PDF es estándar ISO

pdf.jpgApenas un año y medio después de que Adobe lo propusiese, PDF ha sido aceptado como estándar ISO. En la propia página de la organización tienen el anuncio al respecto.

Siempre es una buena noticia que el estándar de facto para distribuir documentos sea adoptado por ISO y con ello quede abierto a su adopción por cualquier fabricante de software, además del hecho de que no hay un jugador con las cartas marcadas: el que controla el estándar, que en este caso era Adobe. Por tanto, ya no podrán hacer cosas como impedir la adopción de PDF en Office 2007, que vendrá de la mano de un Service Pack. ¿Qué gana a cambio? Que PDF sea visto con mucho mejores ojos por administraciones, tal como le ha ido pasando a Open Document y como ha ido buscando – al final ha conseguido – Microsoft con Open XML y apostar por el caballo ganador a largo plazo, la interoperabilidad.

OOXML no será ISO de momento

Aunque no hay anuncio oficial (sí que lo hay ya, está en iso), se ha filtrado que ISO ha rechazado la aprobación por la vía rápida del estándar OOXML de Microsof (Pc World, Barrapunto).

Ahora queda que la propuesta de convertir a Office Open XML como estándar ISO tenga que ser revisada para tener en vuenta las objeciones de los que han votado negativamente. El restultado es que OOXML no será ISO este año, pero aún puede llegar a serlo durante el año que viene. A Microsoft le queda la patata de estudiar hasta que punto soportará OpenDocument (de momento tiene un plug-in) con vistas a no perder mercado en las administraciones públicas, cada vez más concienciadas en el uso de estándares abiertos.

Eso sí, en su nota de prensa, Microsoft prefiere ver el vaso medio lleno.

Relacionado: Office Open XML como estándar ISO.

¿Debe ser Office Open XML estándar ISO?

logo_office_2003.jpg

Cuando hace un par de años Microsoft presentó Office Open XML como estándar (OOXML) ya lo recibimos con la dosis necesaria de escepticismo. No porque no hubiese avisado (meses antes había publicado los esquemas de los ficheros de Word), sino porque la conversión de quien por historia ha conseguido imponer sus estándares cerrados siempre es difícil de creer. El hecho de atesorar patentes sobre el uso de XML en los procesadores de texto tampoco ayudaba, por más que Microsoft haya «prometido» no utilizar las demandas que posee sobre OOXML.

Y es que desde los años 90 en los que Microsoft Office se convirtió en el estándar de facto de la ofimática ha cambiado alguna cosa. La principal es que la concienciación por el uso de estándares abiertos en las administraciones públicas ha crecido gracias a la presión de numerosas asociaciones y de sus competidores, con Sun e IBM a la cabeza. Sin duda el caso paradigmático fue el de Massachusetts, por estar situado en Estados Unidos y por dibujar un escenario aterrador para Microsoft: Office se veía amenazado por no soportar OpenDocument (ODF), el estándar abierto, aunque esto fue subsanado con un plug-in y ganaron el contrato.

Más adelante ODF se vería reforzado siendo elegido estándar ISO. Con este escenario, Microsoft se ha empeñado en convertir a OOXML en un estándar reconocido por las instituciones. Lo consiguieron con ECMA y mañana ISO decide sobre el tema.

La importancia de ello se ejemplica en el caso antes citado de Massachusetts, que después de que ECMA aceptase el formato de Microsoft, decidió admitirlo para su uso en la administración (BetaNews), una auténtica victoria de la compañía de Gates. Con este panorama, conseguir que OOXML sea estándar ISO permitiría presentar a Microsoft Office 2007 como la plataforma para el estándar de iure y compatible hacia atrás, con todos los archivos generados durante los últimos años.

Los argumentos de Microsoft

Más allá de la discusión técnica (sobre el soporte de ficheros binarios) y de patentes (sobre las no cubiertas por la promesa de Microsoft y sobre si Sun e IBM las tiene sobre ODF) que pueden seguir en las referencias al final, me interesan sobre todo dos: una señala que la diversidad de estándares es buena porque estimula la competencia y otra OOXML es superior técnicamente a ODF.

Sobre la primera mi opinión es que, si bien puede tener cierto sentido, el fundamento principal de un estándar en ofimática es que se puedan compartir documentos entre usuarios y aplicaciones. Por más que se pueda programar el soporte de todos (si son realmente abiertos), son útiles si nos ponemos de acuerdo en qué utilizar. La competencia queda desplazada a los clientes de estos estándares y ahí Microsoft está preocupada: aunque Office 2007 es superior a cualquier otra propuesta del mercado, para tareas básicas muchas de las alternativas son más que suficientes.

La supuesta superioridad de OOXML nos lleva al tema de si el estandarizar (congelar una especificación en un momento determinado) va contra la innovación, puesto que durante el proceso de aprobación y la vigencia del nuevo estándar, todos los avances quedan sin aplicar. El argumento se auto-destruye: si se elige OOXML, los avances que por otra parte se hagan no estarán en el estándar. El único modo de conciliar innovación y estandarización es aplicar lo novedoso al estándar vigente.

