Nissan Leaf 2013 y el estado del coche eléctrico

nissan-leaf 2013

La semana pasada se presentó el nuevo Nissan Leaf 2013 y la cobertura en Motorpasión Futuro creo que ayuda a entender «el estado del arte» en el coche eléctrico a través del modelo que más ha vendido en el mundo.

En las cuestiones técnicas no hay evolución en las baterías y esa es la parte más decepcionante, aunque sí que han arreglado problemas de la versión anterior. Al leer la prueba del Leaf 2013 nos encontramos con la misma autonomía que un servidor cuando analizó la versión anterior. La noticia en todo caso, está en el precio y la comercialización: mucho más barato de entrada, pero teniendo en cuenta que ahora la batería se alquila (ya no tenemos la angustia de hasta cuando será su vida útil, pero se paga cada mes).

En 2013 el coche eléctrico seguirá en las mismas claves. Nissan Leaf sigue siendo un gran vehículo si tenemos en cuenta donde nos va a responder, como el coche que usamos a diario para las rutas predecibles en kilometraje y tiempo, precisamente las que acometemos el 90% de las veces. Sigue sin ser fiable para saltarnos el guión, hacer viajes o pasar días fuera.

Una semana con un coche eléctrico: Nissan Leaf

Nissan Leaf

Cuando me han preguntado por los coches eléctricos lo primero que he respondido es que, de entrada, son coches. Y es que el imaginario del personal al hablar de este vehículos con este tipo de tecnología es de lo más variopinto, desde los que se imaginan una tartana que va a pedales hasta los que vislumbran una nave flotante comandada por ordenador. Una vez que servidor ha pasado una semana probando un coche eléctrico – el Nissan Leaf – empiezo a tener una visión más clara de los pros y los contra que ya analizamos teóricamente sobre este tipo de coches.

La autonomía o por qué los coches eléctricos están lejos de ser para todos

Aquí no voy a mejorar la crónica de la miniprueba que hicieron en Motorpasión (parte 1 y 2), con la que comparto conclusiones. Nissan Leaf y el resto de eléctricos tienen sentido para un uso urbano y previsible, algo que puede suponer el 95% de los desplazamientos pero que los invalida a día de hoy para trayectorias largas o no definidas a priori.

En mi experiencia, muy bien para ir al trabajo, aparcar y volver a la tarde a casa. Ídem para ir a un supermercado o centro comercial, bajar a la ciudad a un parque o museo o visitas familiares… todo lo que es un uso habitual del coche por mi parte. ¿Dónde empiezan los problemas? Cuando de repente sale un evento a 40 kilómetros y no estoy seguro de encontrarlo a la primera, entonces es cuando la autonomía teórica del Leaf (130 kilómetros con la carga completa) empieza a crear incertidumbre: conduces y de repente la autonomía empieza a caer por «pisarle mucho» o por ser un camino con muchas cuestas (aunque también recargue en bajadas). Definitivamente, los coches eléctricos de hoy en día no están hechos para este tipo de viajes.

Nissan Leaf Carwings

Leaf y más innovación en el coche

Un mito que hay que desmontar sobre los coches eléctricos es de falta de potencia. Leaf la tiene y la respuesta del coche – en estos temas no soy un experto – es realmente buena cuando se la pides pisando. En todo lo demás, acabado, elementos de seguridad, diseño… no tiene nada que envidiar a algunos de los mejores de su gama (por poner un ejemplo, el Giuletta de Alfa Romeo que siempre me ha gustado mucho).

Donde creo que además destaca y bastante es en el componente tecnológico, con una apuesta muy interesante que es CarWings. Se trata del sistema que gobierna el navegador (clave en el funcionamiento puesto que se integra con el coche al avisarte de si por autonomía puedes llegar al destino, te indica puntos de recarga) y todo un sistema de apoyo de Nissan a su Leaf: un servicio global organizado por Nissan al que puedes llamar gratis para que te atiendan personalmente (el primer año grúas de la marca te recogen si te quedas tirado), control desde el ordenador o el móvil (para meterle una ruta por ejemplo, programar la carga del coche en las horas de electricidad más barata) e integra un sistema de histórico de la conducción dentro de una comunidad de conductores del Leaf con los que se compite en «conducción eficiente» (tengo que confesar que este aspecto me encanta, le da la vuelta a la óptica tradicional de los coches y competir por llegar antes y mete una dinámica de juegos para incentivar ahorro).

