NYT Now y el intento de recuperar la portada informativa

NYT Now

New York Times no sólo no da marcha atrás en el pago por contenidos sino que ofrece dos nuevos productos con ese modelo, entre ellos una propuesta especialmente interesante, NYT Now. En poynter:

NYT Now presenta a los lectores lo que su editor principal, Clifford Levy, llamó «las historias más importantes y apremiantes de The New York Times en el transcurso de la día «, y también ofrecerá las historias de otras secciones, dependiendo de la hora del día en que se use la aplicación. Una sección llamada «Nuestra selección» lleva a los lectores a las historias de otros medios, o, a veces a historias antiguas del New York Times.

Hay un análisis en profundidad de la aplicación – por cierto, sólo iOs, sin planes para Android – en Buzzfeed y también merece la pena leer la presentación en el propio NYT.

Creo que el punto principal con la apuesta no es tanto el pago por una aplicación que aplica cierta «curación / filtrado de contenidos» a los creados por el propio medio y cobrar por ello, sino esa labor de selección de contenidos de otros medios. En dos años NYT ha pasado de abrazar un intermediario como Flipboard a erigirse él mismo en uno.

Presumiblemente el modelo con los terceros es de compartición de ingresos por aparecer en NYT Now, pero el aspecto más interesante es si logrará la reconquista de la portada informativa frente a quienes la arrebataron a los medios: agregadores de todo tipo desde Facebook hasta Twitter pasando por los Flipboard, Menéame o Zite.

Tesla Vs New York Times

Tesla Model S

Y de repente Tesla replica al New York Times aduciendo que, con los datos que el propio coche registra en mano, algunas de las cosas que afirma la crónica del periódico sobre su coche no pueden ser ciertas.

Creo que hay un aspecto muy interesante tecnológicamente (el coche es cada vez un producto tecnológico y conectado), por otra una batalla de la credibilidad y de la cobertura, como explica Splatf. No se quien tiene razón, si que creo que para muchos «lo dice el New York Times» no es suficiente y nuestro patrón de navegación (lecturas de fuentes variadas, exposición al descubrimiento) permite que el resto de versiones sobre los hechos nos lleguen y hagan cuestionarnos lo que habíamos leído en un medio tan prestigioso.

Por cierto, ya hablaremos con calma de él, pero el Tesla Model S va camino de ser un referente generacional del nuevo coche.

Los números del New York Times

Times Reader
Un muy interesante análisis de los números de los New York Times en Giga OM. La foto de la situación actual apunta a que, pese al crecimiento de los suscriptores de su modelo de pago, los ingresos publicitarios descienden tanto en papel como en la web (en este caso bajada del CPM y también de su inventario).

Lo preocupante de las cifras actuales es que incluso un modelo de pago con muchos suscriptores (más de medio millón) combinado con mucho tráfico al ser sermiabierto, no sería suficiente para hacer rentable una cabecera como el New York Times para cuando el papel haya dejado de ser tan importante como todavía es.

New York Times en Flipboard, la tercera vía en el debate «web Vs apps»

FlipBoard
En el debate «aplicaciones o versión web para publicaciones en el tablet» esta semana nos descubrimos con una encuesta que apuntaba – para sorpresa de muchos – que había más usuarios (41%) que preferían acceder desde el navegador que los que se decantaban por la aplicación específica del medio (30%).

Es interesante preguntarse por la causa de estas preferencias. ¿Es por la experiencia de usuario de estas aplicaciones? ¿por diferentes modelos de negocio? ¿por las ventajas intrínsecas del navegador? (a la hora de compartir contenido por ejemplo o abrir enlaces) Y digo que es interesante porque el anuncio del acuerdo entre el New York Times y Flipboard abre una tercería vía en la experiencia que se plantean los medios para tablets y móviles.

Los usuarios de Flipboard accederán a los contenidos del NYT con las mismas pautas que los que van a la versión web, cobrando a partir de un umbral de consumo de contenidos, dejando la lectura de los primeros artículos gratis. La ventaja del modelo Flipboard es que permite controlar esto mucho mejor que en el navegador (borrado de cookies, uso de varios navegadores). Adicionalmente compartirán ingresos publicitarios provenientes de las lecturas del NYT dentro de Flipboard

Al final lo que tenemos es a New York Times abrazando a un intermediario. Difiere con lo que hicieron otros cmo The Guardian en Facebook en que en Flipboard a priori no se arbitra sobre la visibilidad de cada fuente sino que es el usuario el que se organiza. ¿Qué ganan? Básicamente integrarse en una de las mejores experiencias de usuario en el móvil y, sobre todo, en el tablet donde los medios tienen puesta muchas esperanzas de poder articular modelos de negocio basados total o parcialmente el pago.

