B de Books, el primer paso para matar Libranda

Grupo Zeta abre B de Books en lo que parece ser un programa piloto de venta de libros electrónicos que cumplen dos premisas: no tener DRM y ofrecer un precio ajustado a las expectativas en el libro digital con un tope de 10 euros. Con lo primero se aseguran ser compatibles con todos los lectores del mercado (Amazon fuerza la incompatibilidad cuando un libro tiene DRM y es un actor con el que contar necesariamente), además de librarse del infernal proceso de compra de Libranda.

Interesante también que hayan abierto camino en solitario, no sólo refugiándose en los distribuidores tradicionales (webs de El Corte Inglés, Fnac, Casa del Libro) o nuevos (Amazon), aunque también estarán allí. Parece como si B de Books fuese un intento para que la editorial mantenga una relación directa con el lector, todavía tímida (sólo compra), pero que debería ir a más si quieren sobrevivir en un entorno de fuerte desintermediación

Quien no haga «hierro» no va a liderar el libro electrónico

Fnacbook

He estado echando un vistazo a la propuesta de lector de libros electrónicos de Fnac (Xataka, Gizmologia) para descubrir que se trata de una nueva personalización de un dispositivo de BQ.

Repiten la estrategia de Movistar, partir del lector de un tercero, realizar una adaptación software por encima para imponer la marca y la integración con la tienda de libros propia. A priori es una aproximación interesante para competir con Amazon y Kindle y hasta podríamos pensar que si logran antes acuerdos para distribuir contenidos tendrían alguna opción…

…pero soy profundamente escéptico de que con una estrategia de este tipo tengan posibilidades reales de liderar el mercado del libro electrónico. Los lectores BQ son aceptables, pero no se puede aspirar a ser el número uno sin controlar la experiencia y llevarla a un nivel sobresaliente. Es difícil encontrar la analogía con la situación actual – en la que la experiencia final con el libro depende más de la editorial – pero sí que estoy convencido de que el intermediario clave entre lector y libro digital es quien diseña y provee del dispositivo.

Amazon es capaz de esto y además con una propuesta en calidad/precio a la que nadie hace sombra ahora mismo en el sector. Sólo le persigue «haciendo hierro» (hardware propio), Sony, que se posiciona en la gama más alta. Son el tipo de compañía que tiene una apuesta real para ser líder del sector, mientras que las aproximaciones de Fnac o Movistar se quedan más en «tener presencia» en el sector sin necesitar una inversión desmesurada.

PD: escenario alternativo sería aquél en el que las editoriales empezasen a boicotear a Amazon, que ya todo el mundo ve venir como gran competidor de las mismas.

Movistar BQ ¿cómo se puede competir con Amazon y Kindle?

Movistar BQ

Llevo un par de meses probando el Movistar eBook BQ, un libro electrónico fabricado por BQ en alianza con Movistar cuyo rasgo diferenciador es que se plantea como el vehículo para la entrada de la teleco en el mercado de la venta de libros. Y ahí es donde creo que merece la pena detenerse, en que Movistar quiere ser un actor relevante en la comercialización de ebooks con un planteamiento similar al de Amazon y Kindle: libros desde la nube con una experiencia de compra desde el dispositivo.

Movistar eBook BQ como dispositivo

No puedo ir más allá de la tibieza respecto a este lector de libros. Es una adaptación del AVANT 2, con los puntos buenos que tienen: soporte de un montón de formatos – ePub y fb2 entre ellos – un tamaño ajustado a la pantalla de seis pulgadas y una conexión Wifi que funciona correctamente. Luego vienen decisiones que me chirrían, como el ser táctil, que para mi gusto empeora la experiencia del lector: respuesta lenta a las órdenes que tienen que pasar por pinchar en pantalla y múltiples errores por «pulsar sin querer» cuando me muevo con el tablet en transporte público.

Respecto al software, solvente, aunque en algunos contextos se echa en falta mejor velocidad de reacción. Muy buen punto es la cantidad de diccionarios precargados. Luego tenemos el precio – en los 169 euros – que comparado con casi cualquier competidor podríamos señalar como competitivo… pero que con el Kindle es difícil competir en prestaciones / precio.

