¿Existe un mercado para las consolas portátiles? O Nintendo como un nuevo Sega

Nintendo 3DS

Hay dos grandes lecturas sobre el rebajazo que ha pegado Nintendo a la 3Ds, una apunta a que los escépticos con las 3D teníamos parte de razón y que las tres dimensiones no convencen a los jugones; la segunda va un paso más allá y lleva a cuestionar si todavía existe un mercado para las consolas portátiles.

Los móviles están creciendo espectacularmente (como bien anticipó Nokia allá por el 2003 con N-Gage) como dispositivo para juegos, a lo hay que sumar a los juegos sociales a través de la web y nuevas plataformas como iPad, tal como apunta EA. Mucho de este crecimiento es de la categoría, vía nuevos jugadores y más tiempo dedicado a los videojuegos… pero también es en parte un «bocado» al tiempo dedicado a las consolas tradicionales y, sobre todo, hacen decrecer la necesidad de un dispositivo específico para jugar.

Lo preocupante: si acabamos con esta segunda opción, mucho me temo que Nintendo podría seguir el camino de Sega, un player de software puro, que desarrollaría juegos para varias plataformas en lugar de ser el gran innovador en la experiencia del videojuego. Con Wii U se van a jugar mucho

Relacionado: Un escéptico 3D ante la Nintendo 3DS

Un escéptico 3D ante la Nintendo 3DS

Nintendo 3DS

Hoy se pone a la venta la Nitendo 3DS, uno de los «gadgets» más esperados de los últimos años por lo que supone de renovación en un tipo de dispositivo de gran éxito pero cuestionado futuro (las consolas portátiles, amenazadas por el crecimiento de los móviles como plataforma de juegos) y por la apuesta por el 3D como gran innovación. Y aquí es donde está el meollo de la cuestión con la 3DS, si la experiencia con las tres dimensiones merece la pena, puesto que el resto de parámetros técnicos supone apenas una pequeña evolución de modelos anteriores.

Mi respuesta ante el producto – después de haber pasado un día jugando con él – es «complicada»: soy un escéptico con todo lo relacionado con el 3D. Como efecto me resulta llamativo, pero sólo «para un rato», y ni eso si precisa de utilizar gafas especiales para disfrutarlo. A día de hoy no he encontrado una experiencia 3D que me anime a abandonar mi escepticismo y que me convierta en un «creyente» de que realmente la innovación pasa por ella y que no estamos ante un reclamo más bien artificial para empujarnos a renovar la tele, el móvil y la consola.

Claro que la Nintendo 3DS, como otros dispositivos de este año, apuesta por tres dimensiones sin necesidad de gafas. Siin ser un «jugón intensivo», tengo que reconocer que el producto está bien acabado y que el efecto está muy bien ejecutado. Mi impresión personal es que para el 50% de los juegos, la tridimensionalidad tal como la ejecuta la 3DS no aporta demasiado: entre los títulos para la 3DS en el lanzamiento me encantó la versión del PES 2011 (muy bueno el efecto 3D en el terreno de juego), pero luego tenemos juegos – como los de plataformas – en los que el 3D apenas aporta un leve efecto con el fondo.

¿Veredicto? Sin llegar a convertime a la fe del 3D, la Nintendo 3DS es la primera que me hace dudar. Como toda plataforma su éxito vendrá dado por los juegos que vayan llegando y, en este caso, de que haya contenidos para visualizar adaptados (como los televisores, depende de que haya una producción en 3D que justifique que este también es un dispositivo multimedia). En todo caso, como decisión de compra y no estando en el «target» de las consolas portátiles, seguiré esperando encontrar una experiencia 3D que me convenza de que realmente esto es el futuro.

Relacionado: La nueva Nintendo 3DS ante el reto de repetir el efecto Wii, Precio de la Nintendo 3DS, ¿demasiado para la primera consola 3D?

La nueva Nintendo 3DS ante el reto de repetir el efecto Wii

Nintendo 3DS
Se acerca uno de los grandes lanzamientos del año en electrónica de consumo, la Nintendo 3DS que viene a devolver a Nintendo la imagen de gran innovadora que ha perdido en el salón de casa. Ya hay vídeos de la versión final y, aunque el 3D pierde al ser comunicado en vídeo respecto a la experiencia real, todos los testimonios que tengo de gente con criterio que la ha probado están siendo muy positivos.

Con Nintendo 3DS el resto para los japoneses es replicar el «efecto Wii», con el que ampliaron el mercado de consolas de sobremesa a un público más amplio gracias a una genial nueva experiencia. Pantalla y fotos en 3D se antojan como algo espectacular de entrada, pero está por ver si será suficiente para defender la existencia de una consola portátil como dispositivo especializado para jugar en movilidad. El crecimiento del móvil ha provocado que Sony vaya a reenfocar, con buen criterio, su PSP hacia un modelo que permite llamadas, conexión a la red y todo lo necesario para ser más «un móvil muy bueno para jugar» que una consola. Si todo va bien esta semana podré probar una Nintendo 3DS en persona y podré salir de dudas.

Actualización: En los comentarios aclaran que tendremos por un lado el PSP Phone y por otro la PSP 2

Nintendo 3ds, confiados en el salón, innovadores en la portátil

Nintendo 3DS

Donde Microsoft ha sido agresivo con Kinect, Nintendo ha sido conservador. En la consola para el salón de casa han apostado por una política de mantener la propuesta actual en cuanto a hardware y apostar por renovar su oferta en portátil con Nintendo 3DS, la primera consola «3D» que además se postula como capaz de hacer «fotos tridimensionales».

Y a priori esto podría leerse como un movimiento arriesgado, con los móviles cada vez captando más porcentaje del mercado de los videojuegos portátil y con nuevas plataformas como los tablets que también tendrán su cuota. ¿Merece la pena invertir ahí más que en el salón, donde además hay más negocio en productos y servicios? Si no fuese porque quienes han compartido el primer contacto con la Nintendo 3DS hablan auténticas maravillas de ella, uno compraría este argumento directamente. La mayoría de los potenciales compradores de la nueva consola de Nintendo van a tener un móvil capaz de mover muy buenos juegos, la apuesta en este caso apunta a a abrir un mercado como el del iPad, no sustituir a ningún otro dispositivo, sino ocupar un espacio en el tiempo de consumo de los usuarios en base a ofrecer una gran experiencia de usuario. Todavía queda para ver en el mercado a la Nintendo 3DS – se habla de principios del año que viene – pero sin duda merecerá la pena echar un vistazo a esta nueva apuesta arriesgada de Nintendo. La última – Wii – les salió francamente bien.