Crowdfunding con precompra, crowdfunding con copia de competidores

Pressy

Hace unos días me llegó a casa mi Pressy, una especie de botón añadible a teléfonos Android para configurar diversas opciones extra. El producto no está mal – aunque coincido con quien apunta que se ha quedado a medio camino – pero lo más interesante es que llegado meses después de haber apoyado este proyecto en Kickstarter, hay opciones casi idénticas en el mercado a mucho menor precio.

Lo cuenta Javi Pastor con el ejemplo de Xiaomi Mi Key, que no es sino un clon de Pressy a mucho menor precio. Parte de lo que ganan con el crowdfunding y la fórmula de precompra – saber que hay demanda, poder dimensionar la producción, evitar riesgos – lo han perdido por la vía de dar la idea y la información de que mucha gente lo compraría a la competencia.

Es un caso, pero es fácilmente extraprolable a otras iniciativas: en muchas ocasiones el pionero no contará con suficiente diferencia al principio como para evitar soluciones similares. Acortar los tiempos de producción, usar patentes, ir a la financiación colectiva con un prototipo muy maduro, pensar en productos difícilmente replicables… eso o asumir que el crowdfunding con precompra es necesariamente crowdfunding con copia de competidores

La industria alrededor del crowdfunding y Kickstarter

Kobe Kickstarter
En Pando Daily un buen artículo sobre la industria alrededor del crowdfunding: desde los creativos que hacen la parte gráfica y los vídeos, hasta las agencias de relaciones públicas especializadas pasando por servicios para usuarios como los que sirven de recordatorio de quienes te deben un libro en qué fecha.

Hace dos años decíamos que Kickstarter era la compañía de internet más importante de los últimos años y creo que la tesis se mantiene vigente. Aunque ya estamos en una etapa algo más madura y menos ingenua alrededor del crowdfunding, el hecho de que se esté creando un ecosistema alrededor demuestra que el fenómeno tiene más visos de permanencia que de moda pasajera.

Relacionados: Kickstarter y sus problemas al hacerse “mainstream”, Kickstarter, proyectos fracasados y fraudes

Kickstarter y los retrasos en proyectos crowdfunding

Kobe Kickstarter

En Why Kickstarter projects are always delayed hay un buen análisis de las razones por las que gran número de proyectos crowdfunding se retrasan, especialmente los de hardware. Creo que falta una para complementar: quien busca la vía de kickstarter a menudo carece de experiencia y por eso precisamente busca caminos alternativos a los procesos industriales habituales.

Relacionado: Crowdfunding: Kickstarter es la compañía de internet más importante de los últimos años

Kickstarter y sus problemas al hacerse «mainstream»

Kobe Kickstarter

Desde Kickstarter defendían hace unas semanas que los proyectos de «famosos» no estaban «quitando» inversión a los pioneros y pequeños, sino que, al contrario, lo que traían era nuevo público para financiar proyectos de esos famosos… y del resto también.

Fred Wilson lo relaciona muy bien con la experiencia de otras muchas plataformas y marketplaces, desde Twitter a Etsy. Esta etapa es ineludible al crecimiento y para Kickstarter es crítico tanto mantener a esos nuevos y atractivos actores como a su público tradicional que le da volumen y regularidad.

El caso es que, de paso, merece la pena anotar el cada vez mayor éxito de proyectos de famosos por la vía del crowdfunding. Uno pensaba que pedir financiación cuando no la necesitas era algo que podría generar un fuerte rechazo, pero esta visto que hay una gran parte de atractivo en colaborar y formar parte más cercana del proyecto de alguien a quien admiras.

Relacionado: Crowdfunding: Kickstarter es la compañía de internet más importante de los últimos años

Kickstarter, proyectos fracasados y fraudes

Kobe Kickstarter

En Quartz,

Kickstarter evitó por poco lo que hubiera sido el mayor fraude en la historia del sitio de crowdfunding. Se trata dell proyecto Kobe Red, que se comprometió a entregar carne de vacas japonesas alimentadas con piensos ecológicos 100 % y tratadas con cerveza y masajes, sólo una hora antes de que los estafadores hubieran finalizado con éxito la recaudación de 120.309 dólares a partir de 3239 colaboradores del proyecto.

