Limiten la vigilancia del gobierno, limiten el descrédito de la tecnología USA

En Reform Government Surveillance:

Las empresas firmantes creen que es hora de que los gobiernos del mundo se enfrenten a las prácticas y leyes que regulan la vigilancia gubernamental de las personas y el acceso a su información.

Las empresas firmantes entienden que los gobiernos deben tomar medidas para proteger la seguridad y la seguridad de sus ciudadanos, pero también estamos firmemente convencidos de que las leyes y prácticas actuales deben reformarse.

AOL, Apple, Facebook, Google, LinkedIn, Microsoft, Twitter y Yahoo piden limitar la vigilancia del gobierno de Estados Unidos; también podríamos leer que piden limitar el descrédito de las soluciones tecnológicas online, que no hace sino perjudicarles como compañías del sector y, además, americanas.

Linkedin Intro

Linkedin Intro

Por Bishopfox<:

LinkedIn lanzó un nuevo producto, Intro. Ellos hablan de «hacer lo imposible», pero algunos podrían llamarlo «secuestro de correo electrónico». ¿Por qué decimos esto? Considere lo siguiente: Intro reconfigura su dispositivo iOS (por ejemplo, iPhone, iPad) para que todos sus correos electrónicos pasan por los servidores de LinkedIn. Ha leído bien. Una vez instalada la aplicación Intro, todos sus correos electrónicos, enviados y recibidos, se transmiten a través de los servidores de LinkedIn. LinkedIn está obligando a todos los datos de IMAP y SMTP a pasar a través de sus propios servidores y luego analiza y extrae de su correo electrónico los datos relativos a … lo que les da la gana. «Pero eso suena como si hiciesen un ataque man-in-the-middle» te oigo llorar. Sí. Sí, suena. Porque lo es. Eso es exactamente lo que es. Y esto es una mala cosa. Si sus empleados están revisando su correo de la empresa, es algo especialmente malo.

Buffer sigue su camino

Buffer

No es que sea una gran noticia que Buffer añada programación de mensajes personalizada a su ya bastante redondo servicio de programación de intervenciones en medios sociales, pero me sirve como excusa para recomendarlo.

Para uso personal va pero que muy bien con la versión gratuita. En mi caso mi rutina es de lecturas a primera hora de la mañana y prefiero programar el compartir enlaces durante todo el día y la madrugada a «inundar» durante cinco minutos a mis contactos, para no cansar. Además me sirve para aparecer por redes en las que por defecto me costaría compartir explícicamente como Linkedin. De hecho si Google Plus tuviese API abierta o permitiese uso de Buffer la utilizaría mucho más.

Para organizaciones (o individuos con personalidades múltiples) tienen planes más potentes en número de cuentas y capacidad de planificar intervenciones y, según las cifras que da TC, empieza a irles bien: una facturación que estaría en torno a 1.5 millones de dólares al año.

Relacionado: ¿Cuál es el mejor momento para publicar en blogs y compartir en redes sociales?

La pregunta sobre el modelo de negocio ¿es la pregunta equivocada?

Es lo que afirma Josh Elman que, tras pasar por Linkedin, Twitter y Facebook, vuelve sobre la tesis de que este tipo de plataformas se tienen que preocupar de escalar, aumentar la interacción de los usuarios y hacer sostenible la adopción del comportamiento que definen.

Cita a Ev Williams en Quora, que sostiene que

Tener un gran número de usuarios y la imposibilidad de obtener beneficios económicos de ellos es un problema que no existe. La gente habla de ello todo el tiempo, pero en realidad no sucede, al menos que no sucede en el mundo de hoy. Ni siquiera estoy seguro de que alguna vez lo hizo .

Mi impresión es que tienen el sesgo de la cultura inversora americana, con mucho dinero disponible para este tipo de enfoques mientras que en otras latitudes lo de «¿cómo vas a ganar dinero?» es casi obligatorio en la primera cita al presumirse también que lo de construir una plataforma global de cientos de millones de usuarios no va a pasar.

