Moto G sigue apretando en calidad/precio

Moto G 2014

Habemus análisis del nuevo Moto G, la edición 2014:

Motorola se propuso un objetivo muy ambicioso: ser la referencia en la gama de entrada. Una categoría que sigue siendo un mar infinito de terminales donde ninguno había conseguido ser una referencia y su éxito estaba más ligado a las promociones o las ofertas de las teleoperadoras. Sin embargo, poco a poco van saliendo modelos que despuntan y el año pasado, aunque llegó tarde, el Motorola Moto G fue la referencia.

Este año con esta renovación algo conservadora pero acertada, vuelve a aspirar a ser uno de los grandes nombres en el trono de los móviles modestos. Pocos cambios pero con el objetivo de solventar sus principales carencias. En lo personal, hubiera preferido versión 4G en vez de dos ranuras 3G. Un móvil redondo donde lo único reprochable es la batería y una construcción que, esperemos, se revise en las próximas remesas.

Como producto corrige su gran limitación, que era la memoria que ahora se puede aumentar vía microSD. Por lo demás, más allá de algunos sacrificios (resolución corta para esas cinco pulgadas, sin 4G, escaso de memoria) y de que es muy «más de lo mismo», el Moto G 2014 se enroca apretando en calidad/precio en la gama baja. La de entrada este año se acerca más a los 100 euros mientras que Moto G 2014 se va a los 180 (Amazon).

Lo que más me sorprende es que con Lenovo ya al frente sigan por la línea de calidad/precio de Moto G que, uno sospechaba, Google había promocionado para responder a la entrada de Nokia y Lumia en este segmento. Cierto que un año después el Moto G 2014 no es tan competitivo, pero también que los competidores no parecen capaces de desplazarlo de su posición como mejor móvil por debajo de los 200 euros.

Moto G y de nuevo el dilema de Google ¿por qué revienta la gama de entrada?

Moto G Motorola

Hoy publico en Xataka «móviles baratos, el Moto G os acaba de subir el listón«, un análisis de cómo queda el mercado tras la puesta a la venta de todo un gama media a precio de gama de entrada (en Amazon está a 179 euros y lo han agotado, ya hay que esperar a 18 de Diciembre… aunque desde Motorola aseguran que ya lo tienen para vender en El Corte Inglés, varias telecos como Orange y más canales).

El dilema, en mi opinión, es que si bien a Google le va muy bien cortar el camino a Nokia y Windows Phone en la gama de entrada con el Moto G, de paso vuelve a «atacar» a su propio ecosistema. Con Nexus ya fijó el precio de gama alta para el perfil de usuario más avanzado, con Moto G va a por el gran público entrando por el canal tradicional y no sólo Google Play.

Os dejo con la pieza en la que añado al cóctel una variable adicional: no se trata sólo de los pequeños fabricantes, se trata de los grandes escondidos en la sombra como son los nuevos actores chinos.

Moto G, o cómo intentar cortar el camino a Nokia y Windows Phone

Moto G Motorola

El Moto G ya está en disponibilidad de reserva en Amazon , dotando de un protagonismo extra a un lanzamiento que nos devuelve al debate de Google-Android-Motorola después de la gran presentación la semana pasada.

Atendiendo a las especificaciones del Moto G estamos ante un terminal con características de un buen gama media a precio de gama de entrada en smartphones. Esto es todo un jaque a los principales actores sobre Android (Samsung, LG, Sony) pero también – y sobre todo – a los pequeños que con una estrategia más o menos ambiciosa construyen sobre gama blanca china como es el caso de BQ. A ellos sumaría que es un mensaje a la segunda oleada china en el móvil: los fabricantes occidentales también son capaces de especificaciones potentes a precios contenidos.

Sin embargo creo que el mayor rival al que Google pretende atacar con el Motorola Moto G es a Nokia y Windows Phone. Es precisamente en la gama de entrada y la gama media donde Nokia presenta terminales más competitivos, con el Lumia 520 (menos de 130 euros) o el Lumia 625 (menos de 240) y donde ha demostrado un valor diferencial en la optimización y fluidez del sistema para equipos poco potentes.

Moto G lega en un momento en el que Google ofrece la promesa de permitir una mejor experiencia con Android 4.4 para equipos con memoria y procesador ajustados. El terminal hace concesiones – no se llega a 175 euros con lo último de lo último – pero resulta muy equilibrado y para ese usuario que quiere navegar, mandar mensajes y mirar redes sociales alcanza de sobra para el «suficientemente bueno». Si le sumamos la marca Google y la de Motorola, sólo le queda acertar con el marketing y la distribución. En España – vuelven con el Moto G a vender aquí – ya están dando el primer paso necesario que no es otro que estar también en el catálogo de operadoras.