Datos patrocinados y neutralidad de la red

Note 3 Vs Galaxy S4

En The Verge, «Datos patrocinados: AT&T permitirá a las empresas comprarte recargsa de datos para vídeos y aplicaciones específicas»:

Si un estudio quisiera promover la transmisión de un vídeo, por ejemplo, podrían ofrecer a pagar la cuenta de datos para servirlo en streaming. Del mismo modo, una empresa se puede ofrecer a patrocinar el uso de datos relacionados con las aplicaciones de sus empleados, o patrocinar de datos como parte de un programa de fidelización de clientes. Si los usuarios saben que sus datos sobre un determinado servicio son gratis dice la lógica que podría hacerlos más propensos a utilizar dicho servicio.

¿Suena ideal, cierto? Lo que los americanos suelen llamar win-win, de repente utilizar x aplicaciones no impacta en mi consumo de datos. Ahorra el usuario, la empresa de la aplicación contenta porque se usa más y la teleco todavía más porque factura extra.

¿Alguna pega? Básicamente que es el enésimo intento de las teleco por desequilibrar la neutralidad de la red, con el modelo de datos patrocinados tenemos un escenario en el que el pez gran siempre se come al pequeño, porque siempre podrá pagar más y conseguir una mayor adopción que una oferta similar por parte de otro actor con menor presupuesto. Y esto, a la larga, es una muy mala noticia para el usuario, establecería una fenomenal barrera de entrada en los servicios «over the top».

Relacionado: Google a la neutralidad de la red: “Quedamos como amigos”, La carrera de las telecos contra el “Over The Top”

Google a la neutralidad de la red: «Quedamos como amigos»

Google

«Nadar y guardar la ropa», «estar en misa y repicando»… el castellano ofrece un variado conjunto de expresiones para describir la pirueta ofrecida por Google en una conferencia conjunta con Verizon y que ha servido para explicar su propuesta respecto a la neutralidad de la red. Por fin ya deberíamos poder responder a la pregunta, ¿sigue siendo Google «uno de los nuestros»? ¿han traicionado los principios que permitieron su propio desarrollo o se han vendido a las telecos y a la doctrina Alierta? Como se suele decir con algunas relaciones, «es complicado».

Es complicado porque Google tiene problemas de madurez. Le sigue encantando el discurso de su adolescencia, todo aquello del «don´t be evil», «nos encanta ser abiertos», «la vida no nos va a cambiar, no somos como los demás». Pero también empieza a aceptar algunos ajustes de sus principios con la realidad de los mercados. En su propuesta se refleja esta doble alma del gigante de internet sobre la neutralidad de la red: juran y perjuran que no aceptan la discriminación del tráfico por parte de las telecos a favor de quien más les pague, que ellos creen en una «internet abierta», que nunca pagarán porque Verizon o cualquier otro de prioridad a sus servicios sobre los de cualquier pequeña startup. Pero claro, también hay excepciones que hay que comprender a tanta apertura y tanta neutralidad.

¿Dónde están estas excepciones que Google acepta y recomienda? En el internet móvil cuyo control ostentan las operadoras, «diferente al internet cableado porque es más competitivo y cambia rápidamente». Ahí si es tolerable un poco de discriminación siempre que se haga «con transparencia»: prohibir la Voz IP, el P2P o reservar ancho de banda para las videollamadas del operador. Tampoco habría que cerrarse a la existencia de «nuevos servicios» a los que no aplique la neutralidad de la red. Algunos de ellos ya los conocemos, como es el caso de los IPTV tipo Imagenio, para los que el operador de turno reserva ancho de banda especial, pero podría haber más. ¿Qué parte de los servicios se desplegarán de forma privilegiada si se aceptan las recomendaciones de Google? Mencionan educación, servicios de salud, videojuegos y entretenimiento. Dos internets, una «abierta y neutral», otra no. Al final tenemos que Google necesita que se desplieguen redes, que las telecos inviertan en desarrollo de infraestructuras y también quiere ser la plataforma en que se integren los nuevos servicios.

Es una forma de romper como otra cualquiera. «No eres tú, soy yo», «necesito un tiempo»… en Google han elegido una especie de «quedamos como amigos». Quienes esperaban una traición completa se sentirán algo defraudados, quienes pensaban en una resistencia frontal y bizantina a las teleco y algunos gobiernos, todavía más. Será la penitencia que tendrá que pagar Google: sus anteriores compañeros de viaje le señalarán como a un traidor por mucha retórica de niños buenos de ONG que mantenga; sus nuevos aliados no esconderán la satisfacción al certificar que, al cabo del tiempo, Google y ellos son capaces de hablar el mismo idioma.

