Last.fm añade música bajo demanda gratis

Last.fmNovedades en Last.fm, uno de mis servicios favoritos desde hace años y en el que ya se empieza a ver la mano de la CBS. La principal es que los usuarios podrán escuchar canciones gratis bajo demanda (128 Kbps MP3 estéreo), es decir, no dentro de las radios en las que no se eligen (lo hace la plataforma aunque sea a partir de nuestros gustos o de un artista o tag determinado), sino la canción que uno quiera, cuando uno quiera… pero no las veces que quiera. El límite en Last.fm serán tres escuchas como máximo por usuarios, en caso de querer oírlas las veces que uno quiera, tendrá que comprarla o pagar suscripción. Eso sí, al permitir usuarios no registrados, se abre la puerta a saltarse este tipo de barreras sin demasiada dificultad. Todo esto, de momento, es sólo válido en Estados Unidos y Gran Bretaña; eso sí, tienen a las cuatro grandes dentro de la EMI, Sony BMG, Universal, y Warner y a 150000 compañías «independientes».

Vamos, que Last.fm no se convertirá en Imeem, algo de lo que uno en el fondo se congratula: Last.fm es eminentemente una herramienta para descubrir música, no para escuchar la que uno ya conoce. Dentro de todo el movimiento, lo más interesante en mi opinión, es el modelo de compensación a la discográfica y al artista: según las veces que se oigan canciones suyas. Medición perfecta, retribución proporcional a la misma y segmentación según el oyente (Last.fm sabe mucho de sus usuarios sólo sabiendo lo que oyen). Ojo, es un modelo que para el artista y la discográfica tiene una ventaja evidente: si me compro el CD pago una vez, si voy a Last.tm y escucho la canción y consumo el anuncio, cada visita supone un ingreso. Es más, si eres un artista independiente, puedes subir la canción y cobrar por escucha. Un nuevo paso hacia modelos de negocio basados en la música gratis.

Hay más información en el blog oficial y en PaidContent.

Last.fm en iPhone / teléfono móvil

iPhone liberadoYa hemos hablado de servicios musicales en movilidad alternativos a la radio (cosas como Sansa Connect y especulando con Last.fm como la nueva MTV al reproducirse desde cualquier lugar). Por eso me ha gustado mucho el juguete que comenta César, MobileScrobbler. Este software, que se instala en iPhone | iPod Touch sin la bendición de Apple, ha evolucionado de «sólo» informar a las Last.fm de las canciones que escuchas en ellos para que las tenga en cuenta en tu perfil a un cliente de la radio personalizada que tanto nos gusta por aquí.

Dos apuntes: haz que la gente pueda crear sobre tu producto, lo harás mucho más valioso ( rectificar es de sabios), y Last.fm en el móvil es uno de los servicios que tienen más sentido en este futuro/presente del «siempre conectados«.

Redes sociales abiertas y los datos de los usuarios

Puntuas y comentas decenas de películas en Filmaffinity, parte del valor que aportas es compensado por las recomendaciones recibidas, pero a la vez estás ayudando a elaborar las listas y rankings de Filmaffinity y no hay manera de poder llevarte los datos de la web a otro servicio. Meses contribuyendo que sólo valdrán si sigues usándolo, estás atrapado porque se trata de una red cerrada y los datos de los usuarios no son de los usuarios, sino de la empresa proveedora de la web.

Lo mismo se podría aplicar a un montón de aplicaciones web y redes sociales, desde Amazon hasta Last.fm pasando por MySpace o multitud de sitios para compartir vídeos. En todas ellas los usuarios contribuyen con contenidos, valoraciones, comentarios que al final no pueden exportar por ser usados en otros servicios. Es lo que los norteamericanos llaman «jardín cerrado» (walleed garden).

Last.fm¿No sería estupendo poder aplicar mi historial en Last FM al catálogo de Amazon o poder buscar nuevos contactos en Facebook en función de las películas que me gustan y mi zona geográfica? En Estados Unidos se lleva tiempo hablando de esta situación de redes sociales abiertas y que los datos de los usuarios sean de los usuarios, el movimiento «Freedata» (Wired). en ocasiones se refiere uno a Facebook como una red social «abierta» por admitir aplicaciones y servicios de terceros, lo cual no deja de ser falso. Lo que uno añade a Facebook se queda allí, por lo que sigue siendo una red social bastante cerrada.

¿Cómo podrían las redes sociales ser abiertas?

De entrada pienso en tres funcionalidades: permitir exportar la lista de contactos en algún tipo de formato basado en XML, ofrecer un RSS de los eventos de los que me informan (pienso en el news feed de Facebook) y una API que permita mashups como los que hemos mencionado antes.

Ahora bien, esto también tiene sus límites, a mi algunos datos me resultan útiles en cierto contexto y en otro no. No admito los mismos contactos en Messenger que en Linkedin y hay ciertas cosas en mis perfiles y valoraciones que celebro que queden en privado entre algún servicio y yo. Y también, cómo no, que de momento estas son cosas de bloggers tecnológicos, a la mayoría de los usuarios les importa que el servicio sea bueno, y punto.

PD: Cosas que pasan por dejar en borrados un post durante días, hoy se comenta (Dave Winner) precisamente que Facebook está dando pasos a ser más abierto ofreciendo un RSS de su news feed.

Silencio en las radios online, excepto Last.fm

Last.fmAyer fue el «Día del silencio» para las radios online de Estados Unidos. El motivo no es otro que protestar contra la subida de los royalties que quiere imponer la industria de la música y que, de no mediar el congreso norteamericano, entrará en vigor el 15 de Julio con efectos retroactivos. En esta protesta de no emisión – insisto, en Estados Unidos – han participado desde Pandora hasta la mismísima Yahoo Music, que probablemente no tendrá problema en pagar las facturas, pero que comparte la visión de que la industria estaría mandando a la ruina a multitud de servicios musicales en la red (al margen de que no quieran ver reducidos sus beneficios, claro). Vía Pc World.

La ausencia más notable en este «Día del silencio» ha sido Last.fm, que ha seguido dando servicio (explicación en su blog), argumentando que por un lado son una compañía con sede en Londres y que por otro «no quieren perjudicar a sus usuarios por sus problemas».

Más que entrar a fondo en el problema del pago por los derechos de emisión de la música y en el hecho de que condena a funcionar a pérdidas a las radios online, me interesa el aspecto de que si Last.fm hubiese hecho lo mismo de no haber sido comprada por la CBS. Es el tipo de posicionamiento que modifica la percepción de una marca y un servicio: ahora que Last.fm está en una multinacional no entiende la necesidad de apoyar a los pequeños de su sector (son los que van a desaparecer primero) con el discutible argumento de la defensa del interés del usuario (como si al usuario no le interesase poder disfrutar de más radios online).

La CBS compra Last.fm

Last.fmLa CBS habría comprado Last.fm, al menos eso asegura LA Times (gracias Versvs). El precio estaría en 280 millones de dólares, algo que no veo en absoluto desproporcionado para quien apunta a ser la nueva MTV. Quien se queda compuesta y sin Last.fm es Viacom, la propietaria de la MTV, de la que se rumoreó que podía estar también interesada, barajándose un precio de 450 millones de dólares.

¿Sensación tras la noticia? Por un lado, el tener a la CBS detrás debería dar un músculo a Last.fm capaz de resistir los envites de la industria musical, decidida a estrangular a los servicios de webcasting. Por otro, ¿qué planes tendrán sobre mi servicio favorito los últimos años?, no deja uno de tener la sensación de preocupación con el cambio de manos de algo tan bueno y con tanto potencial como Last.fm. Para la CBS, en todo caso, una compra al estilo «Murdoch con MySpace», haciéndose con una red social ligada al mundo de la música.

También lo comenta Tachnovation

Last.fm a lo Finetune

Mucho tiempo sin hablar de mi aplicación social favorita, Last.fm. Esta vez se trata de un widget que permite colocar tu radio personalizada allá donde se admitan widgets en Flash. Puedes elegir entre tu personalizada, la de tus canciones favoritas o la de «tus vecinos» en Last.fm

Con esto, Last.fm no pierde comba respecto a Finetune, permitiendo también escoger las canciones que emitirá el widget una a una, como hace Finetune. Es la era de los widgets, si los usuarios están en una red social o leyendo blogs, acerca tus servicios a donde estén ellos. Les dejo con la radio que genera Last.fm a partir de lo que escuchan los usuarios con gustos similares a los míos.

Por cierto, para crear el widget he tenido que ir a la versión en inglés y he utilizado un usuario «de pago», aunque desconozco si esto es requisito (algo que no creo).

Vídeos en Last.fm

Last.fmNota breve, se confirma (Last.fm y las recomendaciones de vídeos musicales) que esta semana tendremos vídeos en Last.fm. Lo más interesante del proyecto no es ya el disponer de los vídeos colgados, sino que se servirán a través del motor de recomendaciones de Last.fm a modo de canales. A la espera de verlo en acción, confío en que Last.fm ofrezca bastante más de lo que hace Youtube y no se quede en hospedar los vídeos musicales, permitiendo búsquedas, etiquetados, comentarios y valoraciones (vía Mashable).

La nueva MTV es Last.fm y las emisiones de vídeos musicales serán personalizadas. Tras sus acuerdos con EMI, Warner y más de 20.000 discográficas independientes, Last.fm cada día se reafirma más como la gran red social de la música y el sistema de recomendaciones (tras el de Amazon quizás) más utilizado de la red. Si yo tuviera un bareto, no dudaría en sustituir la emisión del típico canal de vídeos en la tele por un canal de Last.fm adaptado a los gustos de mi clientela.

Relacionada: La futura MTV es Last.fm.

Last.fm y las recomendaciones de vídeos musicales

Last.fm«Vídeo recomendaciones», son lo próximo que va a ofrecer Last.fm. Con la explosión del vídeo en la web, en Last.fm han debido pensar que a partir de lo que uno de sus usuarios escucha y valora (datos que ya tienen), lo mismo que le recomiendan otros grupos (más música) pueden ayudarle con recomendaciones de vídeos musicales (The Register).

Era el paso lógico y no, no va a suponer ninguna revolución, simplemente en Last.fm quieren integrar vídeos como ya hacen otros servicios como Hype Machine (que cada día me gusta más) y no quedarse atrás, en la internet del «texto y el audio». Es, sin embargo, en la movilidad donde creo que se va a disputar la «batalla» entre los servicios de recomendaciones musicales. Tanto porque es el reproductor MP3 y en el móvil donde la gente escucha más canciones como porque en ellos es donde un servicio de recomendaciones es más valioso (tienes menos canciones de tu colección y demandas nuevas). ¿Lo del vídeo? Vale, está muy bien, pero si ya tienen problemas con las facturas de los derechos de las canciones, sumar las de los vídeos y sin que la publicidad en ellos haya despegado.. (acaba uno preocupándose por la salud de los servicios que utiliza, qué cosas)

Slacker, iPod con radio personalizada a lo Last.fm

SlackerLa idea de Slacker es la de tener un Last.fm o Pandora, un servicio de recomendaciones personalizadas, en el reproductor de música portátil. Para ello ofrecen un dispositivo tipo iPod con una pantalla de cuatro pulgadas y conectividad Wi-Fi y por satélite, siendo esto último quizás lo más interesante, ya que le otorga ventaja respecto a otras soluciones que requieren conexión inalámbrica en cada momento para poder utilizar el servicio de música personalizada.

El modelo de Slacker es ofrecer su servicio gratuito con anuncios, que de entrada serán banners en la pantalla del dispositivo y no audio. Habrá una versión de pago sin anuncios y más funcionalidades (como grabar canciones) por 7.50 dólares al mes. Los usuarios podrán crear canales al estilo de Pandora y a cada canción podrán dar una valoración para que el sistema pueda ir recogiendo su criterio musical. El Slacker es del tamaño de una Blackberry, llegarando a Estados Unidos a mediados de año con un precio entre los 150 y 400 dólares, según capacidad. Vía Paid Content.

El camino hacia el relevo de las radio fórmulas por radios personalizadas está en la conectividad total o en, al menos, poder cargar el reproductor con canciones adaptadas a nuestros gustos. La propuesta de Slacker me resulta interesante porque apuesta por el siguiente paso que deben dar los servicios tipo Pandora, integrarse en los dispositivos móviles. Lo que no veo con tan buenos ojos es que sea un «ecosistema completo», para acceder al servicio tengo que tener un Slacker y en el Slacker sólo puedo acceder a este servicio y no a los de la competencia. Prefiero muy mucho un reproductor neutral en el que pueda instalar Last.fm.

En esto de los reproductores portátiles con Wi-Fi, conviene recordar al Sansa Connect y al BluSens G14.

La industria estrangula a Last.fm y Pandora

Last.fmAquellos que ofrecen música con copyright en la web se van a ver muy gravemente afectados por la subida de royalties que propone la industria musical en Estados Unidos. En Pandora lo tienen claro: esta subida mataría la radio por internet (lo cuentan en su blog). La propuesta consiste en pasar de 0.004 céntimos de dólar a 0.019 por canción y oyente, multiplicando los costes por cinco al llegar a 2010 (GigaOM).

Son servicios magníficos, verdaderas alternativas que exploran nuevos modelos de negocio para la música en la red. Hablo de Last.fm, Pandora y otros muchos servicios (se me ocurre FineTune) y la propia industria que están ayudando a transformar es la que los quiere estrangular ¿alguien le ve algún sentido? Malo para los usuarios, malos para la propia industria que perdería modelos de negocio alternativos y clave para su futuro por la avaricia a corto plazo y sólo bueno para las radiofórmulas tipo 40 principales, que verían esfumarse a quienes están llamados a sucederlas.

También lo ha comentado JaviPas.