Ponga Samsung donde ponía Nokia, ¿Nokia donde ponía Sony Ericsson?

Samsung Galaxy S2

Ayer empezamos con el precalentamiento del MWC 2011 de Barcelona, con duelo de eventos entre Samsung, Sony Ericsson y Nokia, que se disputaban el primer gran titular de la cita. Dicho titular, si queremos recogerlo todo, lo resumiría en el de este artículo, «Ponga Samsung donde ponía Nokia, ¿Nokia donde ponía Sony Ericsson?» que creo que refleja la actual situación del mercado de la telefonía móvil para estas tres compañías: una Samsung que está «en un momento dulce» como me comentaba uno de sus responsables (mi pregunta era si estaban «muy subidos tras el 2010») y que se siente fuerte y capaz de tomar el rol que antaño ostentara Nokia. Los finlandeses, por su parte, algo a la defensiva, con perfil bajo y agazapados, firmes en la defensa de su elección de Windows e intentando templar gaitas.

Samsung Galaxy S2 es el nuevo Nokia N95

Si a algo se parece el lanzamiento del Samsung Galaxy S2 es al del Nokia N95 allá por 2006, un teléfono total que lleva a la generación actual de terminales a su máxima expresión en conectividad, pantalla, procesador, memoria y diseño. Como el año pasado, el primer semestre de 2011 parece marcado por una Samsung que repite apuesta y lo hace sobre seguro. Es el rol que hace años ostentaba Nokia y con el que marcaba el estado del mercado de la telefonía móvil, un camino hacia el liderazgo que posicionamientos (Apple sólo con un teléfono al año y de gama alta no puede ser el líder del sector) y errores ajenos (no vamos a insistir en lo de Nokia), unidos a una estrategia propia de Samsung acertada han posibilitado.

Nokia en el espejo de Sony Ericsson

El mayor temor respecto a la compañía finlandesa está en la historia de Sony Ericsson, que en el paso de 2007 a 2008 protagonizó uno de las mayores derrumbes del sector, fruto de una pésima gestión, elección de platataformas y ejecución de terminales. ¿Está Nokia ante ese momento? Por un lado parece difícil de creer que un gigante pueda asomarse de esta manera al precipicio y la elección de Windows Phone 7 no es tan mala como se apunta desde diversos frentes (al menos en mi opinión), pero sí que creo seguro que 2011 va a ser un infierno para Nokia. Con la incertidumbre de si serán capaces de ofrecer un smartphone este año con la tecnología Windows y con la desconfianza por parte de los desarrolladores y los usuarios hacia su plataforma OVI y la apuesta muy secundaria que hacen por Symbian y Meego.

Por su lado Sony Ericsson en el MWC 2011 empieza a demostrar que está muy viva, que vuelve a jugar en la liga de los grandes y que tienen una oferta diferenciada para competir como fabricante Android. Hoy le toca el turno a otras tres, Motorola, HTC y LG, que también aspiran a ser la marca «Android» por excelencia. Y los tablets, claro, pero eso será en la crónica de esta noche.

Nokia + Windows: quién gana y quién pierde con el fin de la actual Nokia

Steve Ballmer

Ya es oficial, Nokia adopta Windows Phone 7 y pone fin a dos etapas. Una, la que resulta más triste ver finalizada, es la del líder independiente del sector, la del inventor del smartphone y con la apuesta más fuerte por el software libre; la otra es la de la empresa rígida, incapaz de adaptarse a un mercado que empezó a ser otro el día que salió el iPhone, con unos responsables incapaces de dejar de mirar el excel de ventas para fijarse en lo que los analistas y los usuarios llevamos años diciendo y cuyo liderazgo se estaba cayendo a pedazos.