Internet y la cosa política en Nación Red

Nación Red

La brecha digital que más me preocupa en España no es la que existe entre los de usuarios de nuevas tecnologías y los que no han llegado a ellas, es la que habita entre los dirigentes políticos que tienen el poder de decisión y nuestra sociedad. Pero a esa hay que sumar otra no menos relevante, la de los dueños y gestores de las grandes empresas de medios, pertenecientes en su mayoría a la generación de periodistas de la transición y que ven en internet una dificultad para la supervivencia de sus empresas. El cóctel resultante de combinar ambas brechas, a pesar de que en los partidos y en los medios existen nuevas generaciones con otra forma de ver la red, es que la aproximación a internet en política y medios viene dada desde una visión lejana, timorata y de aspiración de control. Algo que se refleja en la insoportable ausencia de una idea de internet en nuestra clase dirigente y en que la aproximación editorial de los medios tradicionales subordine elementos como la libertad de expresión, el secreto de las comunicaciones o el poder que otorga la red a la sociedad civil.

Por eso en Weblogssl nos hemos decidido a hacer algo que hasta no hace mucho no entraba en nuestros cálculos, una publicación sobre política, Nación Red. Claro que el enfoque va dirigido hacia donde vemos que hay una laguna y donde vemos que podemos aportar valor, en el cruce entre política e internet, tal como explicamos en el artículo de presentación como en el blog corporativo. Como además editorialmente vamos a tener un enfoque diferente – con columnistas colaboradores y una posición editorial clara – de vez en cuando escribiré también allí. Espero que la propuesta aporte su grano de arena en unos tiempos en los que nos estamos jugando el futuro modelo de internet y de sociedad.

Manifiesto «En defensa de los derechos fundamentales en internet»

Hoy es un día especial en la internet española, en la que este Manifiesto «En defensa de los derechos fundamentales en internet» ha visto la luz tras un gran trabajo por parte de sus creadores. Hay mucho que decir sobre el infame movimiento que se ha orquestado para empezar a transformar internet en la TDT, y durante las próximas semanas va a ser el tema que va a demostrar como en un internet en el que los ciudadanos tienen libertad de expresión y derecho a la privacidad, pueden responder al poder mediático, a los lobbys de presión y a la maquinaria de propaganda política. Es hora de exigir que se hable sólo de «si hay canciones gratis» y de que hablemos de derechos ciudadanos como recoge este manifiesto. En el blog de WeblogsSl y en otros muchos sitios (por ejemplo, Merodeando, El Blog Salmón, Periodistas 21, Netoratón, Público, Enrique Dans o El País) también podemos informarnos sobre qué está pasando.

Por cierto, es algo inusual, pero es la ocasión para pedir que a todos los que asumimos estas peticiones nos impliquemos en su promoción: en blogs, redes sociales, Twitter…. pero también en la máquina del café de la oficina, mientras se ve el telediario en casa o al salir en el bar.

Manifiesto «En defensa de los derechos fundamentales en internet»

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial – un organismo dependiente del ministerio de Cultura -, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Hacia la madurez de las tarifas de internet en el móvil

Modem hspa vodafone

Vodafone anuncia que elimina la bajada de velocidad de sus tarifas de internet en el móvil, lo cual vuelve a situarles como la punta de lanza en las comunicaciones móviles en España. La bajada a 128 kbps pasados los x gigas de descarga al mes, serán parte de la historia, como matices: disminuirán la velocidad de la conexión en caso de saturación de la ref. Los detalles los dan en Xataka. Es un paso más hacia la madurez de las tarifas de internet en el móvil, un terreno en el que todavía queda mucho por andar y un gran enemigo por vencer: seguimos con la ausencia de una regulación que imponga la neutralidad de la red que impida prácticas como el filtrado el tráfico (P2P, VoIP) según el criterio de las operadoras.

Relacionado: Vodafone sigue compitiendo en red móvil

González-Sinde y «ordenar internet» para evitar la escasez

Los primeros presagios que apuntaban que nos va a tocar sufrir con González-Sinde como ministra de Cultura se van confirmando. Sus última declaraciones se pueden escuchar en Rtve– vía Versvs – y no tienen desperdicio:

Hay que ordenar el espacio que es internet (…) porque si no nos vamos a quedar sin contenidos.