El mercado del libro electrónico en España

¿Cuál podría ser la baza de este Movistar eBook BQ? A priori deberían ser los contenidos, pero el caso es que tampoco están llegando a su tienda embebida. Es por ello que lo que debería ser una ventaja – ser un player local – juega al final en su contra: la tienda de Amazon no tiene catálogo español, pero al menos sí tiene el americano. Además tenemos a Apple echando un cable a Libranda, que todavía existe y querrá hacer valer la fuerza de sus acuerdos con editoriales.

¿cómo se puede competir con Amazon y Kindle? Este lector de momento es una apuesta demasiado tímida para posicionarse – de hecho Movistar quería tener una tienda con un catálogo potente este otoño, está por ver – y sólo con una estrategia mucho más decidida podrían conseguirlo: mejorar el hardware y además subvencionarlo, llegar a un acuerdo potente con editoriales (si es con alguna exclusiva mejor) y empezar a vender antes de que llegue Kindle a España. Complicado

¿Queda alguna duda de que Amazon será el gran competidor de las editoriales?

Barry Eisler es el último escritor de «bets-sellers» que ha dado el paso desde trabajar con una editorial tradicional a la autoedición y vender directamente en Amazon. Sus razones las explica en esta entrevista: más ingresos por ventas, más control sobre las decisiones de negocio que afectaban a su libro y más lectores. De hecho apunta a que Amazon le ha apoyado, lo que justifica el resultado final, la obra autoeditada y venida a través de Amazon es la que más ventas ha cosechado de su historial.

Ya lo hemos comentado otras veces, un día las editoriales se pueden despertar y descubrir que Amazon es el gran editor global. Eisler no es más que un caso más en un escenario que cada vez resulta más evidente: si Amazon distribuye el contenido, controla el canal de venta y protagoniza el marketing (a través de sus recomendaciones entre otros medios)… el rol que queda al editor como «asesor y consejero» del escrito difícilmente justificará los márgenes actuales de la industria editorial.

Relacionado: El ¿imposible? negocio del libro Creative Commons

Amazon clausura el mercado de los lectores de libros digitales baratos

Una de las noticias de estas últimas semanas que estaba en los «pendientes por comentar», el nuevo Kindle básico sin teclado presentado por Amazon y cuyo precio de partida son 79 dólares. Este nueva versión del lector de libros digitales más popular no tiene 3g – sólo Wifi – y difiere en precio según el salvapantallas tenga publicidad o no.

En cualquier caso, el mercado de lectores de libros electrónicos baratos ha quedado clausurado. En precio nadie va a poder competir – ni los fabricantes chinos – con la economía de escala y el negocio derivado que consigue Amazon con Kindle. Si a eso le sumamos que el lector es bastante bueno, quienes compiten en precio ahora sólo tienen el arma de «vender en España», y eso también tiene fecha de caducidad. Quedan los Sony y compañía que se van a la gama alta, que cuidan el diseño y los materiales y que, a falta de tienda integrada, al menos ofrecen más diccionarios y compatibilidad con ePub

Apple le echa un doble cable a Libranda

Una de las noticias del día es el anuncio oficial de la ampliación de catálogo de la iBookStore de Apple, con lo que grandes editoriales españolas llegan con un pequeño porcentaje de su portafolio a la tienda de libros para iPad y iPhone.

El detalle más interesante lo comenta Microsiervos, los libros de Libranda pasan a ser ofrecidos a través de la iBookStore, lo que supone un empuje doble para la iniciativa: le ofrecen a sus asociados una experiencia de compra que no es un infierno como lo era hasta ahora y se asociando con un aliado interesante ante la probable llegada de Amazon y la búsqueda de Movistar de estar en este mercado. La duda es si Libranda consigue mantenerse como único administrador de los derechos digitales de las grandes editoras en España o, como si parece más razonable e intentan empujar Movistar y otros, se llegará a acuerdos entre cada una de ellas y cada plataforma de venta.

PD: Hasta ahora quien ofrecía una mejor experiencia de lectura del catálogo de Libranda en dispositivos Apple era Leqtor, que cuenta con aplicación propia

Contra Kindle como herramienta en el colegio

Amazon Kindle

Hace tres años debatíamos sobre si era preferible apostar por el libro electrónico o el netbook en la escuela como herramienta para los alumnos, defendiendo la segunda opción por aquello de apoyar un giro hacia la creación y la interacción frente a la la pura recepción y memorización. Ahora que Amazon redobla esfuerzos con una apuesta por el alquiler de libros de texto, creo que merece la pena volver sobre el tema y añadir otras consideraciones: su modelo cerrado hace cautivos a los alumnos de un sólo proveedor y ya ha resultado una tecnología de control en más de una ocasión.