Como análisis de todo tipo empiezan a estar disponibles en todos lados, aquí he querido dejar mi particular quiniela de ganadores y perdedores con el acuerdo entre Nokia y Microsoft. Allá van:

Ganador: Microsoft

Hace dos ediciones del MWC estábamos diciendo que Windows Phone 7 Series era el último cartucho de Microsoft en el mundo móvil, dos años después podemos decir que con un muy buen producto y con un gran socio, Microsoft vuelve a estar en el juego del móvil. Es una apuesta a largo plazo y en la que, contrariamente a lo que puedan suponer algunos, Microsoft va a empezar «quemando mucha pasta»: en el acuerdo con Nokia, Microsoft es quien paga. En cualquier caso, siempre es mejor que quedarte fuera del mundo móvil y de la era post PC, cuyo mercado ya es más grande que el los ordenadores personales.

Perdedor: Google

Google también pujó, quería que Android fuese el sistema elegido… y perdió. Ojalá algún día Nokia explique las razones, pero apuntaría a que han preferido ser los número uno con Windows Phone que los últimos en llegar a Android y a que el acuerdo comercial con Microsoft seguramente resultaba mucho más ventajoso en los ingresos añadidos a la venta del teléfono (publicidad, mapas). En todo caso, Android puede seguir disfrutando de su liderato durante bastante tiempo.

Ganador: las telecos

Consecuencia de lo anterior, si Nokia hubiese elegido Android tendríamos un dominador del mercado al que sólo Apple podría toser en la alta gama. Las telecos prefieren con mucho un mercado más fragmentado en el que ningún actor pueda imponer condiciones desmesuradas: iOs, RIM, Android, Windows Phone, Bada, WebOS… suena mucho mejor para los Vodafone y compañía.

Perdedor: Europa

Una de las últimas campeonas tecnológicas europeas se rinde al gigante americano. Es algo que llevamos tiempo barruntando, las telecos están quedando como las últimas grandes compañías de tecnología europeas, con Nokia usando Windows, Europa no sólo pierde empleo y centros de desarrollo de primer nivel mundial, también pierde un símbolo. Ignacio Del Castillo hace un análisis a fondo de este aspecto de la decisión.

Windows Phone 7

Perdedor: Intel

Esta no es sino otra escena de la ruptura de un matrimonio con demasiados años sin amor: Wintel, la alianza que convirtió a Microsoft e Intel en los líderes mundiales de sus respectivos mercados. Los coqueteos de Intel con cualquier sistema que le llevará más allá del PC y el interés de Microsoft de estar en otras plataformas han ido consumándose con los años. Esta alianza supone un paso más en esa dirección, además de el proyecto entre Nokia e Intel – Meego – queda como una opción residual en la estrategia del fabricante.

Perdedor: El software libre

«Ganaremos porque somos abiertos y usamos software libre». En la cuna de Linus Torlvalds ha acabado entrando Windows, con la rendición implícita del postulado anterior, asumido por Nokia hace ya varios años. Son los tiempos de la experiencia de usuario por encima de cualquier otra variable y han renunciado a lo que hasta ayer era una seña de identidad de la compañía para intentar alcanzarla. El sistema más abierto – con licencia Apache – que queda en el mercado es Android.

Ganador: Nokia

Porque algo tenían que hacer, porque han elegido un buen sistema y porque siguen siendo uno de los mejores fabricantes del mundo y esto les va a permitir volver a demostrarlo.

Perdedor: Nokia

Porque es el fin de una etapa, la de su vocación de liderazgo mundial y de dirección y guía del sector. A partir de ahora tocará pelear a rebufo, con un rol más similar al de los grandes fabricantes de ordenadores como Dell y HP (quien curiosamente está haciendo el camino inverso). Porque para ello ha tenido que renunciar a señas de identidad, lo que ha escandalizado a muchos empleados (que no lo dicen) y ex-empleados (que andan gritándolo a los cuatro vientos). Porque han tardado dos años en darse cuenta y ahora tienen que luchar por quitarse de encima una imagen de marca muy poco deseable: es el teléfono que usaba la generación anterior.

