In2Pay, VISA en los pagos con IPhone con iTunes al acecho

Hace unos días VISA anunciaba In2Pay, una sistema compuesto de carcasa + tarjeta MicroSIM que habilitarían al teléfono – empiezan como casi todos por iPhone – en un sustituto de la tarjeta clásica del banco. In2Pay está asociado al sistema de pagos inalámbrico payWave, que habilita el pago sin contacto físico entre tarjeta y lector del establecimiento ni intervención humana (alguien que gestione el lector, nuestra propia firma al pagar). Llega en pleno furor de nuevos sistemas de pagos en el móvil, como el caso de Square.

Los límites inmediatos de una solución como esta de In2Pay es la necesidad de todo un despliegue de lectores especiales entre quienes quieran cobrar, lo cual limita mucho su potencial de adopción por mucho que VISA sea VISA. Adicionalmente, para todos los que se están basando en iPhone, se cierne la sombra de iTunes como sistema de pago más allá de la tienda de contenidos y aplicaciones. Una vez que está en el bolsillo de millones de personas acostumbradas a pagar por bienes digitales con él, que han confiado su tarjeta al sistema, el siguiente para Apple podría ser establecerlo como un medio de pago en «el mundo real». Viendo el camino que han venido tomando para maximizar los ingresos por terminal, no sería de extrañar que desde Apple se plantearan un rol como método de pago en el móvil.

Más información en Mobile Crunch

¿Cuánta diferencia abre esta vez Apple con iPad y iPhone os 4.0?

Tablet de Google con Android concepto

Cuando iPhone irrumpió en el mercado, Apple abrió una brecha de dos años con respecto a sus competidores en el mercado de los smartphones para usuarios no profesionales. A los tres años podemos dar el terminal por igualado y – en mi opinión – superado con varios teléfonos basados en Android: Milestone, Nexus One, algún HTC… pero antes de verano tocaba mover ficha a Apple y nos hemos encontrado con iPhone OS 4.0 y iPad. La pregunta esta vez es si han marcado la diferencia y cuanta ventaja han sacado al resto del mercado en lo que a experiencia de usuario se refiere.

En móviles soy bastante escéptico, no creo que vayan a conseguir repetir la hazaña. Más bien creo que lo que es razonable esperar es que Apple mueva ficha hacia el mercado corporativo e intente arañar mercado a RIM y también que amplíe la gama a más de un terminal por generación: no se puede crecer indefinidamente en este mercado sólo mirando a los usuarios más avanzados. Lo interesante está en el iPad. El resto del mercado llevaba tiempo anticipando el lanzamiento de un tablet de Apple, esta vez no ha habido un factor sorpresa como el de hace tres años. Quien más quien menos tenía preparado su proyecto: Microsoft y HP con Slate, Joo Joo, Nokia y muchos más en el año de regreso de los tablets.

Pero lo más interesante es que hayan filtrado al NYT que Google también sacará su tablet basado en Android. Justo en un momento muy oportuno, iPad ha hecho el grueso de ventas a los fans de Apple y tiene que empezar la cuesta más difícil, la de los usuarios que necesitan un argumentario más fuerte para la decisión de compra. ¿Qué hacen desde Google? Apuntar a que su sistema que ya compite de igual a igual en los móviles estará pronto en un tablet también y que, por tanto, es de esperar que esta vez Apple no tenga tanta ventaja como con iPhone. Claro que una cosa es anunciar un producto y otra que la gente lo tenga en sus manos y vea realmente su potencial… y ahora mismo tenemos a miles de compradores de iPad compartiendo su descubrimiento de la nueva era frente a un puñado de opciones más o menos vagas de tabletas táctiles.

PD: Apostaría a que Adobe estaría muy feliz con seguir mejorando su versión de AIR para Android para que pudiese adaptar las aplicaciones a un uso táctil.

Apple no va a parar. Y sería deseable que hubiese quien parase a Apple

iPhone os 4.0

Apple no va a parar. Más allá de las novedades – interesantes de analizar aparte – del nuevo sistema operativo para iPhone y iPad y de iAd, su sistema publicitario, creo que este es el resumen del mensaje que enviaron Jobs y compañía al resto del sector: nos sentimos fuertes, tenemos un montón de dinero en la caja, el efecto red que antaño juega en nuestra contra empieza a hacerlo a favor, los usuarios buscan experiencia antes que apertura… y todo ello se resume en que, desde el control de la relación con los usuarios, en Apple nos sentimos capaces de asaltar todos los mercados y quien quiera adaptarse a nuestras normas, que lo haga. Al resto lo dejaremos fuera de la fiesta.