¿Sombras? Sigue siendo un intermediario que comisiona y además en el caso de Apple no hay relajación de sus pretensiones de comisionar por la adquisición de contenidos desde el iPad, por lo que la implementación tendrá que ser muy cuidadosa con este punto.

New York Times acepta el modelo de suscripción de iTunes

Times Reader

Como estaba anunciado, New York Times pasa a ser de pago, con un modelo en el que se intenta cobrar a los lectores habituales pero se intentan mantener las lecturas ocasionales (buscadores, enlaces) como vía de entrada de nuevos «clientes» y para mantener cierto grado de influencia y visibilidad en la red. Como explican en el anuncio oficial, cobrarán una suscripción desde 15 dólares al mes por el acceso al periódico y los lectores no habituales podrán consultar un máximo de 20 artículos en el mismo periodo de tiempo (esto sujeto a la habilidad técnica del usuario para saltar los controles, claro).

Pero, una vez que todo esto era conocido y que debate sobre el pago por contenidos en internet está más falto de proyectos que lo intenten que de teorías al respecto, creo que lo más interesante es que New York Times acepta el modelo de suscripción en iTunes de Apple: le darán el 30% de lo facturado por ese canal a la compañía de Jobs y, además, tendrán que asumir que no tienen control de la relación con el lector ni acceso a sus datos. Y aquí es donde creo que esto lo más interesante del movimiento, New York Times vende suscripciones de pago para acceder desde cualquier dispositivo, pero sólo lo hace desde su web y desde la plataforma de Apple.

Más información en Allthingsd

Press Engine, New York Times como empresa de tecnología

Times Reader

El New York Times está ofreciendo la tecnología que ha desarrollado como plataforma (Press Engine) para que otros medios creen sus aplicaciones para iPhone y para iPad (AdAge). La forma de comercialización es de «pago por licencia», con lo que los medios que utilicen la tecnología del NYT gestionarían sin comisiones los ingresos por publicidad o suscripción. En definitiva, un modelo de empresa de tecnología, que no de empresa de medios con el que el NYT debería ser capaz de amortizar el hecho de que sea uno de los medios más innovadores y del efecto imitación que logra despertar en gran parte de la industria. Claro que para otros medios, la decisión de que la plataforma tecnológica sobre la que construyen quede bajo el control de un tercero que además es un competidor no es para nada fácil.

A esto hay que añadir que tienen el desafío del pago por contenidos toda vez que está planificado por el NYT en 2011 y la dificultad del modelo de suscripción en iPad.

New York Times y la regulación de Google: ¿se acerca la división de Google en dos?

Fenomenal revuelo en la red ante el editorial del New York Times en la que plantean la regulación del buscador de Google. No se trata de un discurso neoludita propia de ejecutivos superados por la red sino de una reflexión bastante moderada sobre la evolución de un buscador que compite en servicios con muchas empresas y puede usar su liderazgo en el mercado de las búsquedas para entrar en otros mercados y desequilibrar la competencia favoreciéndose en los resultados. Viajes, juegos, mapas, viviendas y muchos más sectores en los que Google está entrando desde la lógica de una empresa que cotiza en bolsa: el crecimiento de la publicidad en internet tiende a moderarse y su capacidad de crecimiento también, por lo que toca entrar en otros sectores.

El propio NYT señala que la regulación de los cambios en el algoritmo de Google no es razonable en la práctica, pero otro lado, apunta a que Google es juez y parte a la hora de posicionar vídeos o localizaciones en mapas y hasta cierto punto se suma a la doctrina de regulación de «actores significativos» de la Unión Europea y no sólo de monopolios.

Genbeta, Uberbin o SEL recogen la contestación en general del «sector internet»: que el gobierno USA regule Google es una locura y el propio NYT cae en contradicción cuando reclama libertad de prensa sin censura por parte del estado. Tienen razón, plantear que sea un gobierno quien apruebe cambios en el algoritmo de un buscador parece la peor salida a una situación que tiene tres posibles: Google puede ser más abierto respecto a cómo posiciona cuando hay conflictos de intereses, los gobiernos (USA y Europa) al no poder considerarle monopolio no intervienen en el sector o lo hacen sin obligarle a entregar su algoritmo. Y la única forma en que ocurra esto último es obligarle a dividirse en dos, buscador y publicidad en un lado, servicios en otro.

. En lo que sí que deberían ir pensando en Google es que esta corriente crítica con su rol de buscador y empresa de servicios no acaba sino de empezar… y a largo plazo la solución tendrá que estar en una mayor transparencia por parte suya o acabaremos con que un regulador acabe determinando su división en dos.