Es un tema que anticipamos en Crowdfunding: Kickstarter es la compañía de internet más importante de los últimos años: habría intentos de estafa y habría proyectos fracasados (el artículo de Quartz relata algunos), que hay que afrontar de forma diferente pero que juntos ayudarán a que pasemos la «era de la inociencia» con el crowdfunding.

Upstart, crowdfunding para pagar los estudios superiores

UpStart

Acabo de descubrir UpStart, una mezcla de Kickstarter y Linkedin en la que jóvenes que quieren estudiar ofrecen su candidatura a inversores a cambio de una pequeña parte de sus ingresos futuros.

En The Economist tienen más información sobre Upstart: lo están utilizando muchos alumnos de países emergentes, se suele acordar una rentabilidad de entre el 7% y el 10% de los ingresos del estudiante cuando esté trabajando durante una serie de años y parte del valor que encuentran es que los «inversores» tienden a ayudarles más adelante (consejos, recursos, búsqueda de empleo) en tanto en cuanto les conviene también para sus ingresos.

Kickstarter: más arte menos cacharros sin prototipo

Reloj Pebble

Un buen análisis en Quartz sobre las nuevas reglas de Kickstarter – que uno sigue pensando como una de las compañías más importantes de los últimos años – y cómo reflejan su vocación de sitio de crowdfunding para proyectos de arte mientras marcan distancia con los enfocados a gadgets de los que no hay siquiera prototipo.

Ya lo debatimos en «crowdfunding y el hype tecnológico«, el riesgo de la «sobreexpectación» con cacharros es muy alto y en Kickstarter parecen dispuesto a que estos proyectos se vayan a otros sitios – sobre todo a IndieGogo con tal de protegerse de fracasos sonados (algo con lo que el crowdfunding está empezando a convivir ahora tras la fase inicial «de la inocencia»)

Selfstarter: el CMS para crear tu propia web de crowdfunding

Si alguien está pensando en montar su propio proyecto de crowdfunding, debería echar un ojo a Selfstarter, un proyecto de código libre utilizado por Lockitron que permite alojar las iniciativas en una web/hosting propios en lugar de en el kickstarter de turno.

Lógicamente se pierde la ventaja de la visibilidad y confianza de los usuarios en los sitios de financiación colectiva más conocidos, pero también se gana independencia respecto al tipo de proyecto que se puede hacer. De hecho localicé este CMS a partir de las quejas del director de una iniciativa rechazada por Kickstarter. Su mayor limitación: sólo está desarrollado el módulo de pago de Amazon Payments, ningún otro.

2012 como año del crowdfunding y el año de Kickstarter

raspberry pi kisksarter

Impresionantes los números 2012 de Kickstarter: más de 18000 proyectos financiados, más de 319 millones de dólares recaudados y un montón de hitos que glosan en su repaso anual.

Hay una gran euforia alrededor del crowdfunding – servidor incluido, sigo pensando que es la compañía de internet más importante de los últimos años – pero también creo que 2013 será el de baño de realidad para la tendencia: necesidad de mecanismos que ofrezcan más garantía a los inversores, ajuste de expectativas respecto a los resultados y ajuste sobre en qué temáticas tiene más sentido la financiación colectiva. En todo caso, Kickstarter y el crowdfunding han abierto una puerta que – espero y deseo – no se va a volver a cerrar: la de permitir a los ciudadanos facilitar la existencia de los proyectos que quieren ver hechos realidad.

Indiegogo, la otra candidata a plataforma crowdfunding internacional

Indiegogo anuncia en su blog la internacionalización por la vía de aceptar pagos en euros, libras y dólares canadienses a través de Paypal y el anticipo de versiones locales para varios países (no está España de momento) a principios de 2013.

Sigue los los pasos de Kickstarter que dio sus primeros pasos hacia la conquistar del mundo hace apenas mes y medio. Es probable que el escenario final en crowdfunding tenga una fuerte vertiente local de apoyo a desarrollos cercanos y con impacto en el entorno de los donantes (algo que los Lánzanos, Verkami y cía deberían potenciar), pero también que haya proyectos transnacionales y en el que poder abrirse a países con mayor cultura de la financiación colectiva sea una ventaja crítica.

Sobre Indiegogo un par de enlaces extra, uno de de Wired con consejos para campañas y otro de PandoDaily con una correlación entre ingresos de campañas de crowdfunding y color político de los estados de los donantes.