Kindle y el libro electrónico o el ultraportátil en la escuela

Amazon Kindle

Amazon prepara una versión para estudiantes de Kindle, su lector de libros electrónico. La noticia llegó, casualidades de la vida, justo un par de días después de que tendero digital se quejase precisamente de que en pleno siglo XXI siguiéramos obligando a los chavales a acarrear un montón de libros de la casa a la escuela. De hecho, en España me consta que la gente de Papyre está trabajando también en una versión especializada, que incluiría un montón de libros de consulta y enciclopedias (hasta una versión de la Wikipedia). Sobre lo de Kindle informa, entre otros, News.com.

La idea de cambiar las versiones en papel por un lector de libros electrónico me parece sensata, una evolución que ahorraría dolores de espalda y talas de árboles, permitiendo la reutilización del soporte físico, una actualización eficiente de los contenidos y poder anotar en los libros sin temor. No creo que la filosofía de Kindle sea la más adecuada en todo caso, nos llevaría a que sólo podríamos comprar los libros de texto a un único proveedor, pero con soluciones más abiertas y neutrales, tendría sentido.

Ahora bien, quizás toque plantearse si lo que necesita la escuela del siglo XXI son dispositivos «receptores de contenidos», que sólo permiten lectura y que mantienen esencialmente el modelo actual. ¿No tendría más sentido quizás apostar por ultraportátiles? Pienso en equipos como el Asus Eee, Dell Mini, Mini Note y otros tantos que se han apuntado a la tendencia. Dispositivos que permitiesen no sólo el rol de emisor, sino también el de creador, el de participante, la interacción en una escuela que potencia la creatividad, que utilice blogs (u otras herramientas que permitan interacción) y apueste menos por la memorización. No soy un educador, sé que decir esto es mucho más fácil que hacerlo, pero cada vez que hablo con docentes que están apostando por este tipo de planteamientos, más convencido quedo de que lo que se necesita en la educación de hoy en día es más participación, más creatividad y menos encorsetamiento. Los dispositivos por los que se apueste serán reflejo de la idea de escuela que tenemos para el siglo XXI: en mi opinión, Kindle no, ultraportátil, sí.

Kindle es un éxito, de nuevo por la experiencia de usuario

Amazon Kindle

Kindle le está funcionando bien a Amazon, a tenor de las cifras que se han hecho públicas en los últimos días. TechCrunch apunta a 240.000 unidades vendidas del libro electrónico desde su salida en Noviembre de 2007. Teniendo en cuenta que se agotó en las primeras semanas y que hablamos de un lector de libros electrónico, hay que calificar la apuesta por Kindle como un éxito. No es de extrañar que Amazon ya esté trabajando en un Kindle de segunda generación, sobre el que muchos rumores circulando, siendo un mejor diseño y pantalla a color los más frecuentes.

Cuando salió Kindle hubo una reacción crítica bastante potente por parte de gran parte de los analistas tecnológicos (excepto la prensa española, en la que esta figura casi no existe). Motivos no faltaban, un vistazo a Kindle nos muestra un dispositivo muy cerrado, con DRM para los contenidos y un único proveedor – Amazon por supuesto – en el que adquirir los contenidos. La antítesis de lo que uno preferiría como lector de libros electrónicos especializado.

Pero esto ha sido obviado decenas de miles de personas en el mercado americano, apuntando a una tendencia que por aquí llevamos tiempo comentando: la búsqueda de una buena experiencia de usuario sobre cualquier otro factor. En Tele Read hacen una comparativa respecto a otras propuestas, Kindle gana porque te lo pone fácil, llevas en el bolso la biblioteca universal, pudiendo adquirir el título que quieras cuando quieras sin tener que ir al ordenador, acceder a la tienda online, descargar el fichero, transferirlo al lector… Amazon finalmente lo que busca es repetir el fenómeno iPod, ser el interfaz entre el lector y la literatura.

¿Será cierto eso de que el que los sistemas que adquieren sean abiertos le importan al usuario un comino? En una primera derivada, puede que tenga parte de razón, la experiencia de usuario fácil, eficiente y con un buen interfaz se antepone a otras consideraciones, pero será interesante a medio plazo observar a esos mismos usuarios, cuando se tengan que enfrentar a las restricciones reales de estas plataformas cerradas. Ejemplos como el que comenta Mariano de la expulsión de Netshare de la App Store controlada por Apple, son una muestra: compras un dispositivo capado de forma artificial de manera que no puedes decidir qué hacer con él.

Amazon Kindle y el futuro de la lectura

Amazon KindleHoy es el día de la presentación del Amazon Kindle, el lector de libros electrónicos de la tienda online más importante del planeta. El objetivo es convertirse en el «iPod de la lectura», emulando y ampliando la experiencia de la lectura. Kindle apuesta por tecnología de E-Ink (al igual que Sony Reader), tendrá conectividad inalámbrica (EVDO, 2.5G norteamericana), pesará 600 gramos y costará 400 dólares.

