La crisis de Netflix, el avance de HBO: agregadores vs productores

House of cards

Mal trimestre para Netflix, Variety recoge como cae en bolsa de nuevo por unos resultados bastante peores de lo esperado.

De hecho la situación de Netflix es menos idílica de lo que se pueda ver con distancia: el giro desde la tele de pago clásica al streaming por internet está provocando una mayor competencia que persigue la tendencia (Amazon muy agresivo en Estados Unidos, otros en Europa) y los proveedores de contenidos suben sus precios viendo esto y que la tele clásica de pago declina. Es más, el fondo de catálogo empieza a ser algo que tienen muchos y la parte de contenido original tipo «House of Cards» no está claro que les ayude a diferenciarse lo suficiente.

Mientras HBO va al 100% a por el online y el año que viene se podrá contratar completo sin necesidad de adquirir también una suscripción al cable.

Además de una buena noticia para los usuarios internacionales que nos podemos plantear contratar vía VPN, puede ser un buen momento para contrastar si las «nuevas teles por internet» van a ser cosa de agregadores como Netflix (que parece lo obvio, un concentrador de la oferta para simplificar la experiencia) o de productores como HBO que puedan mantener cierta ventana de exclusividad.

Relacionado: ¿Hasta cuándo necesitará HBO a los intermediarios?

Actualización: New Yorker y una buena pieza ¿debería Netflix estar preocupado por los planes de HBO?

Alianza entre telecos y propietarios de los derechos audiovisuales

House of cards

Borja Adsuara en El Confidencial:

Mi tesis, desde hace ya años, es que este problema solo se resolvería cuando los titulares de los derechos hicieran una Alianza Estratégica con los operadores de telecomunicaciones y les dieran entrada y participación en la cadena de valor

Frente a lo que algunos piensan, este último punto no vulnera el secreto de las comunicaciones que debe guardar una operadora (El secreto de sus ojos), porque no se trata de identificar usuarios para darle esos datos a nadie (solo pueden hacerlo a un Juez), sino de identificar los usos y cobrarlos a sus usuarios, como hacen ya con las llamadas de teléfono gracias a que conocen esos datos.

Esta alianza entre telecos y propietarios de los derechos audiovisuales ha sonado varias veces como «solución» a la «piratería». Mi impresión es que Adsuara deja de discutir el problema de la neutralidad de la red o, mejor dicho en este caso, el abuso de posición dominante por parte de las telecos: forzar la intermediación en la distribución de contenidos por tener las redes, lo que sería una competencia mortal de los proyectos que él cita en su artículo, como Filmin.

Y por último la analogía con las llamadas pierde un dato: la teleco sabe a quién llamo y cuándo lo hago, pero no sabe lo que estoy diciendo. Así es como debe ser, que se proponga que tiene que analizar el tráfico de mi conexión, extraer patrones de descargas e identificar qué contenidos bajo es escuchar las llamadas de sus clientes para ver a cuáles les puede cobrar más porque recitan poemas con derechos de autor.

Que este sería un escenario deseado por los telecos no lo dudo, de hecho lo único que – creo – les frena es que en el momento en que lo propongan, esos propietarios de los derechos dirán «si técnicamente es posible y socialmente hemos decidido que es deseable, entonces hazlo sin cobrar porque te lo exigirá la ley»

Relacionado: Google: “la piratería es un problema de disponibilidad y precio”

Tony Soprano en Amazon Prime y el streaming insostenible

Tony Soprano

Amazon ha conseguido para su servicio de streaming por suscripción – Prime Instant Video – varias joyas de HBO, desde Los Soprano hasta otras series que no son la mejor de la historia (como sí es la de Tony y compañía) pero que siguen siendo geniales (The Wire, A seis metros bajo tierra…).

En Twitter el debate que hemos tenido algunos gira en torno a la sostenibilidad. Amazon invierte y pierde pasta con Prime (práctica habitual, con Kindle y el libro electrónico ya lo hacían), lo que lleva a plantear dos hipótesis de cara a futuro: Prime Instant Video es una apuesta con la que no buscan ganar dinero sino que es un medio para generar ingresos de otra forma (fidelizar para aumentar ventas del comercio electrónico, por ejemplo) o sí que quieren que sean un negocio a futuro pero aprietan invirtiendo ahora para crecer rápido y, de paso, ahogar a la competencia que como Netflix ahora se ve sin las series de HBO porque no puede pagar esa factura.