Ayer, entre novedades de iPhone 4.0 y demás, enviaron una serie de «dardos» que no tienen desperdicio. El primero y más significativo era hacia Google, cuyo pecado de querer usurpar el rol de «interfaz con el usuario» a través de Android, jamás será perdonado: iAd supone un movimiento muy agresivo de entrada en el mercado publicitario por parte de Apple. A eso hay que sumar que quieren empujar fuera a las redes sociales de juegos para iPhone con la suya propia, que buscan arañar espacio a RIM en el sector de empresas y, sobre todo, que se cierran a que los desarrolladores usen otras herramientas de programación que no sean la SDK oficial (Uberbin).

Además de suponer un nuevo tiro de flotación a Adobe y sus deseos de Flash como el nuevo Java, quiere impactar de una manera perversa en el resto de plataformas de aplicaciones: como las empresas tienen presupuestos limitados y hay muchas plataformas, lo óptimo es utilizar aquellas tecnologías que te permiten ahorrar costes programando una vez y luego «portando» el código a cada sistema. ¿Por qué hace esto Apple? Porque su plataforma es la que mejor ROI tiene a día de hoy y, obligando a las empresas a desarrollar sólo con su SDK, consiguen que se hagan menos aplicaciones para otras plataformas.
iPad de Apple foto

iAd

iAd merece un análisis sosegado más adelante. Lo que me interesa, más allá de calibrar cuán de potente es su modelo de Adware (publicidad en aplicaciones ha habido desde hace lustros, estamos probablemente ante una sofisticación más o menos trabajada), es qué van a tener en exclusiva los que usen su plataforma respecto a otras. De entrada, presupongo algo que de cara a futuro puede resultar un campo inmenso de negocio: la integración total con iTunes para que Apple sea el intermediario por excelencia en el comercio electrónico como medio de pago. Si hay algo que necesitan los servicios de pago con el móvil es simplificar la experiencia y ahí los operadores siempre han tenido la ventaja de «pagar en la factura del móvil»; integrando sistema de respuesta directa en iAd posiblemente nos encontremos con que iTunes pueda ocupar el rol de plataforma de pago por cualquier transacción que se haga en un iPhone o en un iPad.

El resto del sector frente a Apple

Si a todo esto sumamos los deseos de Apple de empujar el modelo de las consolas para la informática personal mi conclusión es que ojalá modelos alternativos a los que plantean sean los que se impongan en el mercado. A día de hoy no apostaría mucho porque esto vaya a suceder en los próximos dos / tres años, pero la perspectiva de que las bases del futuro de casi cualquier negocio pase por las normas que marque el farbicante del hardware me resultan funestas. Siempre ha habido tensión entre las plataformas y quienes hacen negocio sobre ellas, lo que plantea Apple es una visión de dominación completa por parte de la plataforma, que gracias a construir buenas experiencias de usuario está haciendo valer el poder conferido por controlar el interfaz con el usuario. A eso y, en parte también, al secuestro ideológico de gran parte de los analistas tecnológicos que sólo hablan de apertura cuando se refieren al resto de compañías.

Otros modelos son posibles y, en mi opinión, muy deseables. Y, si Apple sigue creciendo como lo está haciendo, irá siendo hora de que empecemos a plantearnos hasta qué punto sus prácticas son abuso de posición dominante.

Apple y el control de la publicidad basada en localización en iPhone

App Store

Nada de publicidad asociada a la localización del usuario en aplicaciones para iPhone, es el mensaje que ha mandado Apple a los desarrolladores de su plataforma, según cuentan en Macnn. El movimiento es muy relevante porque apunta al deseo de mayor control de la explotación, Apple gana dinero con las aplicaciones de pago pero no con aquellas que son gratis con publicidad. Si a eso sumamos que Apple compró la empresa de publicidad móvil Quattro Wireless y que estamos ante el boom de los servicios basados en localización, tenemos como resultado que la entrada de la empresa de la manzana en el negocio del marketing en el móvil se va a hacer por esta vía.

De confirmarse y mantenerse esta política estamos ante un misil directo a quienes hayan basado su estrategia de futuro en la publicidad asociada a la localización y estén intentando configurarse en el interfaz en el internet móvil y la búsqueda por localización para ello, pero sobre todo a Google, candidato número a dominar a este mercado y a ser proveedor publicitario de terceros. Es de esperar que el siguiente paso sea el anuncio de un sistema de publicidad por localización «made in Apple»… o un replanteamiento de estrategias de muchas empresas que van a experimentar en sus carnes el lado oscuro de apostar por una plataforma cerrada.

Relacionado: Descubriendo que el iPhone es cerrado ¿y ahora qué?