La conexión será una de las claves del dispositivo. La idea es que desde cualquier lugar puedas adquirir el libro que quieras y acceder a las revistas, periódicos y blogs a los que estás suscrito (ojo, servicio de pago el estar suscrito a blogs según Newsweek, algo que me ha sorprendido sobremanera). Además se podrá utilizar Google, la wikipedia o navegar siguiendo los enlaces de los mismos. Amazon Kindle podrá almacenar alrededor de 200 libros y tendrá una autonomía de nueve treinta horas. El precio por libro rondará los 10 dólares.

Como ya comentamos en «The Kindle, lector de libros electrónicos de Amazon«, utilizar un formato propietario con DRM (Mobipocket) y está por ver si admitirá otros estándares (Idpf, pdf…). Salvo ese factor, la estrategia de Amazon con Kindle sigue al pie de la letra la empleada por Apple en la música: acuerdos con las grandes editoriales, precio único para todos los libros, DRM en los ficheros comprados para controlar donde se reproducen y qué hacen los usuarios con ellos y un dispositivo que haga de interfaz entre el usuario y el contenido.

Amazon con Kindle no va a ser el iPod de la lectura. En la era del dispositivo multipróposito teléfono-cámara-reproductor de música-GPS, la baza de la empresa de Bezzos es que en calidad de lectura es muy importante estar especializado y disponer de una gran pantalla para emular le experiencia de leer un libro. Pero pagar estos precios, con libros bloqueados con DRM y sin saber todavía le cargo adicional por conexión no es una apuesta ganadora. Aún así, entiendo que la estrategia de Amazon es mover el sector, incentivar la cultura del libro electrónico y seguir siendo la tienda en internet para el mismo, aunque el dispositivo final lo sigan poniendo otros.

Cierto que es equivalente a cargar con un libro y que para cierto perfil de usuario llevar una biblioteca encima puede tener sentido, pero la mayor apuesta que ha puesto sobre la mesa este dispositivo es la lectura bajo demanda: el título que quieras, cuando quieras, desde donde quieras. Falla en ser caro, feo y en estar dirigido a un segmento de la población (de 30 años hacia arriba) que mantiene una relación fetichista con el libro como objeto-símbolo de la cultura. Para las venideras probablemente ya no sea así, el acceso a la información y la cultura lo habrán hecho más a través de una pantalla y quizás, para ellos, este dispositivo tenga todo el sentido.

También lo han comentado: Uberbin, Tecnorantes.

Actualización: Ya hay datos oficiales. Admite otros formatos (HTML, texto plano, JPG, PNG…), pero no PDF ni RTF. La conexión va incluida en el precio e viene con un diccionario Oxford. El resto de detalles, en Xataka.

The Kindle, lector de libros electrónicos de Amazon

Actualización 19/11/2008: Ya hay datos oficiales, véase Amazon Kindle y el futuro de la lectura.

AmazonAmazon sigue buscando nuevos negocios alrededor del libro. Hace poco hablábamos de CreateSpace, su alternativa a Lulu, y hoy de un proyecto de lector porátil de libros electrónicos llamado The Kindle. De momento se sabe que costará entre 400 y 500 dólares, tendrá conectividad inalámbrica (EVDO, 3G norteamericana) y saldrá a la venta en otoño de este año. The Kindle tiene todo el aspecto de ser una alternativa a Sony Reader basado en formato propietario con DRM (Mobipocket) que permita a Amazon controlar todo el ciclo desde la venta del libro digital (si me apuran, desde su edición para los libros publicados con CreateSpace) hasta su lectura con el dispositivo. Repiten el esquema de Apple, comprar un libro digital en Amazon supone tener que leerlo en su reproductor y no en los de la competencia.

En NyTimes comparan a los inventos de Sony y Amazon (también habría que considerar el proyecto Readius) con el iPod, pero yo no lo veo tan claro. De entrada es importante que, aunque soporte formatos con DRM, también permita al usuario leer los archivos en otros sin control de lo que pueden hacer (Sony Reader sí es abierto a esto, The Kindle está por ver). En segundo lugar, llevar muchas canciones en el reproductor portátil tiene mucho más sentido que llevar muchos libros, servidor lee dos o tres en paralelo, pero no necesita llevarlos siempre encima. El planteamiento de que venga equipado con 3G para leer periódicos es interesante, pero eso ya lo puedo hacer con el teléfono…

En definitiva, yo no veo tan claro lo de la gente en el metro con un dispositivo de 500 dólares para leer un libro, por el que además también habrá pagado lo suyo.