¿Por qué dicen «orden» cuando quieren decir «control»? En todo caso, estamos ante una falacia absoluta: la naturaleza distribuida y abierta de internet, sin una entidad centralizada que la «ordene», es la que ha permitido que pasemos de la escasez de contenidos a la abundancia. De hecho, ese es el problema de la industria de los contenidos en internet. ¿Por qué González-Sinde puede decir tal despropósito? Básicamente por tres razones: 1) no sabe de lo que habla, es una ministra del siglo pasado; 2) se olvida por completo de la explosión de contenidos de texto, fotográficos y de música. Nadie que se haya pasado por Technorati, Flickr o MySpace puede decir tal disparate; 3) El problema es la confirmación de los temores de muchos con el nombramiento de González-Sinde, se refiere a ordenar-controlar internet entendiendo que va a beneficiar a su gremio del cine.

En definitiva, se trata de que, como el cine ve peligrar sus distintas ventanas de explotación y tendría forzosamente redifinir su negocio por el cambio en la distribución que supone internet, toca establecer políticas de control de internet para favorecer supuestamente a la industria de la que procede Sinde. Claro que hay un problema para el cine y sus altísimos presupuestos, las superproducciones necesitan de cuantiosos ingresos para ser rentables. Pero se trata de eso, de que encuentren un modelo razonable ofreciendo una mejor experiencia de usuario y no subvertir la apertura de internet, espiar a los usuarios y querer controlar la red.

Europa ante la ley de los tres avisos

Revés para las pretensiones de control de internet vía ley de tres avisos a lo Sarkozy. El Parlamento Europeo acaba de aprobar un informe que rechaza la idea retirar la conexión de internet a quien utilice sistemas P2P para descargar contenidos protegidos con derechos de autor. Aunque parezca mentira, lo que están discutiendo es si los Estados deben instaurar la vigilancia de las comunicaciones y la retirada del derecho a la información y a la libertad de expresión para proteger los intereses de entidades gestoras de derechos de autor y de la industria de los contenidos.

Ahora bien, esto es un informe, no tiene rango de directiva ni reglamento ni obliga al cumplimiento a los estados de la Unión Europea. De momento la respuesta a la ley Sarkozy o a los movimientos preparatorios en España es bastante tibia y las posiciones están muy poco definidas con las elecciones al parlamento europeo a la vuelta de la esquina.

Un montón de enlaces para seguir este tema: Mangas Verdes, Microsiervos, Uberbin, laquadrature.net, Internautas.org.

¿Para qué demandar cuando puedes espiar y controlar?

The Pirate BayLa RIAA abandona la estrategia de las demandas a usuarios que comparten material con copyright, en favor de otras más cercana a la política de los «3 avisos francesa». Los detalles los da el WSJ, que explica que esta nueva etapa vendrá marcada por una alianza con los proveedores de conexión a internet, que colaborarán espiando la actividad de los usuarios y amenazando con cortar la conexión a todos aquellos que no cesen en su actividad.

Acaba así un período de varios años en los que la RIAA (en 2004 nos escandalizábamos con esto) ha protagonizado oleadas de querellas con un alto coste en dinero y con momentos tragicómicos, con demandas a ancianas y niños de trece años al apenas saber la IP del usuario y no tener ningún dato más. Como comenta Mariano, estamos en un nuevo escenario en el que, con las colaboración de los proveedores de internet, se renuncia a competir con el P2P con una mejor experiencia para intentar controlar lo que se hace en la red y vulnerar su esencia de terreno neutral.

¿Y en España? La SGAE ha tenido tiempo de aprender de la experiencia de la RIAA. Eso, unido al diferente marco legal que hace que compartir contenidos con derechos de autor no sea ilegal, les ha hecho apostar mucho más por el lobby. El Ministerio de Cultura ya ha anunciado una medida «antipopular», es decir, para favorecer a unos pocos y perjudicar a muchos (El otro lado).

P4P

¿En qué consistirá? Algunas pistas las tuvimos en el pasado Ficod y en el especial de El País (un ejemplo) en el que han ido preparando impúdicamente el terreno a una legislación «a lo Sarkozy», por la que se implique a los proveedores de internet en el espionaje, control y eliminación de derechos en favor de los intereses de la SGAE y la industria audiovisual. El derecho a la privacidad, a la información y a las comunicaciones, por detrás de mantener el modelo actual de estas organizaciones y maximizar sus ingresos.

Hay quienes sostienen que estos esfuerzos serán estériles, que no se puede «poner puertas al campo» y que tecnológicamente tienen la batalla perdida. En cierto sentido, tienen parte de razón, hoy se habla de P2P cuando gran parte de las descargas se ha desplazado a otras fórmulas (los Rapidshare y compañía) y que hay soluciones para no ser detectado. También están, en parte, equivocados, el objetivo no es tanto hacerlo imposible técnicamente sino desacentivar lo suficiente su uso haciéndolo difícil de superar (que la experiencia de compartir sea cada vez peor) y metiendo el miedo en el cuerpo a los ciudadanos. Que nadie espere que los proveedores de internet vayan a intentar salvaguardas la privacidad de sus clientes, les traicionarán en cuanto puedan ampliar su negocio y llevarse parte del de los contenidos.

