El día que Apple apostó por iTunes para Windows

Cris Fralic en Linkedin:

Eso abrió el iPod al 97 % de las personas que tenían PC. Podían ver cómo trabajaba el software con el hardware. Se enteraron de lo fácil que era a la hora de actualizar. Sus primeros iPods convirtieron en sus primeros iPhones.

Y eso que iTunes para Windows fue durante muchos años un artefacto pesado y lento. En la trayectoria de Apple muchas veces se minusvalora el papel que tuvo iPod para desbaratar la resistencia a salir del ecosistema Windows en el resto de categorías.

iPod Nano hacia las videocámaras Flip

La última de Apple no dejó demasiadas novedades, más allá de ver en escena de nuevo a Steve Jobs. Quizás destaca algo el iPod nano 5G, que con su videocámara se posiciona como alternativa a las Flip, con menos calidad – sin alta definición y una pantalla más pequeña – pero con la ventaja de ser multipropósito. Para vídeos casuales, muchos serán los que prefieran aprovechar lo que ya lleven en el bolsillo, sea un reproductor de música, una cámara compacta o el móvil.

Por cierto, es el primer iPod con radio FM, lo que supone una gran decepción por mi parte. A estas alturas añadir radio convencional no deja de ser una muestra de atraso por parte de Apple: lo potente sería añadir Last.fm, Spotify, Yes.fm y resto de servicios bajo demanda. Para los más interesados, análisis en Xataka del nuevo iPod y vídeo sobre el dispositivo cortesía de Applesfera:

Auriculares para el iPod Shuffle y la tasa de Apple

Chip auriculares iPod

En lo que parece una estrategia clara de maximización de ingresos por parte de Apple, el nuevo iPod Shuffle viene preparado para ser incompatible con auriculares no autorizados. Tecnológicamente parece que han articulado el mecanismo mediante un chip en los auriculares (Boing boing, Uberbin), que si bien puede que no constituya una barreara «infranqueable», sí que permite a Apple denunciar por la DMCA americana a quien se salte este candado.

La tasa de Apple para accesorios del iPod no es nada nuevo, de hecho ya comentamos algo allá por 2005, pero parecía complicado que acabaran montando un sistema para aplicarla a los auriculares del iPod. Con este movimiento Apple vuelve a apostar fuerte por maximizar los ingresos, aumentando el control del ecosistema iPod y dejando la «patata caliente» a los fabricantes: o pagar y compartir margen con el fabricante del dispositivo o no hacerlo y quedarte fuera de la primera plataforma de música móvil con permiso de Nokia. Eso sin olvidar la variable «usuarios», aunque gestos como éste apuntan a que Apple piensa que la fidelidad por sus productos es a prueba de cerrojos, y los últimos años parecen darle la razón.

App Store para iPhone e iPod Touch

App Store

Tengo sentimientos encontrados respecto a la App Store para iPhone e iPod Touch que anunció Apple a principios de mes. Para quien no siga muy de cerca los movimientos de la compañía de la manzana, la App Store será la plataforma a través de la cual se podrán obtener las aplicaciones para iPhone e iPod Touch. Será el único medio para hacerlo, permitiendo software gratuito o de pago (en cuyo caso se quedan con el 30% del precio de venta al público). La App Store será accesible desde el terminal y desde iTunes y habrá restricciones sobre qué aplicaciones se permitirán: nada de programas que lancen otros (emuladores, máquinas virtuales), los de VoIP sólo lo harán sobre Wi-Fi y se presume que habrá un control sobre el malware y los virus. Para más detalle, en Applesfera hay un especial con «Preguntas y respuestas sobre el SDK del iPhone/iPod touch«: uno y dos.

Y digo que tengo mis dudas porque la App Store resuelve varios de los puntos débiles del software en los móviles. El problema es que la mayoría de usuarios no quiere seguir el modelo de los ordenadores personales: búsqueda, descarga, instalación. La gran variedad de sistemas incompatibles entre sí tampoco ha ayudado demasiado y Java no acaba de ser la solución a este problema. Un proveedor integrado en el teléfono que añada confianza, que trabaje por uno en la labor de discriminar el software malicioso y que sea muy fácil de usar es sin duda una muy buena aproximación a los problemas de las aplicaciones en el móvil.

Por otro, Apple lleva a iPhone e iPod Touch a un modelo más cercano al de las consolas que al de un sistema operativo normal. Control de quien programa y que software permito, llevándose una comisión del 30% de lo que se construya sobre su sistema. El movimiento hay que verlo en la perspectiva de Apple de explotación del iPhone: ganan por el terminal, ganan un porcentaje de lo que la operadora contrata con su teléfono y ahora quieren ganar gracias al software que otros hagan para sus productos. Mientras que la visión tradicional ha sido que el que otros hagan software para tu plataforma es algo a incentivar (le dan un valor adicional, desde Windows hasta Facebook), la visión de Apple es que el valor ya lo dan ellos y que quien quiera hacer negocio tiene que cederles una parte.

Y luego tenemos el tema de la libertad del usuario para hacer lo que desee con su teléfono, la App Store ejemplifica el deseo de control de Apple sobre sus clientes. Qué aplicación puede usar, con qué limitaciones, hasta cuando (todas las aplicaciones incluyen una firma digital que apunta directamente a su desarrollador, por lo que Apple podría deshabilitar su cuenta y desactivar de una sola tacada todas las aplicaciones creadas con esta en todos los iPhones repartidos por el mundo) y de qué manera (sobre Wi-fi sólo, por ejemplo). Claro que habrá jailbreak y lucha por hackear el sistema (de hecho Sun ya ha anunciado que quiere llevar Java, Infoworld), pero el mercado del iPhone y del iPod Touch es el del usuario común (gran consumo), que no va a pasarse el día en foros y se pensará muy mucho jugarse la avería de un cacharro tan caro.

Creo que es evidente que la idea de plataforma para desarrolladores de Apple no me gusta. Sería posible quedarse con su parte positiva, pero dar la libertad a creadores y usuarios de una relación directa: quien quiera usar la App Sotre obtiene sus ventajas y paga el 30%, quien prefiera ir por libre debería poder ofrecer su software sin intermediación forzosa. iPod Touch y, sobre todo, IPhone son dos máquinas con un gran potencial, orientadas por completo al internet móvil y con una experiencia web muy superior a lo que hay en el mercado, pero esta filosofía me resulta una apuesta similar a la que hizo en los 80 y tras la que salió vapuleada. Esta vez puede aprovechar el cambio de paradigma: de efecto red a experiencia de usuario, confiando en que se puede seguir siendo cerrados, controlando todo, y ser una plataforma atractiva para terceros a la vez.

También han comentado sobre esto: Javipas y Uberbin (con información sobre iFund, un fondo de inversión para aplicaciones del iPhone).

iPod Touch, actualización de pago y los problemas de los sistemas cerrados

Actualización de pago del iPod Touch, 20 dólares a cambio de poder instalar varias aplicaciones (Mail, Maps, Notes, Stock y Weather). ¿Dónde está el problema? Pues que tanto esas aplicaciones como otras muchas están disponibles para el iPod Touch saltándose el candado con el que Apple sacó su reproductor. No creo que nadie pueda decir que es una forma de «piratería» (estás metiendo gratis aplicaciones de pago), lo cierto es que estarán incluidas en las nuevas versiones de iPod Touch incluidas en el precio de compra y también vienen con el iPhone.

¿Qué está consiguiendo Apple al mantener el iPod Touch cerrado? Pues ser el distribuidor único de software para el dispositivo. El resultado para el usuario final es que no hay competencia, que sólo hay un software de mapas (el de Google) y que quien lo quiera tiene dos opciones: pagar los 20 dólares o apostar por hacer un «jailbreak» saltándose las protecciones del iPod Touch y, de paso, perdiendo la garantía. Como explica Sacha el trato para los usuarios de iPod Touch es incluso peor que el dispensado para otros productos cerrados de Apple.

