Ponga tías buenorras en su stand de la feria tecnológica. O mejor no

Stand feria chicas

La presencia de «pibones» en los stands de las ferias tecnológicas siempre ha sido objeto del debate acerca del sexismo de la industria que copió esta práctica de la del motor. La defensa de las empresas que utilizan a tías buenorras vestidas «atrevidamente» es que «funciona», atraen a más visitantes a su stand y consiguen más contactos…

…pero al menos hay casos en los que parece patente y comprobado que no. En «Booth Babes Don’t Work» Spencer Chen explica por qué en muchos casos no funcionan y por qué: intimidan y ponen nerviosos a los visitantes, se asume que el pivón es un florero y no tiene que trabajar para captar y explicar los productos, los perfiles altos no quieren perder el tiempo hablando con ellas (o ellos, hay quien apuesta por chicos buenorros también) y los contactos que hacen suelen ser de muy baja calidad.

No soy partidario de llegar al extremo – que también lo he llegado a escuchar – de vetar a la gente «demasiado atractiva» de las ferias tecnológicas o de otra índole, pero tras muchos años pateando eventos mi conclusión al ver un stand fletado de carne de portada de Playboy es que lo mejor es salir de ahí corriendo porque con toda probabilidad la propuesta de esa empresa va a ser basura.

Imagen: Miss Nixie

Shows globales de tecnología

Galaxy S4 de Samsung

Estos días hemos estados en Nueva York, con invitación de Samsung para Xataka a asistir a la presentación del Galaxy S4. He dejado unas primeras impresiones del teléfono y por allí tienen además toda la información en la que – humildemente – creo que ha sido la mejor cobertura que he visto del lanzamiento.

Más allá del producto hay un aspecto a analizar y que es el concepto de show global de presentación de producto tecnológico, algo que cada vez estamos viendo más y que confluye en una macro convocatoria a la prensa mundial, la realización de un mega evento más o menos creativo y la retransmisión en directo vía streaming.
Sigue leyendo «Shows globales de tecnología»

Tecnología y «lifestyle»

Lifestylers de moda

La gente del mundo de la tecnología suele ver con gran desconfianza como muchas marcas se deslizan hacia el etéreo pero glamuroso mundo del «lifestyle». Lo revelador es leer como lo ve el otro lado con bastante sentido del humor.

De hecho, ahora que lo pienso, yo estuve en esa fiesta de presentación del HTC One, a ver si eso de «la diferencia es que los geeks no desprecian los canapés y los de moda no comen en público desde 1994» no iba por otros…

Linkedin y el marketing social basado en la vanidad

¡Tu perfil está entre el 1% más visitado de Linkedin! ¿lo quieres compartir? ¿no quieres pasar a modalidad premium para tener toda esa información de quien te busca tanto en esta red social?

Ha sido la comidilla estos días en Twitter y en TC creo que aciertan al definirlo como «apelar al ego».

Servidor prefiere hablar de marketing social basado en la vanidad que es algo que funciona en diversos niveles: desde el inefable Klout, hasta mostrar públicamente y con gran visibilidad el número de seguidores en Twitter o el karma en según qué comunidades.

El caso es que, como la lógica del spammer, mi impresión es que aunque haya retorno (paso a premium de un porcentaje, miles de compartidos en otras redes dando visibilidad a Linkedin) hay muchos impactos que no son neutros: no somos pocos lo que hemos visto varios mensajes de contactos en Twitter y hemos pensado que es un truco facilón que resta credibilidad a Linkedin como «red profesional».

Controlar la imagen de tu marca en internet es…

…imposible. El caso Sons of Maxwell contra United Airlines va camino de convertirse en un reedición del famoso «Dell Hell». La historia se puede resumir en el maltrato que sufrieron las guitarras del grupo a manos de la compañía aérea y la posterior indiferencia a toda reclamación cuando las encontraron destrozadas. Tras meses de reclamaciones infructuosas, el grupo ha compuesto una canción, «United Breaks Guitars», que va camino de convertirse en el hit de internet este verano. El impacto mediático / viral en la imagen de United Airlines es incalculable, sobre la mesa está el duelo entre unos simpáticos músicos y la megacorporación que nos aplasta sin importarle nuestros derechos.