Descubriendo que el iPhone es cerrado ¿y ahora qué?

iPhonePara muchos ha sido necesario que se haya vetado a Google de la App Store para darse cuenta de que el iPhone es un dispositivo cerrado que poco tiene que ver con el concepto de ordenador de propósito general que estamos acostumbrados a utilizar, ya saben, eso de que es mi equipo e instalo en él lo que quiero. Hace mucho que venimos hablando sobre el modelo cerrado que supone iPhone, algo que no ha sido obstáculo para su éxito… hasta que la U.S. Federal Communications Commission ha decidido investigar por qué han dejado fuera a Google Voice (Brainstormtech).

Se podría sostener que en este caso Apple es víctima de sus alianzas con las telecos, pero no es menos cierto que también excluye a las aplicaciones que pueden competir con otras áreas de su negocio. El modelo, de extrapolarse a la informática personal, llevaría a un escenario en el que no se pudiese instalar otro navegador en Mac que no fuese Safari o alternativas a Windows Media Player si Microsoft adoptase el estilo iPhone. Claro que Apple ha construido una gran plataforma y que la App Store aporta mucho valor, pero todo ello se podría mantener haciendo facultativo su uso y no obligatorio. El caso es que, una vez entran las autoridades a auditar el modelo, cabría preguntarse ¿qué es preferible, que el fabricante del dispositivo no mantenga el control del mismo por ley o que la apertura pueda ser una ventaja competitiva?

El primer escenario se podría justificar para evitar abusos de posiciones dominantes, de nuevos volvemos al ejemplo del ordenador personal, si Microsoft aplicara este modelo de nuevo estaríamos ante la destrucción de mucho valor y de la competencia en multitud de tipos de aplicaciones. Claro que iPhone tiene fuertes competidores y que varios de ellos hacen gala de apertura como un valor fundamental, por lo que no estamos en una situación en la que el usuario no pueda elegir.

No tengo un criterio claro en este contexto, de hecho me preocupa más el llegar a la neutralidad de la internet móvil (controlada por las operadoras), al existir esta competencia: quien adquiera un iPhone que sepa que tiene que someterse a la dictadura de Apple (algo con lo que muchos de sus usuarios son felices) o hacer el «jailbreak» y perder la garantía. Por eso quizás creo que los reguladores de los mercados de telecomunicaciones hacen bien en mirar con lupa la exclusión de Google Voice, pero que también deberían hacer lo mismo con cada veto que se realiza del tráfico de VoIP o de ciertas aplicaciones y que las operadoras ejercen con total impunidad.

Google Voice y Spotify en iPhone… ¿hasta donde te puedes permitir ser cerrado?

App Store

Apple ha rechazado la aplicación de Google Voice para iPhone y se lo está pensando con Spotify. En el primer caso, la negativa viene dada por los acuerdos de Apple con las operadoras (principalmente con AT&T en Estados Unidos), para las que Google Voice se perfile como un intermediario inoportuno; el problema con Spotify es diferente, ya hay aplicaciones de música bajo demanda en la App Store de Apple (por ejemplo, la de Last.fm o la de Yes.fm que comentamos), pero el caso de Spotify tiene el matiz de albergar canciones en el teléfono para reproducirlas sin conexión… todo un envite a sustituir iTunes como proveedor de música aunque bajo un modelo de suscripción.

Apple e iPhone se pueden permitir ser relativamente cerrados, pero con Google Voice y Spotify se enfrentan a dos «hypes», dos productos altamente deseable para un público que ha encontrado en HTC y Android una alternativa a lo que ofrecía iPhone hace dos años. En su viaje hacia el mercado «masivo», Apple puede estar decidiendo maximizar el beneficio por terminal (cerrando la puerta a competidores suyos o a los de sus socios), pero también hacer más atractivas las plataformas de otros tanto para usuarios como para desarrolladores. Y no sería mala noticia que al final se demostrara que es posible competir en experiencia de usuario, añadir la capa de confianza que da una tienda de aplicaciones gestionada por un proveedor de confianza y ser abiertos sin controla lo que puede hacer el usuario con su dispositivo… y ganar el mercado.

Más información en Genbeta, SmarterWare.

Wilco en iPhone, contenidos como software

Para todos los fans de la banda, imperdible la aplicación de Wilco para iPhone, que se puede descargar gratis desde la App Store. Fechas de conciertos, noticias y, sobre todo, sus discos y vídeos en streaming sin pago adicional. Todo un detallazo para los seguidores de la mejor banda de rock del momento (se nota que estoy todavía con el síndrome post-concierto).