Sólo nos queda decir, hoy por hoy, que si eres legal, comparte.

Google (no) se olvida de la neutralidad de la red

Google

Actualización 25/11: Como habíamos previsto, desde Google han aclarado el asunto. Como explica Mariano, se trata de un acuerdo de peering, tal como se apunta en algunos de los comentarios. Bueno es saberlo porque perder a Google en la lucha por la neutralidad de la red sería fatal.

Artículo original: Cuando los proveedores de internet insinuaban que querían cobrar para favorecer a unos servicios online sobre otros, Google ponía el grito en el cielo con razón: se trata de una vulneración del principio de la neutralidad de la red, de hacer más accesible a quien paga sobre quien no tiene recursos para hacerlo. «Una Internet de dos velocidades reduciría la innovación, solidificaría la posición dominante de los proveedores más exitosos de contenido y de aplicaciones, y limitaría las oportunidades para los innovadores que recién están entrando», escribieron en su blog oficial. Sin embargo, por lo que explica Mariano en Ubertin, Google acabiría de firmar precisamente eso con Fibertel, un ISP argentino con el que va a «establecer un enlace privado» para que los usuarios de ese proveedor «puedan acceder más rápido a Google, GoogleEarth, GMail y YouTube».

Confieso que no entiendo para nada este movimiento. Google no necesita desequilibrar el terreno de juego a su favor, esta vulneración de la neutralidad de la red que abre la puerta a admitir que los ISP se lleven un bocado del negocios de quienes montan servicios en internet (aunque este acuerdo les hubiese salido gratis), el escenario menos deseable desde mi punto de vista para Google. ¿Aprovechar su posición y recursos para llegar a acuerdos de este tipo y pasar por encima de la competencia? En los comentarios de Uberbin comparan la estrategia con la de utilizar un CDN tipo Akamai, pero no es igual, un CDN escoge la máquina más cercana desde la que te sirven un contenido, pero en la alianza con Fibertel sería el ISP del usuario el que da preferencia a un servicio sobre otro: los vídeos de Youtube optimizados, los del resto de proveedores en segunda velocidad. Es tan incomprensible, tan contrario a lo que venían defendiendo, que en las próximas horas debería haber una explicación oficial por parte de Google desmintiendo que la empresa número uno de la red le ha vuelto la espalda a los principios básicos de la misma.

Artículos relacionados:

Cuando el proveedor de internet paga a las discográficas por el P2P

Virgin Media es el nombre del proveedor de internet que en Reino Unido se plantea empezar a pagar a las discográficas en «indemnización» por la música compartida por sus usuarios mediante P2P. Paid Content anticipa el acuerdo y da algunos detalles de como funcionaría. Virgin Media utilizaría la tecnología de Playlouder, la cual instalará en sus redes para analizar todo lo que se comparta, detectar las canciones y calcular los pagos que se harían a las discográficas. No queda claro de momento como trasladarían esos costes a los usuarios, aunque parece que sería un servicio por suscripción.

Esto se plantea en un país – Reino Unido – en el que no hay copia privada y que coquetea con impuestos a internet y tecnologías de control en favor de la industria de los contenidos. Virgin, además, tiene una conexión evidente con la industria musical y un interés en potencia esa otra rama de su negocio. Aun con todo ello, no deja de sorprender el planteamiento: anulación por completo del secreto de las comunicaciones para las discográficas se lleven ingresos por el intercambio de contenidos a través de sistemas como Bittorrent. Se podría pensar en otras fórmulas, del tipo «paga todo el mundo aunque no use P2P y no lo espiamos», pero eso lleva tiempo inventado: es el canon, aplicado a la conexión a internet.

Los ISP están deseando entrar en el mercado de los contenidos y llevarse un trozo de mercados como el de los servicios por internet (de ahí que propugnen vulnerar la neutralidad de la red) y el de los contenidos. Esta fórmula de Virgin Media es bastante burda, es dudoso que resista a un mínimo grado de cifrado de las comunicaciones, precisa de marcas de agua para clasificar los contenidos y difícilmente va a ser aceptada por quienes comparten música, pero a buen seguro que a medio plazo habrá más intentos. Fórmulas como el P4P van a permitir asociaciones entre proveedores de internet y la industria de la música y el cine; en ese momento, volveremos a ver iniciativas como esta que hoy comentamos, y no sólo en el Reino Unido.