Linux en el escritorio de las empresas

Gartner es una asesora de empresas en uso de la tecnología de bastante prestigio y que se ha caracterizado por dar algunos balones de oxigeno a Microsoft en temas tales como la implantación de Linux en Munich en sus informes. Ahora ha realizado un estudio bastante interesante respecto al uso de Linux como Sistema Operativo de escritorio en la empresa. El análisis parte del éxito de Linux como Sistema Operativo servidor, tanto como servidor web y de aplicaciones como de una red. En este ámbito permite reducir costes en hardware, aparte del apoyo que tiene por parte de empresas como HP o IBM. No obstante en el tema de usarlo para el escritorio, Gartner pone numerosas pegas.

La principal contrariedad que se otorga a Linux es el coste de una migración de un entorno Windows a otro Linux. En este tema manejan el concepto de ROI, que consiste en el retorno de la inversión usada para realizar dicha migración. El objetivo es que el ROI se consiga en dos o tres años, lo cual según Gartner no se consigue en la mayoría de los casos con el Sistema de Linus Torvalds. Eso es debido a la diversidad de aplicaciones, en muchos casos hechas a medida de la empresa usuaria, que habría que migrar.

Además, insisten, habría que tener en cuenta el TCO (Total Cost Owership) que además del hardware y la licencia del SO, engloba la formación, la contratación de servicios externos y otras licencias. En sus cálculos las ultimas versiones de Windows mejoran las cifras de Linux (aunque usando Star Office bajo Windows), aunque eso si, reconocen no haber tenido en cuenta el costo por virus y problemas de seguridad, muy superiores en la plataforma de Microsoft.

En definitiva un estudio interesante, aunque parcial, con el punto de vista del negocio en la empresa (nada más empezar afirman que hay que dejar de lado las simpatías, mensajes asociados a Linux y mitos).

Fuente: The Age
Estudio: Gartner

Linux avanza pero menos

Últimamente han salido a la palestra numerosas noticias relacionadas con el Sistema Operativo del pinguino: Linux en Hp para la sobremesa, las promesas electorales relacionadas con el soft libre, los avances de los proyectos Linex y Guadalinex… No obstante algunos otros sucesos no invitan tanto al optimismo para la comunidad linuxera.

De hecho, una de las últimas victorias de esta comunidad había sido la opción de Munich como sistema operativo en detrimento de Windows (véase la noticia en El navegante). Pero como informa Gartner, la migración no es inmediata ni mucho menos y la mayoría de los equipos tiene instalado VMWare (un software que permite ejecutar un sistema operativo dentro de otro con gran consumo de recursos), para ejecutar aplicaciones Windows. Esta experiencia que podría haber sido la primera demostración de uso masivo de Linux en el escritorio para no expertos, queda así semifallida.

Por otro lado, el punto fuerte de Linux (su utilización como software de servidor) está cediendo terreno con respecto a Windows2003 Server, que crece un 300 por ciento en el terreno de servidores web. Lo peor para Linux es que muchos de estos servidores han migrado de la tradicional solución «Linux+Apache».

Era de esperar que Microsoft no se fuera a quedar dormida mientras perdía terreno en el mercado, aún así, el software libre y Linux constituyen, en palabras del CFO de Microsfot John Connors, el segundo peligro mayor para la multinacional.

¿Mandrake o XP?

A todos aquellos que se compren un d220, eso es lo que preguntará HEWLETT-Packard para que elijan como sistema opeartivo preinstalado. Toda una novedad dado que se trata de un equipo para el consumo personal y no para funcionar como servidor.
HP se había decantado anteriormente por RedHat o Suse para sus servidores, pero para un escritorio se ha decantado por la distro hispana en su versión 9.1. El equipo base no es ninguna virguería (Celeron 2Ghz, 128Mb DDR, 249 dólares), pero habrá versiones con Pentium y configuraciones superiores.

Apuesta más que interesante la de la multinacional, primer aviso para Microsoft y muy buena nueva paraMandrake soft, punto de inflexión para olvidar sus problemas económicos.

Fuente: news.com