El contrato de Telefónica para iPhone es un mal negocio

iphone-3g

El contrato de Telefónica para iPhone es un mal negocio para el cliente, no para ellos, obviamente. Al margen de que las tarifas son un lío – y de que uno tiene su distancia respecto al iPhone – lo cierto es que contratar los planes que propone Telefónica me parece una mala opción, por muy goloso que resulte el terminal al personal. Ahí van algunos de los motivos:

  • Disminuir la velocidad de la conexión a partir de los 200 Mb en un dispositivo hecho «para la web de verdad» es una tomadura de pelo. La conexión de datos de 15 euros al mes se traduce en olvidarse de que el terminal es 3G y quedarte con 128kbps de bajada.
  • ¿Mejora la cosa con la conexión de hasta 1Gb para el descenso de velocidad? Algo, ciertamente, pero aún para un dispositivo como iPhone resulta pobre
  • Lo peor de todo es la permanencia de dos años. No por quedarse en Telefónica Movistar, sino por el hecho de quedarnos con estas tarifas de datos durante 24 meses: estos precios dentro de un año serán un atraco por mucho que hoy tampoco estén tan mal.
  • Para los que realmente necesitan movilidad, el contrato de Telefónica para iPhone es todavía peor negocio, exigen contratar otra tarifa de datos extra para el ordenador.

Estos dos últimos temas fueron los que preguntamos durante la presentación. A lo primero directamente no nos contestaron, respecto a lo segundo fueron claros: quien quiera conectar el ordenador, que pague extra. Sacha apunta las mismas razones para estar en contra de estas tarifas. Mi impresión es que va a haber muchas compras impulsivas de iPhone, pero que a poco que se empiecen a hacer cuentas, la propuesta actual tenderá a ser desestimada: dentro de pocos meses veremos contendientes potables de iPhone en experiencia de usuario y probablemente sin cadenas tan pesadas como las que imponen Telefónica y Apple

iPhone en España con Movistar y 3G

iPhone liberadoIndividuos y empresas que esperan a saber quién distribuirá iPhone en España antes de firmar con cualquier compañía, quedadas con bloggers (y no bloggers) en las que continuamente se especula si saldrá con 3G o no, colas en el SIMO para poder jugar un rato con el dispositivo… Al parecer – noticia no confirmada oficalmente – ya habría respuesta para algunas de estas inquietudes: Telefónica Movistar distribuirá un nuevo iPhone con 3G en España, en Mayo (senvenclick, Applesfera).

Que hay expectación respecto al teléfono de Apple es evidente y que la compañía que se lleve el gato al agua (aceptando, eso sí, condiciones que no les permiten a ningún otro fabricante) tiene mucho que ganar, también. Una vez que Apple ha decidido permitir aplicaciones de terceros en iPhone mis reticencias respecto al dispositivo han disminuido (aunque eso de los tonos de pago y el bluetooth capado me sigue pareciendo una aberración). Sólo guardo una ingenua esperanza: que la compañía que finalmente ofrezca el iPhone en España lo lance como tiene que hacerse con un dispositivo pensado para internet: con una tarifa plana de datos asequible.

Expediente a Movistar, Vodafone y Orange

Operadoras

¿Recuerdan aquello de la subida del establecimiento de llamada en Orange, Vodafone y Movistar, cuando les obligaron a tarificar en segundos? Fue un perfecto escándalo, una indecencia y un abuso de su oligopólica posición, del que por fin parece haberse percatado la Comisión Nacional de Competencia (CNC). Este organismo ha abierto expediente a Movistar, Vodafone y Orange por

«presunta infracción de las normas de defensa de la competencia como consecuencia del reajuste de tarifas que tuvo lugar el pasado 1 de marzo, tras la entrada en vigor de la ley de mejora de protección de los derechos de los consumidores y usuarios, que prohibía la práctica del redondeo y obligaba a las compañías a la tarificación por segundos»

Siete meses después y tras las denuncias de las organizaciones de consumidores, se abre un expediente que, según El País podría llegar a multas de hasta el 10% de la facturación de cada compañía. Esperemos que llegue a algún sitio y que de una vez por todas, se promueva una competencia más allá de ofertas incomprensibles en las tres grandes operadoras, de la que sólo nos salva la estrategia agresiva de Yoigo.

