta para conocer los detalles.

PD: Office 365 no es un producto para consumidor final, para eso ya tienen Office Web Apps, Microsoft sigue en su línea de ser complicado, crear varias marcas…

Office 365, un office como servicio de cloud computing

Office Live

Microsoft anuncia Office 365 apenas un día después de la salida de Ray Ozzie, el principal impulsor de su estrategia en el cloud computing, de la que Office 365 es su mayor exponente hasta la fecha.

¿Por qué es tan relevante este producto? Porque la apuesta consiste en llevarse directamente a «la nube» uno de sus dos productos estrella en ingresos. Al final lo que ponen sobre la mesa es un servicio para empresas, pagando por suscripción (desde seis dólares por usuario) y que permite el uso desde navegador, aplicación instalada o móvil, escala todo lo que se necesite y no precisa despliegue como la versión tradicional y permite el trabajo en grupo con una fuerte integración de Office con Exchange Online, SharePoint Online y Lync Online. No se trata sólo de replicar funcionalidades en una versión «como servicio», se trata de cómo el cloud computing transforma el modo en que se va a ofrecer y comercializar software.

Cuando Office 365 esté en el mercado – 2011 – lo que tendremos es un giro de Microsoft como proveedor de software hacia el modelo de proveedor de servicio. Con esta oferta empiezan a competir en serio en el terreno del cloud computing en todo tipo de empresas, defendiendo su dominio histórico en la ofimática de propuestas como las de Google Apps, cuya versión de pago es más barata de entrada: 50 dólares al año por usuario por los 60 que cobraría Microsoft para empresas de menos de 25 empleados (sin incluir en ese precio el uso de versión instalada, sólo abría acceso online a Office web apps).

A falta de ver el producto en acción, creo que Microsoft ha hecho lo que tenía que hacer. Las soluciones ofimáticas – y de otros campos – que no tengan en cuenta las ventajas que ofrece el cloud computing tanto en el entorno personal como profesional, quedarán anticuadas en poco tiempo si no lo están ya. Lo discutíamos en «OpenOffice 3 y el software libre ante la nube» y aplicaba también a Office. Si Office 2010 apuntaba al comienzo de una nueva era, este invento del 365 es el único camino que tiene Microsoft para seguir haciendo negocio en ella.