En el primer caso la expectativa para los usuarios es que de mantenimiento de precio o de ligera subida como hicieron hace poco, pero es una noticia bastante negativa para los actores puros del streaming como puede ser Netflix o incluso los Filmin o Wuaki (estos con el matiz de que tienen a Rakuten y podrían replicar con la misma estrategia); en el segundo caso habrá un momento en que financieramente quieran parar una sangría que no se puede sostener de forma indefinida, eso llevaría a precios más altos o menos calidad de catálogo sí o sí, amén de que si aguantan lo suficiente sí que habría sitio para actores puros del streaming.

En todo caso el enfoque se parece mucho al que tienen con el libro electrónico. Experiencia completa desde el cliente con el que se reproduce el contenido hasta la venta (su Amazon TV) cuidada, el catálogo más completo y competitivo en precio del mercado y, al final, dudas sobre si al final del camino hay una puerta abierta al monopolio.

Relacionado: ¿Hasta cuándo necesitará HBO a los intermediarios?

El modelo actual del cine no es sostenible por el cambio tecnológico

House of cards

Algo que comentan unos chavales llamados Lucas y Spielberg:

Las películas están compitiendo con todo el contenido y opciones que ofrece Internet.

Con Netflix produciendo contenidos de alta calidad y con los videojuegos compitiendo en lso fines de semana, queda poco hueco para que la cita de la noche sea ir al cine. Se está haciendo tan mal que Lucas se queja de lo difícil que es, incluso para él, para conseguir una película en una sala.

Ambos coinciden en que los estudios tendrán que replantearse cómo distribuyen las películas. Más en TC, lo vi en eConectados.

Sobre el tema recomiendo nuestra mesa redonda Cine, tv e internet: entre el “mito de Netflix” y el modelo para que la gente pague por contenido

Reed Hastings: «En televisión las aplicaciones reemplazarán a los canales»

El reemplazo del modelo de canales de televisión por aplicaciones y reafirmar que la estrategia de Netflix es por la producción para competir con HBO son algunas de las predicciones que hace su CEO, Reed Hastings.

Curioso que en 2007 viésemos en Netflix como el asesino del videoclub y ahora su posición sea la de quebrar el modelo de televisión tradicional por completo.

En todo caso, mi duda es si el modelo «app para cada canal» tiene sentido o lo tiene más la de «agregador de canales / productores». Después de todo en contenidos web mi impresión es que la gente tiende a diversificar lecturas y más que tener una aplicación para cada página tiende a tirar de navegador más agregadores en un sentido amplio (contando ahí desde Flipboard hasta Twitter)

Netflix supera a HBO, el futuro es «over the top»

House of cards

Gran análisis en Quartz sobre los buenos números presentados por Netflix y su gran trayectoria en bolsa los últimos meses. Datos clave:

  • Ya es el servicio de suscripción de televisión «más visto», superando a los de cable tan populares en Estados Unidos (buen indicador para entender la valoración / dependencia de sus suscriptores). Adicionalmente, ha conseguido superar en suscriptores que HBO, que aunque es un actor diferente en la cadena de valor (agregador vs productor), ambos van confluyendo como discutimos cuando salió House of Cards.
  • Ya supone el 33% del tráfico de descarga en Estados Unidos.
  • Es el valor con mejor crecimiento en bolsa de todo el índice S&P.

Al final lo tenemos como el actor que funciona sobre todas las conexiones, que menos infraestructura en el hogar precisa (decodificadores y similares) y que mantiene un precio ajustado para lo que ofrece. Si caer en el error de mitificarlo, Netflix muestra que el futuro de los servicios de vídeo online pasa por el «over the top».

Netflix ya no necesita ayuda: cierra su API pública a desarrolladores

House of cards

Netflix, que lleva años pasando por ser una de las compañías más innovadoras en varias facetas, incluida la de ofrecer un API pública a terceros, anuncia el cierre de esta a nuevos desarrolladores.

Al menos han tenido el detalle de mantener el uso a los actuales terceros que han construido sobre el API, pero el anuncio es claro: no quieren a más terceros accediendo a las funcionalidades de su plataforma y ofreciendo servicios al usuario final.

Con esta noticia volvemos al debate de Api cerrada o api abierta y de cómo en diferentes etapas de una compañía le beneficia un modelo u otro. Al igual que a Twitter, en la etapa de crecimiento inicial el tener a muchos desarrolladores construyendo sobre la plataforma ha permitido a Netflix llegar a muchos más usuario y «externalizar parte de la innovación».

Cuando el negocio está maduro y tienen el modelo claro, tanto Twitter como Netflix han preferido tener mucho más control de quién hace qué y cómo se lo ofrece al usuario final.