Linkedin y el descubrimiento de contenido

Linkedin Today Contenidos canales

Linkedin relanza su Today convirtiéndolo en una portada con canales de contenido en el que mezcla el propio – esas figuras que colaboran publicando en la «red social profesional» – con contenido de terceros que agregan y enlazan.

Ya comentamos su viraje hacia el contenido desde el concepto de red social tras la compra de Pulse, algo que ahora refuerza incidiendo en su abordaje de la tendencia del descubrimiento: que con la mezcla de algoritmos y recomendaciones sociales y editoriales empujen el contenido hacia el usuario en lugar de obligar a este a hacer el esfuerzo de ir a buscarlo.

Sobre la estrategia completa, mi impresión es que están buscando una mejor relación señal/ruido que Twitter y que van a seguir aprovechando la ventaja del contexto para tener un contenido más relevante que el que nos llega en Facebook (que sigue siendo un contexto de ocio). La compra de Pulse debería ayudarles a competir también en el espacio de Flipboard, Zite y Prismatic, aunque ahí tienen sus fortalezas (el contenido propio) pero también sus debilidades (no son especialistas y no están percibidos todavía como un buen agregador)

Donde sigo teniendo dudas es en el modo en que van a buscar a intentar amortizar este enfoque editorial y hasta qué punto es lo que los usuarios buscan al conectarse a Linkedin. De hecho hace poco anunciaron Contacts que viene a ser «la experiencia Linkedin de agenda profesional sin todo el resto de cosas que hemos puesto encima y que puede que no te interesen y te molesten».

Linkedin, de la red social hacia el contenido

linkedin pulse

Esta mañana se ha confirmado que Pulse ha sido adquirido por Linkedin, una compra que algunos medios apuntan que ha sido por 90 millones de dólares. Para quien no conozca Pulse, se trata de un lector / agregador de contenidos de terceros – permite hasta importar las suscripciones desde Google Reader – con un enfoque marcado hacia la experiencia en el móvil. Bastante bien diseñado, juega en la liga de los Flipboard, Taptu, etc…

No es la primera aproximación de Linkedin hacia el contenido. Ya hace tiempo que tienen Linkedin Today (recomendaciones de contenido externo basadas en lo compartido dentro de su plataforma) y también generación de contenido propio y exclusivo de sus «usuarios influyentes«. Tercer paso, por tanto, de Linkedin para avanzar desde su rol de «plataforma / red social profesional» hacia el mundo de los contenidos.
Sigue leyendo «Linkedin, de la red social hacia el contenido»

Linkedin y el marketing social basado en la vanidad

¡Tu perfil está entre el 1% más visitado de Linkedin! ¿lo quieres compartir? ¿no quieres pasar a modalidad premium para tener toda esa información de quien te busca tanto en esta red social?

Ha sido la comidilla estos días en Twitter y en TC creo que aciertan al definirlo como «apelar al ego».

Servidor prefiere hablar de marketing social basado en la vanidad que es algo que funciona en diversos niveles: desde el inefable Klout, hasta mostrar públicamente y con gran visibilidad el número de seguidores en Twitter o el karma en según qué comunidades.

El caso es que, como la lógica del spammer, mi impresión es que aunque haya retorno (paso a premium de un porcentaje, miles de compartidos en otras redes dando visibilidad a Linkedin) hay muchos impactos que no son neutros: no somos pocos lo que hemos visto varios mensajes de contactos en Twitter y hemos pensado que es un truco facilón que resta credibilidad a Linkedin como «red profesional».

Rapportive y la importancia de la cara y el contexto en el correo

La noticia de la compra de Rapportive por parte de Linkedin (All Things D, TC apunta a 15 millones) es tan buen momento como cualquier otro para compartir lo que me ha aportado este servicio como profesional que pasa horas y horas delante del correo electrónico.

Rapportive es un complemento de Gmail que básicamente enriquece la información que tenemos de los participantes de una conversación por correo electrónico. Añade una barra lateral (no molesta nada) en la que a partir del mail de nuestro interlocutor busca la información pública que hay de él en diversos servicios online (su perfil Linkedin, Twitter, usuario de Facebook, del propio Google… a muchos sorprendería cuanto se puede averiguar automatizando a partir de XFN y FOAF) y de la información que queramos expresamente añadir a nuestro usuario Rapportive de otros muchos.

El resultado final consiste en que cuando recibo un correo de alguien, inmediatamente tengo su foto de perfil de uno de estos servicios, sus últimos twits, en qué ciudad está, sus perfiles sociales, conversaciones que hayamos intercambiado con él en esas redes y las notas que uno mismo ha dejado para recordarlo. Rapportive es muy útil cuando te escribe alguien desconocido, pero también con los habituales porque ofrece un contexto muy valioso para entender y valorar el mensaje. Para perfiles como el mío, escribo decenas de correos al día, ayuda a humanizar la herramienta.

Y es que uno de los grandes peligros del email a la hora de comunicarnos es sin duda los malentendidos que provoca por tonos y asunción de actitudes, porque lo utilizamos para escribir de forma directa y fría muchas veces y por eso metemos la pata. Ver la cara de la persona destinataria del mensaje siempre ayuda a escribir de otra forma para disminuir (que no erradicar) esos problemas de comunicación que cometemos con el correo que sabemos que no se habrían producido de haber hablado en persona.

Lo social en la búsqueda de talento

Linkedin sigue demostrando que se puede competir en «lo social» defendiendo un nicho de actividad frente a las redes generalistas que tienen un contexto de ocio del usuario y a pesar de ellos se intentan construir «espacios profesionales». El anuncio del botón «Aplica» por el que los ofertantes de empleo pueden añadir la opción de que los demandantes puedan enviarles su currículum de Linkedin con un click (y de paso pedir las recomendaciones más apropiadas para el puesto) es un ejemplo de ello y de una estrategia inteligente de como inventar un nuevo botón más al panorama del social media. Como comentan Mariano y Dans, un movimiento brillante de Linkedin.

A ello sumaría los datos que publica RWW sobre el crecimiento del uso de servicios y herramientas sociales para la captación de talento por parte de las empresas. No se trata sólo de un cambio de webs, de sustituir Infojobs y similares por otro intermediario, sino de que se ponga mucho más en valor la marca personal y la actividad online como un factor decisivo a la hora de contratar.

BeKnown y BranchOut, ¿Facebook del ocio a lo profesional?

¿Facebook puede ser algo más que una web de ocio? Técnicamente está claro que sí, se han desarrollado buscadores verticales, muchas aplicaciones «serias», hay perfiles de compañías que son de todo menos divertidas y mucha gente tiende a seguir publicaciones en Facebook… pero aún así mi impresión que el 99.9% de las veces que alguien entra en Facebook lo hace «en modo ocio». Conectarse a una web para desconectar, razón por la cual lo que tiene éxito dentro de Facebook son los juegos, las aplicaciones divertidas y el compartir chorradas.

Por eso mismo soy escéptico respecto a las iniciativas que plantean la creación de «un Linkedin dentro de Facebook», entre las cuales destacan BranchOut y BeKnownTM de Monster. Intentos ambos de que los usuarios tengan en una aplicación la «red profesional de contactos», que, con buen criterio, no es la misma que los «amigos de Facebook». Es razonable que intenten captar el valor que tiene de partida una web que ya es social, que ya tiene muchos usuarios que además pasan mucho tiempo y desde la que parece mucho más fácil el montar una alternativa a Linkedin que empezando desde cero, pero en todo caso tengo serias dudas de que la mayoría de los usuarios estén abiertos a interrupciones a su ocio para atender temas profesionales. Ahí mi impresión es que Linkedin, Xing y compañía lo han enfocado mejor: un sitio aparte para lo profesional y mensajes al correo en lugar de al muro de Facebook.