El problema aquí como siempre será que el poder político casi nunca es capaz de hacer un análisis más allá de «si es digital y se habla mucho de ello, me subo y seguro que está bien», como ya vimos en las elecciones de dispositivos de nuestros representantes

La estrategia de las editoriales para frenar el libro electrónico es un completo naufragio

Leqtor
La gente de Bq publica un estudio realizado con GFK sobre la venta de lectores de libros electróncios en España que resulta demoledora: en 2010 se vendieron 105.000 unidades, en el primer trimestre de 2011 ya se llegó a 68600. Si tenemos en cuenta que final de año es la mejor época de venta y que los datos de comienzo de 2011 prácticamente doblan a los de primer trimestre de 2010, tenemos que el negocio de los lectores de libros electrónicos está explotando en este ejercicio. Adopción creciente y demanda de contenidos proporcional… lo que nos vuelve a llevar al problema de la oferta.

La estrategia de las editoriales, con Libranda como referencia, no parece haber conseguido su verdadero objetivo: detener la adopción del libro electrónico. Porque no se trataba de vender y adaptarse a los tiempos, hasta ahora la posición de las editoriales se puede resumir en qué pueden hacer para dificultar la digitalización de la industria y mantener el modelo de libro analógico el mayor tiempo posible. El resultado es que la oferta en España de títulos para ebook readers es muy floja desde las grandes editoriales y la demanda de los usuarios la acaban satisfaciendo los Papyrefb2 y compañía. Servidor ha buscado y rebuscado para intentar leer «El Mar» de Banville, incluso con la penosa experiencia de Libranda y el DRM de Adobe, para acabar teniendo que decidir entre descarga gratis o comprar en formato físico.

Están dejando a cientos de miles de sus mejores clientes, de los que más gastan en libros sin oferta y luego vendrán pidiendo leyes contra internet. A no ser que, como algunos apuntan, Septiembre traiga grandes sorpresas, la industria de libro en España habrá conseguido emular los logros de la industria de la música.

Relacionado: Editoriales y tiendas de libros ante el espejo de la industria de la música

Kindle ya supone el diez por ciento de los ingresos de Amazon

Kindle 2 de frente

Alucinantes cifras para un negocio que empezó en 2007, según el análisis de Citi, Kindle ya supone el diez por ciento de los ingresos de Amazon, contando las ventas tanto del dispositivo de lectura como de los libros. Aunque son unas cifras de negocio impresionante, haría dos salvedades importantes: por un lado tenemos que el precio del lector de Amazon tiene a la baja (ahora tienen por menos de 80 euros el Kindle con publicidad) y siempre se ha sospechado que se subvenciona para vender más libros; por otro lado tenemos la difícil economía del libro digital, por la que muchas veces no es que ganen poco con la venta de una edición electrónica, es que llegan a perder.

Por tanto, cifras de ventas realmente fuertes de Amazon con Kindle, pero bastantes dudas de que estos ingresos se estén traduciendo en beneficios más allá de la posición dominante que están conquistando en el libro digital.

Relacionado: Amazon ya vende más libros electrónicos que de papel

Amazon ya vende más libros electrónicos que de papel

Kindle 2 de frente

Como muchas veces hemos comentado, con el tema de que se vendieran más libros electrónicos que de papel la pregunta realmente era cuándo. Amazon anuncia que, en lo que a ellos respecta, el hito se ha producido: para el gigante de los libros online, la venta digital supera a la venta de libro tradicional sin que haya pasado un año desde superaron a los de tapa dura.

Es importante tener en cuenta dos factores en este caso. Uno es que los clientes de Amazon tienen un sesgo, son mucho más avanzados técnicamente que la media; el otro se refiere a que, aunque la mayoría de la población sigue con el papel, los grandes compradores de libros son los que se están pasando a digital.

Relacionado: Las pequeñas librerías ante el libro digital: no ser sólo librerías