Para los terceros que construyen sobre una plataforma que no es propia, no me canso de enlazar este artículo de 2007. Esta vez Netflix ha tenido el detalle de no cortar el grifo a los que ya habían invertido tiempo y dinero utilizando su Api (en esto son más elegantes que Twitter), pero la pregunta sigue siendo la misma ¿cuánto de valor obtengo frente al riesgo que corro dependiendo de quien me ofrece el Api mientras su modelo y negocio no estén claros?

¿Hasta cuándo necesitará HBO a los intermediarios?

Tony Soprano

Parece confirmado que HBO dará un paso que muchos esperamos, el de no hacernos esperar a sus seguidores de fuera de Estados Unidos para acceder a los estrenos. Algo importante, y que quizás a alguno al analizarlo se le esté escapando, es que seguiremos accediendo al contenido a través del «partner» de HBO – seguramente Digital + en España – que tenga contratada en exclusiva la primera ventana de explotación del contenido.

Para mi el debate no está tanto en si el tipo de serie que produce HBO que tiene demanda universal (Los Soprano o The Wire por citas mis dos preferidas, pero también Juego de Tronos), que la tiene o si la mejor forma de evitar que la insatisfacción de esa demanda devenga en que los usuarios buscan las descargas por otras vías, que lo es; para mi el debate es hasta cuando va a necesitar HBO a los viejos intermediarios (las plataformas y canales televisivos que no son sino unos agregadores de lo producido mayormente por terceros) e incluso a los nuevos (los Netflix, Wuaki, Amazon o Filmin).
Sigue leyendo «¿Hasta cuándo necesitará HBO a los intermediarios?»

House of Cards: Netflix hacia HBO

House of cards

House of Cards es la primera gran producción de Netflix «a lo HBO», adaptación de una serie británica que, tras su primer capítulo, está cosechando muy buenas críticas.

Servidor todavía no ha podido degustarla – ni vía descarga ni vía Netflix con un VPN – pero me ha interesado mucho el movimiento. Por un lado tenemos «los economics» con unos costes estimados de 100 millones de dólares por las dos temporadas previstas, Netflix necesitaría captar 520,834 nuevos clientes de su suscripción por ocho dólares al mes.

No parece muy claro que lo consigan, pero quizás para ellos tiene una motivación de diferenciación de modelo respecto al cable y respecto a la propia HBO: no sólo Netflex es barato sino que además tiene un contenido «aspiracional» en exclusiva.

En todo caso, si siguen como hasta ahora – sin ofrecer datos de consumo de contenidos en su servicio – nos quedaremos con la duda sobre la aceptación dentro de Netflix de esta House of Cards. No deja de ser curioso que con el medio que con más exactitud se puede medir, nos quedemos a oscuras en cuanto a audiencias (y sí, podrá haber cifras de panel de Nielsen o similar, pero pudiendo medir con exactitud no deja de ser chanante)

PS: un aspecto de los números que sería interesante saber es cuánto consiguen amortizar con la venta de derechos internacionales. Por ejemplo, llegará a España con Canal + este mes

TuentiCine: entre el público que no paga y el mito de Netflix

TuentiSorpresa con el anuncio en EBE de TuentiCine, iniciativa de vídeo bajo demanda de la red social comprada por Telefónica. Su director de desarrollo – Sebas Muriel – no ha dado demasiados detalles, pero sí ha apuntado que combinarán alquiler con tarifa plana, según explican en RTVE.

A falta de que podamos probar este TuentiCine – empezarán con una beta de 5000 usuarios – con los datos que han compartido y conociendo las dificultades con las ventanas de explotación de quienes están intentando entrar en el vídeo bajo demanda en internet en España, mi impresión es que tienen un reto casi imposible: con las ventanas de explotación que hay en España (a la web llega un estreno tras sus cuatro meses de cine a la modalidad de pago por visión en alquiler, no a una tarifa plana), convencer para que pague el público más dispuesto a ello, jóvenes con mucho tiempo y – generalmente – no sobrados de dinero. Han querido conquistar el posicionamiento de «adelantados a Netflix» (aunque eso también lo deberíamos decir de otros), lo cual es un arma de doble filo: se ha extendido la visión mítica de que por 10 euros se tendrán películas y series de estreno… y que eso lo traerán los americanos, sin tener en cuenta las ventanas actuales en España.

En general que se pague tres o cuatro euros por alquilar una película es muy complicado, hacerlo en la web (y no en la tele del salón) y por jóvenes que pueden tener series yonkis o megaupload en la otra pestaña… parece realmente improbable. En todo caso, habrá que ver este TuentiCine, quizás hayan dado con una experiencia dentro de la red social que anime el sector… aunque algunos puedan ver a estos intermediarios como una trampa.

Relacionado: Tuenti como canal de televisión