Ingresos iTunes Vs ingresos del buscador de Google

Asymco-itunes-google

De Asymco:

Tomando datos «anualizados» el conjunto de software y de servicios iTunes es casi la mitad de los ingresos del negocio del buscador de Google, y estña creciendo un poco más rápido. El «imperio» iTunes de contenidos y servicios estaría en el número 130 en el ranking Fortune 500 de las principales empresas

Antes de empezar a flirtear con la idea de «contenidos que subvencionan dispositivos» o que «les conviene bajar precios para aumentar el negocio de venta de aplicaciones y contenidos» tendría en cuenta que hablamos de facturación y no de beneficios: el margen de este negocio es ostensiblemente menor que el del hardware para Apple, hay que pagar a los desarrolladores y propietarios de derechos.

El pulso de Apple a la industria de los contenidos

Jobs

Apple se suele plantear como una de las salvadoras de la industria de los contenidos en la era digital, gracias primero al éxito de iTunes en la música y, más recientemente, al rol que se está asignando a iPad a la hora de crear una cultura de pago paralela a la web. Pero en realidad casi podríamos hablar de relación de amor-odio, en pleno apogeo de iTunes las discográficas detectaron su dependencia y la posición de poder de Apple que forzó el precio fijo de canción a cambio de mantener el DRM y estuvieron luchando con ella hasta que las condiciones cambiaron hace apenas un par de años.

Con la App Store en iPhone y iPad la situación va camino de repetirse. Por un lado tenemos a una industria entusiasmada por tener un escenario que pueda ser de una cultura de pago mucho mayor que la web y que haya alguien que haya construido una experiencia para que, al menos, tengan la posibilidad de intentarlo. ¿El problema? Pues que básicamente Apple quiere apalancarse en una posición de único proveedor, cobrando no sólo la comisión por descarga de aplicaciones sino por cualquier contenido de pago que se consuma en aplicaciones iPhone / iPad.

El rechazo de la aplicación de Sony Reader muestra el camino que parecen dispuestos a tomar: sólo ellos venden contenidos para ser consumidos dentro de sus dispositivos, cualquier otro intermediario (en este caso Sony, pero pensemos en Kindle, en Leqtor, en las aplicaciones de las editoriales de cómics, en los periódicos, en Netflix, etc…) no sólo no podrá vender desde su aplicación sino tampoco dar acceso a contenidos comprados fuera la misma. Ya dieron un primer paso hacia este escenario al impedir las suscripciones en iPad a revistas y periódicos, al menos hasta que tengan desarrollado su propio mecanismo con cobro de comisión.

La salida para estos otros intermediarios, barrunto, será utilizar los sistemas de pago de Apple, que aplicarán la comisión correspondiente a cada compra / suscripción. De momento no está nada claro hasta donde están dispuestos a llegar, pero si fuerzan el pulso, la situación a corto sería que el resto de intermediarios tendrá que luchar por apoyar otras plataformas (sobre todo Android), algo que a la larga también interesará a la industria con derecho sobre los contenidos… que no querrá convivir con un único intermediario que acapare la mayor parte de la demanda.

Actualización: Discutiendo con Angel Jiménez la noticia de la fuente original, NYT cada vez veíamos menos verosímil que se atrevan a dar este envite tan fuerte que supusiera la salida de Kindle y de NetFlix…

Actualización 2: Finalmente parece que la posición se aclara, tal como explican en Ars Technica. La postura de Apple es que se puede acceder a contenido comprado fuera de la App Store, siempre y cuando se ofrezca ese contenido a través de la aplicación a través de la pasarela y con la comisión de Apple. Resumidamente: quieren comisiones por ventas de consumos que se vayan a consumir en iPad y iPhone, empujando a los intermediarios a tener que poner su oferta dentro de la aplicación

Lo nuevo en iTunes: apostaría por la suscripción

Jobs

Apple anuncia para mañana una novedad relacionada con iTunes «inolvidable», con lo que está consiguiendo que cada publicación tecnológica esté ahora mismo rellenando su particular quiniela. Con todas las papeletas para equivocarme, apuntaría a que la novedad en iTunes girará en torno a la suscripción: tras la compra de Lala y la irrupción de actores que por fin lo están haciendo bien (por ejemplo Spotify), si Apple quiere seguir liderando la música online necesita ofrecer streaming y pago por suscripción; también aplicaría para su tienda de publicaciones, los medios y Apple mantienen una pugna por cómo y quién cobra las suscripciones. Y es que ahí puede haber una explosión de ingresos para su App Store.