MWC 2011: Nokia a punto de adoptar otras plataformas

Nokia E7

Leyendo el supuesto memo del CEO de Nokia – Stephen Elop – sobre el estado actual del sector y la posición de su compañía, quedan muy pocas dudas acerca de si finalmente darán el paso a la adopción de otras plataformas móviles. De hecho, la única duda que está sobre la mesa es si optarán por Windows Phone 7 o por Android, la primera opción es la que parece con más posibilidades: Elop viene de Microsoft, está bastante bien ejecutada y no haría más poderoso a Google, al que no miran con buenos ojos desde las telecos.

Aunque la presencia de Nokia en el mobile world congress va a ser bastante tímida, en las quinielas está que puede que hagan un anuncio sobre software. Bien podría ser la adopción final de otra plataforma, bien podría ser dar visibilidad a los sistemas propios por los que, inevitablemente, también seguirán apostando: Symbian y Meego.

Relacionado: Nokia pierde un cuarto de su cuota de mercado en smartphones… en seis meses, Nokia debería mirarse en el espejo de Samsung

Nota: no hay confirmación oficial de que el memo sea verídico, de hecho es tan bestia que cuesta creerlo

Nokia pierde un cuarto de su cuota de mercado en smartphones… en seis meses

Nokia N8

Nokia ha pasado del 39% de cuota de mercado en los smartphones al 28% en apenas seis meses, lo que significa perder una cuarta parte en lo que va del segundo trimestre de 2010 al último del año. Este derrumbe de la cifras de Nokia se asemeja bastante a lo que podríamos llamar un «cataclismo anunciado»: no ha faltado ni un analista que no lleve años advirtiendo a Nokia que había perdido el camino de los usuarios avanzados y que tras ellos iría el resto.

En 2008 apuntábamos por aquí a que sufrían el síndrome de Hotmail: pertrechados en su liderazgo, en que Symbian ofrecía una gran experiencia y que modificarla les hacía perder la ventaja de que la gente normal sabe utilizar sus móviles y en que el hardware seguiría siendo el motor de la decisión de compra (algo en lo que Nokia sigue siendo un número uno). En los tres años que han pasado el mensaje se ha mantenido (por ejemplo, aquí en Nokia N97 a la venta, Nokia en la encrucijada y Nokia ante su laberinto) y han cambiado de CEO pero no de estrategia, todavía.

Sucede a menudo, lo que peor ha venido a Nokia es su arrollador éxito en ventas, el poder reafirmarse con «los números» en que los usuarios avanzados y las críticas de los analistas no tenían un efecto real sobre su cuota de mercado. ¿Para qué cambiar si eres el líder y puedes seguir pensando que el éxito de otras plataformas es algo temporal o fácilmente replicable haciendo lo que has hecho siempre?

¿Qué le queda ahora a Nokia? En Xataka Móvil dan todas las cifras de ventas del último trimestre y recogen las palabras del nuevo «mandamás» de la compañía finlandesa: «Nokia debe construir, catalizar o unirse a un ecosistema competitivo». Mantener la apuesta con Meego, el futuro Symbian 4 e intentar mejorar la experiencia completa del sistema, OVI incluido… o abrazar plataformas de terceros. Interesante leer también el análisis de Ahonen.

Se viene insistiendo en Windows Phone y en Android como los dos camino que tienen a su disposición, pero no hay confirmación de paso alguno. Y no lo habrá hasta el día antes de la decisión (si se toma) para no desincentivar la compra y el desarrollo sobre sus plataformas actuales. En todo caso, el momento tan temido desde Nokia ya está aquí, su posición de liderazgo erosionándose a una velocidad de vértigo y con muy poco margen de maniobra.

Relacionados: Nokia debería mirarse en el espejo de Samsung, RIM sigue el camino de Nokia, Android va como un tiro, Lo nuevo Nokia, el N8, no sabe a nuevo.