Relacionada: Módem USB HSPA de Vodafone y la visión de las operadoras.

Módem USB HSPA de Vodafone y la visión de las operadoras

Modem hspa vodafone

Me pasan información sobre el nuevo módem USB HSPA de Vodafone, con el que la compañía inglesa (bueno, hablar de la nacionalidad de este tipo de empresas queda ya un poco fuera de lugar) se vuleve a adelantar en lo que a implantación de novedades tecnológicas en la telefonía móvil en nuestro país. HSPA (High Speed Packet Access) viene a multiplica por cuatro la velocidad de subida de datos respecto a Hsdpa, lo que viene a compensar la asimetría de las conexiones 3G bajo dicha tecnología (algo de lo que deberían aprender en Ono). Cobertura HSPA sólo la ofrecen en algunas ciudades del centro de España.

Esto del módem USB HSPA de Vodafone me ha recordado a conversaciones de épocas pasadas, de cuando trabajaba desarrollando software en una consultora que tenía como cliente a Vodafone y a Orange. Se trata de la visión de las compañías de telefonía móvil y de que imagen de marca querían transmitir hace años y como han ido/van a tener que evolucionar.

  • Vodafone hasta ahora ha jugado la carta de especialista del sector, refrendado por ser el primero en desplegar redes 3G y en ofrecer avances como los módems USB que se han convertido en un éxito. De ahí su eslógan «tu vida es móvil..» y que hayan sido los menos conservadores – hasta la llegada de Yoigo – en ofrecer tarifas de datos no demasiado malas. ¿Su problema? Esto les permite acceder a los usuarios avanzados en telefonía, que luego son los que navegan y pagan por ello (y el futuro es tarificar por datos más que por voz), pero se quedan fuera de los «triple play y cuadruple play». No pueden ofrecer ofertas integradas de conexión en casa y telefonía móvil y en el hogar o televisión, algo que interesa mucho a las familias.
  • Orange hasta hace poco – la época Amena – atacaba sobre todo a un público joven que se abonaba por sus ofertas agresivas en llamadas y SMS. Los anuncios estaban muy orientados a ese perfil y siempre han ido muy por detrás de Vodafone y Movistar en lo que a tecnología se refiere. Últimamente confieso que no logro descifrar de qué van: ni se orientan a los jóvenes ni avanzan en tarifas de datos. Eso sí, se dedican a promocionar que dan un gran servicio de atención al cliente cuando en realidad es penoso (y hablo desde la experiencia de actual cliente). Su única apuesta es que son los que más subvencionan el terminal, anzuelo en el que piqué y arrepentido que estoy. No me extraña que sean los que más pierden en portabilidades.
  • Movistar tenía hace años la imagen de Telefónica, conservadora con la intención de transmitir que eran lo que siempre había funcionado y que te daban garantías de buen funcionamiento y cobertura. Hoy día posicionarse así cada vez tiene menos sentido, todo el mundo sabe que el resto de compañías también va bien, por lo que desde Movistar empiezan a tocar otras teclas. De entrata tiene un potencial enorme en el cuádruple play y por otro lado van sólo un peldaño por detrás de Vodafone en lo que se refiere a tecnología. En tarifas de conexión de datos son todavía caros.
  • Yoigo, la última en llegar. De momento recolecta de entre los descontentos del resto de las operadoras con una política agresiva en precios, tanto en voz como datos, aunque ésta de algunos problemas. El problema es que en atención al cliente y servicios de valor añadido es prácticamente una operadora «low cost», aunque por su esquema de precios es probable que siga creciendo. Sin duda ha traido aire fresco al sector.

Es como veo el panorama de las operadoras de telefonía móvil hoy por hoy. A todas interesa mucho el triple play y el cuádruple play (ofertas integradas de televisión, conexión en casa, teléfono y móvil) porque para un cliente es más traumático cambiar de proveedor de todo ello que gestionar una simple portabilidad. Además de eso, Orange tiene que romper la inercia negativa, Vodafone necesita un socio en el ADSL y Yoigo mejorar en calidad de servicio y de atención al cliente. De Movistar no es esperable ningún movimiento agresivo, sino una actitud más bien reactiva. O no, en cualquier caso si hay algo que hace mucha falta es que una de ellas sea capaz de ofrecer una tarifa plana 3G en movilidad a un precio asequible.

Las nuevas (y caras) tarifas de internet de Movistar

MovistarEsta semana pasada se anunciaron las nuevas tarifas para conexión de datos de Movistar y la verdad es que, pese al gran eco mediático que han conseguido, resultan bastante decepcionantes. De entrada ofrecen pagar 1 euro por cada día que se use internet, ¡hasta 10 MB de tráfico!, a partir de ahí se paga otro euros por cada 10 megas. Luego tienen otras ofertas (Xataka Móvil) que mantienen la filosofía de cobrar extra a partir de un límite de datos a descargar, si exceptuamos su Tarifa Plana 3,5G sin límites, que es modalidad análoga a la de Vodafone. Como la de la operadora británica, la tarifa plana de conexión a internet de Movistar no tiene límite de descarga, aunque penaliza con una disminución de velocidad a partir de los cinco gigas bajados (en Vodafone es a partir de un giga).

En resumen: bastante decepcionantes, a pesar de mejorar bastante las tarifas anteriores de Movistar. Logran, meses después, colocarse a la par de Vodafone en lo que a tarifa plana HSDPA se refiere, pero en ningún caso estamos ante ofertas que puedan convertir el 3G (ni el 3.5G) en un fenómeno de masas. Para tarifa de datos en movilidad, me sigo quedando con la Yoigo.

Nodo doméstico HSDPA frente a UMA

n95La convergencia entre telefonía móvil y telefonía fija o el entierro casi definitivo del teléfono de la mesa de la salita. Por aquí hemos hablado alguna vez de UMA, la tecnología para hacer roaming entre Wi-Fi y y telefonía móvil, de forma que cuando uno está en casa llama aprovechando el ADSL y cuando está fuera paga como telefonía móvil.

Esto de los nodos domésticos de HDSPA tiene efectos parecidos a través de una estrategia bastante diferente. La idea es tener un cacharro en casa – el llamado nodo doméstico – que se conecta al ADSL, con lo que se consigue cobertura HDSPA en toda la vivienda. Esto tiene dos beneficios: la cobertura de interiores con lo que podemos podremos utilizar el acceso con HDSPA y que en casa las llamadas desde el móvil serán a precio de fijo. Así planteado ¿qué sentido tiene la supervivencia de la telefonía tradicional?

En el 3GSM estuve viendo el nodo doméstico HDSPA de Telefónica Móviles, aunque Vodafone también parece apostar por esta estrategia (en contraposición a Orange). La verdad es que hoy por hoy es todo un trasto, lo que constituye el mayor defecto de la estrategia (junto al coste de adquisición). El mayor atractivo frente a UMA es que vale cualquier modelo de móvil HDSPA y se puede acceder con los portátiles (ya sea con el USB o la tarjeta integrada), lo cual no es una cualidad a despreciar en un mercado en el que la gente no está dispuesta a «tragar» con un determinado terminal, sino que tiene ideas muy claras de que marca lo quiere, con qué diseño…

Videollamada gratis con anuncios de Movistar

Nokia N90Poco a poco iré comentando algunos de los temas que me han resultado más interesantes del pasado 3GSM. Uno de ellos es la irrupción cada vez más clara de negocios en el que se ofrece telefonía gratuita a cambio de añadir publicidad a las comunicaciones. A ese carro se va a sumar Movistar con sus «Videollamadas patrocinadas» un modelo de videollamadas gratuitas en las que habrá publicidad que interrumpiría el vídeo pero no la voz.

Confieso que soy algo escéptico tanto como con esta propuesta de Movistar como con la idea en general. De entrada porque estoy convencido de que la voz acabará siendo gratuita sin publicidad y que en el futuro pagaremos por la conexión de datos solamente. En el caso de la videollamada, el problema es que es un servicio en manos de los operadores y que no incluyen en la conexión de datos sino que cobran aparte. Con un software que hiciese videoconferencia sobre 3G o WiFi – hay proyectos no muy bien resueltos – en el móvil, asunto resuelto.

Además – tomando el ejemplo del libro «13’99 Euros» – pensemos en una videollamada en el que el tema fuese algo grave – una ruptura, una noticia de un accidente – y que fuese interrumpida por un anuncio de coches, supermercados o perfumes. En otra modalidad más frívola de videollamada, el anuncio puede cortar lo más interesante…

Claro que mantendrán la opción de videollamada de pago, por lo pasando por caja se pueden evitar los escenarios anteriores y cabe la lectura de que la publicidad costeará las videollamadas de los usuarios «no premium». Quizás uno sea especialmente delicado con algunas cosas, pero el grado de intromisión – tal como plantea Movistar esto de las videollamadas gratis con anuncios – supera el umbral que uno tiene respecto a lo molesto que deben ser los «spots».

Subida del establecimiento de llamada en Orange, Vodafone y Movistar

Operadoras

Un perfecto escándalo, una indecencia y un abuso de su oligopólica posición. Así se podría resumir la decisión de Movistar, Vodafone y Orange de subir el establecimiento de llamada para regatear la obligación de tarificar en segundos, vamos que ellos tras abusar del redondeo desde hace años ahora necesitan «ser compensados» por no cobrar lo que no es consumido. Sólo desde el oligopolio que mantienen se pueden sostener posturas tan cínicas sin temor a que les ocurra nada. Hasta ahora Movistar y Vodafone cobraban sus llamadas por tramos de 30 segundos, mientras que Orange sí que cobraba por segundos pero sólo a partir del primer minuto. A partir de ahora todas deberán, por ley, facturar por segundos desde el inicio de la llamada (vía Xataka Móvil, El Mundo).

¿Y mejorará la situación con los operadores móviles virtuales? Difícilmente, ninguno dispone de red y están muy limitados en el rango de ofertas que pueden ofrecer. Queda ver que hará Yoigo, la única que ha traído algo de viento fresco en los precios de telefonía móvil (aunque a base de un servicio de atención muy criticado). Personalmente tengo muchas más esperanzas en que aumente el parque de teléfonos y redes Wi-Fi / WiMAX, aunque su impacto sólo lo veremos dentro de años.

Eso sí, debido que ha sido un cambio de las condiciones, entiendo que puedo romper el contrato de permanencia con mi actual compañía… ¿alguien en la sala que me pueda ayudar a despejar esta duda?

Pulsar para hablar de Movistar y Vodafone para 2007

Nokia N90Ya hemos hablado alguna vez del Push-to-talk,

Push-to-talk consiste en una comunicación “half-duplex”, es decir, en un sólo sentido a la vez entre dos usuarios de móvil. El motivo de su nombre es que para poder hablar hay que pulsar un botón habilitado a tal efecto, quitando el turno a nuestro contertulio ya que como hemos dicho, no pueden hablar los dos a la vez. La ventaja es que es un servicio gratuito o de coste fijo, no se tarifica por minutos. Push-to-talk requiere que tanto el móvil como la operadora lo soporten

La noticia es que tanto Movistar como Vodafone lo van a llevar al mercado doméstico español en 2007 – la segunda ya lo ofertaba para empresas – con lo que vamos a tener que pensar en acostumbrarnos a la comunicación «walkie-talkie». Eso sí, que algo que lleva más dos años implantado en muchos países y para lo que ya había muchos terminales preparados como es este «Pulsa y Habla» llegue ahora, habla a las claras del nivel de competencia que existía en el mercado.

Fon y las operadoras de telefonía móvil

FonYa hemos comentado por aquí lo de FON y las redes ciudadanas Wi-fi y a buen seguro que la mayoría de los que estáis leyendo esto sabréis del enorme eco que está teniendo Fon en la blogosfera y en muchos medios (Telecinco, El país).

Y no es para menos, su creador Martin Varsavsky ha planteado la fusión de lo que es una idea genial como es la de Red Libre con un modelo de negocio. En su punto de mira ha colocadado a «las malas de la película», las operadoras de telefonía móvil incapaces de ofrecer una tarifa asequible de datos ni en GPRS ni con la 3G y que abusan de su posición privilegiada en las tarifas de interconexión o en el precio de los SMS.

La fórmula Fon amenaza a Vodafone, Movistar y Amena (y también a Xfera, que dicen resucitará en 2006) no sólo en su actual mayor fuente de ingresos, la voz, sino también en lo que por lógica sería su negocio futuro, los datos. Y es que la telefonía móvil está llamada a seguir los pasos de la fija: la voz dejará de tener valor y el dinero se ingresará por las conexiones de datos. Fon propone ofrecer la voz directamente gratis mediante el uso de Voz IP y el acceso a datos también sin costo (si uno es según su terminología «un linus», el resto de usuarios sí que paga, aunque todo indica que no será una cantidad exagerada).

Hasta ahí, todo parece impecable, pero en mi opinión conviene no equiparar demasiado rápido lo que puede llegar a ser Fon con los servicios que ofrece una operadora de telefonía móvil.

Para empezar hay que tener en cuenta que cualquier operadora lleva a cabo complejas mediciones del tráfico, detecta saturaciones y planifica en función de ello, y aún así sufre caídas. Fon con su arquitectura descentralizada y caótica obvia esto y basándose en Wi-Fi tendremos puntos de acceso saturados de clientes, otros que se apaguen y enciendan a criterio del que comparte y colisiones múltiples no planificadas. Esto sin entrar en el tema de la seguridad, siempre peliagudo cuando hablamos de identificación, compartición de redes Wi-Fi y facturación.

En pocas palabras, tanto por arquitectura como por tecnología no existe ningún proceso para la calidad de servicio. En principio esto debería dejar fuera de sus usarios a las empresas, que por lo general buscan un servicio de mayor calidad aunque sea a costa de rescarse el bolsillo.

Fon asegura que pondrá en el mercado un teléfono Wi-Fi. Eso le salva del problema del precio de los terminales que admitan los 802.11, aunque no del hecho de que consuman mucha más batería que un terminal GSM y que su uso y configuración para funcionar con Wi-Fi sea bastante más complejo. Un requisito necesario para estos terminales es que estén preparados para pasar de Wi-Fi a GSM cuando se queden sin cobertura de forma transparente para el usuario.

Y es que con esto de la complejidad entramos en un escollo para Fon que podríamos denominar los «usuarios Messenger«. ¿Qué es un «usuario Messenger»? Aquél que sabe usar el IM de Microsoft, pero ni siquiera es capaz de mandar un correo, que utiliza SMS pero que no tiene ni idea (ni quiere tener) de GPRS, 3G, protocolos y demás parafernalia. Cierto es que el reclamo de «llamadas gratis» aviva el ingenio de los clientes con este perfil, pero o Fon se lo pone más fácil o lo va a tener complicado (y en esto entrarían muchas más variables como explicarles que va a ser difícil que hablen mientras conducen o en el autobús o que en vez de SMS usen el correo).

A mí la idea de Fon, creo que ya lo he dicho, me parece estupenda. Estoy deseando poder ir a (casi) cualquier parte con mi portátil y encontrar un punto de acceso que habré localizado previamente. En mi lista de deseos está que mi próximo teléfono tenga Wi-Fi (aunque no estoy dispuesto a pagar una cantidad desorbitada), pero mantengo serias reservas de que Fon sea una alternativa real a las operadoras de telefonía móvil si no invierte en infraestructuras: instalación de Hotspot y operarios que se encarguen de la red. O mucho me equivoco o la idea tal como la entiendo ahora mismo no es muy atractiva ni para las empresas ni para los «usuarios messenger», y no siempre los «early adopters» consiguen contagiar su interés por una tecnología…