PD: si tuviese que apostar por una segunda hipótesis, lo haría por los pagos con IPhone + iTunes en el «mundo físico».

Relacionado: ¿Hay que replantearse los servicios de suscripción de música? (2008)

Actualización: al final «anuncio bluf», Los Beatles en iTunes.

In2Pay, VISA en los pagos con IPhone con iTunes al acecho

Hace unos días VISA anunciaba In2Pay, una sistema compuesto de carcasa + tarjeta MicroSIM que habilitarían al teléfono – empiezan como casi todos por iPhone – en un sustituto de la tarjeta clásica del banco. In2Pay está asociado al sistema de pagos inalámbrico payWave, que habilita el pago sin contacto físico entre tarjeta y lector del establecimiento ni intervención humana (alguien que gestione el lector, nuestra propia firma al pagar). Llega en pleno furor de nuevos sistemas de pagos en el móvil, como el caso de Square.

Los límites inmediatos de una solución como esta de In2Pay es la necesidad de todo un despliegue de lectores especiales entre quienes quieran cobrar, lo cual limita mucho su potencial de adopción por mucho que VISA sea VISA. Adicionalmente, para todos los que se están basando en iPhone, se cierne la sombra de iTunes como sistema de pago más allá de la tienda de contenidos y aplicaciones. Una vez que está en el bolsillo de millones de personas acostumbradas a pagar por bienes digitales con él, que han confiado su tarjeta al sistema, el siguiente para Apple podría ser establecerlo como un medio de pago en «el mundo real». Viendo el camino que han venido tomando para maximizar los ingresos por terminal, no sería de extrañar que desde Apple se plantearan un rol como método de pago en el móvil.

Más información en Mobile Crunch

Más en cobro por contenidos en la red: el Hulu / iTunes de las revistas

Conde Nast, Meredith, Hearst, Time Inc. y News Corp han confirmado lo que se venía rumoreando desde hace tiempo: la creación de un consorcio para vender contenidos, las versiones digitales de sus revistas. Aunque algunos lo llaman un «Hulu» por aquello de que será lanzado por sus editores (Media Memo), lo cierto es que como producto se parece más a iTunes, puesto que se trata de una apuesta por el pago por contenidos. No hay nombre de momento para esta aventura, pero sí que han dibujado algunas de las claves de la misma: marketplace sin intermediarios, contenidos para todas las pantallas, búsqueda del impacto visual como prioridad y existencia de publicidad muy orientada al branding como la ya presente en sus publicaciones.

No quiero aburrir a nadie con los tópicos sobre el tema de pago por contenidos en internet y los problemas que tienen los medios con estructura de costes enormes para los ingresos en la red. Sólo algún apunte sobre esta iniciativa en concreto:

  • Los editores de revistas no quieren intermediarios que controlen y se lleven una comisión. En ese sentido copian la estrategia de Hulu, pero se van a encontrar con ecosistemas cerrados o controlados, como iPhone y Kindle. El hecho de crear su propia tienda de contenidos les deja fuera automáticamente de los mismos y son dos entornos donde los usuarios están más acostumbrados a pagar que en otros como el PC.
  • Hay un problema de experiencia de usuario. Esta es una variable que, afirman, se van a tomar en serio en el sentido de construir una propuesta visualmente atractiva y multiplataforma. El problema es que los dispositivos en los que piensan para equiparar una versión digital a una revista – la esperada explosión de los tablets – todavía no están en el mercado. Los que sí están son los lectores de libros electrónicos, pero hablamos de pantallas pequeñas, sin color en la mayoría de los casos y con muy pocos usuarios todavía. Otras opciones que podrían considerar son los clientes tipo a href=»https://www.error500.net/articulo/times-reader-del-new-york-times-nueva-versi%C3%B3n»>Times Reader o el uso de interfaces web que simulen las páginas de una revista. La primera aporta cierta mejora de la experiencia, pero exige al usuario del navegador; la segunda es un ejemplo manido de forzar una navegación obtusa renunciando a toda usabilidad.

No lo tienen fácil. Que va a haber propuestas de pago por contenidos en 2010 parece seguro, que estas sean un negocio para los editores y no sólo para los intermediarios no lo está tanto.

Relacionado: La tentación del modelo Murdoch-Bing para los medios

Fin del DRM en iTunes… y del precio fijo de las canciones

itunes plusFin del DRM en iTunes y del precio fijo por canción. Con lo primero Apple se pone al día y da el paso que prometió y que la aparición de un gigante como Amazon en el sector parecía reclamar. Años después, Apple es la compañía que más negocio ha hecho con la música con DRM, consolidando una posición privilegiada con el lockin entre iTunes e iPod que supone el interfaz entre la música y gran parte de los usuarios. Con este paso cierra toda una época en la que sus rivales fracasaron, siendo el último en seguirle Microsoft Zune, renunciando a su filosofía habitual de plataforma para terceros y abrazando el modelo de control completo sobre el producto.

Respecto al precio fijo, Apple cede a una petición antiquísima por parte de las discográficas y a la que otros – de nuevo Amazon – habían dado el sí. Los grandes éxitos pasarán a 1.29 dólares (euros en Europa) y, por otro lado, habrá parte del inventario quedará a 0.69 dólares/euros. Básicamente, los títulos que más venden más caros, la «larga cola» más barata. Serán las discográficas quienes fijen el precio tal como explican en la nota oficial. Todo apunta a que en el nuevo trato la industria de la música ha impuesto aumentar los precios a cambio de ceder en la eliminación de esa lacra que es el DRM para la venta de música y que ni siquiera el líder del sector puede imponer otras condiciones.

Genius en iTunes 8 sin suscripción

Genius en iTunes 8

No soy muy amigo de iTunes, pero si de los sistemas de recomendaciones musicales. Así que siendo Genius la principal novedad de iTunes 8, me he animado a darle una nueva oportunidad al reproductor-gestor-tienda de música de Apple.

Genius trae a iTunes elementos presentes en otras plataformas (Last.fm por ejemplo, aunque Genius recuerda más a Pandora), a partir de los patrones de proximidad entre usuarios del sistema, si le decimos una canción hace dos tipos de recomendaciones:

  • Por un lado ofrece un «playlist» con las canciones de nuestra librería iTunes que «encajan» con la canción que hayamos seleccionado.
  • Asimismo oferta un listado de canciones a comprar en la tienda.

El problema no es sólo que como motor de recomendaciones Genius no hile demasiado fino (¿shakira cuando escucho Los Planetas?), cuando más usuarios suban su repertorio es de esperar que funcione mejor. Lo peor es que, por su propia naturaleza, Genius aportaría más valor en un contexto sin escasez. Los servicios de suscripción de música o los de streaming, con su catálogo ilimitado, pueden recomendar cualquier canción y ofrecernos escucharla inmediatamente. Para eso necesitamos un sistema de recomendaciones, para lidiar con el exceso de oferta. Genius en iTunes se limita a recomendar canciones que ya tengo en mi disco duro o que tengo que comprar a ciegas, bajo la visión de que la música sigue siendo un producto. Claro que su oferta es también muy amplia, pero el bolsillo del usuario dispuesto a experimentar, no lo es.

Esperaba más, no ya porque esté muy verde (algo razonable, hace cinco años Last.fm era una castaña comparado con su estado actual) sino porque sin un servicio de suscripción se queda en añadir un banner a iTunes. No me extrañaría que estuviese en cocina y Genius no sea más que el aperitivo.

Televisión por internet: descarga directa

The Wire

Hablar de descarga directa como fórmula para la televisión por internet es evocar dos planteamientos muy diferentes. Por un lado tenemos los «nuevos paraísos» de los que están aburridos de esperar en el P2P, hablo de webs como Rapidshare o Megaupload en las que es habitual el uso para compartir contenidos televisivos. Por el otro, los servicios tipo iTunes que pagan a los creadores, cobran por descarga y suelen acompañar la misma de un sistema DRM.

La descarga de un vídeo es sin duda la opción que más posibilidades da – a priori – al usuario. Poder elegir cuando ver el programa se tenga o no conexión, no depender de que el proveedor haya decidido retirar el mismo, llevártelo a cualquier otro dispositivo, trabajar en local con él para modificarlo… ¿por qué entonces se imponen las soluciones basadas en streaming? Básicamente, como explicamos en aquél post, la descarga directa está más lejos de la experiencia de la televisión, de «encender y listo para ver». Además suma otra desventaja, la de dificultar modelos basados en la publicidad y la gratuidad de los contenidos, algo mucho más fácil de medir y controlar en soluciones basadas en streaming.

Al margen de que – tras el P2P – irán por los rapidshare de turno, cabe preguntarse si modelos de televisión por internet con DRM basados en descarga directa tendrán sentido y serán aceptados. Hace tiempo que el DRM declina en el mundo de la música, algo de lo que nos alegramos mucho, pero en cine y televisión la percepción de estas «anti tecnologías» puede ser diferente: un disco voy a escucharlo durante mucho tiempo y en diversos dispositivos y soportes, un programa de televisión lo más probable es que lo vea una sola vez. Visto así, el valor que me quitan cuando llaman compra a un alquiler (que es lo que provoca el DRM), es menor.

Sezmi

Otro factor clave en todo esto será qué dispositivo acabaremos teniendo al lado del televisor de casa. Más que probablemente tendrá un disco duro, por aquello de grabar programas, pero tanto para streaming como para descarga se plantea el mismo problema de apertura: algo con DRM por definición es poco abierto y reduce el número de proveedores de contenidos. Si acaso, se podría aceptar una fórmula tipo iPod, permitir películas con y sin protección anticopia en el caso de las descargas; de igual forma mermaría la siempre beneficiosa competencaa un dispositivo que sólo admitiera un proveedor en streaming. En todo caso, son necesarias experiencias que no impliquen descarga en el ordenador personal -> copia en algún tipo de memoria -> paso al set-top-box del salón.

Es pronto para simplificar diciendo que vamos hacia un modelo de «gratis en streaming / pago en descarga con DRM», queda un tercer modelo en esta convergencia inevitable, que es el del P2P (que combina elementos de ambos). Si además pensamos que las velocidades de las redes crecen mucho más rápido que el tamaño de los ficheros necesarios para ver una película de gran calidad, las distancias respecto al streaming se achican: con una conexión de 100 megas por segundo y un sistema eficiente puedo pensar en descargar televisión en alta definición en minutos… y en el futuro segundos.

The Wire en iTunes

The Wire

The Wire es sin duda una de mis series favoritas de los últimos años, obra de la factoría HBO, de la que me gusta casi todo lo que están haciendo. Si eres de los que gustan de una trama policial que se asoma a las cloacas del «primer mundo» indagando y profundizando en la misma durante temporadas, con buena factura y personajes perfectametne construidos (nada de «todo pasa en un capítulo»), The Wire es una serie a tener en cuenta.

Pero el post no venía sólo por eso – aunque vale como excusa – sino por el hecho de que The Wire, junto a otro buen puñado de series de HBO (Sopranos incluidos) están ya disponibles en iTunes para Estados Unidos. Es interesante por lo que tiene de estratégico en lo que a distribución de contenidos audivisuales por internet se refiere: HBO ya ofrece sus series por internet pero con el acuerdo con Apple señala su necesidad de buscar otros canales; por su parte la empresa de Jobs ha accedido por primera a un esquema de precios variables, síntoma de que en el vídeo y la televisión no le van a permitir lo que ha hecho en la música, donde las discográficas ya no se pueden permitir «no estar en iTunes» y tienen que aceptar las condiciones de Apple.

Más información en Vaya Tele y Uberbin.

El alquiler de películas en iTunes y por qué no funcionará

Según apuntan varios sitios de rumores sobre la compañía de la manzana (Applesfera), Apple estaría preparando un sistema de alquiler de películas a través de iTunes. La clave de su funcionamiento sería la tecnología DRM que acompañaría a las descargas (por las que se pagarían tres dólares y entre las que estarían los contenidos de la Fox) y aseguraría que no sería posible compartirlas ni disfrutarlas más allá de 30 días.

¿Por qué creo que este sistema de alquiler de películas a través de iTunes está condenado al fracaso? Pues porque al contrario de lo que sucede con la música, Apple no controla el interfaz entre los usuarios y el vídeo. Vamos, que el Apple TV es un fiasco y el iPod un icono generacional. Sin controlar el interfaz, comprar vídeos en iTunes que serán incompatibles con tecnología no Apple, no tiene sentido (cierto que les queda el iPod Touch y el iPhone, pero ninguno de ellos son el primer cliente de vídeo que utilizan sus dueños).

Si en la música el fin del DRM se ve más cerca, en el vídeo las apuestas son sobre todo por el streaming, sistemas cerrados tipo Joost o soluciones como esta de Apple, que – de confirmarse – va a comenzar apostando por el control de lo que pueden hacer sus usuarios con los vídeos a pesar de lo señalado por Jobs hace apenas unos meses.