El New York Times de pago en 2011 para lectores habituales

Times Reader

Lo peor de los intentos de la prensa de encontrar un modelo con mayores ingresos a través del pago por contenidos es no saber siquiera si existe alguno que pueda funcionar tras los fracasos de hace años. Se barruntaba que el NYT volvería a liderar al sector, y esa parece su intención dado que en el anuncio oficial aseveran que el periódico será de pago en la web en 2011 y, como se esperaba, para los lectores habituales. La primera lectura es que postergan el paso un año para esperar mayor recuperación económica y para sembrar adhesiones a su modelo.

Pero lo que más me interesa es cómo diseñan su modelo de pago para salvar el tráfico y los ingresos por publicidad:

  • Abierto para usuarios poco habituales, con esto consiguen que sus contenidos sigan siendo indexables y enlazables, aspectos imprescindibles para mantener vivo el tráfico de la web.
  • ¿Impactará en pérdida de páginas vistas? Un dato relevante en este caso es determinar qué porcentaje de usuarios consumen muchas y, de ellos, cuántos estarán dispuestos a pagar. A corto plazo esa es la cuenta importante, no el porcentaje sobre el total de lectores porque, si los planes del New York Times se cumplen, de los ocasionales no se perdería tráfico. Para que el movimiento sea rentable en primera instancia necesitarían que los ingresos por suscripción fuesen mayores que los costes de montar el sistema + ingresos por publicidad de las páginas vistas perdidas de estos usuarios habituales. Eso para ser rentable la acción, otra cuenta distinta es para hacer rentable el medio en su totalidad.
  • La parte que podrían estar minusvalorando desde el NYT es el debilitamiento de la comunidad alrededor del medio. El planteamiento económico podría tener sentido sobre el papel – otra cosa es que en la práctica llegue más o menos lejos, sobre todo si el resto de medios no les sigue – pero perderán activos tan valiosos para un medio online como son la participación de calidad y las recomendaciones de sus artículos que hacen, sobre todo, los lectores más fieles.

Al menos ya sabemos la fecha en que empezará el baile. Lo que todavía no está claro es cuantos medios se animarán a acudir y de qué forma, pero si el NYT sigue con su apuesta, no dudaría de que muchos de ellos irán detrás.

New York Times volvería al pago en internet con un modelo a lo Financial Times

Times Reader

Si el New York Magazine está en lo cierto, en las próximas semanas vamos a tener anuncio de regreso al pago por la versión de internet del New York Times. ¿Qué cambian respecto al antiguo modelo del que dieron marcha atrás? Esta vez no se trataría de una versión completamente cerrada, sino de una estrategia similar a la de Financial Times: para cada usuario hay una cierta cantidad de artículos accesibles al día o al mes; una vez superada esta cifra, el resto es de pago.

NYT lleva mucho tiempo especulando con su regreso al cobro por acceso como una forma de mejorar los ingresos en al red, y lo que hagan va a ser muy relevante por el liderazgo que ejercen en el resto del sector. En contraposición a las ideas de Murdoch, NYT apunta a que pague el lector final más que los nuevos intermediarios y busca un equilibrio entre visibilidad (en buscadores, enlaces) y sumar ingresos a los que obtiene por publicidad. New York Magazine también apunta a que con el presunto tablet de Apple podría haber un acuerdo de contenidos, de forma que se cobrase por nuevas experiencias y no sólo por el contenido de siempre. 2010 va a ser un año en el que muchos medios tradicionales van a intentar resolver la ecuación entre tráfico, ingresos publicitarios, costes altos y pérdida de visibilidad si empiezan a cobrar en contraposición a posibles ingresos sin la certeza de que esa fórmula exista.

El New York Times se plantea volver a cobrar por el acceso a su web

Times Reader

El New York Times se plantea volver a cobrar por el acceso a su web, al menos es lo que da a entender en una encuesta hecha a los suscriptores de su versión en papel. Según Bloomberg la idea sería cobrar cinco dólares al mes para tener todo el contenido de Nytimes.com, volviendo así a dos años atrás, cuando simbolizó el fin de pago por contenidos por internet.

La crisis de ingresos por publicidad está haciendo reconsiderar muchos modelos de negocio basados en servicio gratuito para el usuario. Aunque no es un paso en firme todavía, los grandes medios en internet están esperando que alguien de el primer paso hacia volver a cobrar por contenidos en la web, y si ese alguien es el New York Times, será todavía más importante. La jugada va a requerir audacia, de hecho tengo muchas dudas de que cobrar a los lectores en internet vaya a ser algo que funcione con excepciones muy marcadas: ¿qué escala de suscriptores necesita para igualar los ingresos por publicidad cualquier medio hoy día? con la abundancia de contenidos en la red ¿cuánta gente está dispuesta a pagar y por qué medios pagaría? En cualquier caso, si el NYT se lanza, que nadie se extrañe de que más de uno vaya detrás…

Artículos relacionados: Volvemos a hablar de cobrar por leer el periódico en internet.