Microsoft se rinde con Kinect

Xbox One sin Kinect
Llevar Xbox a los 400 euros donde está PS4, «dar más opciones a los fans» como dicen en el comunicado oficial, es lo que ha empujado a Microsoft ha ofrecer la XBox One sin su – hasta ahora – inseparable Kinect.

Apuntan a que lo seguirán apoyando por completo, pero por mucho que sigan ofreciendo soporte, promocionándolo y sacando juegos propios para él, para terceros cambia la foto por completo: si hacen juegos para Kinect de repente hacen juegos sólo para una fracción de los dueños de la consola, reduciéndose su público objetivo. En este caso el porcentaje de usuarios sin Kinect no hará sino ir creciendo, lo razonable será que el comprador se haga con la opción barata y postergue Kinect para «más adelante si sale algo potente».

Y es que este es el punto. Aunque la tecnología de Kinect es alucinante – esta segunda versión todavía más que la original que salió para la generación anterior – el poner sobre la mesa una experiencia redonda y divertida no ha acabado de consumarse a pesar de los intentos. No ha habido efecto Wii para Kinect, tampoco ha habido una integración lo suficientemente diferencial en juegos «hardcore» como para conquistar a los jugadores de ese perfil…

…jugadores que son por excelencia los primeros que llegan a una nueva generación de consolas. La conjunción de todos estos factores ha acabado provocando que Microsoft divorcie a Xbox One de Kinect y que, de cara a futuro, las posibilidades de que encontremos grandes juegos y experiencias alrededor de éste sean cada vez menores.

En el otro lado, las mejoras con el online y Gold son reseñables, sobre el regalo de un juegazo como Max: The Curse of the Brotherhood y que por fin rompan esa norma sin sentido que era exigir tener suscripción de pago para acceder a Youtube y navegar con la consola.

Control por gestos: si no es fiable siempre no te usaré nunca

Flutter

La noticia de que Google ha comprado Flutter reaviva el «hype» alrededor del control por gestos de los últimos años: Kinect, Leap Motion, el software de Samsung para el Galaxy S4… y ahora esto.

Mi impresión respecto a los que he probado es que, una vez pasada la etapa de sorpresa por lo llamativo de la novedad, queda una alternativa de uso que las más de las veces es menos eficiente en la mayoría de contextos. Dicho de otro modo, hay tareas en las que los gestos son eficientes, pero hay otras en las que no, sobre todo teniendo en cuenta que lo diseñado «al otro lado» lo ha sido pensando en otro interfaz. A eso hay que añadir el problema de la precisión, aunque llegue el 95% de las veces, para el usuario se suele dar una máxima si no es fiable siempre no te usaré nunca

Kinect frente al síndrome de la «consola en el armario»

Kinect Microsoft

Javier Penalva en Xataka recoge un tema que hemos discutido varias veces, el síndrome de la Wii en el que puede caer Kinect, que no es otro que el la consola que acaba en el armario. Se trata de conseguir una tecnología innovadora y espectacular – Kinect sin duda lo es – pero que con la que a medio plazo no se acaba de conseguir el nivel de jugabilidad de los mecanismos tradicionales y queda relegado a momentos muy puntuales, cuando se quiere «enseñar» jugando en grupo.

Como apunta Javier, creo que Microsoft está intentando evitar este síndrome de la consola en el armario, partiendo de la ventaja de que Xbox ahora tiene una triple vertiente: juegos para el usuario «hardcore», juegos casuales e integrador televisión / internet con Kinect como interfaz. Uno de los esfuerzos más interesantes es la integración de la detección de movimientos no como protagonista del juego sino como complemento, como hacen en Forza Motorsport 4 (que, por cierto, para mi ha sido el juego del año). A eso suman su uso como interfaz para el dashboard, pero de nuevo se cae en algo más efectista que práctico, con el mando de siempre se pasa de una opción a otra de una manera mucho más eficiente.

En cualquier caso mi impresión es que están lejos de conseguirlo, Kinect es espectacular pero faltan juegos y buenas aplicaciones que le saquen partido. Tal vez el ofrecer un SDK para que terceros desarrollen sobre él les ayude a ponerlo en valor, pero en 2012 va a ser una asignatura clave para Microsoft si quiere que XBox sigue creciendo como tercera pata económica de la compañía junto a Windows y Office.

