Darknets, Limewire y el «Personal P2P»

Mucho se ha hablado de las darknets como futuro del P2P y ahora con el nuevo LimeWire parece que el fenómeno podría empezar a llegar al gran público. La idea es la de una red privada en la que los usuarios se conectan y comparten sólo con otros que ya conocen, sin que otros que no conozcan puedan saber qué comparte ni con quién. El resultado es una darknet, una red para compartir ficheros privada y que no ofrece ningún dato «hacia afuera de la misma».

Podríamos hablar de P2P personal, de redes privadas o de darknets – término acuñado por investigadores de Microsoft hace unos años – lo cierto es que lo que implementa LimeWire no es muy novedoso, una experiencia similar podría tenemos tener con tecnologías como AllPeers, Grouper e incluso Dropbox o Live Mesh. Lo interesante es que LimeWire está muy extendido y siempre es más fácil ampliar una experiencia que crear una nueva.

Más información en Wired y Slashdot.

SourceForge y Vuze, demandadas por las discográficas en Francia

VuzeDemanda a SourceForge, Vuze, Shareaza y Limewire por parte de la industria discográfica en Francia a través de la organización Société civile des Producteurs de Phonogrammes en France (SPPF). En TorrentFreak explican el caso, aprovechando la legislación aprobada por el gobierno Sarkozy – que llega a contempla el corte de conexión a internet – las discográficas exigen que todo el software que permita compartir contenidos a los usuarios tenga un filtro para evitar que lo hagan con aquellos con derechos de autor.

Demandando a sistemas como Vuze, Shareaza y Limewire los franceses abren una veda realmente inquietante: que todo sistema en la red venga con un filtro capaz de detectar qué contenidos ellos no permiten que se compartan. Al margen de la cuestionable viabilidad técnica de la exigencia, quieren conducir al sector tecnológico a un escenario de antiinovación: si pensamos en que los mismos principios los quieran aplicar a la descarga directa, a los nuevos servicios de sincronización o al propio navegador web, llegaríamos a un escenario en que la investigación deberá dirigirse a limitar la tecnología más que a explorar el valor real que puede aportar en términos de satisfacción de necesidades del usuario final.

Mención aparte merece la demanda a Sourceforge, el repositorio de software libre por excelencia, sólo por el hecho de hospedar el proyecto Shareaza, sin importar que lo haga desde fuera de Francia. Con movimientos como este, las discográficas demuestran lo peligrosas que pueden llegar a ser si los gobiernos, como es el caso del francés, legislan conforme a sus intereses.

Artículos relacionados: Vuze, alta definición por Azureus, Los intentos de los gobiernos por controlar internet.

LimeWire bloqueará ficheros con copyright

Definitivamente el panorama en el mundo del P2P está cambiando a marchas forzadas. Las últimas sentencias judiciales en el mundo anglosajón (Grokster, Kazaa) están teniendo un impacto brutal sobre las empresas dedicadas a montar redes de intercambio de ficheros y/o facilitar clientes con publicidad para acceder a ellas (en muchos casos con técnicas no muy encomiables de spyware).

Ahora le ha tocado el turno a LimeWire, un cliente de la red Gnutella que va a sufrir una profunda transformación. A partir de su próxima versión revisará que cada archivo MP3 compartido tenga licencia para ello de los poseedores de los derechos, y en caso de no ser así, impedirá que sea compartido. Viene a ser una «presunción de culpabilidad» (siempre bajo la ley norteamericana, en otros países entre ellos España es legal el intercambio de ficheros si no hay ánimo de lucro) de quien comparte, mientras por otro lado crearán una segunda versión para que los autores independientes puedan compartir contenidos en la red Gnutella añadiéndoles licencias Creative Commons (vía Slyck).

Realmente la derrota de Grokster en el supremo ha creado una gran incertidumbre en el mundo del P2P. ¿Es permitir compartir contenido con copyright lo mismo que animar a hacerlo? El sentido común parece apuntar a que no, la RIAA piensa que sí y los responsables de LimeWire no han querido arriesgarse.

Noticias relacionadas: La RIAA, cartas, P2P y el fin de WinMX, El dinero huye del P2P tras el caso Grokster.

Actualización: sobre la legalidad de las descargas en redes P2P en España podemos recordar aquello de Sobre el delito de bajarse música por Internet y Cruzada global para criminalizar el intercambio de ficheros.