Microsoft detalla sus plantes con las patentes

microsoftMicrosoft ha dado detalles acerca de sus intenciones tras afirmar que el software libre viola 235 de sus patentes. Su intención, afirman, es la de cobrar por licencia (¡del software libre!, incluido Linux) a los desarrolladores de las aplicaciones que supuestamente vulneran las patentes, a los distribuidores y a los usuarios finales. También han dado un poco más de información de las patentes que entienden que se están infringiendo, apuntando a que, por ejemplo, por el interfaz gráfico y los menús se han saltado 65 patentes. Vía Washington Post.

Un acto de desesperación y el mejor modo para empeorar todavía más su imagen. Pensar a estas alturas que los usuarios, distribuidores y creadores de software libre acaben pagando licencias a Microsoft es una locura. En los comentarios a esta entrada de Enrique Dans, sostengo que Microsoft parece tener doble personalidad: por un lado pretende adoptar una filosofía más abierta y atraer a los emprendedores y por otro sale con esta amenaza para conseguir royalties que ataca a las empresas y usuarios. ¿Quién va a contratar servicios a alguien que por otro lado amenaza con demandar a medio planeta, incluido tú? Es de locos.

Por otro lado dos apuntes ¿le conviene a Microsoft meterse en una guerra de patentes, sobre todo en temas de interfaz gráfica en los que Xerox, IBM, Apple, HP y AT&T tendrían mucho que decir? e, interesante el comentario de Schwart (vía Uberbin) desde Sun (damnificada por el tema de Open Office sobre todo): ellos se adaptaron al cambio que supuso la llegada de Linux y la pérdida de gran parte de su negocio con Solaris y a una nueva época de software libre y estándares abiertos. Sin ponerse a demandar a diestro y siniestro.

Microsoft y sus patentes frente al software libre

LinuxCada cierto tiempo Microsoft suele recordar su entendimiento de que gran parte de las aplicaciones más conocidas del software libre, especialmenete Linux, violan sus patentes. En una entrevista en Fortune, su «jefe de licencias», Horacio Gutierrez, ha afirmado que el kernel de Linux viola 42 de sus patentes y que el interfaz (¿se refirirá a Gnome o a KDE?) 65. A OpenOffice le acusa de infringir 45 y para otras aplicaciones libres afirma que son 83 las patentes utilizadas. La máxima proveniente desde Redmon es que «el software libre tiene calidad porque viola sus patentes«.

Mariano señala el peligro que tiene para internet y para multitud de empresas el que Microsoft, con su músculo financiero, emprendiera una guerra de patentes contra el software libre. Y es que el objetivo de las demandas serían las empresas que utilizan Linux, como IBM o Google, lo que podría derivar en varios escenarios: contrataque por parte de IBM y cía con su portafolio de patentes contra Microsoft hasta llegar a un acuerdo, todo el mundo pagando a Microsoft por utilizar Linux (un escenario impensable a día de hoy) o una remodelación del sistema de patentes software para evitar casos como este en Estados Unidos.

Por mi parte, me pregunto por qué Microsoft empieza una nueva campaña de FUD contra el software libre. En una etapa en la que parece dispuesto a darle un mayor protagonismo al navegador (Silverlight) y a empezar nuevos modelos de negocio con sus APIs más allá de la venta de licencias de Windows y Office, aparece este tic tan «ballmeriano» de amenazar con llevar a las compañías que usan software libre a los tribunales.

No creo que Microsoft se plantee en serio empezar a demandar a diestro y siniestro, más bien creo que esto es de nuevo un intento de crear inseguridad a las empresas a la hora de apostar por el software libre y de forzar acuerdos como el que tiene con Novell. Y esa es una señal, en todo caso, de suma debilidad, si realmente tuviesen nuevas aplicaciones y servicios superiores, no estarían ahora mismo clamando por los supuestos royaltis que le deberían pagar los que usan Linux y OpenOffice.

Por cierto, para observar cómo este es un tema recurrente, no hay más que mirar este post de hace un año.

Ubuntu en los Dell

ubuntuBreve intermedio en el seguimiento del MIX07 para comentar un movimiento creo que es de lo más interesante de este año: la apuesta de Dell por vender equipos con Linux preinstalado. La novedad del día es que todo apunta a que será la distribución Ubuntu la elegida para ser ofrecida por el mayor vendedor de ordenadores del planeta (Desktop Linux).

A la espera del anuncio oficial, creo que la elección de Ubuntu resulta muy acertada y es consecuencia de su gran esfuerzo por hacer Linux más accesible al usuario medio (Ubuntu 7.04 Feisty Fawn). Como ya comentamos en «Dell anuncia Linux preinstalado en portátiles y sobremesas«, se abre una ventana de oportunidad para considerar Linux en las empresas y seguir contando con el soporte de la compañía líder en el mercado de los PC. Si a eso sumamos el respaldo para Ubuntu de un fabricante con el prestigio de Dell y la ventaja competitiva que supone la eliminación de la barrera de la instalación, sin duda estamos ante una de las mejores noticias que podían recibir Ubuntu y el mercado de los sistemas operativos para el escritorio, en el que se va a estimular la competencia.

Ubuntu 7.04 Feisty Fawn

ubuntuYa está disponible Ubuntu 7.04 Feisty Fawn. La nueva versión de esta distribución Linux estará durante el día de hoy disponible para descarga (Ubuntu.com, a estas horas todavía aparece la versión anterior, Ubuntu 6.10), aunque sus usuarios ya pueden actualizarse sin problemas como explican en Genbeta.

Ubuntu se ha erigido como la más atractiva – en mi opinión – distribución Linux para el escritorio. Lo cierto es que después de muchos años la cuota de mercado de Linux sigue siendo muy reducida (en un blog tecnológico como Error500 apenas llega al 3% de los usuarios), y probablemente tras Ubuntu 7.04 Feisty Fawn no crezca demasiado. Es la tarea de Ubuntu – y la de Linux en el escritorio en general – una guerra a largo plazo, no vamos a asistir a una versión revolucionaria sino a cambios que van incrementando la potencia y la usabilidad de este sistema. En Ubuntu 7.04 Feisty Fawn lo que más me ha interesado es que – por fin – instalar codecs va a ser sencillo y no una tarea de administradores, la presencia de Compiz que mejorará el aspecto gráfico (una lástima que no traiga Beryl, aunque en la siguiente versión la versión fusionada de ambas estará presente) y la posibilidad de importar favoritos y contactos de las aplicaciones Windows a la hora de instalar. Tres puntos de mejora en áreas que lo necesitaban: multimedia accesible aún con codecs no libres de patentes, una interfaz que en el futuro podrá competir de tú a tú con Mac OS y Aero y facilitar la migración y la convivencia con otros sistemas (esta versión de Ubuntu trae virtualización por hardware de serie para equipos que la soporten).

Aactualización: ya están disponibles las descargas de Ubuntu y Kubuntu.

El futuro de los UMPC y Linux

Intel MID con Linux

La aventura la iniciaron Microsoft e Intel con un proyecto llamado Origami, más adelante presentado como una implementación de lo que serían los Ultra Mobile Pc, dispositivos portátiles pensados para una gran autonomía, portabilidad y conectividad, pero que de momento han sido un auténtico fracaso debido – entre otras cosas – a sus altos precios.

A pesar de ello Intel sigue empeñada en los Umpc, pero en su nueva generación (los Mobile Internet Device o MID) va a dar cancha a Linux como alternativa a los Umpc con Vista (ZdNet). El nuevo UMPC que presenta Intel puede recordar a ciertas tecnologías de las que se lleva hablando unos meses: pantalla con interfaz táctil (basado en Gnome), conectividad HSDPA y WiFi y por supuesto el acceso al internet móvil como protagonista.

A estas alturas no queda casi nada de la expectación que generaron los UMPC en su primer anuncio. Prometían lo mismo que ahora: conectividad total, menos de un kilo de peso y un precio ajustado. Los primeros se estrellaron en la última variable y los segundos tienen pendiente el problema del interfaz (como todo trasto que nos venden para el internet móvil, con una batalla por el interfaz de voz entre Microsoft y Google) y, sobre todo, el de la conectividad. Si estos UMPC acaban siendo magníficos – mucho sentido la versión Linux, que ha demostrado con creces ser capaz de sacar mejor rendimiento de equipos poco potentes que Windows Vista – no acabarán sirviendo si seguimos con las carísimas redes HSDPA y Wi-Fi que hoy están a nuestro alcance.

Tercer borrador de la GPL3

Uno de los hitos más importantes de este 2007 va a ser sin duda – en caso de que consigan llevarla a una versión final – la publicación de la tercera versión de la licencia GPL. Tras dos borradores, hoy ha salido el tercero (FsF) que pone en el punto de mira el acuerdo entre Novell y Microsoft que otorgaba a la primera inmunidad ante posibles demandas de la segunda por violación de patentes. La postura de la Free Software Foundation viene a ser que que este acuerdo busca restringir las libertades que otorga la GPL a todos los usuarios y así en este borrador se dispone que quien quiera utilizar la GPL3 debe dar derecho de uso de las patentes relacionadas con las contribuciones que haya hecho al software.

Otro de los cambios de peso en este tercer borrador de la GLP3 es que ya no se menciona al DRM (en las anteriores versiones se intentaba impedir el uso de software libre para construir sistemas DRM), lo que ha suavizado las tensiones con gran parte de la comunidad, exactamente la liderada por Linus Torvalds, que ya no ve tan mal la nueva licencia, como cuentan en CircoBit. Un debate apasionante, por cierto, el de DRM desde software libre ¿se debe aceptar el uso de software libre para articular sistemas que lo que hacen es controlar lo que puede hacer el usuario?

Hay más cambios que se pueden encontrar en la página de la FsF, pero sin duda será interesante seguir el posicionamiento de Torvalds y la corriente «pragmática» del software libre y saber si su diferente visión respecto a Stallman y su postura ética para elegir el software libre se traducirá en apoyo a distintas versiones de la GPL.

Dell anuncia Linux preinstalado en portátiles y sobremesas

Dell confirma que ofrecerá portátiles y equipos de sobremesa con Linux preinstalado, pero no da ni fechas ni especifica qué modelos se podrán adquirir con Linux en lugar de con Windows. Lo cuentan en Ideas in Action, la página donde comenzaron experimentar con el crowdsourcing y en la que obtuvieron la masiva petición de ofrecer equipos con Linux por parte de los usuarios.

Parece que finalmente Dell sí se va a atrever a poner en práctica lo que sus – potenciales – clientes le han pedido. Faltan todavía muchos detalles: equipos que ofrecerá, precios comparados con los que lleven Windows, qué distribuciones van a soportar… pero el paso que va a dar Dell tiene una gran importancia, como comentamos en «Hp y Dell con Linux«: abre una ventana de oportunidad para considerar Linux en las empresas y seguir contando con el soporte de la compañía líder en el mercado de los PC. Sin duda una iniciativa interesante y muy necesario para que Windows y Linux empiecen a competir en igualdad de condiciones.

Hp y Dell con Linux

No hemos comentado por aquí las encuestas / estudios / rumores acerca de la posibilidad de que los dos fabricantes de PC más importantes del mundo, Dell y HP, comenzasen a ofrecer ordenadores con Linux preinstalado. La primera ya ha desmentido que vaya a hacerlo a corto plazo (computerWorld), a pesar de que haber sido la que ha encendido la mecha con una encuesta a través de su web.

Y aunque en Dell parece que se han enfriado con el tema, en HP han tomado nota y han comenzado a plantearse la opción de ofrecer equipos con Linux instalado (TechSpot, vía Enrique Dans).

El ofrecer equipos con Linux instalado supondría tanto un reto técnico y estratégico como una pequeña revolución en el mercado de los sistemas operativos de escritorio para empresas. El reto para Dell o Hp es tanto gestionar la diversidad del mercado Linux (qué distribución, qué escritorio) como el problema del nuevo soporte a ofrecer con las dificultades que esto trae (estimar costes, adquirir el conocimiento). La – pequeña – revolución vendría de la ventana que se abriría para compañías grandes, que externalizan invariablemente el tema de adquisición y mantenimiento de equipos y que suelen confiar en líderes del sector como Hp o Dell. Para ellos la opción actual es Windows o Windows y, aunque pasar del universo Microsoft a Linux no tan sencillo como esto (todas esas aplicaciones empresariales que corren en Windows), el que los grandes del sector den soporte a Linux sin duda estimularía la competencia en un escritorio que sigue monopolizado por Windows.

Zaragoza apostará por software libre y SuSE Linux

suseMe ha gustado mucho la apuesta de Zaragoza por el software libre, sobre todo tras leer las declaraciones de los responsables de la iniciativa en El Mundo. Y lo que más me ha gustado es ver que han entendido que el principal motivo no es el ahorro en el coste de adquisición de licencias sino la «independencia tecnológica» respecto al proveedor, la ganancia en interoperabilidad y que «no se trata sólo de sistemas informáticos, sino de parte de una cultura de estándares abiertos». Ciertamente también vendrá acompañado de un ahorro de costes, mayor incluso teniendo en cuanta que permitirá alargar la vida útil de los ordenadores entre dos y cuatro años más.

Zaragoza se convierte así en la primera gran ciudad española en cambiar a software libre y lo va a hacer con inteligencia, paulatinamente, con el objetivo de esquivar los problemas de Munich. Primero empezarán adoptando Open Office sobre Windows, dejando la migración a Suse Linux para 2008.

La polémica puede venir con la elección de esta distribución, Suse Linux, de la cada vez peor vista en el mundo del software libre Novell. Y es que el acuerdo con Microsoft respecto a Suse aún colea y en el contrato con Zaragoza, Novell se compromete a pagar un seguro para compensar o pleitear en caso de posibles pleitos por derechos de «propiedad intelectual» (imagino que se refiere a patentes), con la salvaguarda del acuerdo con Microsoft.

En todo caso, enhorabuena a Zaragoza por la inteligente y bien planteada iniciativa, primera gran ciudad española en apostar al cien por cien por software libre y estándares abiertos sin dejarse engatusar con falaces definiciones de neutralidad.

CNR de Linspire en Ubuntu

ubuntuAcuerdo entre Canonical y Linspire (véase la FAQ, vía Desktop Linux) que se puede resumir en dos puntos:

  • Las siguientes versiones de las distribuciones Linspire y Freespire estarán basadas en Ubuntu en lugar de en Debian.
  • Ubuntu integrará Clink-n-Run (CNR), hasta ahora exclusiva de Linspire, un sistema para instalación de software, drivers y codecs en un sólo click.

Será en Abril, con la salida de Ubuntu’s 7.04, cuando se pueda acceder a la nueva versión de CNR desde esta distro. CNR viene a ser una alternativa bastante más potable a EasyUbuntu o Automatix a la hora de instalar programas comerciales (ya hablamos de Automatix cuando lo de Ubuntu como mejor distribución Linux para el escritorio). En Ubuntu aporta facilidad de uso, ya había un repositorio de software propietario de Canonical.

Instalar un sistema operativo de escritorio a un usuario Windows, explicarle que puede ser una alternativa a su XP para que luego venta a decirte que no vale «un duro porque no se oyen los mp3 ni se ve Flash» tiene pocas posibilidades de éxito frente a usuarios pragmáticos. CNR no es más que mecanismo para facilitar que programas, codecs y drivers propietarios sean tan fáciles de instalar como en Windows. ¿Se desvirtúa una distribución Linux por incluirlo, poner a disposición y dar soporte de software propietario, traiciona esto los principios del software libre? Yo creo que no, estoy mucho más de acuerdo con la vertiente pragmática de la comunidad del software libre que con los puristas. Las soluciones libres acabarán imponiéndose por las ventajas inherentes del modelo y no por un convencimiento ético de las masas que conlleve un rechazo a los codecs y programas propietarios. Y, por supuesto, quien sólo desee software libre siempre tendrán la libertad de no utilizar CNR ni nada parecido y no instalar codec ni programa propietario alguno.