Nokia debería mirarse en el espejo de Samsung

Samsung Wave

El último capítulo de la serie «Nokia frente a su laberinto» es el rumor de que podría estar negociando utilizar Windows Phone en sus terminales. Aunque ya hubo rumores hace un año sobre Android que no se concretaron y pese a que la vieja guardia de Nokia se resistirá a rectificar la estrategia que llevan desde hace años, Windows Phone 7 no suena como un mal plan por si la próxima versión de Symbian ni Meego consiguen cumplir expectativas. Nokia no puede permitirse otro año más perdiendo mercado en los smartphones e imagen en el mercado como empresa innovadora.

Y, aunque al hablar de Nokia la mayoría de las veces empezamos a pensar en Apple, creo que quien más debe preocuparles es Samsung, que es quien mejor está ejecutando una estrategia «a lo Nokia»: cubren todos los segmentos de población (con el talón de aquiles del mercado profesional que Nokia tiene mejor cubierto), son capaces de llegar a mercados como los tablets de una manera ágil y solvente, son el segundo fabricante mundial, tienen tienda de aplicaciones propia, siguen creciendo año tras año y tienen de los mejores smartphones del mercado, con un hardware de tan buen nivel como los Nokia. ¿La diferencia de estrategia? Samsung le da a todos los palos, Android, Symbian (hasta hace poco), Windows Phone 7 y su propia apuesta con Bada. No digo que Nokia necesariamente tenga que imitarlos, pero sí que deberían tomar nota de que a veces el foco y la especialización no son la mejor estrategia y sí el ser más flexible, diversificar apuesta y disminuir el riesgo de que una plataforma (Symbian sin ir más lejos), se quede obsoleta.

RIM sigue el camino de Nokia, Android va como un tiro

Blackberry Torch

Muy interesantes los números de Gartner sobre ventas de teléfonos móviles en todo el mundo en el tercer trimestre de 2010. Resulta especialmente llamativo comparar las cifras del mismo periodo del año anterior en las ventas de smartphones. Tenemos un actor que este año ha revolucionado el mercado, pasando del 3.5% al 25.5% y que no es otro que Android. Por otro lado tenemos la bajada poco sorprendente de Nokia, que a pesar de todo sigue siendo manteniendo líder en smartphones a Symbian con un 36.6% (44.6% hace un año). Apple mantiene un excelente 16.7%, teniendo en cuenta que sólo ha lanzado un terminal en todo el año, como es su costumbre, y conquista la tercera plaza en plataformas móviles para smartphones…

… porque quien protagoniza la salida del podio es RIM, que pasa de tener un 20.7% a un 14.8% de las ventas de smartphones a nivel mundial. Mal trimestre para el fabricante de las Blackberrys, al que podríamos empezar a diagnosticar «el mal de Nokia». Como los finlandeses, han tenido varios años de crecimiento y eso les ha hecho apostar por mantener la experiencia de su sistema frente a las novedades que fueron trayendo Apple y Android. A su favor siguen teniendo que estamos ante una generación de la mensajería en el móvil y juegan las bazas de la tarifa de datos económica y de cierto efecto red gracias a Blackberry Messenger. En su contra, que la experiencia de usuario ha evolucionado poco y que la experiencia táctil de sus dispositivos es netamente inferior a la de Apple y Android. Siguen teniendo una base de usuarios fieles que durará bastantes años – Nokia también los tiene – pero una luz de alarma se ha tenido que encender en el fabricante canadiense.

Relacionado: Blackberry Torch, ¿seguirán el teclado y la mensajería como decisión de compra?

otro blog más también comenta estos datos.

Lo nuevo Nokia, el N8, no sabe a nuevo

Nokia N8

Los análisis a fondo del nuevo Nokia N8 no hacen sino confirmar las primeras impresiones que tuve cuando probé Symbian 3 en este teléfono: el sistema operativo sigue lastrando la experiencia final del terminal. En el análisis del Nokia N8 de Xataka se vuelve sobre los lugares comunes tan habituales en los últimos años. Los mejores en hardware, trabajando cada vez más el diseño, pero continúan lastrados por mantener vivo a Symbian en la gama alta, donde todo el sector se ha renovado en los últimos tres años de forma radical.

Un Nokia World de transición

Nokia E7

Quien espere cambios radicales en la estrategia de Nokia con la llegada del nuevo CEO, creo que va a sentirse bastante decepcionado. No lo digo por los anuncios del Nokia World, que llevaban en la cocina desde hace bastante, sino en especular con que el fabricante europeo aparque su línea para abrazar de repente una plataforma de un tercero (ya sea Android, ya sea Windows Phone 7). Es lo razonable, han invertido y siguen confiando en Meego para el futuro y, mientras, siguen manteniéndose bien en las gamas baja y media y creciendo mucho en los mercados emergentes, a pesar de que estén perdiendo estrepitosamente la batalla en el smartphones.

Como apunta Manuel Ángel Mendéz, en estos tiempos en los que se tienda a «enterrar» a empresas y tecnologías de forma prematura para ganar un titular, Nokia dista de ser un cadáver por mucho que haya perdido a los usuarios avanzados. Eso sí, tiene cada vez menos margen de maniobra toda vez que la apuesta para este año – Symbian 3, que probé en el N8 – se queda en un aprobado que puede frenar la sangría de usuarios avanzados pero no detenerla. Siguen haciendo un hardware de primera – me encantaría el Nokia E7 si tuviese otro sistema operativo – pero necesitan desligarse de la herencia de Symbian para poder enfrentar un mercado que está al rojo vivo.

Nokia cambia de CEO para intentar cambiar su rumbo

Elop CEO de Nokia

Nokia cambia de CEO y lo hace «birlándole» un ejecutivo a Microsoft. El elegido es Stephen Elop, que hasta ahora era presidente de la «Business Division» de Microsoft, área en la que estaba encuadrada, entre otros productos, Office. La situación del fabricante finlandés lleva años siendo delicada, por mucho que sus ventas le mantengan como líder global de ventas de teléfonos móviles, ha visto como en el mercado de los smartphones tanto Apple como RIM y Android le habían desplazado en el liderato tecnológico y de crecimiento (sobre esto hablamos en Nokia ante su laberinto). Los rumores de cambio en la dirección han sido constantes los últimos meses hasta cristalizar en el día de hoy (MarketWatch).

A bote pronto, a partir del perfil de Elop, parece que en Nokia están dispuestos a dos grandes cambios: por un lado un CEO que no solo no es finlandés, sino que es norteamericano, lo que puede indicar un cambio de foco (Nokia crece mucho en mercados en desarrollo pero está perdiendo en los países que más smartphones se compra) y también de cultura dentro de la empresa; por otro lado, Elop viene de una compañía y de una división enfocada al software y a las plataformas, lo que encaja en una empresa que hace un gran hardware pero va muy por detrás en lo que a software se refiere.

Relacionado: Nokia se agarra a MeeGo para salvarse en los smartphones.

Nokia se agarra a MeeGo para salvarse en los smartphones

Nokia N8

Nokia se habría rendido con Symbian para los smartphones de gama alta y, tras un Nokia N8 que apuntaba a prueba de fuego para Symbian 3, apostará por Meego, el sucesor de Maemo que desarrolla junto a Intel. Lo explican en Cnet, donde hacen además una revisión del próximo terminal de la serie N,

De esta manera parece que Nokia abandona su apuesta «todo o nada» por Symbian, a priori con un planteamiento excelente: compró Symbian y luego lo liberó con la idea de ser la plataforma abierta y libre que liderara el mercado de sistemas operativos móviles… rol que asumió Android tras la incapacidad de la fundación Symbian de lograr una experiencia de usuario comparable a los líderes del sector a pesar del potente hardware de los Nokia. Al menos en la parte de desarrollo de aplicaciones han protegido a quienes programaban para Symbian gracias a que Qt funcionará también sobre Meego, tal como nos explicaba Javier García de Nokia.

Symbian quedará para la gama media, un escenario no exento de competencia y en el que muchos fabricantes están empujando una estrategia de implantación de funcionalidades de smartphone a precios más comedidos.