Movistar BQ ¿cómo se puede competir con Amazon y Kindle?

Movistar BQ

Llevo un par de meses probando el Movistar eBook BQ, un libro electrónico fabricado por BQ en alianza con Movistar cuyo rasgo diferenciador es que se plantea como el vehículo para la entrada de la teleco en el mercado de la venta de libros. Y ahí es donde creo que merece la pena detenerse, en que Movistar quiere ser un actor relevante en la comercialización de ebooks con un planteamiento similar al de Amazon y Kindle: libros desde la nube con una experiencia de compra desde el dispositivo.

Movistar eBook BQ como dispositivo

No puedo ir más allá de la tibieza respecto a este lector de libros. Es una adaptación del AVANT 2, con los puntos buenos que tienen: soporte de un montón de formatos – ePub y fb2 entre ellos – un tamaño ajustado a la pantalla de seis pulgadas y una conexión Wifi que funciona correctamente. Luego vienen decisiones que me chirrían, como el ser táctil, que para mi gusto empeora la experiencia del lector: respuesta lenta a las órdenes que tienen que pasar por pinchar en pantalla y múltiples errores por «pulsar sin querer» cuando me muevo con el tablet en transporte público.

Respecto al software, solvente, aunque en algunos contextos se echa en falta mejor velocidad de reacción. Muy buen punto es la cantidad de diccionarios precargados. Luego tenemos el precio – en los 169 euros – que comparado con casi cualquier competidor podríamos señalar como competitivo… pero que con el Kindle es difícil competir en prestaciones / precio.

El mercado del libro electrónico en España

¿Cuál podría ser la baza de este Movistar eBook BQ? A priori deberían ser los contenidos, pero el caso es que tampoco están llegando a su tienda embebida. Es por ello que lo que debería ser una ventaja – ser un player local – juega al final en su contra: la tienda de Amazon no tiene catálogo español, pero al menos sí tiene el americano. Además tenemos a Apple echando un cable a Libranda, que todavía existe y querrá hacer valer la fuerza de sus acuerdos con editoriales.

¿cómo se puede competir con Amazon y Kindle? Este lector de momento es una apuesta demasiado tímida para posicionarse – de hecho Movistar quería tener una tienda con un catálogo potente este otoño, está por ver – y sólo con una estrategia mucho más decidida podrían conseguirlo: mejorar el hardware y además subvencionarlo, llegar a un acuerdo potente con editoriales (si es con alguna exclusiva mejor) y empezar a vender antes de que llegue Kindle a España. Complicado

¿Queda alguna duda de que Amazon será el gran competidor de las editoriales?

Barry Eisler es el último escritor de «bets-sellers» que ha dado el paso desde trabajar con una editorial tradicional a la autoedición y vender directamente en Amazon. Sus razones las explica en esta entrevista: más ingresos por ventas, más control sobre las decisiones de negocio que afectaban a su libro y más lectores. De hecho apunta a que Amazon le ha apoyado, lo que justifica el resultado final, la obra autoeditada y venida a través de Amazon es la que más ventas ha cosechado de su historial.

Ya lo hemos comentado otras veces, un día las editoriales se pueden despertar y descubrir que Amazon es el gran editor global. Eisler no es más que un caso más en un escenario que cada vez resulta más evidente: si Amazon distribuye el contenido, controla el canal de venta y protagoniza el marketing (a través de sus recomendaciones entre otros medios)… el rol que queda al editor como «asesor y consejero» del escrito difícilmente justificará los márgenes actuales de la industria editorial.

Relacionado: El ¿imposible? negocio del libro Creative Commons

Amazon clausura el mercado de los lectores de libros digitales baratos

Una de las noticias de estas últimas semanas que estaba en los «pendientes por comentar», el nuevo Kindle básico sin teclado presentado por Amazon y cuyo precio de partida son 79 dólares. Este nueva versión del lector de libros digitales más popular no tiene 3g – sólo Wifi – y difiere en precio según el salvapantallas tenga publicidad o no.

En cualquier caso, el mercado de lectores de libros electrónicos baratos ha quedado clausurado. En precio nadie va a poder competir – ni los fabricantes chinos – con la economía de escala y el negocio derivado que consigue Amazon con Kindle. Si a eso le sumamos que el lector es bastante bueno, quienes compiten en precio ahora sólo tienen el arma de «vender en España», y eso también tiene fecha de caducidad. Quedan los Sony y compañía que se van a la gama alta, que cuidan el diseño y los materiales y que, a falta de tienda integrada, al menos ofrecen más diccionarios y compatibilidad con ePub

Kindle Cloud Reader con HTML5 para jugar a dos barajas… de momento

App Store

Cloud Reader de Amazon vuelve a poner sobre la mesa el debate entre la web y las plataformas de aplicaciones con control del fabricante (léase, Apple Store y las que han seguido su modelo). La aparición del cliente HTML5 para leer los libros comprados con Kindle, perfectamente sincronizado con el resto de clientes – incluido el propio lector – no hace sino confirmar que: a) «mediáticamente» HTML5 vive un gran momento como afirma GigaOm y b), como apunta Mariano, Apple es el actor más decisivo en la adopción de estándares en tecnologías web (Flash por no admitirlo, HTML5 por su política comercial en la venta de contenidos).

Y aunque Cloud Reader va realmente bien, no entonaría demasiado rápido el «HTML5 te libra de la tiranía de las plataformas». Cierto que ofrece funcionamiento multiplataforma, pero también a costa de perder la labor de descubrimiento que permiten las plataformas de aplicaciones y la mayor integración con el dispositivo de las aplicaciones locales (en algunos casos crítica). Mi impresión es que queda todavía mucho camino antes de que actores como Amazon se plantee quitar la aplicación local de iPad, y que la mayoría de los usuarios lectores de su servicio seguirán prefiriendo la versión instalable.

Curiosamente, estamos instalados en el mismo debate de hace años, el del «software como servicio» que lleva años empujando sobre todo Google (acceso con el navegador a la aplicación sin instalar) frente al «software más servicios» que empujó al principio Microsoft, pero que ha explotado en manos de Apple (curiosamente como los tablets).

Contra Kindle como herramienta en el colegio

Amazon Kindle

Hace tres años debatíamos sobre si era preferible apostar por el libro electrónico o el netbook en la escuela como herramienta para los alumnos, defendiendo la segunda opción por aquello de apoyar un giro hacia la creación y la interacción frente a la la pura recepción y memorización. Ahora que Amazon redobla esfuerzos con una apuesta por el alquiler de libros de texto, creo que merece la pena volver sobre el tema y añadir otras consideraciones: su modelo cerrado hace cautivos a los alumnos de un sólo proveedor y ya ha resultado una tecnología de control en más de una ocasión.

El problema aquí como siempre será que el poder político casi nunca es capaz de hacer un análisis más allá de «si es digital y se habla mucho de ello, me subo y seguro que está bien», como ya vimos en las elecciones de dispositivos de nuestros representantes

Kindle ya supone el diez por ciento de los ingresos de Amazon

Kindle 2 de frente

Alucinantes cifras para un negocio que empezó en 2007, según el análisis de Citi, Kindle ya supone el diez por ciento de los ingresos de Amazon, contando las ventas tanto del dispositivo de lectura como de los libros. Aunque son unas cifras de negocio impresionante, haría dos salvedades importantes: por un lado tenemos que el precio del lector de Amazon tiene a la baja (ahora tienen por menos de 80 euros el Kindle con publicidad) y siempre se ha sospechado que se subvenciona para vender más libros; por otro lado tenemos la difícil economía del libro digital, por la que muchas veces no es que ganen poco con la venta de una edición electrónica, es que llegan a perder.

Por tanto, cifras de ventas realmente fuertes de Amazon con Kindle, pero bastantes dudas de que estos ingresos se estén traduciendo en beneficios más allá de la posición dominante que están conquistando en el libro digital.

Relacionado: Amazon ya vende más libros electrónicos que de papel

Amazon ya vende más libros electrónicos que de papel

Kindle 2 de frente

Como muchas veces hemos comentado, con el tema de que se vendieran más libros electrónicos que de papel la pregunta realmente era cuándo. Amazon anuncia que, en lo que a ellos respecta, el hito se ha producido: para el gigante de los libros online, la venta digital supera a la venta de libro tradicional sin que haya pasado un año desde superaron a los de tapa dura.

Es importante tener en cuenta dos factores en este caso. Uno es que los clientes de Amazon tienen un sesgo, son mucho más avanzados técnicamente que la media; el otro se refiere a que, aunque la mayoría de la población sigue con el papel, los grandes compradores de libros son los que se están pasando a digital.

Relacionado: Las pequeñas librerías ante el libro digital: no ser sólo librerías

Kindle más barato… con publicidad

Kindle 2 de frente

Amazon va a empezar a vender un Kindle «especial»: más barato (aunque no mucho, el ahorro es de apenas de 25 dólares) a cambio de llevar integrado un sistema publicitario. Los usuarios de los actuales libros electrónicos de Amazon no veremos la diferencia (sólo aplica a los nuevos), por lo que el modelo parece difícil de encajar: no parece que vayan a tener mucho «stock» de impresiones si sólo aplican a nuevos clientes… a no ser que las aplicaciones para otras plataformas acaben integrando el sistema. En todo caso, una variable más al equilibrio de Amazon para subvencionar los lectores de libros electrónicos con la promesa de vender más libros.

Más información en BI

Relacionado: Kindle: la bajada de precios funciona y la venta de libros electrónicos, también; Que viene el lobo: Amazon como gran editor global

Que viene el lobo: Amazon como gran editor global

Un nuevo episodio de «Un día las editoriales se pueden despertar y descubrir que Amazon es el gran editor global«, esta vez no con grandes figuras de la literatura publicando directamente para Kindle, sin editorial que intermedie, sino «escritores «indie», a los que nadie quería publicar. El caso de Amanda Hocking es una nueva pista de lo que está ya sucediendo en Estados Unidos: escritores que prefieren publicar directamente a precios muy bajos y aprovechar que no tienen que pasar por el filtro de una editorial, además de llevarse un mayor porcentaje del precio final que publicando a través de una. Hocking vende más de 100000 libros al mes a través de Kindle.

Las editoriales tienen un serio y urgente problema: más allá del valor que añade un editor para «pulir una obra» (el de selección en colecciones es algo que Amazon resuelve de forma mucho más personalizada), van camino de ser empresas de marketing, como las discográficas: la publicación y distribución ya no es cosa suya. Si a eso sumamos que el marketing digital no parece que esté entre sus mayores virtudes, el futuro a cinco años vista no es demasiado alentador para ellas.

Relacionado: Editoriales y tiendas de libros ante el espejo de la industria de la música

La tienda de libros de Google, alternativa «abierta» frente a Kindle

Tienda libros Google

Google eBooks supone la entrada en el mercado de la venta de libros electrónicos por parte de Google, cuya aproximación hasta ahora era muy «de buscador»: digitalizar, indexar y permitir el acceso controlado a las obras. De momento el servicio sólo está disponible en Estados Unidos y permite la compra de libros a los que acceder desde la web, aplicaciones para móvil y tablet (Android, iPhone y iPad) y también algunos lectores de libros electrónicos. Serán los que soporten el DRM de Adobe, entre los que tenemos los de Sony, Nook, Papyre y Leqtor.

¿Por qué hablo de alternativa «abierta» frente a Kindle cuando los libros vienen con DRM? Por su vocación de ofrecer una tienda solvente al resto fabricantes, aunque al comprar la obra tenemos muy limitado lo que podemos hacer con ella, no estamos atados a un sólo fabricante de lectores. De hecho Amazon lleva mucho tiempo intentando minimizar este problema, buscando estar en cada dispositivo, por lo que Google sólo le aventaja en el acceso web a las obras, lo que supone la verdadera multiplaforma. Eso sí, parece que esta diferencia durará sólo unos días, hasta que veamos Kindle en la web (Slashgear). La experiencia de conseguir un libro cuando es gratuito y se lee en la web está bastante bien afinada (lo he estado probando con una VPN que me da IP de Estados Unidos).

¿Qué mantiene Amazon por delante del resto? Sin duda la experiencia integrada en el dispositivo de lectura: el título que quieras, cuando quieras, desde donde quieras. Justo lo que destacamos hace tres años cuando hablábamos del futuro de la lectura.