Y es en este punto en el que creo que está la clave para desear la derrota de OOXML. No tengo motivos para estar seguro que sea «una trampa» de Microsoft para luego iniciar una guerra de patentes (más bien veo eso muy poco verosímil) o que confien en que nadie podrá implementarlo (de hecho Apple con iWork ya ha demostrado que es posible hacerlo en otras plataformas). Sí creo que cuentan con que si se aprueba, serán los únicos en soportar ahora mismo tanto OOXML como ODF (¿irónico, no?) y podrán presentarse como los creadores y especialistas en un estándar ISO. Con ello, mi convencimiento es que ODF debe seguir siendo el único estándar ISO para la ofimática y que el camino para Microsoft es la implementación directa (sin plug-in) del mismo en su suite. Si en realidad se cree estándares abiertos, la apuesta es contribuir y dar soporte al aprobado, no plantear una alternativa al margen de todo y de todos. Mañana veremos en qué queda todo esto.

Más referencias:

  • Dans sobre el oscuro affaire sueco. Algo que debería llevar a ISO a replantearse cómo llega un estándar a aprobarse.
  • Ati y un monográfico sobre ODF.
  • Rofrigo Corral defendiendo la postura de Microsoft.
  • NoOOXML recoge todas las criticas a la estandarización.
  • El Diablo y las reglas de la votación.
  • Maligno ataca a la desinformación sufrida por Microsoft.

Actualización 01/04/08: Microsoft consigue que Open XML sea estándar ISO.

Adobe propone PDF como estándar ISO

pdf.jpgÚltimamente corre la saludable fiebre de que todos quieren ser estándar ISO (hace poco Microsoft con su OpenXML) y todos quieren abrir sus formatos. Hoy es Adobe quien ha propuesto su PDF a la International Organization for Standardization. Cierto que algunos subconjuntos de PDF ya eran estándar ISO, pero lo que ahora plantea Adobe es que lo sea la tecnología completa. Más información en la nota de prensa y en News.com.

¿Qué implicaciones puede tener este movimiento? Para empezar PDF dejará de estar en las manos exclusivas de Adobe, que a cambio gana que el formato de fichero gane muchos puntos para ser elegido por las distintas administraciones. ¿Por qué ahora? Sin duda porque hay cada vez mayor presión en pro del uso de estándares abiertos y usar PDF puede llevar a adquirir el software del que mejor gestiona este tipo de documentos, el software de Adoba (además de que lo hacen una vez conseguido que Office 2007 no soporte PDF ni Xps.

PDF se perfila así como el gran estándar para los ebooks y los documentos en la web, pero en Adobe queda una tecnología clave para el presente y futuro de la web: Flash. Y es que hasta que Flash, un auténtico estándar de facto, no sea abierto no podremos hablar de una web construida sobre protocolos, tecnologías y estándares abiertos.

Open XML planteado como estándar ISO

logo_office_2003.jpgUno de los debates más interesantes de las últimas semanas es acerca de si el formato de Microsoft, Open XML, debe ser considerado un estándar ISO, como ya lo es OpenDocument. El tema no es trivial, cada vez hay más decisiones – acertadas – tanto en las administraciones públicas como en la empresa privada que apuestan por usar estándares «de iure», es decir, aprobados por una organización como ISO. Los formatos de la Office de Microsoft llevan años siendo los estándares «de facto» y hasta ahora no les ha ido mal para dominar el mercado de la ofimática.

Yo no tengo dudas de que el paquete Office es muy superior a todos sus rivales. Y lo digo muy claro, además, me encanta el interfaz de Office 2007, me resulta innovador y muy bien resuelto. Pero también sostengo que las administraciones públicas deben apostar por estándares abiertos, aquellos que cualquiera puede utilizar e incorporar a sus herramientas software y que están controlados por una organización independiente. El conseguir la certificación ISO sería el instrumento que utilizaría Redmon para intentar mantener a los usuarios dentro de sus soluciones, usando un formato cuyo control seguirían manteniendo. En cuanto una administración se planteara exigir el uso de Open Document, los portavoces de Microsoft pondrían el grito en el cielo afirmando que su software implemtena un estándar ISO.

Y es que ya existe un estándar abierto para documentos ofimáticos certificado ISO, y es Open Document. Hay motivos para que Open XML no lo sea también: desde el hecho de que el control del formato seguiría estando en manos de Microsoft hasta la no seguridad de que otras implementaciones no serían demandadas por violación de patentes (Groklaw. La situación deseable es que sólo exista un único estándar ofimático, que podamos intercambiar todos nuestros documentos y que la competencia se establezca a nivel de suite ofimática.

Actualización 01/04/08: Microsoft consigue que Open XML sea estándar ISO.

Más información en Estándares abiertos.

Open Document como estándar ISO

logo_office_2003.jpgYa no debería haber excusa para las administraciones públicas, Open Document es un estándar ISO. A partir de ahora lo razonable, lo sensato para no mantenerse presos de un proveedor software determinado, es exigir que los programas a utilizar admitan el uso de Open Document (vía Tochismochis).

Sin embargo, en el otro lado del cuadrilátero, Microsoft no se duerme. Sabe que de momento Open Document es un estándar de iure (aquel aprobado por las organizaciones dedicadas a estos temas), pero que los formatos de Office son el estándar de facto (lo que se usa de verdad en la industria). Mientras sigue negándose a soportar el estándar de OASIS en su Office, lanza a la carrera por la estandarización su Open XML.

Personalmente, por historia de ambas organizaciones, siente uno mayor simpatía por el estándar de OASIS (Open Documento) que por el Open XML de Microsoft, a los que separa la distancia entre quien cree y apuesta por estándares abiertos y quien se ve empujado a utilizarlos. Si al final ambos acaban siendolo (estándares abiertos controladados por una organización independiente), los beneficios para todos serán los mismos se use uno u otro, aunque Redmon salvará a su Office de ser expulsada de los organismos que, como Massachusetts, decidan no ser presos de su tecnología.

Entradas relacionadas: