N97, Nokia se defiende

N97

Hoy se ha presentado el Nokia N97, al que muchos comentarios están catalogando como una «curiosa mezcla»: en su forma recuerda mucho al Nokia E90 con ciertos toques del HTC TyTN II, la interfaz táctil que ya hemos visto en el 5880 y que viene a seguir la tendencia del iPhone y todas las funcionalidades que mantiene su gama alta ejemplificada en el N96. En Xataka, Javier ha colgado un análisis de las características.

Sigo sosteniendo en que la clave está y estará en la experiencia de usuario que logren construir con el N97. Por las impresiones tras probarlo que comparte Sacha, mi impresión es que Nokia está dando pasos en esa dirección: una interfaz táctil solvente sobre una navegación de opciones que sus usuarios ya conocen perfectamente, mejoras modelo a modelo (el 5880 se quedó a medias, el N97 mejora por tamaño de pantalla y uso de widgets en la «home») y la búsqueda de complementar la experiencia táctil con un teclado QWERTY, sabedores de que iPhone sigue por encima en interfaz y que muchos usuarios que buscamos productividad nos quedamos con los terminales RIM por dicho motivo.

El N97 no va a revolucionar el estado actual de los dispositivos pero tiene algunos argumentos que mantienen a Nokia innovando en su gama alta (innovar no es inventar, a veces es saber disponer de elementos existentes para crear una experiencia nueva) y reaccionando ante el avance de Apple y RIM. No está mal como movimiento defensivo, no es el error del N96 y el síndrome de Hotmail, pero tampoco va a restar usuarios a sus, hoy por hoy, principales competidores: RIM y Apple.

El N97 lo veremos durante el primer semestre del año 2009, a un precio de entre 550 y 600 euros libre.

Nokia N96 y el síndrome de Hotmail

Algunos ya están probando el Nokia N96, aunque la puesta a la venta será el el 25 de septiembre en España (669 euros libre). Cuando se presentó en Febrero (siete meses antes de ponerlo en el mercado), ya comentamos que el N96 es más de lo mismo, un Nokia N95 con esteroides: más memoria, mejor pantalla, receptor DVB-H para televisión en el móvil, más software de Nokia (Sport Tracker, Maps, Ovi), más autonomía… pero un interfaz y una experiencia de usuario que apenas han evolucionado.

Nokia N96 es el ejemplo claro de que la compañía finlandesa se enfrenta, como gran líder del mercado, al síndrome de Hotmail. Tiene la ventaja de que una gran base de usuarios sabe como utilizar sy tecnología y no necesita aprender otra vez cómo se hace cada cosa. Cuando deciden sustituir su terminal por uno nuevo, Nokia parte con la ventaja de la familiaridad, de que mucha gente tiene teléfonos de su marca y por ello cada usuario puede preguntar dudas a sus allegados. Hasta ahí todo es positivo.

Pero el gran problema de este síndrome de Hotmail es que aparecen competidores en el mercado que innovan en el interfaz y experiencia de usuario. RIM, HTC, Apple, Sony, Samsung… ninguno de ellos ha estado parado en los últimos meses y cada uno ha ido presentando mejoras en la navegación, interfaces táctiles o teclados QWERTY, elementos que inciden en la productividad y las posibilidades de sus terminales. A veces un teléfono con mucha capacidad técnica queda infrautilizado porque la experiencia de usuario del GPS, del reproductor multimedia o del gestor de fotografías es muy pobre.

Y ahí es donde tenemos el dilema de los grandes líderes del mercado en tecnología. Si cambio el interfaz, el modo en que los usuarios utilizan mi producto, perderé esa gran ventaja de haber sido masivamente adoptado. Cuando Microsoft cambia una opción de su servicio de correo, crea un dolor de cabeza a millones de usuarios, no hay más que mirar los comentarios a este post sobre Windows Live Mail. Es la ventana de oportunidad los Gmail y los Yahoo Mail, (bueno, Y!Mail es líder en Estados Unidos) con interfaces mucho más atractivos y se llevan a todos los usuarios avanzados a su plataforma. El equipo de Windows Live Mail tiene que elegir, o seguirles en la evolución de su interfaz y perder su gran ventaja competitiva o resignarse a ser el correo del pasado, para usuarios básicos, sinónimo de obsolescencia tecnológica. Corto plazo frente a largo plazo.

Claro que hay matices diferenciadores en el caso de Nokia. El mayor de ellos es que se pueden permitir tener varias líneas de teléfonos y ahí es donde entra Nokia Tube. También habría que añadir que la base de usuarios de telefonía es todavía más amplia que la del correo electrónico, es un producto de consumo masivo en el que haber aprendido a utilizarlo es un factor aún más determinante. Pero todo ello no impide que, como líder de un mercado tecnológico, Nokia tenga que enfrentarse al síndrome de Hotmail… de hecho Microsoft con su sistema operativo, también se lo tiene que plantear.