Hace tiempo que anunciaron que facilitarían la creación de aplicaciones para el iPhone y el iPod Touch con un SDK oficial, pero visto este movimiento cabe preguntarse hasta que punto Apple se reservará la distribución y el control de estas aplicaciones con vistas a su explotación comercial. Desde luego, con este movimiento de la actualización del iPod Touch, han dado un nuevo paso hacia su universo cerrado, ¿hasta cuando sus usuarios seguirán felices en él mientras les intentan cobrar abusando del candado?

Zune, Microsoft siempre llega

Nuevos Zune

El Zune original fue una decepción, tanto para los que esperábamos un dispositivo que permitiera habilitar redes ad-hoc para compartir ficheros en movilidad y nos encontramos un dispositivo capado que ensuciaba los ficheros con DRM, como para los que esperaban un competidor del iPod en diseño e interfaz.

Pero los nuevos Zune están cosechando críticas bastante mejores que su primera versión y se empieza a ver como un serio competidor: Wired, Xataka, MS- Watch (y ninguno de los tres firmantes de las comparativas se puede calificar como un «fan» de Microsoft precisamente). ¿Conclusión? Microsoft siempre llega a los mercados a los que apunta porque tiene un músculo financiero que se lo permite y puede tirarse varios años afinando hasta entrar en un mercado, sin descontar con que la unidad de consumo de Redmon ya tiene éxitos en dispositivos como la XBox.

En el caso de Zune, Microsoft se ha olvidado de su estrategia clásica y ha calcado la de Apple: nada de plataformas, apuesta por la experiencia de usuario controlando todos los factores del producto. Muchos nos seguiremos sintiendo defraudados por las capacidades inalámbricas capadas y la apuesta por un DRM incompatible con el resto del planeta (incluso con su propio Play for sure) y la mayoría seguirá decantándose por iPod (es un fetiche generacional, eso no va a cambiar), pero Zune ya juega en su liga y eso es bastante más de lo que la mayoría creía que Microsoft iba a conseguir.

Eso sí, mientras Microsoft corre en este mercado, Apple ha entrado a saco en el de la telefonía móvil con iPhone con una estrategia clavada a la que siguen en ordenadores personales: experiencia de usuario.

Last.fm en iPhone / teléfono móvil

iPhone liberadoYa hemos hablado de servicios musicales en movilidad alternativos a la radio (cosas como Sansa Connect y especulando con Last.fm como la nueva MTV al reproducirse desde cualquier lugar). Por eso me ha gustado mucho el juguete que comenta César, MobileScrobbler. Este software, que se instala en iPhone | iPod Touch sin la bendición de Apple, ha evolucionado de «sólo» informar a las Last.fm de las canciones que escuchas en ellos para que las tenga en cuenta en tu perfil a un cliente de la radio personalizada que tanto nos gusta por aquí.

Dos apuntes: haz que la gente pueda crear sobre tu producto, lo harás mucho más valioso ( rectificar es de sabios), y Last.fm en el móvil es uno de los servicios que tienen más sentido en este futuro/presente del «siempre conectados«.

Aplicaciones para iPhone e Ipod Touch

Y Apple rectificó. Jobs confirma que están trabajando en un kit de desarrollo con el que realizar aplicaciones nativas para el iPhone y el iPod Touch (Applesfera). Con ello rectifica lo que constituía el mayor error de concepto del iPhone: que nadie pueda desarrollar programas que se ejecuten en el teléfono y que, por tanto, los usuarios no puedan elegir qué quieren instalar en él. A partir de Febrero ya no podremos hablar de un iPhone o un iPod Touch cerrados.

La filosofía de que todo el software que necesita un usuario está en la web y de que las aplicaciones locales ya no son necesarias – que constituye además el eje en que coinciden Google y Apple – ve así ceder a uno de sus baluartes ante la realidad de que las aplicaciones locales y el acceso al hardware aportan un valor y una experiencia de usuario que no dan las que se ejecutan en un navegador.

