Satya Nadella, misión imp….robable

Satya Nadella

Hoy publico en Xataka, Nadella, un consigliere para la guerra en Microsoft:

“Nuestra industria no respeta la tradición, sólo respeta la innovación”. No podía ser más certero Satya Nadella en su primer correo a los empleados como nuevo CEO de Microsoft. El mensaje – de pretensión inspiradora y motivadora – repite acierto al diagnosticar la necesidad de “empezar de cero”, “reimaginar” y los puntos claves: cloud, móvil, servicios, dispositivos.

Es muy pero que muy difícil que nadie del sector pueda dudar de la capacidad y del currículum de Satya Nadella. Es un hombre con la cultura de la compañía en la que lleva 20 años, con un nivel técnico impresionante y con el éxito a sus espaldas de haber reenfocado y llevado a cifras récord a la división de empresas con una estrella ineludible del sector, Azure.

El resto del análisis del terreno de juego que se va a encontrar el nuevo CEO de Microsoft, en Xataka

Microsoft ya no es el que era, ni lo puede ser

xbox One

Ayer publiqué en Xataka, «En el imperio de Windows ya se pone el sol«, un análisis de como ha quedado el ecosistema del PC: evolucionado hacia una relación abierta en la que Microsoft es fabricante, Intel promueve Android y los antiguos aliados como Hp, Lenovo y Acer flirtean con otros sistemas operativos.

A la vez hay resultados trimestráles y siguen con unos números alucinantes, mejorados por su renovada naturaleza de fabricante hardware con la campaña de navidad en la que Surface y Xbox han ayudado mucho.

Ballmer se va a despedir con un currículum – al menos en el lado financiero – impresionante. No faltará quien diga que el mejor candidato a nuevo CEO de Microsoft es… él.

Limiten la vigilancia del gobierno, limiten el descrédito de la tecnología USA

En Reform Government Surveillance:

Las empresas firmantes creen que es hora de que los gobiernos del mundo se enfrenten a las prácticas y leyes que regulan la vigilancia gubernamental de las personas y el acceso a su información.

Las empresas firmantes entienden que los gobiernos deben tomar medidas para proteger la seguridad y la seguridad de sus ciudadanos, pero también estamos firmemente convencidos de que las leyes y prácticas actuales deben reformarse.

AOL, Apple, Facebook, Google, LinkedIn, Microsoft, Twitter y Yahoo piden limitar la vigilancia del gobierno de Estados Unidos; también podríamos leer que piden limitar el descrédito de las soluciones tecnológicas online, que no hace sino perjudicarles como compañías del sector y, además, americanas.

El liderazgo de Amazon en cloud computing frente a IBM, Microsoft, Google y Salesforce

Amazon cloud computing

Poco que añadir a la estimación del mercado de cloud computing que hace Synergy. Amazon no sólo ingresa más que IBM, Microsoft, Google y Salesforce sino que su cuota va en aumento en el mercado IAAS y PAAS.

De momento el crecimiento rápido de Microsoft Azure que esperaba no se está produciendo, manteniéndose la ventaja competitiva del pionero: hay mucho conocimiento alrededor de la nube de Amazon, un gran producto que retiene clientes y una estrategia clara para llegar a la plataforma desde dar infraestructura a partir de las necesidades de los clientes y no al revés.

Xbox One y la estrategia de Microsoft

xbox One

Hoy publico en Xataka «La reválida de Microsoft con Xbox One: diez asignaturas para su estrategia» en un intento de análisis de un proyecto que he seguido todo este año en distintas presentaciones.

Varias polémicas, algunas decisiones fuertes y un producto que tiene muy buena pinta… aunque los grandes juegos que le saquen provecho tardarán en llegar (eso sí, los fans de Forza estamos de enhorabuena, el cinco apunta a el mejor Forza de la historia)

Surface Pro 2, mejoras y decisiones de Microsoft para su segundo híbrido tablet / portátil

Surface Pro 2

Tras unos meses con el Surface Pro – véase el análisis que publiqué en Xataka – tenía ganas de ver qué decisiones tomaba Microsoft para con el Surface Pro 2, que precisamente ha presentado hoy.

Viendo el grosor y peso parece que priorizan la faceta de portátil frente a la de tablet, todavía más que en la versión original. El concepto final de Surface – y su posicionamiento – está más cerca del portátil de pantalla extraíble que de la de tablet a la que se puede añadir un teclado.

Ese paso hacia un equipo más completo para la productividad se traduce también en que ponen sobre la mesa un accesorio dock con el que conectar a una pantalla, integrar ethernet, etc… que es justo algo que yo echaba en falta cuando hice el análisis. Mantienen el lápiz – un acierto, va muy bien – y prometen mejorar cada teclado: el «táctil» ofrecía una productividad baja y añaden uno con batería que con la autonomía limitada de Surface viene muy bien.

Además ofrecen configuraciones para ir a la gama más alta (muy tentador ver los 8 gb de RAM y 512 de disco en SSD), con una apuesta interesante: como servicio «regalan» 200 GB en Skydrive y un año de llamadas gratis a más de 60 países. Office, sin embargo, lo reservan para la versión RT (que ahora se llamará Surface a secas)

Una buena actualización que espero poder probar pronto. A ver si Microsoft, en lugar de comprarte el iPad por un descuento en un Surface, se animase con quienes quieren actualizar la generación anterior.

Una compra con tres actores: Microsoft, Nokia y un teléfono Android

Nokia presentación Lumia 925

Hace unos días ATD publicó una de esas historias con las tripas del proceso de compra de la división de dispositivos de Nokia que tanto me gustan: la posición de cada uno, su evolución durante la negociación, las posiciones de fuerza, las tretas y tácticas de cada uno…

Uno de los detalles que más me llamó la atención fue el hecho de que apuntasen a que el proceso lo comenzó Ballmer, es decir, Microsoft. Esto chocaba con la hipótesis que uno manejaba hasta ahora: Nokia era quien necesitaba un rescate, Microsoft era quien estaba más cómoda con el status quo y, al mismo tiempo, los finlandeses partían de una posición de fuerza al ser el único sostén de Windows Phone. Sin embargo la pieza de ATD, que por otro lado parece bastante creíble con todo el detalle que ofrece, no recogía este escenario sino más bien el de un Microsoft preocupado por un crecimiento lento de su sistema móvil.

Ayer NYT publicaba que, efectivamente, Nokia flirteaba con la posibilidad de sacar al mercado un teléfono Android, con el que ya experimentaban en sus laboratorios. Por mucho que públicamente se mostrarán sin indicios de arrepentimiento, el debate interno iba por otros derroteros muy diferentes.

Relacionado: Auge y caída de los pioneros del smartphone

Microsoft en el espejo de IBM

Surface Pro

Hoy publico en Xataka, «Imaginando un Microsoft que abandona el mercado de consumo y se centra en la empresa un análisis tras los últimos resultados financieros de Microsoft.

Hay síntomas que invitan a recordar la transición de IBM hacia el mercado empresarial, pero a la vez notables diferencias: los números de Microsoft en consumo siguen siendo espectaculares por mucho que hayan bajado las ventas de ordenadores personales y en esta década parece imposible pensar en tener éxito en el mercado corporativo sin atributos de consumo y buena integración de producto en dispositivos finales.

Organización de la empresa por productos o por funciones

Steve Ballmer

Hace unos días Microsoft acometió una reestructuración en la que pasaba de una organización por divisiones / productos (Skype, videojuegos, Windows Phone, Azure, etc…) a una por funciones (Engineering, Marketing, Business Development and Evangelism, Advanced Strategy and Research, Finance, HR, …) .

Ben Thompson tiene una crítica fuerte a la organización por funciones en compañías tan grandes y con tan amplio portafolio de productos como Microsoft y aporta muy buenos argumentos. Leería también el contrapunto de Sinofsky, también ex Microsoft.

Mi impresión es que sobre todo Ballmer busca afianzar la integración y colaboración entre productos y servicios, algo que siempre queda dificultado si cada división tiene sus propios objetivos y apoyar a la de al lado no es el primero. No tengo base para valorar la tesis de Thompson – que esto en Microsoft «está roto» por cultura de la organización – pero creo que el acierto o no del cambio dependerá del tipo de productos que quieran poner en el mercado a medio plazo… y del talento y la ejecución de quienes allí trabajan, que siempre pesa mucho más que los procesos de la organización.

Relacionado: La transformación de Steve Ballmer y Microsoft

Microsoft, Telefónica y una de nubes híbridas

Windows Azure

Ayer estuve en una presentación curiosa. Una compañía que vende servicios de cloud computing (Telefónica) explicando como ha contratado los de otra (Microsoft) para su uso interno. El acuerdo entre ambas supone que desde la teleco se desembarazan de la combinación Red Hat + VmWare y optan por abrazar el universo en la nube de Redmond: desde la capa de aplicaciones y colaboración (Office 365 hasta Yammer) hasta Windows Server Hyper-V y SQL Server.

La aproximación es de cloud híbrida: gran parte de la funcionalidad se quedará en la «nube privada» de Telefónica (de hecho todo esto forma parte de un proceso de consolidación tecnológica de todas sus subsidiarias europeas) en el centro de datos de Alcalá de Henares, donde integrará Cloud Os. La apuesta se completa con servicios que Microsoft les dará desde Azure y su nube pública, redondeando la jugada híbrida.

Me interesó bastante desde la dirección técnica de Telefónica – Adrian Steel, «Global Director of Production and Infrastructure» – defendían la rentabilidad de tirar de las soluciones en la nube de Microsoft frente apalancarse en las propias más desarrollo: apuntaba a la rentabilidad en velocidad de despliegue y en costes a varios años vistas.

Así que le pregunté cómo casaba todo este movimiento con el posicionamiento de su empresa para vender servicios de cloud computing… a lo que siguió una larga explicación: son partidarios del dogma de usar sólo herramientas y servicios propios, los utilizan pero mirando la rentabilidad y competitividad real, y para este tipo de proyecto les salía mejor usar solución de un tercero puesto que después de todo Telefónica se posiciona como infraestructura y no tanto como PAAS.

Para Microsoft es la confirmación de que su propuesta PAAS sigue funcionando bien en la megacorporación, a la par que en este Teched al que estoy asistiendo, insiste mucho con un mensaje: son también IAAS y compiten completamente con Amazon con su Azure…. algo cuya percepción no ha calado en el sector y donde va a tener bastantes dificultades para calar en el ecosistema «emprendedor» muy ligado a los web services de la tienda.