Tiene más cosas, por ejemplo la cámara trasera para aparcar y la variable de que es más seguro que un coche con motor de combustión (en caso de que se produzca un cortocircuito o una fuga – por ejemplo en un accidente – el suministro de electricidad se interrumpe de manera inmediata). Pero hay otro punto que nos va a interesar mucho, que es el de las recargas.

Nissan Leaf recarga

Recarga que te recarga

Hay una muy buena noticia con el Leaf y otros eléctricos, podemos hablar de consumos del orden de un euro por cada cien kilómetros. Eso viene con un «pero», que el coche nos puede salir por unos 30000 euros (depende de extras) ya que por si sola, la batería tiene un coste estimado de 10000. Hay otras opciones más económicas (los eléctricos de Renault sin ir más lejos), pero cada uno compite en una gama diferente y el ZE que más se le parece (el Renault Fluence ZE) compite con precio de entrada más bajo pero con la interesante táctica de alquilar las baterías.

El otro precio que se paga es a la hora de recargar ¿nos quedamos sin coche mucho tiempo? Para esto recomiendo leer «¿cuánto se tarda en cargar el Nissan Leaf?«, con todas las cifras y la decepcionada crónica de Javier Moltó. El resumen podría ser que tenemos la recarga lenta (unas ocho horas, recomendable hacer la instalación en casa para poder hacerlo en el garaje por la noche, también hay puntos de recarga públicos, pero fuera de Madrid y Barcelona son escasos) y la recarga rápida ( en unos 30 minutos podemos disfrutar de aproximadamente el 80% de la autonomía total, pero sólo lo tienen de momento en algunos concesionarios Nissan). Como veis el panorama de momento no es demasiado entusiasmante en este aspecto.

La era del coche eléctrico ha empezado

Y va a haber un montón de innovación en los próximos años con diferentes estrategias. Servidor sigue contento con su híbrido (Prius), pero tengo que admitir que Nissan Leaf me ha encantado como coche y con su propuesta tecnológica (sobre todo Carwings). El balance con él es que no es un coche para viajar, claro, ni tampoco quizás podamos adoptarlo como primer vehículo de la familia, por la incertidumbre respecto a donde nos podrá llevar.

Su papel a día de hoy cuadra con el segundo vehículo con el que se hacen los trayectos del día a día, los más habituales y previsibles para un público que valore mucho la tecnología, el impacto medioambiental del vehículo y también piense en el ahorro por kilómetro respecto a un vehículo convencional. En todo caso, una buena piedra de toque para esta era del coche eléctrico que comienza estos años y que, servidor tiene pocas dudas al respecto, acabará por tener un protagonismo similar al de los coches de combustión en no demasiados años.

Relacionado: Opel Ampera y el coche eléctrico, entrevistando a Enrico de Lorenzi

Jugando a la conducción eficiente en el Nissan Leaf

Nissan Leaf

La tendencia de «transformar en juego para acelerar la adopción» tiene un nuevo ejemplo en la propuesta del Nissan Leaf: competir en quien practica la conducción más eficiente con información obtenida a través del propio coche. Es algo que cada vez es más habituales en las páginas y servicios para «runners» y que los usuarios de coches que buscan la eficiencia ya hacen en foros (no hay más que pasarse por paginas de propietarios de Prius). Al final lo que tenemos son usuarios que cargan información de sus recorridos (aquí habría que analizar en detalle si se trata de todos los trayectos o sólo el consumo medio, importante de cara a la privacidad) y «se pican» compitiendo en ver quien gasta menos energía.

Más información Xataka, My Nissan Leaf

Relacionado: Nissan Leaf y el horizonte del coche eléctrico

Nissan Leaf y el horizonte del coche eléctrico

Nissan Leaf

Aunque al coche eléctrico todavía le quedan muchos años por delante para tener una cuota significativa del mercado, 2011 probablemente sea el año en que podamos señalarlo como una realidad comercial para el público general. Aunque servidor sigue viendo el coche híbrido como el mejor compromiso entre rendimiento, precio, consumo y contaminación, Nissan Leaf se marca un punto como una primera estrella comercial del coche eléctrico, asumiendo el rol que tiene el Toyota Prius en los híbridos. Un mercado apasionante por las distintas estrategias con las que se posicionan fabricantes: híbridos, eléctricos y también híbridos enchufables (que es lo que ofrecerá Toyota y que apunta a una solución a considerar a corto y medio plazo)