El caso viene a ilustrar un punto crucial en lo que venimos hablando sobre Pymes y web 2.0, nuestras marcas y productos están desnudos en internet, los esfuerzos dirigidos a controlar su imagen a través de presión a los medios van a ser cada vez menos rentables. Sitios para compartir opiniones, blogs, redes sociales… para ninguna marca es posible tener el control de la imagen de su producto más allá de una buena política de comunicación en internet y de cuidar el servicio que ofrece como primer elemento de marketing.

No comparto eso que algunos afirman, que la publicidad y el marketing hayan muerto y haya que olvidarse de gastar dinero en ellos porque «todo es viral». Pero sí estoy convencido de que los tiempos en que, gracias a la escasez de medios, podías seguir e influir decisivamente en la imagen pública que se transmitía de tu marca a través de las relaciones con los mismos (no necesariamente turbia, la mayoría de responsables de comunicación que he conocido son bastante rectos). El marketing en internet exige saber lidiar con la abundancia (a la hora de evaluar qué se dice de tu marca y producto), con la desintermediación (muchas veces quienes hablen no serán medios sino clientes finales) y con una necesidad de transparencia, en este entorno no puedes ocultar que tu personal trató fatal a estos clientes y que luego no hiciste nada para arreglarlo.

También lo han comentado Fogonazos, Enrique y Alt1040.

La gente empieza a estar harta del marketing viral

Sin duda el tema de los ataques está siendo toda una experiencia como empresa y bastante reveladora en más de un sentido. No es que desee volver sobre el tema – no quisiera ser cansino – pero sí compartir algo de lo aprendido, entre lo que se encuentra el tener claros indicios de que la gente comienza a estar hasta las narices del marketing viral.

Y me refiero a esos virales que son cocinados en una agencia de marketing y cuyo desarrollo se basa sucintamente en elaborar una «web misteriosa» o un «vídeo divertido y original», para a continuación empujarlo a que se distribuya por los blogs y las redes sociales y, finalmente, revelar el producto o la marca a anunciar. Una caracetrística del «marketing viral» tal como lo están practicando muchas agencais es la tener un coste muy reducido: la idea no es aparecer como publicidad, sino como contenidos y, por supuesto, a coste cero.

¿De dónde saco que la gente comienza a estar hartos del marketing viral? En el «caso Genbeta» se podían observar comentarios en Menéame de usuarios incrédulos sobre el tema: «se lo inventan para llamar la atención y conseguir visitas». No es que quiera criticar esos comentarios, de hecho me parece hasta bien cierta dosis de escepticismo (tras los ataques a Menéame dejaron de aparecer, eso sí), sólo apuntar a que muchos están hasta los mismísimos de que vengan a tomarle el pelo para vender algo.

Yo mismo, desde el rol del área editorial de WeblogsSL y blogger por estos lares, comienzo a estar cansado de recibir campañas con ínfulas de viralidad. No hace mucho intercambié unos correos con una agencia famosa por sus «logros virales», que nos mandó un anuncio a el blog salmón. Visto que era un spot en vídeo, le respondí que si quería le podía poner en contacto con la responsable de publicidad, a lo que me contestaron que no, que eso era un contenido genial para el blog y que lo que teníamos que hacer era ponerlo como un post. Ahí quedó la cosa y por supuesto que no lo publicamos, de hecho no lo he visto por casi ningún sitio: cada vez hay menos bloggers interesados en poner anuncios dentro de los contenidos tras envío de una agencia.

No quiero en ningún caso que parezca que estoy en contra de todo lo viral. Desde luego para «los pequeños» la aparición de la blogosfera, las redes sociales y plataformas como Youtube son toda una bendición para darse a conocer. También estoy de acuerdo en que hay campañas que sin duda por su genialidad siempre merece la pena comentar (una al año, quizás dos) y contenidos que por su propia naturaleza se lo ganan, pero lo que algunos están vendiendo como marketing viral y que se traduce en algo barato (menos para la agencia, claro), tomar el pelo u hacer algún tipo de gilipollez (con perdón) y mailing masivo a bloggers, está empenzando a producir un hartazgo considerable.

Bloguzz, empresas, marketing y blogs

bloguzz

Esta semana ha visto la luz Bloguzz, una plataforma con la que los empresas pueden poner a disposición de bloggers productos y servicios para que estos los prueben y escriban sobre ellos. De entrada Bloguzz tiene una factura técnica bastante buena, incluye su propio ranking de blogs y además soporta OpenId.