Por cierto, el vídeo de Javier para Xataka.

Dell Mini 9, Nokia N96 y la convergencia de dispositivos

Dell Mini Inspiron

Vale, acepto que comparar el Dell Inspiron Mini y el Nokia N96 es como comparar peras con manzanas, dispositivos con propósitos, dimensiones y capacidades diferentes que se enmarcan dentro de categorías hasta hace poco bien separadas, como son las de portátiles y teléfonos móviles. Pero el hecho es que coincide su lanzamiento en el tiempo (el Nokia N96 a final de Septiembre, el Dell Mini 9 llegará a nuestro país en Octubre) y también comparten canal de comercialización, ya que el ultraportátil lo ofrecerá Vodafone junto a una conexión de datos. A eso habría que sumar que, aunque la mayor parte del público de Nokia no está muy interesado en dispositivos como el Mini, hay cierto solape en el público objetivo, el que por las razones que sea busca estar siempre conectado . Cuando toque cambiar de operadora de telefonía, ¿debería buscar que me ofrezcan un N96 o un ultraportátil?

Lo del Dell Mini y Vodafone no es una sorpresa, de hecho Telefónica hizo lo mismo con el Asus Eee (después de la francesa SFR), por lo que podemos hablar ya de tendencia en toda regla. Nokia N96, por otro lado, es más de lo mismo y, al igual que la mayoría de los teléfonos de su generación, no cubre las necesidades mínimas del profesional/usuario exigente en movilidad ni ofrecen una experiencia de usuario que anime a contratar tarifas potentes de datos.

Cierto que hay si unimos lo mejor de cada uno de los teléfonos más avanzados – navegador y pantalla del iPhone, teclado y tarifa plana de la Blackberry 8310, conectividad y batería del Nokia N96 a modo de «pequeño Frankenstein»- podríamos acercarnos a un candidato a sustituto del portátil, pero no parece al alcance de ningún fabricante el ofrecer algo así a corto plazo. La convergencia de dispositivos que tienen en mente algunas compañías podría acabar teniendo más sentido y mejor solución «aligerando» los portátiles que engordando los teléfonos.

Como profesional que se mueve a veces y necesita la conexión para poder trabajar, soy un convencido de los ultraportátiles. Mi experiencia con el Asus Eee Pc es que está más cerca del concepto «bloc de notas con conexión» que al de portátil, pero hay que tener en cuenta que es una versión muy temprana del concepto. La duración de la batería también es el otro gran problema de la propuesta, estos cacharros exigen tener una segunda batería para no depender de estar permanente enchufado.

Mientras intento luchar con el teclado del Asus Eee, cada vez estoy más convencido que dentro de unos meses, cuando toque pelearse con la operadora, cierto perfil de usuario vamos a hablar casi tanto de ultraportátiles como de teléfonos…

Relacionados: Nokia N96, N-Gage y el número de cacharros que vamos a llevar encima y Dell Mini Inspiron, ultraportátil.

Nokia N96 y el más de lo mismo

Nokia N96

Si se confirma la información filtrada, el Nokia N96 será una continuación de lo que tenemos en el Nokia N95, ese al que hace poco más de un año llamábamos «teléfono total«. El Nokia N96 tendría más memoria (16 GB), una pantalla mejor y de más calidad (2.8 pulgadas, resolución 320×240), mejora en la calidad de la cámara de fotos (óptica Carl Zeiss, graba vídeo en VGA a 30 FPS) y además soportaría DVB-H. En temas de conectividad, el Nokia N96 mantendría el ser Wi-Fi, Hsdpa y el venir con GPS incorporado.

De confirmarse el filtrado – según IntoMobile estas especificaciones del Nokia N96 salieron por error en la página oficial de Nokia Alemania – estaríamos ante, probablemente, el teléfono móvil más potente y completo del mercado. Pero, aún así, la sensación con Nokia es que es una apuesta por «más de lo mismo», terminales cada vez más potentes y que integran cada vez más funcionalidades, pero que no dan un salto en lo que a experiencia de usuario se refiere. A pesar de que S60 tercera edición trae compatibilidad con Flash Lite, seguiríamos con un navegador bastante limitado y un interfaz – el teclado del móvil – que ya ha llegado al límite de lo que puede dar. La comparación es inevitable, mientras Nokia N96 es una apuesta por la potencia, iPhone es por la experiencia de usuario.