La propuesta me ha recordado al Times Reader del NYT, aunque se trate de tipos de contenidos muy diferentes entre sí, en ambos casos estamos ante distribución de contenidos como software. Para los dos se trata de huir de otros distribuidores y tener un vínculo directo con el consumidor, al que a cambio se le ofrece una experiencia superior a si accediese a través de otros servicios o métodos (agregadores / otras webs en el caso del NYT, intermediarios del tipo Yes.fm o Spotify en el de la banda). Desintermediación y, a medio plazo, llevar los contenidos a un área – el software – en la que queda mayor cultura de pago, sobre todo en el móvil.

Una buena escusa para dejar el «Impossible Germany» de Wilco:

Móviles y navegación web

Mercado internet móvil

Apabullantes datos ofrecidos por AdMob (PDF) sobre plataformas / sistemas operativos móviles y navegación web. En tráfico mundial podemos ver desajustes como el iPhone tiene el 8% del mercado de smartphones, pero el 65% del tráfico móvil vía HTML (sin contar correo u otras aplicaciones). El otro actor en el que se observa un uso del internet móvil mucho mayor que su mercado de ventas es Android, que supera en tráfico a Windows Mobile.

Interesante a la hora de plantearse versiones web de servicios y publicaciones. ¿Los motivos? Tenemos uno inmediato, los iPhone y los HTC con Android se comercializan con un plan de datos, aunque eso no explica la foto completa: con Blackberry ocurre lo mismo. Hay que sumar la experiencia de usuario que han logrado con sus navegadores, muy superior a la de los que traen Nokia, Windows Mobile y RIM instalados. Para estos sistemas están apareciendo propuestas interesantes más allá de lo que ofrece Opera, merece la pena echarle un vistazo a Skyfire, disponible para Symbian y para Windows Mobile. En todo caso, Nokia, RIM y Microsoft necesitan mejorar todavía más sus navegadores y la experiencia de usuario en general de sus dispositivos. Dos años después de iPhone siguen por detrás, aunque N97, Palm Pre y Bold apuntan a acercarse.

Relacionado: HTC Magic, dos años después de iPhone.

Stanza en manos de Amazon y iPhone para leer libros

App Store

Amazon compra Stanza, la aplicación más popular para descargar y leer libros en el iPhone. Stanza permite la descarga gratuita de libros de dominio público y también la compra desde diversas fuentes, con un catálogo de más de 100.000 títulos. No hay datos del precio pagado por Amazon, apenas un comunicado de Lexcycle – los «comprados» – en el que afirman que no cambiará la filosofía de varios partners proveedores de títulos. Más información en Bits NYT.

El movimiento confirma que hasta Amazon percibe como muy relevante el mercado de los lectores de libros electrónicos no especializados, con el iPhone como referente más destacado. Precisamente en el teléfono de Apple y otros móviles tiene planteada una competencia con Google por conseguir ser el interfaz entre el usuario y los libros. Amazon sacó una versión de Kindle para móvil, al igual que hizo Google con su buscador de libros (NYT). En ambos casos la idea es de libros bajo demanda, la percepción de disponer del título que se desee en cualquier momento y con un buscador integrado. La diferencia – hasta ahora – es que Amazon apostaba por controlar todo el proceso, con una visión de único proveedor, mientras que Google sigue siendo un buscador que al final te remite a un tercero. La compra de Stanza por Amazon puede cambiar esto último, fuera de Kindle es muy complicado que Amazon aspire a dominar el mercado con una estrategia de cliente cautivo.

Artículo relacionado: Kindle 2, nuevo diseño, mismo modelo.

Apple sigue bien y se resiste al netbook

Nuevos macbooks Apple

Buenos números de Apple en el primer trimestre de 2009, mostrando que a pesar de mantenerse en el segmento de los precios altos, lidia con la crisis mejor que la mayoría de la competencia (Ars Technica). La comparación con el trimestre anterior no es válido – fin de año con navidades – pero echando un ojo a sus ventas en el primer trimestre de 2008, se observa como crecen tanto las de iPod como las de iPhone, mientras que las de Macs bajan un poco, como subraya Mariano. Vender un iPhone o un iPod Touch supone para Apple muchos ingresos adicionales a la venta del dispositivo, estrategia que se está mostrando como muy rentable para la compañía de Jobs y cía.

Lo que me sigue sorprendiendo es la resistencia de Apple a lanzar un netbook / ultraportátil. De nuevo vienen a afirmar que el hardware no está preparado (¿o habría que decir su software) para un ultraportátil en el que ellos quieran poner su marca (ZdNet), con lo que renuncian a la tarta que se está repartiendo alrededor del «suficientemente bueno«. Los resultados podrían leerse de hecho desde la óptica de que iPhone y iPod están en precio de mercado (iPhone cuesta como otros smartphones, iPod Touch no tiene productos de sus características que compitan con él) mientras que los Mac sí que se van de precio respecto a la competencia… y ahí es donde están bajando las ventas.

Relacionado: