Google no es un buscador

google-news-gaza2

De la disputa entre la Unión Europea y Google – que ya veremos si se salda con multa descomunal o vamos incluso a palabras mayores – lo que más me ha llamado la atención es que sea por un tema hasta cierto punto menor.

Y digo menor porque que Google lleva mucho tiempo jugando a ser juez y parte, distribuidor del tráfico y destino, buscador y a la vez cada vez más añadiendo palancas para cambiar la experiencia de búsqueda con la que empezó: darte el enlace con el que satisfacer tu demanda de información y que salgas de los dominios de Google lo antes posible.

En estos casos conviene regresar a esta pieza de Danny Sullivan que ya en 2012 hacía un fenomenal repaso al cambio de Google. Desde entonces esta tendencia no ha hecho más que acentuarse.

Google no es un buscador. O al menos, ya no es lo es más. O, siendo más precisos, no es un buscador como era en su origen: enfriado el crecimiento por la vía del modelo de publicidad asociada a la búsqueda, su dirección ve el negocio asociado a que el usuario pase mucho más tiempo en sus dominios.

Relacionado: Peter Thiel y el elogio del monopolio tecnológico

Dividir o no dividir a Google

google-news-gaza2

Al hilo de la que podría haber sido la noticia del año – ya reducida por la propia UE a tanteo mediático – he dejado esta columna en Teknautas, «A Google que le parta un rayo (en dos).

Es un intento por ponderar lo de la posición dominante de Google y su abuso de ella, además de mirar a esta Europa tan dada a proteger a sus incumbentes como incapaz de crear líderes globales de tecnología.

Esta podría ser la noticia tecnológica del año: La Unión Europea quiere partir Google en dos

Unión Europea

Según el borrador de una propuesta al que han tenido acceso medios como Reuters y Financial Times y que recogemos también en Xataka:

Las asociaciones críticas con Google se quejan de la compañía utiliza su dominio como buscador para dar prioridad a otros servicios, incurriendo así en prácticas de monopolio. Por ejemplo, si buscas una ubicación en Google, éste te devuelve los resultados de Google Maps. Lo que Google propuso entonces fue dar visibilidad a otros resultados de la competencia. Como para la Comisión Europea esto no es suficiente, si se abre una investigación y se concluye que Google ha incurrido en estas prácticas, la multa podría ascender al 10% de los beneficios globales de la compañía.

De momento está en el terreno del «estudio de la sugerencia»,

En el documento aparece también cómo los dos principales grupos del Parlamento, tanto el Partido Popular Europeo como el Socialista, están de acuerdo con dicha medida. De momento, y de aprobarse, se trataría de una simple propuesta que no obligaría legalmente a Google a separar dichos servicios… al menos por ahora. Si bien el Parlamento no tiene la autoridad para exigirlo, sí que puede aprobar nueva legislación que le ayude a conseguirlo. Puede considerarse como toda una declaración de intenciones.

pero el simple hecho de filtrar esto es una declaración de que la confrontación está lejos de acabarse sino que va a ir a más.

Para el contexto: La Unión Europea frente a Google, La plusificación de Google y la autarquía, La Unión Europea pone límites a la autoarquía de Google y sobre todo el enfoque que suele tener la Unión Europea sobre estos temas, Del abuso de posición dominante a actores “significativos” en la Unión Europea

Riesgos y competidores de Google como buscador

google-news-gaza2

Hace unos días, al hilo del artículo de Thiel, surgió el recurrente debate de si «Google es un monopolio» y de la enorme barrera de entrada que existe para entrar en el sector de los buscadores. Ha sido interesante leer a Schmidt que, entre otras cosas, afirma que el mayor competidor para ellos no es Bing sino Amazon.

El peligro para Google no es que surja un buscador mejor – algo que parece muy muy improbable y si sucede se darían toda la prisa del mundo en comprarlo – sino que en su mercado real (el de la publicidad encaminada a la conversión) aparezcan alternativas más eficaces o que, directamente, el usuario sustituya la búsqueda por otras herramientas y hábitos.

Esta es la foto que pintan en BI, el patrón de la web móvil no es tan beneficioso para Google a pesar de tener Android y, retomando el tema de Amazon, si en la cabeza del usuario se queda que una tienda que le da seguridad por su marca y experiencia casi siempre tiene el mejor precio… muchas de esas búsquedas de productos que tantos ingresos dan a Google, dejan de hacerse.

Concluir que la situación de Google es inamovible porque hace una década que nadie le tose en búsquedas, por tanto, es mucho decir.

Relacionado: Amazon en el camino de Google

Peter Thiel y el elogio del monopolio tecnológico

Google Plus en el buscador

Interesante y provocador Thiel en el WSJ (contenido de pago, buscando por el titular se pueden encontrar resúmenes completos), «competition is for losers»:

El problema con un negocio en un mercado competitivo va más allá de la falta de beneficios. Imagínese que usted está montando uno de esos restaurantes en Mountain View. No eres tan diferente de docenas de competidores, por lo que tienes que luchar duro para sobrevivir. Si usted ofrece alimentos a precios asequibles, con márgenes bajos, es probable que pueda pagar a los empleados solo el salario mínimo. Y tendrás que exprimir para maximizar eficiencia: es por eso que los pequeños restaurantes ponen abuela a trabajar en el registro y hacen que los niños se laven los platos en la parte de atrás.

Un monopolio como Google es diferente. Ya que no tiene que preocuparse de competir con nadie, tiene más capacidad para preocuparse por sus trabajadores, sus productos y su impacto en el resto del mundo. El lema «Don’t be evil» es en parte una táctica de la marca, pero también es característico de un tipo de negocio que es lo suficientemente exitoso como para tomar en serio la ética sin poner en peligro su propia existencia. En los negocios el dinero es o una cosa muy importante o es todo. Los monopolistas pueden permitirse el lujo de pensar en otras cosas aparte de ganar dinero; los no monopolistas no pueden. En competencia perfecta, una empresa es tan centrado en los márgenes de la actualidad que no puede planear para un futuro a largo plazo. Sólo una cosa puede permitir a una empresa para trascender la lucha diaria por la supervivencia bruta: los beneficios del monopolio.

Así que un monopolio es bueno para todos los que estén en el interior del mismo, pero lo ¿ lo es para quienes estén en el exterior? ¿Los grandes beneficios se consiguen a expensas del resto de la sociedad? En realidad, sí: ??Las ganancias salen de billeteras de los clientes, y los monopolios merecen su mala reputación, pero sólo en un mundo donde nada cambia.

Pero el mundo en que vivimos es dinámico: podemos inventar cosas nuevas y mejores. Monopolios creativos dan a los clientes más opciones al agregar completamente nuevas categorías de abundancia para el mundo. Monopolios creativas no sólo son buenos para el resto de la sociedad; son potentes motores para hacerlo mejor.

Merece la pena repasar el argumentario de Thiel que, sospecho, va a estar en la mesa de debate de los próximos años: internet premia las economías de escala y la aparición de grandes actores capaces de concentrar la demanda hasta el punto de no dejar espacio siquiera para el segundo puesto. La mayoría de estas compañías son estadounidenses – Google, Facebook, Amazon… – y el gran competidor es Europa y su tendencia regulatoria y fomentadora de la competencia hasta el punto de no atacar monopolios sino ya también abusos de posición dominante.

También lo ha comentado Jesús Alfaro

Relacionado: Internet, tecnología, liberalismo y desconfianza en las instituciones