La filosofía de la plataforma tiene muchos elementos que me gustan alrededor de lo que son las relaciones entre empresas y blogs en torno al marketing (hablamos de eso en «Bloggers, marketing y agencias de comunicación»). En Bloguzz no se paga al blogger, lo que la empresa le ofrece es acceso a la información: el blogger es quien decide si se apunta o no a una promoción, luego la empresa selecciona a cuáles quiere, por lo que mantiene el control de quien accede. Finalmente te puedes quedar con el producto y se enfatiza mucho en que no es compra/venta de enlaces (mencionan un servicio de redireccionamiento que recomiendan utilizar), que se mencione que el post escrito es por participación en una promoción de Bloguzz y que el blogger es libre de opinar lo que quiera. Creo que en estos aspectos, el consejo de bloggers que tienen ha hecho un buen trabajo.

No obstante, no creo que vaya a utilizar Bloguzz. El motivo es que se da por supuesto que hay que escribir sobre el producto o servicio que se prueba y eso ya no me convence tanto. Entiendo que lo que la empresa quiere es que se hable de ellos, pero personalmente no me gusta la idea de que por probar «x» tenga que escribir un post. De hecho en los últimos meses he recibido algún producto y no he creído interesante escribir mi opinión sobre los mismos, para mí el modelo ideal es sin compromiso de que haya post y que se valore por encima de todo el feedback. Para blogs profesionales tengo también mis dudas, soy partidario de relaciones directas con las empresas o agencias y ciertos elementos (apuntarte a la promoción y esperar que decidan, mencionar «probado por participar en Bloguzz», obligación de escribir y uso de redireccionador) no los veo en un blog de WeblogsSL. Bastante ya tenemos con explicar día sí y día no que con proponiendo el regalar un póster y dos camisetas no vas a conseguir que todo el día estemos hablando de su producto/servicio/película.

En el blog oficial de Bloguzz recogen diversas reacciones.

Bloggers, marketing y agencias de comunicación

Esta entrada se podría haber llamado «ponga un blogger en su evento» o «invite a un blogger a conocer su producto». De un tiempo a esta parte, ambas prácticas están siendo cada vez más habituales y los departamentos de marketing se han puesto a afilar los cuchillos han empezado a ponerse las pilas para que los productos que defienden salgan en los blogs. Los siguientes planteamientos surgen de meses «viéndolas venir» tanto por Error500 como por WeblogsSL y por las distintas experiencias y tomas de contacto con agencias de comunicación:

  • Valora el feedback por encima de todo. Los bloggers – al menos los early-adopters – son muy dados a jugar mucho con los productos, darles la vuelta, probar situaciones que usuarios normales no harían. Si quieres algo de un blogger, lo más valioso será la retroalimentación sobre tu producto.
  • Respeta la independencia. Incluso por propia conveniencia, ¿de veras le sirve a tu producto ser alabado por un blogger cuyo criterio es fácilmente maleable?.
  • No intentes comprar contenidos elogiosos en los posts. Repito, no lo intentes. De entrada porque éticamente es reprobable incitar a alguien a engañar a sus lectores, pero también porque es mala estrategia a largo plazo (véase el punto anterior) y porque el riesgo de imagen de que salga un blogger denunciando «la empresa X intentó comprarme un post» es muy alto.
  • ¿El modelo ideal? La agencia te invita al evento o a conocer al producto sin compromiso de que haya post. Si se pide algo a cambio, que sea feedback y que éste pueda realizarse tanto en el blog como de forma privada.
  • Valora las críticas en los blogs. La mayoría de las veces no puedes cambiar tu producto, pero sí que puedes mejorar el servicio y con ello la percepción de tu compañía para ese blogger y la comunidad alrededor de ese blog. Véase un ejemplo en lo que cuentan en Dellendirecto.
  • Del lado del blogger queda un aspecto debatido a menudo ¿se deben aceptar regalos, productos para probar? Mi postura es que sí, no tengo problema en probar servicios, usuarios de cuentas premium para probarlos o productos físicos llegado el caso. Sé que el obtenerlos no va a condicionar mi postura, ni me va a hacer menos crítico. Ahora bien, si otros bloggers sienten que si les invitan a café, abrazan a las farolas, hacen bien en abstenerse.
  • Al final, en lo que respecta a códigos éticos y temas similares, lo que cuenta es el compromiso de transparencia y cercanía del blogger con la comunidad alrededor del blog. Más allá de eso, que cada uno se exija lo que quiera.