Todo el tema del iPhone cerrado encerraba una contradicción en los argumentos en los que se apoyaba (seguridad, «el bien del usuario»), desde el mismo momento en que MAC OS permite aplicaciones de terceros y todos sus usuarios las disfrutan sin que ello suponga un menoscabo en el gran valor por el que apuesta Apple, la experiencia de usuario. En la dicotomía que se plantea César, apuesto por la primera opción: Apple ha intentado cerrar al máximo su dispositivo estrella para maximizar los beneficios, controlar quien hace negocio haciendo aplicaciones y evitar competencia, como un reproductor de música que no sea iTunes. El problema es que la próxima killer-app de la telefonía móvil la podrían estar programando para otra plataforma, no ser un aplicación web, ¿qué hay que mejor que tener millones de programadores desarrollando para tu terminal?

Ojo, el kit de desarrollo habrá que verlo ¿acceso al bluetooth para poder enviar información o lo mantendrán capado? ¿se podrá reproducir música o evitarán que alguien desarrolle una alternativa a iTunes? No vaya a ser que luego el kit sirva para poco más que enseñar un par de cositas por la pantalla…

Actualización: En iPhone en Applesfera comentan un buen montón de aplicaciones para iPhone / iPod Touch.

iPod Touch

Aunque a uno haya cosas que no le gustan de las estrategias de Apple, no puedo dejar de reconocer al iPod como una referencia tecnológica generacional, un producto no sólo clave para entender el presente y futuro de la industria de la electrónica de consumo, sino cuya importancia ha trascendido ese reducto. Hoy en la keynote, Apple ha presentado el iPod Touch que supone un verdadero relevo generacional en la línea iPod (nada que ver con esos cambios en los que se adelgaaz al cacharro un centímetro y le añades unos gigas).

Y es que el iPod Touch es la evolución natural del iPod. Innovación de nuevo en el interfaz de usuario – se trae la pantalla táctil del iPhone – y evolución en la conectividad y las posibilidades del cacharro: ahora trae conexión Wi-Fi y el navegador Safari (Applesfera). Muchos dicen es un iPhone sin teléfono, pero no llega a tanto. Es, eso sí, un dispositivo con un gran potencial si empezásemos a contar con redes Wi-Fi municipales.

¿Críticas? Claro. Al igual que los Zune, el potencial del iPod Touch es limitado por razones industriales. Un dispositivo de estas caracetrísticas sería genial para armar redes Ad-Hoc y compartir música y vídeos con quien nos encontremos por la calle. Pero la visión de Apple es muy diferente, la conexión Wi-Fi la ven como un medio para conectarse a la nueva iTunes y pasar por caja.

En cualquier caso, y aunque a uno esta catarsis de comentarios cada vez que Jobs se saca el pañuelo para sonarse la nariz empieza a parecerle hasta obscena, iPod Touch es la noticia del día

Dell compra Zing

Sansa ConnectUn movimiento de lo más interesante, Dell compra Zing, una compañía de la que hemos hablado mucho por aquí (Zing y la música en movilidad, Sansa Connect, de Zing y el Last.fm en el reproductor MP3). Los detalles los dan en Paid Content, aunque no se ha filtrado lo pagado por la empresa fabricantes de ordenadores personales.

Zing me pareció una gran idea desde el principio:

La idea es tener una aplicación en el dispositivo móvil que permita a éste conectarse a diversos servicios de música. Para ello el cacharrito en cuestión (un teléfono, un reproductor MP3 portátil) deberá disponer de conexión (Wi-Fi o de otro tipo). No está pensado por tanto para usuarios finales, sino más bien para los fabricantes que quieran integrar Zing en su reproductor/portátil.

La tecnología de Zing es la que ha permitido a Yahoo a plantear su «iPod» basado en el modelo de pago por suscripción. Con esta compra, Dell consigue talento y tecnología para entrar en el mercado de la electrónica de consumo, donde la fuerza de su marca no es ni mucho menos suficiente: es necesario conseguir un alto grado de diseño, calidad de interfaz y nuevas prestaciones. Algo que se da en el Sansa Connect y que no es, ni mucho menos, fácil de conseguir. Con Zing ya tienen una de las patas del banco, concretamente la última.

También lo comenta Varsavsky.