Un año de libros para Zuckerberg

MArk Zuckerberg en la película la red social

Cierto que el argumentario de Zuckerberg puede parecer una oda al señor obvio…

Estoy emocionado por mi reto lectura. He he encontrado libros de lectura muy satisfactoria intelectualmente hablando. Libros que permiten explorar completamente un tema y sumergirse en una manera más profunda que la mayoría de los medios de comunicación hoy en día. Estoy deseando que llegue el cambio de mi dieta de contenidos hacia la lectura de libros.

… pero no por eso uno va a dejar de celebrar una decisión estupenda y envidiable, tener como reto leer un libro a la semana cada dos semanas durante 2015. De hecho hay algo en el modo en cómo lo va a hacer – pidiendo recomendaciones en Facebook y contándolo ahí, claro – en que a la vez mantiene lo peor y lo mejor de estos tiempos «sociales en internet»: leer para contarlo, contarlo para animarse a leer.

Por cierto, su primera elección tiene muy buena pinta, «El fin del poder: Cómo el poder ya no es lo que era» de Moisés Naím, al que he leído bastante en prensa. Se ha agotado en algunas librerías en Estados Unidos, pero es fácil de encontrar en español (por ejemplo en Amazon).

Ojalá por aquí le pudiera seguir uno el ritmo, pero de momento me daría con un canto en los dientes si alcanzo a libro cada quince días.

Relacionado: Joven emprendedor: quizás no sea tan buena idea eso de no ir a la universidad

Actualización, Hazle caso a Zuckerberg: cómo conseguir leer más este 2015

Joven emprendedor: quizás no sea tan buena idea eso de no ir a la universidad

El foco mediático sobre Zuckerberg en Estados Unidos (sobre todo tras la película y la salida a bolsa de Facebook) ha provocado que en Silicon Valley se esté produciendo un debate sobre si eso de ir a la universidad está de más si quieres ser un nuevo millonario tecnológico, aportando el caso de Bill Gates para reforzar la teoría.

Sobre este tema, me ha gustado el comentario de Dave Winer, que entre otros argumentos pone sobre la mesa dos de peso: como sociedad tenemos que pensar en individuos mejor formados, en una mejora de la educación, no en obviarla y, para estos jóvenes emprendedores por un lado tenemos un empobrecimiento personal (no sólo de conocimiento sino también vital) y sobre la pérdida de la perspectiva de que la inmensa mayoría fracasarán y en ese escenario mejor contar con una formación sólida que con la vitola de «joven que emprende y se quiere comer el mundo» que tanto gusta ahora.

Facebook como centro de las comunicaciones personales

Facebook Mensajes Correo

Facebook ha puesto sus cartas sobre la mesa en el tema del anticipado sistema de correo. Lo primero y más llamativo es como se han desmarcado de utilizar «mail» en el posicionamiento de su nueva funcionalidad, de hecho si en algo ha insistido Mark Zuckerberg es en que no trataban de crear un «Yahoo/Hotmail/Gmail killer», sino que el enfoque era diferente: un nuevo sistema de mensajes con vocación de convertirse en el centro de las comunicaciones personales de los usuarios de Facebook. Se estrenará en Estados Unidos, con un despliegue lento que durará al menos algunos meses. Se puede solicitar la invitación en Fb.com, mientras creo que hay varios aspectos que merece la pena examinar.

Facebook y las comunicaciones para la generación «post email»

La tesis fundamental con la que han justificado el movimiento es que el correo electrónico es una forma de comunicación anticuada: asíncrona, con spam, sin un uso adecuado de la información del usuario… Facebook Messages (o Facebook Mensajes, que imagino que será como lo traducirán) apostaría por integrar distintas formas de comunicación (chat, correos, mensajes directos y hasta SMS) en una misma bandeja de entrada. Esta visión encaja bastante con los datos que vimos en «la generación de la mensajería en el móvil«.

A eso añaden el aprovechar que el usuario tiene su red de contactos en Facebook para otorgar a los mensajes procedentes de estos un valor especial: se presentarán directamente, mientras que los procedentes de otros usuarios serán clasificados como «otros». Los hilos no los unificarán por asuntos (como en GMail) sino por personas (cada hilo, el histórico de interacciones con otro usuario), está por ver como resolverán las comunicaciones «uno a muchos» tan frecuentes en el correo.

Facebook en el espejo de Google Wave… y del priority Inbox

Cuando se habla de innovar en las comunicaciones por internet y el correo, es imposible no acordarse de Google Wave, el gran intento fallido de los últimos años por reinventar el mail. Facebook comparte algunos de los objetivos (integrar varias formas de comunicación en un mismo sitio), pero parece que han tomado buena nota del fracaso de Google por introducir complejidad y pensar que los usuarios querían colaborar en lugar de comunicarse. Dudo mucho de que Facebook vaya a caer en hacer un producto de ingenieros para usuarios avanzados (Wave) en lugar de algo simple para su perfil de usuario.

No es lo único que recuerda a Google. La idea de priorizar los mensajes de los contactos es, cuando menos, un pariente cercano del Priority Inbox de Gmail. Cada uno ha utilizado sus armas, Facebook que los usuarios seleccionan sus contactos, Google algoritmia pura y dura junto a retroalimentación durante el uso del sistema.

El correo es cosa seria, Facebook es diversión

Que en décadas haya habido poca innovación en el correo electrónico tiene una explicación: es muy difícil de mejorar por muchas teorías que nos planteemos. Durante años leemos que las nuevas generaciones son «del Messenger, del tiempo real», pero el desembarco en la vida profesional hace que, inevitablemente, abracemos la asincronía como única comunicación que nos permite trabajar. Tiene razón Zuckerberg al afirmar que este sistema de mensajes de Facebook no va a competir con otros servicios de correo, lo hace sólo cuando los usuarios lo utilizan en un plano personal y de ocio, que es justo el contexto en que funciona Facebook. Quien busque innovación en las comunicaciones para la productividad, que siga GMail y su ecosistema de aplicaciones, Outlook, Blackberry, etc…

¿Qué espacio y posibilidades le quedan a Facebook? Muchas, todo el volumen de un usuario joven, muy conectado y usuario intensivo de su red social. Si fuese Hotmail, me preocuparía, en el caso de GMail, no tanto. Todo dependerá de como ejecuten, si es sencillo, se entiende fácil y cómo encaja con la experiencia de usuario en el móvil. En cualquier caso, nadie tienen una posición como la de Facebook para lanzar una herramienta de comunicaciones.

El fin de la privacidad en la era de los blogs y las redes sociales

Api social Google

Controvertidas declaraciones del fundador de Facebook Mark Zuckerberg, recogidas por RWW con el impactante titular «la era de la privacidad se ha terminado«. Básicamente Zuckerberg hace una lectura de cómo ha evolucionado la tendencia de la gente a compartir de forma abierta en internet, partiendo de los blogs, reflexionando sobre el éxito de Facebook y, sin mencionarlo, reflejando su obsesión por el crecimiento de Twitter. Refrenda los últimos movimientos en Facebook, como los cambios en este servicio de red social para empujar a compartir de forma más abierta que introdujeron el pasado mes de Diciembre.

Hay un punto de partida en el que creo que Zuckerberg tiene razón, si algo han avalado los usuarios de internet en los últimos años es que han percibido valor en compartir en internet: conocimiento, temas personales, gustos, preferencias, contenidos. Ya sea en facetas profesionales o en personales, el resultado es que «lo 2.0» se construye sobre el retorno que reciben los usuarios – visibilidad profesional, prestigio, sentimiento de pertenencia, percepción de influencia, contacto humano con gente que le interesa – cuando participan y comparten en la web. También creo que tiene razón al subrayar que «la norma social sobre la privacidad se transforma», y que lo está haciendo rápidamente. No en el sentido de que «ha llegado el fin de la privacidad«, pero sí que las nuevas generaciones tienen una preocupación muy diferente que los que hemos crecido en la era pre-internet. Ejemplo de ello son la asunción de que las fotos de las reuniones de jóvenes se asume que van a ser compartidas en Tuenti, mientras que en grupos de mi edad lo esperado es que primero pidamos permiso.

Donde creo que Zuckerberg no ha estado tan fino es cuando hace la lectura del reflejo en los blogs y las redes sociales de esta evolución de la privacidad. Los blogs tienden a ser un fenómeno minoritario en el lado de la creación porque en ellos van quedando quienes quieren tener una publicación, para compartir lo personal los blogs han sido sustituidos por Facebook, Tuenti y compañía ¿por qué? Porque hay cierto control de con quien se comparte, porque tienen gestión de la privacidad. Por eso Facebook llegó a varios cientos de millones de usuarios y los blogs no han escalado, no sólo por una cuestión de usabilidad sino porque las redes sociales ofrecen un entorno más propicio para lo que es más relevante para el usuario – lo personal, lo afectivo – frente a sistemas de publicación en abierto. (más desarrollado esto en https://www.error500.net/articulo/fin-blogs-era-redes-sociales).

En la tesis de Zuckerberg tengo la impresión que se trasluce la obsesión que tienen desde hace tiempo con Twitter. Ser abierto permite al sistema de «microblogging» entrar en el negocio de las búsquedas y cosechar visibilidad (enlaces, integraciones de terceros, menciones en blogs y medios) que está vedada para todo lo que queda tras el jardín vallado de Facebook. Por un lado entiendo que Facebook ha ido creciendo porque son una compañía muy abierta a cambiar lo que sea necesario para seguir evolucionando, pero con la privacidad y el «todo abierto» podrían darse con un canto en los dientes, hasta los adolescentes aprenden a configurar su preferencias para conseguir que quienes ellos no desean – típicamente, los padres – no se enteren de las fotos que subieron de la última fiesta.

Zuckerberg confiesa la facturación de Facebook

Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, ha ofrecido los datos de facturación de Facebook y sus expectativas para el 2008: 150 millones de dólares de ingresos en 2007 y una estimación de 300 millones para el año que viene. Más interesante aún, apunta que el ebitda (mejor indicador de la rentabilidad del negocio), espera que sea de 50 millones de dólares en 2008 (no ofrece el de este año). Un estado de las finanzas que no estaría nada mal, si no fuese por las estratosféricas valoraciones que se han hecho de esta red social. Los datos los da Kara Swisher.

Claro que dinero para gastar no va a faltar en Facebook, tras la inversión de Microsoft y los rumores de que Nokia podría hacer lo mismo. Precisamente es la valoración que hizo la compañía de Gates – 240 millones de dólares por el 1.6% supone valorar Facebook en 15.000 millones de dólares – la que enciende las alarmas, estamos hablando de que se valora Facebook en 100 veces lo que ingresa.

Claro que yo también introduciría otras variables a la hora de valorar Facebook que el criterio puramente contable (ser la mejor red social, un sitio donde los usuarios pasan mucho tiempo y tienen información muy valiosa para ellos, una plataforma para terceros realmente buena), pero la verdad es que el nuevo paradigma publicitario que propugnan tiene demasiados puntos oscuros como para estar tan convencido de que pueda dar la vuelta a la publicidad dentro de la red social, que no funciona. Apostaría a que Facebook no va a declinar en crecimiento (usuarios, páginas vistas, tiempo dentro), pero todavía les queda demostrar que pueden ir más allá de ingresos por publicidad con un CPM ínfimo.