Ralf Gerbershagen y el momento de Motorola

La semana pasada entrevisté para Xataka a Ralf Gerbershagen, vicepresidente para Europa de Motorola. Además de enseñarnos el nuevo Motorola Razr estuvimos charlando sobre el momento por el que atraviesa la compañía: la compra de Google, la incertidumbre respecto a Android, las dificultades en el mercado de tablets y su estrategia de producto con esa visión de «un dispositivo, muchas pantallas»

Os dejo con las palabras de Gerbershagen, la entrevista es larga pero interesante:

Motorola Defy, un teléfono Android «de guerrilla»

Motorola Defy en el agua

Ayer estuve probando el Motrola Defy durante su presentación en España. La propuesta de valor con este terminal es su «resistencia» al polvo, los arañazos, los golpes y el agua, lo que le convertiría en un «teléfono de batalla«. A priori no estoy muy seguro de que estos parámetros sean decisivos en la decisión de compra para la mayoría de usuarios que compra un smartphone, pero en la pugna por diferenciarse en el mercado de los terminales Android, quizás Motorola encuentre buena acogida en dos perfiles: los que pasan mucho tiempo en entornos «hostiles» (campo, playa, casas con niños de dos años tendentes a meter el teléfono en vasos de agua) y aquellos que llevan dos teléfonos encima (algo cada vez más habitual) y con uno de ellos quieren tener garantías de disponibilidad.

Más información en Xataka, Motorola Defy con Vodafone, primeras impresiones del móvil blindado de Motorola

Android es abierto y libre, el móvil que compras (Motorola, HTC), no

HTC DesireHace unos años ya comentamos sobre la licencia Apache de Android y las implicaciones que tenía esta licencia libre: cualquiera podrá descargar, acceder al código fuente, modificar y redistribuir Android, pero también permite a fabricantes y operadoras modificar a su gusto la plataforma Android, añadir nuevas funcionalidades y no tener que compartir el código ni permitir su uso por terceros.

El caso es que en pleno auge de la plataforma empezamos a observar una denodada lucha entre los fabricantes que adoptan Android y la comunidad de hackers que crea distribuciones alternativas a la de éstos. La última polémica versa en el sistema de protección del Droid X (que por cierto, tiene una pinta estupenda) que provocaría que el teléfono deje de funcionar si se intenta modificar el sistema. No es el único fabricante que lucha contra ellos, HTC amenazó también a una plataforma que distribuye ROMs para sus teléfonos.

Android es abierto y libre, el móvil que compras, no. De hecho hay quienes se sienten decepcionados por aspectos de como se comercializa el sistema: fabricantes que eliminan la garantía si se cambia el sistema, restricciones de la tienda aplicaciones (obviando que se pueden obtener aplicaciones de fuera), integración con Google. El caso es que el ser libre permite que cualquiera pueda usarlo, pero no obliga a los fabricantes a no meter «la capa Google» (que les interesa por muchos aspectos) o a permitir que se modifique el sistema manteniendo la garantía. Hay quienes sí lo permiten como la gente del Geeks Phone, por lo que podríamos hablar de un escenario en el que se puede elegir entre «tener una experiencia controlada» o «tener toda la libertad que quiero». En todo caso, la postura de Motorola y HTC resulta un tanto incomprensible: el porcentaje de usuarios que cambia la ROM de un teléfono es marginal para el volumen que tienen, ¿de verdad necesitan perseguirlo, desvirtuando lo que Android por su licencia permite?

Motorola Milestone y por qué se vende más que Nexus One

Motorola Milestone

Llevo unas semanas probando el Motorla Milestone, el primer móvil con Android con teclado físico que llega a mis manos. Esta es la configuración que a priori me resulta más interesante como terminal para este año, por encima de las propuestas de móvil sólo con teclado táctil u otras opciones que, teniendo teclado físico como Nokia N97 o varias Blackberrys, pero cuyo sistema operativo está varios pasos por detrás. Mis sensaciones, sin ánimo de análisis en profundidad como el de Xataka Móvil es la de que el Milestone es un señor terminal, cuyo teclado no es lo mejor del mercado, pero que cumple aún teniendo una curva de aprendizaje mayor que la de otros.

Y es que en el teclado está, en mi opinión, la clave de la propuesta de valor de Motorola Milestone. En el resto de parámetros cumple con lo que se espera en un smartphone de gama alta a día de hoy: gran pantalla, bien en multimedia y cámara, Android como una plataforma más que solvente para la experiencia de usuario, aplicaciones y la web. Si el Dext me mereció un aprobado alto, Milestone llega al notable sin problemas, Motorola está resucitando gracias a Android. En ese sentido, resulta interesante comparar sus ventas con las del Nexus One en Estados Unidos: según Flurry hablamos de 135000 de teléfono de la marca Google frente a más del millón que ha cosechado Milestone (Droid allí).

¿Razones? Haberlas hay y muchas: de marketing como la elección del canal de ventas, con Motorola apostando por el modelo tradicional de venta a través de operadora y haciendo la publicidad y la comunicación que hay que hacer para un teléfono en contraposición a la estrategia de Google; pero también hay razones asociadas al planteamiento del producto, Nexus One es muy buen teléfono, pero es el mismo tipo de dispositivo que está construyendo todo el mundo (de hecho HTC Desire parece haberle superado ya), mientras que Milestone sí que aporta un elemento diferencial gracais a su teclado.

Dext, el primer Android de Motorola: aprobado alto

Motorola Dext

Llevo unos días probando el Motorola Dext, primer dispositivo con Android del fabricante americano. Sin ánimo de hacer una revisión exhaustiva, creo que en general la apuesta les va a salir bien a medio plazo. Algunas primeras impresiones sobre Dext:

  • Se nota que es el primer dispositivo con Android de Motorola, la sensación es general es buena pero se nota que hay un amplio recorrido de mejora. Eso sí, mueve Android con mayor soltura que los HTC que he probado – Magic y Dream – con muy buena experiencia táctil.
  • El interfaz Motoblur se queda a medio camino. La idea en sí es interesante: integrar en el móvil las distintas cuentas de sitios sociales y servicios de comunicación (Google, Facebook, Twitter, Last.fm y más), de manera que se consoliden contactos (en esa historia está también un proyecto como Vodafone 360) y uno pueda elegir el método de comunicación cada vez. En esta primera versión le encuentro dos problemas a Motoblur: 1) uno es que añade lentitud a las notificaciones (del servicio van a Motoblur y este las envía al teléfono para optimizar peticiones), lo que rompe la experiencia de sitios como Twitter y 2) el lifestreaming per sé es un generador de ruido si no se añade inteligencia como ha hecho hace poco Facebook con su rediseño. El orden de los eventos con Motoblur siempre es cronológico, sin preferencia por los contactos / redes que uno utilice / se comunique más.
  • El teclado físico es notable, casi diría que sobresaliente. Para los amantes de la productividad con un terminal, Dext es la prueba de como se puede conjugar una buena experiencia táctil con un teclado físico. En este aspecto, Motorola acierta de pleno.
  • Si a día de hoy me tuviese que comprar un móvil con Android, elegiría Dext, pero pudiendo elegir tiene sentido esperar a ver los siguientes teléfonos de Motorola, especialmente Droid con la segunda versión del sistema operativo.
  • Definitivamente, cada vez estoy más convencido de que Android es una apuesta ganadora. Google ha conseguido algo valioso en el ecosistema móvil, articular un candidato a plataforma líder del sector – aunque quede mucha lana que cortar – y permitir que viejos rockeros como Motorola vuelvan a la acción. Da gusto volver a coger un buen terminal de esta casa, sensación inédita desde Razr.

Más información en los Xatakas: Precios del Motorola DEXT con Movistar y Motorola Droid con Android, el resurgir de un grande.

Motorola Dext, vuelve Motorola con Android a lo N97

Motorola Dext

Vuelve el fabricante americano con Motorola Dext, un teléfono móvil con teclado físico completo, pantalla táctil y basado en Android al que han añadido una capa de widgets para la «sincronización de datos con sitios sociales».

En Xataka tienen las características completas del Motorola Dext, muy similares a los últimos dispositivos del mercado. De hecho, su lectura y comparación con otros competidores reafirma que en hardware vamos a un escenario en que cada fabricante cada vez tarda menos en incorporar avances de la competencia y que la disputa se centra más en el software.

Esto nos vuelve a dibujar un panorama a la baja para Nokia, que lleva años siendo la que más funcionalidades basadas en hardware añade a sus terminales, pero que está perdiendo la batalla de la experiencia de usuario con Symbian frente a los sistemas de Apple, Palm y los basados en Android. De hecho, el me recuerda mucho al N97 de Nokia.

Último apunte, no estaría mal que realmente Motorolva volviera. Desde el Razr no levanta cabeza y este terminal tiene realmente buena pinta. Por cierto, en España lo sacará Telefónica.

Android gana adhesiones, Symbian las pierde

Teléfono t-mobile g1 con android

Motorola sacará terminales con Android como sistema operativo, con lo que entra en la mayor promiscuidad de sistemas soportados por sus distintas gamas: Windows Mobile, Symbian, UIQ y ahora Android (creo recordar que tienen algo basado en Linux). Desde la empresa americana se apunta a que su futuro pasa por el sistema operativo liderado por Google y por Windows Mobile 7 (Barapunto), abandonando el resto de sistemas. A esta noticia hay que sumar que nuevos fabricantes como Garmin se están decantando por Android (Xataka Móvil) y que hasta Sony flirtea con la idea de adoptarlo mientras la salida del Xperia sigue congelada.

Era de esperar el apoyo de Motorola a Android, después de todo es uno de los miembros de la Open Handset Alliance. Quienes deben estar mirando esta situación con preocupación son Nokia por su Symbian, que liberaron para fortalecer su rol como plataforma «multi fabricante» y Microsoft y su Windows Mobile. HTC, Motorola, tal vez Sony y también confirmados Samsung y LG apuntan a que Android se postula como un serio candidato en un mercado en el que probablemente vayan cayendo rivales.