«La interactividad mata la narrativa»

Amazon Kindle

En «Tablets make it impossible for kids to get lost in a story» en Quartz:

Las historias interactivas están diseñadas para los niños pequeños que todavía pueden necesitar que la lectura sea guiada, pero la interactividad a menudo crea más una experiencia de un videojuego que una experiencia de lectura. En vez de ser el foco, la historia se convierte simplemente en el trasfondo.

Hay quienes plantean el futuro del libro y la lectura como un artefacto «evolucionado» con interacción, botones que clickar, multimedia y muchas cosas que hacer. Sea porque uno está anclado en su momento histórico, sea porque estoy convencido que no hay nada más creativo que simplemente leer una buena historia, me he sentido identificado con esta tesis del artículo.

Relacionado: “Leer por placer, es una de las cosas más importantes que uno puede hacer” Neil Gaiman

Literatura open source, colaborativa y en Github

He estado siguiendo la seria de artículos que ha publicado JJ Merelo en inglés en Medium sobre literatura open soure, elegir esa licencia desde que se empieza a escribir y buscar colaboración GitHub mediante en ese desarrollo de la obra.

Me han gustado mucho los argumentos de JJ, sobre todo teniendo en cuenta mi rechazo visceral e instintivo a la literatura colaborativa. Para libros técnicos creo que tiene mucho sentido eso sí, y son indudables beneficios como los que plantea JJ para el escritor que autoedita y este proceso le ayuda a llegar libre de typos y errores con la obra final.

La base de mis dudas radica en que uno tiene predilección por los escritores que supuran obsesiones y un mundo personalísimo. Quizás para géneros menores como el guión de series de televisión o para el enfoque de «best seller» (aunque aquí dudo mucho que las editoriales traguen con lo de open source) encaje, pero es imaginarme a Cormac Mccarthy aceptando sugerencias de la multitud para una novela y sentir escalofríos… aunque uno viva engañado y tantas obras que ha disfrutado tengan también un sello fuerte del editor y los primeros lectores de los borradores del novelista.