Con Kinect, Microsoft tiene un caballo ganador

Kinect Microsoft

Con Kinect, Microsoft tiene un caballo ganador, como demuestran las cifras de ventas: más de 10 millones de unidades vendidas en apenas cuatro meses, lo que le convierte en el producto de electrónica de consumo que más rápido ha crecido de la historia.

Para Microsoft es una excelente noticia, tanto por lo bien que le viene tener un producto sexy en el mercado de consumo, donde Apple y otros han ido desplazándolo hacia una posición al a defensiva. A eso hay que sumar el futuro que promete Kinect, llevándolo a otras experiencias diferentes de los videojuegos (algo a lo que están ayudando y mucho todos los que se han dedicado a «hackerlo»). Eso sí, hay cierta sombre sobre Kinect en el corto plazo: la escasa cadencia de lanzamientos diseñados para ser utilizados con el cuerpo como mando, lo que está despertando bastantes quejas entre los compradores. Aunque con estas cifras, imagino que Kinect ha empezado a ganar jerarquía en los planes de las compañías desarrolladoras…

Relacionado: Kinect en XBox 360, apuesta ganadora de Microsoft más allá de los videojuegos

Kinect en XBox 360, apuesta ganadora de Microsoft más allá de los videojuegos

Kinect Microsoft

La presentación de Kinect para XBox 360 en el E3 va más allá de colocar a Microsoft como la gran opción en el mercado de los videojuegos para la futura campaña de navidad, a falta de que Nintendo se pronuncie y tras ver el Sony Move. El periférico conocido hasta ahora como «Project Natal» consigue – a juicio de quienes han estado en la presentación y por los vídeos que se han podido ver – no sólo cumplir con solvencia el utilizar el cuerpo como interfaz para los videojuegos siguiendo la estela de Wii, sino articular toda una serie de servicios de comunicación y contenidos que Microsoft lleva empujando para XBox.

Y esto es lo especialmente interesante de Kinect, la cuota de poder que va a ser capaz de otorgar como centro de ocio digital en el hogar. Set-top boxes, tablets, televisores conectados a internet… el objetivo de las empresas que están detrás de ellos es el de posicionarse como el interfaz entre el usuario y los contenidos. Y todos lo tienen muy complicado porque es un terreno donde es casi imposible tener masa crítica y donde mejorar la experiencia de usuario de una manera patente, con el caso de Google TV frente a la televisión como uno de los próximos capítulos de este intento. ¿Imposible? Bueno, quizás no para un tipo de dispositivo que primero conquistó a los «hard-gamers» y luego, gracias a Nintendo y su Wii, al gran público. Hablo de las consolas, claro, tan presentes en los hogares, unidas inseparablemente a los televisores y con un fenomenal potencial para servir contenidos y servicios a sus propietarios.

Kinect apunta de forma muy acertada en esa dirección, juegos para todo tipo de público – la Wii dejó fuera a los superusuarios de los videojuegos, además de ser la consola que más polvo coge desde la Master System – y servicios de acceso a contenidos
y comunicaciones. No hay más que echar un vistazo a los primeros títulos como Dance Central para darse cuenta de que esta es una apuesta ganadora.

Por cierto, antes de enterrar a Microsoft, sería interesante anotar como han conseguido colocar un caballo ganador dentro del sector consumo, jugando la carta de una experiencia de usuario innovadora. Algo que quizás sería importante que anotásemos para calibrar sus posibilidades de resurrección en un mercado donde aparentan estar muertos, como es el de la telefonía móvil.

Kinect (antes Project Natal) en XBox

Lo que ha anunciado Microsoft en el e3 merece ser analizado en otras claves – de forma resumida podemos decir que ha apostado por hacer a la Xbox 360 el verdadero centro multimedia del hogar – pero no puedo dejar de compartir este vídeo de Project Natal, un sistema para jugar con el cuerpo que se sirve de una cámara para captar el movimiento.

Lo que se ve de Project Natal en el vídeo es realmente asombroso. Si logran esta precisión en la captura de movimientos para juegos reales estamos ante un verdadero «boom», desde luego Project Natal será todo lo que «Eye Toy» de Sony quiso y no pudo: reconocimiento facial para jugadores, múltiples usuarios, captura de movimientos rápidos en juegos de deportes o acción. Todo un envite a lo que ha conseguido Nintendo con la Wii, aunque en ningún caso veremos un producto comercializado basado en esta tecnología durante 2009. En fin, para qué contar más, mejor ver el vídeo con la demo que han colgado Youtube: